1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

OWEN HATHERLEY / PERIODISTA Y ESCRITOR ESPECIALIZADO EN ARQUITECTURA

“La arquitectura rusa ha ido en dirección opuesta al régimen de Putin”

Marcos Pereda 25/04/2022

<p>Owen Hatherley en el transcurso de una entrevista con motivo de uno de sus libros. </p>

Owen Hatherley en el transcurso de una entrevista con motivo de uno de sus libros. 

Pluto Press

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Owen Hatherley (Southampton, 1981) habla rápido y sonríe mucho. Periodista y escritor especializado en arquitectura (y cosas rojas), un día Owen se dio cuenta de que todo aquello de los edificios más allá del Telón de Acero estaba sin estudiar demasiado. Así que empezó a organizar pequeños viajes para conocer en primera persona bloques inmensos, pequeños kioscos de bebidas y estaciones de metro que son obras de arte. Luego escribió un libro, que acaba de traducir la editorial Capitán Swing bajo el título Paisajes del Comunismo. Hablo con Owen de sueños que viajan en tren, del sexo femenino en los países socialistas y del estilo arquitectónico durante la Era Putin, porque la actualidad se lo come todo.

¿Crees que se puede hablar libremente de la arquitectura en época soviética? ¿O siempre va a existir una censura ideológica?

Yo soy bastante explícito acerca de mi opinión política, este libro viene desde la izquierda, pero, en fin... quería ser honesto. Sobre estas cosas hay un montón de libros. Libros de fotografías, libros para adorno y cuentas de Instagram. Muchas veces me parecen política e históricamente vagos, tienden a ver todo igual desde 1917 hasta 1991. No creo que eso se sostenga, hubo regímenes diferentes y distintos momentos dentro de lo que llamamos comunismo o socialismo de Estado. Mi enfoque viene desde una visión de izquierdas, pero hay muchas cosas que condeno, sobre todo de la época estalinista. 

Mi enfoque viene desde una visión de izquierdas, pero hay muchas cosas que condeno de la época estalinista

Dependerá del lector ver eso...

Claro. Para los lectores liberales o conservadores es... mira, esto llega desde la izquierda, puedes tomarlo o dejarlo. Pero no lo hago agresivamente, intenta ser un libro de Historia. Muchas de las preguntas que se hicieron entonces son similares a las que enfrentaría cualquier gobierno revolucionario de izquierdas. Hay que tomar en serio la experiencia de Europa del Este porque, si aspiramos al poder, vamos a enfrentar muchos de estos problemas, y debes comprender cómo salió tan mal. 

Algo que hicieron los regímenes socialistas es erradicar la idea de que el obrero manual no puede disfrutar de las artes más selectas.

La alta cultura, lo que generalmente se considera alta cultura, era consumida por mucha gente. Probablemente más que en cualquier otro lugar y momento histórico. Novelas, poesía, conciertos de música clásica, cine serio. La poesía resultaba increíblemente popular, en la Unión Soviética autores como Yevtushenko y Bela Ajmadúlina eran estrellas. En Polonia podías ver Taxi Driver, una película de Fellini, una de Welles, ese tipo de cine. No veías basura, no tenías a Chuck Norris, eso llegó en los 90. Y es irónico, porque en muchos sentidos Europa del Este era muy conservadora, a menudo muy nacionalista. Sospechaba de las vanguardias, sospechaba del underground, de los hippies. Mucha de la nostalgia por aquella Europa del Este viene de que era una cultura estable, predecible, que fue reemplazada muy rápidamente en los noventa. 

La poesía resultaba increíblemente popular, en la URSS autores como Yevtushenko y Bela Ajmadúlina eran estrellas

Uno de los espacios más conseguidos es, sin duda, el metro. En cierto sentido es una conquista proletaria, ¿no?

Con este libro buscaba entender, no defender. Pero el metro fue el único tema donde perdí la objetividad y pensé: “es brillante”. Estaba entusiasmado no sólo con la ornamentación, sino también con el objetivo. 

Una idea casi holística, ¿no?

Sí, absolutamente. Unificación de arquitectura, diseño y arte. Y siempre hablamos del metro de Moscú, pero también aparece en Kiev, en San Petersburgo, Praga, Bucarest... Son proyectos de transporte público notables, y pretendí elogiarlos como obras artísticas y arquitectónicas. Es admirable cómo integran todas las artes coherentemente. Incluso con una narrativa, porque algunos metros, particularmente Moscú y Kiev, cuentan historias a medida que avanzas. 

El metro fue el único tema donde perdí la objetividad y pensé: “es brillante”

También es una conquista del obrero, un ejemplo del transporte público.

Hay una pregunta que debemos hacernos sobre el transporte. Sabemos que una sociedad donde todo el mundo tiene un coche no es sostenible. No sólo en términos de recursos y espacio... es increíblemente derrochador. La idea americana es que el coche acerca a los sueños, ¿verdad?, es el sueño americano. Eso tiene un tirón emocional que no posee el metro de Bilbao o el de Colonia. Tienden a ser funcionales, directos. Aprecio eso, pero no apela a los sueños. Los sistemas de metro soviéticos convierten el transporte público en algo tan lujoso y soñador como el coche más lujoso, y creo que eso es importante. La gente tiene verdadero afecto por esas líneas. Es la única cosa en todo el libro que, afirmo, funcionó realmente, a todos los niveles. 

Otra paradoja: los centros históricos “anteriores al socialismo” son, en su mayoría, obras del socialismo. Totalmente destruidos por la Segunda Guerra Mundial y reconstruidos más tarde. Con fuerte contenido escenográfico, además. Un decorado, un poco Viollet-le-Duc.

La construcción del pasado, sí, teatralizar. Las ciudades históricas mejor conservadas están, por lo general, en Europa del Este. Hay excepciones, claro. Italia. Bolonia, por ejemplo, aunque estuvo gobernada por comunistas durante décadas. Pero las ciudades de todo el continente fueron reconstruidas con un formato agresivamente moderno después de la guerra. Gran Bretaña, Francia, también Alemania. En Praga, por contra, el centro histórico prácticamente quedó igual. El conservadurismo, de nuevo... Eran regímenes que querían conservar aquello que consideraban lo mejor del pasado histórico. 

Y luego están los inmensos bloques de viviendas, todos cortados por el mismo patrón. 

Los países del este eran rurales antes de 1945, y se convirtieron en fabriles después de esa fecha. Así que millones de personas se trasladaron a las urbes, por lo que hubo una enorme crisis de vivienda. La respuesta no fue “bien, podemos hacer algo complejo e interesante, como en nuestros bonitos centros históricos”, sino “vamos a encender nuestra máquina de hacer paneles de hormigón para 200.000 personas”.

Los alemanes del este vieron que los del oeste trabajaban más duro que ellos, pero disfrutaban de menos tiempo libre

¿Crees que hay conexiones entre el brutalismo británico y el que existió en los países socialistas? 

Creo que no hay demasiado brutalismo en Europa del Este. Se me ocurren algunos edificios brutalistas, como el bloque de apartamentos Centipede en Moscú, un par de cosas en Ucrania, el Ministerio de Carreteras en Tbilisi... pero hay poco en comparación con ese estilo sincrético de la arquitectura soviética de los setenta y ochenta. Puede parecer formalmente brutalismo, pero faltan detalles. Y es que los materiales eran demasiado pobres, porque la productividad era pobre, la gente no trabajaba mucho. Y, en cierto modo, eso no es necesariamente malo. Los alemanes del este vieron, después de 1990, que los del oeste trabajaban mucho más duro que ellos, pero disfrutaban de menos tiempo libre. Como escribe Kristen Ghodsee, las mujeres tenían mejor sexo bajo el socialismo. Ya sabes, esperaban alcanzar el orgasmo, algo que las occidentales no hacían. Y una de las razones para esto es que tenían menos horas de trabajo y más vacaciones. Creo que, en muchos aspectos, la gente era más feliz. Por eso no hay brutalismo, volviendo a tu pregunta. Porque los materiales eran una mierda. 

¿Crees que hay una arquitectura oficial en la época Putin?

Sí, y con dos fases diferenciadas. Primero Yuri Luzhkov y luego el actual, Sergey Sobyianin, ambos alcaldes de Moscú. Totalmente distintos. Irónicamente Luzhkov, alcalde entre 1992 y 2010, fue considerado potencial candidato a la presidencia, así que Putin lo acabó defenestrando. Claro que era extraordinariamente corrupto. Y su estética... se basaron en la imperial de Stalin de los años 40 y 50, añadiendo frecuentemente toques kitsch. La fase Sobyanin es menos nacionalista, debido a la influencia del Instituto de Arquitectura Strelka. Tienes incluso la nueva Casa de la Cultura GES-2, diseñada por Renzo Piano, arquitectura euroamericana convencional. El estilo Sobyanin es más normal que el estilo Luzhkov, lo que resulta paradójico, porque desde que Luzhkov fue destituido el gobierno se ha vuelto cada vez más nacionalista. El régimen de Putin ha pasado de exhibir un nacionalismo superficial a ser un régimen de extrema derecha explícitamente nacionalista. Pero la arquitectura ha ido en dirección opuesta. Creo que es, en parte, por la influencia de una intelectualidad moscovita muy internacional, fuerza motriz para instituciones cercanas al gobierno como el Strelka. Ahí la paradoja: la arquitectura del putinismo se hizo menos nacionalista cuando el régimen tornó más nacionalista. 

Llegas a utilizar el término “imperialista”.

Bueno, hubo una especie de lista negra de embellecimiento para Moscú. Se intentó eliminar cualquier pátina capitalista de los edificios. Fuera anuncios, fuera pequeños kioscos de la calle. Y eso significó que podías ver el estalinismo emergiendo. La mayor parte del centro es estalinista, también siglo XIX, pero sobre todo estalinista. Y, de repente, borras todos esos anuncios y vuelves a la ciudad de Stalin. Puede que no sea coincidencia, porque la arquitectura siempre está cerca del poder. 

Hubo una especie de lista negra de embellecimiento para Moscú. Se eliminó cualquier pátina capitalista de los edificios

En el libro recoges tus impresiones sobre Ucrania hace ya un lustro, y señalas el ascenso de la extrema derecha... ¿era evidente esa tendencia? Quizá Occidente estuvo ciego.

No, la verdad es que no. Estuve en Kiev varias veces, pero una de las visitas fue por marzo de 2014, justo tras el fin del levantamiento de Maidán. En esos meses de protestas había todo tipo de ideologías allí. Gente de Kiev, liberales, la muy pequeña izquierda ucraniana, tenías a conservadores, a los apolíticos, probablemente mayoría... y tenías la extrema derecha, que no iba a marcharse después de Maidán. Se quedaron allí durante unas semanas, ocuparon edificios. Su papel en Ucrania era ambiguo, porque los liberales no repudiaban completamente a la extrema derecha, ya que estuvo en primera línea de las protestas gran parte del tiempo. En marzo de 2014 vi un montón de fascistas uniformados por el centro de Kiev, pero no creo que Maidán fuera un golpe fascista, sino un movimiento popular contra un presidente que había perdido su legitimidad. Otros dicen que Maidán era algo completamente democrático, y eso tampoco es cierto. Fue un levantamiento violento, la extrema derecha tuvo un papel importante, el presidente recibió apoyo significativo de la población del este y sur de Ucrania.

Vencer la tentación del maniqueísmo...

Sí, pero al hablar de la extrema derecha actual en Ucrania se pasa por alto una cuestión mucho más importante para mí, y es que el gobierno de extrema derecha de Rusia está invadiendo un país que no supone amenaza alguna para él. También es cierto que el ejército ucraniano contiene fascistas. Seamos sinceros, el Batallón Azov es real. Aunque me considero en términos generales proucraniano, creo que es importante no mentir en esto. Pero Rusia tiene un presidente que está muy cerca de las acciones de Alemania cuando invadió Austria y los Sudetes. Sigue ese camino, los pasos son idénticos.  

Es más agradable hablar de arquitectura...

La situación es muy sombría, y para cualquiera que conozca Rusia y Ucrania, o tenga amigos en ambos países... Es un desastre, un desastre a escala increíble. No, no es agradable hablar sobre ello.

Volvamos a los edificios. Pones el ejemplo de algunos arquitectos españoles que empezaron su obra durante la dictadura franquista y ahora son respetados y estudiados. Con sus émulos del socialismo no ocurre eso. 

En la Unión Soviética los años veinte fueron una época muy emocionante, con arquitectos que son famosos. Mélnikov Ginzburg, Vesnin... Pero otros, cuya carrera acabó en los setenta y ochenta, también hicieron cosas magníficas. Culturas arquitectónicas diferentes... las iglesias polacas, Armenia y Georgia, Asia Central, Kurdistán. La carrera de estas personas acabó en el 91. Algunos fueron a otros países, a Israel por ejemplo, pero muchos cesaron su actividad, y creo que una de las razones es... Bueno, creo que la intelectualidad de Occidente no pudo manejar la manera en que estos arquitectos estaban implicados con el Régimen. Ya sabes, la mayoría de países no tenían una intelligentsia así. Esa intelectualidad pretendió que todo fuera blanco o negro, una narrativa donde estaba el bien, la disidencia, y el mal, que era el Estado. La ley de descomunización ucraniana habla del carácter criminal del Comunismo entre 1917 y 1991. Yo no creo que tuviera carácter criminal todo ese tiempo. Ciertamente lo tuvo entre 1929 y 1954, pero también fue un régimen que tenía mucha legitimidad popular. 

En el fondo es el eterno debate de separar el artista y la persona, ¿no?

Sí, podemos entenderlo así.

Owen Hatherley (Southampton, 1981) habla rápido y sonríe mucho. Periodista y escritor especializado en arquitectura (y cosas rojas), un día Owen se dio cuenta de que todo aquello de los edificios más allá del Telón de Acero estaba sin estudiar demasiado. Así que empezó a organizar pequeños viajes para conocer en...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Marcos Pereda

Marcos Pereda (Torrelavega, 1981), profesor y escritor, ha publicado obras sobre Derecho, Historia, Filosofía y Deporte. Le gustan los relatos donde nada es lo que parece, los maillots de los años 70 y la literatura francesa. Si tienes que buscarlo seguro que lo encuentras entre las páginas de un libro. Es autor de Arriva Italia. Gloria y Miseria de la Nación que soñó ciclismo y de "Periquismo: crónica de una pasión" (Punto de Vista).

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí