1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

  290. Número 290 · Noviembre 2022

  291. Número 291 · Diciembre 2022

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

ROSSO DI SERA

Putin, el talón de Aquiles de Salvini

La extrema derecha italiana ha presentado durante años al presidente ruso como el líder varonil que salvaría Occidente de la debacle ‘woke’. Aquí no cuela lo de llamarle comunista. Los estrechos lazos con la Lega son de naturaleza ideológica y económica

Alba Sidera 14/03/2022

<p>Vladímir Putin y Matteo Salvini.</p>

Vladímir Putin y Matteo Salvini.

Grañena

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Al empezar la invasión de Ucrania, Salvini intentó hacer lo mismo que durante el asalto del Capitolio norteamericano: caminar de puntillas sobre el tema mientras eliminaba algunos posts. Pero se ha pasado los últimos ocho años loando a Putin, así que tenía que hacer algo más. Fue a rezar por la paz delante de la embajada ucraniana mientras depositaba en el suelo un ramo de tulipanes. Los ucranianos se ofendieron. Se opuso al envío de armas con alegatos pacifistas y le recordaron su cercanía con el lobby de las armas, al que prometió que, si gobernaba, Italia sería como los EUA en materia de “libertad” con las armas. Le quedaba ir a Ucrania a hacer el paripé con “los que de verdad son refugiados”, es decir, no como los africanos. Y fue lo que peor le salió.

Sus asesores le habían asegurado que podía ir tranquilo, ya que el alcalde que tenía que recibirlo en Przemysl, Wojciech Bakun, era de su cuerda. Es decir, del partido Kukiz’15, una formación de derecha radical populista nacida en 2015. Pero no. Bakun no tiene divergencias ideológicas con Salvini (sus programas son bien parecidos) pero sí geopolíticas: él, la guerra, la tiene encima. Humilló en público al leghista mostrándole una de las muchas camisetas de Putin que ha lucido y le dijo que se negaba a recibirlo si no condenaba al líder ruso. Fue de lo peor que le ha sucedido en cuestión de imagen, porque es en este tipo de gestos en los que ha basado su comunicación. Y ni siquiera pudo achacar lo ocurrido a un complot de la izquierda, porque el alcalde es uno de los suyos. Terrible, sí. Pero el pozo en el que está Salvini es mucho más profundo. Empecemos por el principio.

Salvini nunca ha escondido que Putin es, junto a Marine Le Pen y Viktor Orbán, uno de sus principales referentes políticos

El 9 de junio del 2015 Salvini apareció en el Parlamento Europeo con una camiseta con la imagen de Putin de joven. Proponía un trueque de presidentes. “Cambio dos Mattarella por medio Putin”, decía, y la excusa era reivindicar la política de inmigración rusa. “¡La he comprado en Rusia!”, fanfarroneó un Salvini deseoso de atención que nunca ha escondido que Putin es, junto a Marine Le Pen y Viktor Orbán, uno de sus principales referentes políticos. 

Hacía un año y medio que Matteo Salvini había tomado las riendas de la entonces Lega Nord para, con la ayuda y el aval de su buena amiga Le Pen, transformar un esmirriado partido autonomista norteño en otro vigoroso y ultranacionalista italiano a imagen del Front National. Tardó poco en conseguirlo. En marzo de 2018 los grillini lo llevaron al gobierno y la Lega pasó de rozar el 4% a ser el partido más votado en las elecciones europeas del 3 de mayo del 2019. Aquel día, para anunciar la victoria, Salvini colgó una foto suya en las redes sociales sosteniendo sonriente un papel con un gran “Gracias”. Lo relevante de la foto, el mensaje, es qué colocó estratégicamente de fondo: una gorra de Make America Great Again, una imagen de Jesús y una estampita de Putin. Simbolizaban los tres pilares que lo habían llevado hasta allí: la red de la extrema derecha estadounidense en la que Steve Bannon le introdujo, los poderosos ultraconservadores cristianos y el entorno económico de Putin. 

Lo que todavía no sabía Salvini es que su desmesurada pasión por Putin y, sobre todo, por aquellos a los que en la prensa occidental llamamos oligarcas, se giraría en su contra hasta el punto de convertirse en su talón de Aquiles. Le haría perder, primero, los apoyos de la extrema derecha estadounidense: en cuanto salieron a la luz las turbias relaciones económicas entre la Lega y el entorno de Putin, los amigos de Bannon prefirieron apostar por la otra líder de la extrema derecha italiana, la posfascista Giorgia Meloni. La invitaron al congreso de Trump, y dio inicio a su operación de sorpasso a la Lega. Poco después, estalló una guerra en la que todos los otrora aliados de Salvini se posicionaron contra Putin, dejando al leghista solo ante una descomunal hemeroteca repleta de camisetas. Pero ojalá sus líos con Putin se limitasen a una cuestión de camisetas, debe pensar Salvini.

El 6 de marzo de 2017, Salvini firmó en Moscú un acuerdo político entre la Lega y la formación de Putin, la tradicionalista Rusia Unida

El 6 de marzo de 2017, Salvini firmó en Moscú un acuerdo político entre la Lega y la formación de Putin, la tradicionalista Rusia Unida. Se trata de un acuerdo quinquenal, es decir, que caducaba justo estos días, el 6 de marzo de 2022. Una cláusula del acuerdo especifica que para rescindirlo –como con los alquileres– hay que avisar con seis meses de antelación. Si no, queda renovado automáticamente. Y claro, hace seis meses Salvini no intuyó que su aliado más poderoso, del que más había presumido, se convertiría en el enemigo número uno de Occidente. La Lega, que desde que Putin invadió Ucrania no sabe dónde esconderse, no ha logrado esclarecer el estado del acuerdo, y ha dado diversas y rocambolescas versiones, pero ninguna prueba de que esté cancelado. Lo que es inquietante por diversas y obvias razones. La más evidente es que la Lega forma parte del gobierno de gran coalición de Italia, además de gobernar en diferentes regiones del país, como la Lombardía, que tiene grandes relaciones económicas con Rusia.

Este acuerdo de cooperación política estipula que como mínimo los dos actores tendrán que intercambiar información sobre “los temas de actualidad de la Federación Rusa e Italia”, así como de sus “relaciones internacionales”. También habla de intercambiar experiencias y conocimientos respecto a sus “intereses recíprocos”. Ahora que Putin es el protagonista de una invasión a las puertas de la UE retransmitida en directo televisivo, el hecho de que un partido que está en el gobierno de Italia y por tanto tiene cargos de responsabilidad mantenga este acuerdo incomoda no poco. 

En el entramado de relaciones entre la Lega y el entorno de Putin se mezclan intereses económicos (no sólo de empresarios rusos, sino también italianos) con afinidades ideológicas como combatir el “lobby gay” o la “ideología de género”. Los ideólogos de la extrema derecha italiana han presentado durante años a Putin como el líder varonil que salvaría Occidente de la debacle woke. En todo esto hay dos nombres clave: Lorenzo Fontana, brazo derecho de Salvini, y Gianluca Savoini, exportavoz y asesor de política internacional de Salvini. Savoini es el fundador de la Asociación Lombardia Russia, que se encarga de que haya buenas relaciones económicas entre empresarios italianos y rusos y al mismo tiempo de difundir los valores “de la familia tradicional”. La asociación tiene como presidente honorario a Alexey Komov. ¿Y quién es Komov? Trabaja para oligarcas y es el representante ruso del Congreso de las Familias, el aquelarre ultraconservador que reúne periódicamente lo mejorcito de la extrema derecha mundial. 

Savoini, por su parte, es investigado por corrupción internacional en el caso Russiagate, la presunta financiación ilegal de la Lega por parte de empresarios rusos. Partiendo de unas escuchas telefónicas difundidas en febrero de 2019 por el semanario L’Espresso, Savoini ha sido acusado de recibir dinero del entorno de Putin para financiar la campaña de las elecciones europeas de la Lega. Que ganó. El delito se habría cometido presuntamente a través de la compraventa de carburante y en él estaría implicado el magnate Konstantin Malofeev, a quien también se relaciona con la financiación del francés Front National. Malofeev, además, tiene entre su imperio diversos medios que difunden mensajes religiosos ultraconservadores.

La primera referencia que se encuentra de la asociación Lombardia Russia es un incauto artículo de 2014 de Il Miglio Verde, el órgano de partido de la entonces Lega Nord. El título es: “Nace Lombardia Russia, la asociación para dar a conocer el verdadero Putin”. En ese artículo Komov se presentaba como presidente honorario, enviaba un saludo a los lectores/militantes y era definido como “ideológicamente cercano a la Lega Nord”.

Hay muchas pruebas de la buena relación de Komov con la Lega y sus exponentes, como el ultraconservador Lorenzo Fontana, que fue ministro de Familia del primer gobierno Conte. Durante su mandato, Fontana propuso que la apología del fascismo, el nazismo y el racismo dejaran de ser delito. Quería abolir la ley Mancini, que es la que lo regula. Según él, porque “los globalistas utilizan esta ley para camuflar su racismo antiitaliano”. Lo de “ya no se puede decir nada” (nazi), “racismo inverso” y esas cosas. Fontana es uno de los principales ideólogos de Salvini.

Pero es que la cosa viene de lejos, desde el inicio, desde el día cero de Salvini. El 15 de diciembre del 2013, el día en que Salvini fue elegido secretario general de la Lega Nord, Komov se encontraba allí, en el recinto de Torino donde se celebró el congreso, a su lado. 

Pues bien, hace pocos días el programa Piazza Pulita del canal televisivo La 7 invitó a Komov para hablar de la guerra en Ucrania en conexión desde Rusia. En su intervención, llena de contradicciones, solo tuvo sentido la primera parte, en la que expuso la posición de Rusia: que Ucrania representaba una amenaza. Luego le preguntaron por Salvini y Berlusconi y sus viajes a Moscú. Él se echó a reír, negó haberlos visto nunca por allí, llegó incluso a decir “¿La Lega? Sé que existe un partido que se llama Lega”, y comentó que le parecía que “un tal Salvini” era su líder. A la pregunta “Pero ha habido una gran cercanía entre los rusos y la Lega. ¿Por qué, según usted?”, respondió que porque los dos comparten los valores tradicionales de la familia europea.

Precisamente el inventor del eslogan “Comunismo o libertad” –Berlusconi– es uno de los mejores amigos de Putin. Pero amigos de verdad, de los que veranean juntos y se defienden a capa y espada

Hay miles de pruebas de esos lazos ideológicos, como las fotos del verano de 2019 de un encuentro entre el ideólogo de la extrema derecha rusa, Alexander Duguin, su pequeño imitador italiano, Diego Fusaro, y el inevitable Savoini. Lejos de esconderse, la extrema derecha populista italiana ha presumido durante años de su admiración por Putin y por los valores tradicionalistas que dicen que encarna. Por eso aquí es impensable, a diferencia de lo que sucede en España, que al dirigente ruso se le pueda acusar de comunista.

Precisamente el inventor del eslogan “Comunismo o libertad” –es decir, Berlusconi– es uno de los mejores amigos de Putin. Pero amigos de verdad, de los que veranean juntos y se defienden a capa y espada. En abril de 2008, ambos estaban dando una conferencia de prensa en Cerdeña. Una periodista rusa hizo una pregunta incómoda sobre una presunta relación sentimental de Putin. El líder ruso hizo una mueca de disgusto y Berlusconi salió en su ayuda. Al magnate italiano no se le ocurrió nada mejor que simular con las manos una ametralladora y empezar a disparar de forma figurada contra la periodista, mientras Putin asentía con la cabeza. La joven cronista rompió a llorar. Hacía un año y medio que la periodista Anna Politkóvskaya había sido asesinada. Macabro, el humor que se permiten los más poderosos del planeta.

Al empezar la invasión de Ucrania, Salvini intentó hacer lo mismo que durante el asalto del Capitolio norteamericano: caminar de puntillas sobre el tema mientras eliminaba algunos posts. Pero se ha pasado los últimos ocho años loando a Putin, así que tenía que hacer algo más. Fue a rezar por la paz...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autora >

Alba Sidera

Periodista especializada en la extrema derecha y el análisis político. Vive en Roma desde el 2008, donde trabaja como corresponsal. Autora del libro 'Feixisme Persistent'.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí