1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

  290. Número 290 · Noviembre 2022

  291. Número 291 · Diciembre 2022

  292. Número 292 · Enero 2023

  293. Número 293 · Febrero 2023

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Tomás Laibe / constituyente chileno

“Nuestro pueblo no puede darse el lujo de vivir constantemente en revolución y con las calles en llamas”

Jordi Sarrión i Carbonell 10/03/2022

<p>Tomás Laibe.</p>

Tomás Laibe.

J.S.C.

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Una tarde de marzo lluviosa en la ciudad de Barcelona. Al otro lado de la pantalla nos recibe Tomás Laibe, vicepresidente de la Convención Constituyente de Chile. De fondo suena una canción de la banda de rock chileno Los Prisioneros mientras, a 11.000 kilómetros de distancia, compartimos unos mates. Tras pasar 10 de sus 31 años militando en el Partido Socialista, Laibe vivió con un sabor amargo las promesas truncadas de renovación constituyente de la presidenta Michelle Bachelet. 

Años más tarde, los chilenos lo han convertido en primera mayoría regional por la región de Aysén, y representante del colectivo LGTBI a través de la Red Disidente. Su vida transcurre entre reuniones y jornadas maratonianas para cerrar un texto constitucional que, en apenas unos meses, será una realidad y dejará atrás aquel régimen “atado y bien atado” por el dictador Pinochet. Como nos cuenta emocionado, “el mundo está cambiando y creo que en Chile hemos sido capaces de hacernos buenas preguntas”. 

¿Cómo llega Chile al estallido social de 2019, fundamental para entender la Asamblea Constituyente?

Es necesario poner en contexto lo que está ocurriendo. Además, pienso que los casos de España y Chile tienen bastantes similitudes. Para mí, 2006 y las marchas estudiantiles de los Pingüinos marcan un punto de inflexión. No obstante, no es hasta 2011 cuando las movilizaciones comienzan a ser masivas. En aquel año comenzaron las movilizaciones contra las represas (plantas hidroeléctricas proyectadas en algunos puntos de Chile), la gran movilización estudiantil, la primera marcha masiva por los derechos de la diversidad sexual… 2011 es un año clave para entender lo que vivimos en Chile.

A aquel 2011 le siguieron nuevas movilizaciones regionales, especialmente en regiones de la Patagonia chilena (de donde somos el presidente Boric y yo), como Magallanes y Aysén. Las subidas del precio del gas en una región tan fría derivaron en un movimiento transversal por la educación, la salud o los servicios públicos. Estos hechos son cruciales para comprender el impulso regionalista que se derivó después a otras regiones, y que tiene un protagonismo crucial en las reivindicaciones y en la agenda de la nueva Constitución.  

En 2019 las protestas de los jóvenes contra el aumento de precio en las tarifas del metro de Santiago dieron pie a un nuevo estallido social. ¿Cómo recuerda aquellos días?

El 18 de octubre del 2019 va mucho más allá de una simple protesta. Aquel día se quiebran la institucionalidad y el sistema de partidos en Chile. Incluso los carabineros pierden el control del país. Hay un momento, en noviembre, en que era tal el descontrol que se hablaba de estado de sitio.  El estallido se extendió a la mayoría de regiones del país, y, de verdad, fue muy impactante para nosotros ver todo aquel caos. Las calles con barricadas, muchos locales saqueados y, al mismo tiempo, movilizaciones muy masivas, sin precedentes.  

Todas aquellas demandas que daban vueltas en distinta sintonía confluyeron en aquel momento. Fue verdaderamente bonito ver banderas aymaras, mapuches, LGTBI… Pero, sin duda, lo más interesante es que el estallido supone el cuestionamiento de absolutamente todas las bases que sustentaban el régimen del momento. Comienzan a caer las estatuas, a cuestionarse la historia “oficial”. A este proceso muchos analistas lo han llamado “destituyente”, precisamente por su carácter impugnatorio de absolutamente todos los cimientos del sistema. 

Sería imposible entender todo este proceso sin analizar la decepción colectiva que supuso, en cierta medida, el gobierno progresista de Michelle Bachelet. 

Exactamente. Michelle Bachelet llega al poder en 2014 y lleva a cabo modificaciones estructurales como la reforma del aborto, mejoras en educación, mayores derechos en el ámbito sanitario o la reforma tributaria. No obstante, terminamos ese gobierno con un sabor amargo, porque muchos de nosotros nos dimos cuenta de que, incluso dentro de la coalición de Bachelet había un establishment y una serie de poderes fácticos que eran reticentes al alcance transformador.  

El de Chile es un proceso histórico seguido en todo el mundo. ¿Cuáles son las claves para entender cómo se avanza desde el estallido social hasta la nueva Asamblea Constituyente?

En noviembre de 2019 firmamos todos los partidos el acuerdo por la paz, que impulsaba la Convención Constituyente. Además, tuvimos muchos encuentros para que esta convención avanzara en el sentido que nos demandaba el pueblo de Chile. Creo que aquí hay tres elementos que son fundamentales: establecimos escaños reservados para los pueblos originarios, dotamos a la Asamblea y a sus órganos adjuntos de un carácter paritario y establecimos reglas especiales para la participación de independientes. De hecho, la gran mayoría de la Asamblea está formada por independientes. Permitimos la agrupación de independientes para formar listas y la gente valoró mucho estas candidaturas.  

La izquierda tiene que trascender de la oposición y demostrar que está preparada para construir un mundo nuevo

En mayo de 2021 son elegidos como constituyentes, encargados de redactar una nueva Constitución. ¿Cómo fueron aquellos días?

La gran noticia de aquellos días fue el derrumbe de los principales partidos políticos del país, a izquierda y derecha. Yo soy militante del Partido Socialista, y aquellos días vi cómo entraban nuevos constituyentes independientes que interpelaban e impugnaban al sistema de partidos de Chile. Y es que, incluso dentro de los partidos, los jóvenes ganamos a los candidatos de primera fila. Había una impugnación incluso dentro de la militancia. 

Esto es un notición, porque la sociedad chilena entra en bloque a formar parte de sus órganos de representación. Llegan representantes de la diversidad sexual,  de los pueblos originarios, profesores universitarios… ¡Y hasta un ajedrecista! En definitiva, el Chile real que había estado fuera de la política tantos años sale de la alfombra donde lo habían encerrado y asume esta responsabilidad histórica con nosotros. Este terremoto también es realmente incómodo, porque nadie sabía cómo actuar. Todo el mundo celebraba tanta diversidad pero nadie sabía cómo crestas íbamos a hacer esto (risas).  

Algunos les critican que ampliaran espacios de representación sin tocar la estructura económica ¿Qué pasos se están dando en Chile para modificar una estructura económica tan desigual?

Como llevamos más de diez años de movilizaciones, hemos podido llevar a cabo un diagnóstico sobre el Chile que queremos. Primero, es fundamental el cuestionamiento del modelo neoliberal, convertido en una auténtica máquina de fabricar desigualdades; además, es vital el cuestionamiento a la democracia y la capacidad de representar a las distintas voces. Bajo el paraguas de estos temas están las demandas de los pueblos originarios, el pueblo mapuche, la revolución feminista, una educación más justa e integradora, un Chile que no maltrate a su naturaleza, la lucha por unas pensiones justas y la defensa de un sistema sanitario público y fuerte. 

Se está debatiendo que los chilenos podamos tener un ingreso básico universal

¿Cuáles son las transformaciones que están impulsando actualmente?

Lo bonito de todo esto es que todo está en debate. Hay siete convenciones temáticas y en todas se debaten transformaciones muy radicales en la institucionalidad chilena y en nuestro sistema político. Desde acabar con el Senado, convertido en un aparato de control y de retroceso, hasta reformar el poder judicial o crear un nuevo Defensor del Pueblo, como hacemos en la comisión de justicia. Ha habido importantes escándalos de corrupción y amiguismo. Y también está el asunto de que, si hacemos esta nueva Constitución con los pueblos indígenas, tendremos que reconocer el derecho indígena, claro. 

En la comisión de medio ambiente se están consagrando derechos de la naturaleza mediante una nueva Defensoría de la Naturaleza. En la comisión de derechos fundamentales están en juego cuestiones tan importantes como que la educación no pueda ser un bien de mercado o que la seguridad social tenga asociada una pensión garantizada. E incluso se está debatiendo que los chilenos podamos tener un ingreso básico universal.  

También tiene lugar un avance importante con respecto a la consagración de un Estado regional y la cooficialidad de las lenguas. Cuéntenos los detalles.

En primer lugar, hemos aprobado que Chile deje de ser un Estado unitario (aunque descentralizado) y pase a ser un Estado regional, como el español o el alemán. El avance hacia una descentralización efectiva nos llevó a debatir sobre el rol de los pueblos originarios. Por un lado, debatimos sobre la plurinacionalidad, y eso incluye los derechos lingüísticos, culturales y territoriales de los pueblos. Por otro lado, el debate sobre la descentralización también llevó al de las autonomías indígenas sobre sus territorios. Estos pueblos son preexistentes al Estado y, por tanto, el Estado tiene que tratarlos de una manera específica, entre otras cosas reconociendo sus lenguas propias.  

¿Cómo están siendo las relaciones de la Asamblea Constituyente con el nuevo presidente Gabriel Boric?

La figura de Boric es muy relevante, porque él fue uno de los que firmaron el acuerdo para impulsar la Convención Constituyente. Además, pagó un costo muy alto, ya que su partido (Convergencia Social) estaba en contra del acuerdo, al igual que el Partido Comunista. Ellos pensaban que la Constituyente era una concesión al presidente Piñera, y que la movilización social debía continuar en las calles y no en las instituciones. La Historia nos ha dado la razón, porque estamos consiguiendo alcanzar una solución institucional a un conflicto violento.  

El estallido de 2019 mostró que Chile tiene una fractura profunda, pero nuestro pueblo no puede darse el lujo de vivir constantemente en revolución y con las calles en llamas. Necesitan poder garantizar sus expectativas: estudiar, trabajar y progresar. Tenemos que ser capaces de transformar Chile con un horizonte de tranquilidad, sin acallar ni al movimiento social ni sus demandas. Tenemos que ser capaces de acompañarlo desde las instituciones. Y aquí Gabriel Boric tiene un papel crucial en esto, congregando, ilusionando y generando un proyecto amplio.  

¿Cómo se imagina Chile dentro de diez años?

Me imagino un Chile mucho más libre, con una forma nueva de definir y entender nuestra vida en sociedad. Me muero de ganas de ver la cara de la nueva institucionalidad de Chile: con las regiones empujando el desarrollo nacional, con los pueblos originarios insertados en la vida social y las instituciones de nuestro país, y con un Estado que garantice los derechos sociales, la creación de empleo y la creación de valor. Un Estado que sea capaz de enfrentar el debate del cambio climático y reducir la brecha entre representantes y representados. El mundo vive un momento de transición que nos da la oportunidad en Chile de anticiparnos con las preguntas y las respuestas adecuadas.  

La izquierda latinoamericana vuelve a tener un espacio para ganar y construir. Ahora bien, tenemos a la ultraderecha muy fuerte y las demandas han cambiado

¿Cómo ve el momento que atraviesa América Latina con las últimas victorias de la izquierda? ¿Cree que ha acabado el momento de regresión conservadora en la región?

Creo que la izquierda latinoamericana vuelve a tener un espacio para crecer, ganar y construir. Ahora bien, tenemos que ser conscientes de que la situación actual no es la de 2008 o 2010. Ahora tenemos a la ultraderecha muy fuerte y las demandas han cambiado. Además, pienso que debemos hacer autocrítica. El proyecto bolivariano tuvo sus luces, pero también sus sombras. Y esto debe hacernos reflexionar sobre la gestión de la diversidad y el pluralismo. Reivindicamos una izquierda plural, que además de la lucha de clases se preocupa por acabar con las estructuras patriarcales o el cambio climático.  

Si le dijeran que se quedase con una reflexión después de todos estos años de lucha, ¿con cuál se quedaría?

En todos nuestros países, incluido España, ha habido grandes ciclos de movilización, indignación y cuestionamiento de lo establecido. Y hemos fracasado en la generación de cambios duraderos. ¿Qué podemos aprender del proceso chileno? La necesidad de comprender que el poder se disputa en la calle, pero también en las instituciones, y los cambios en la vida de las personas también están en los parlamentos. La izquierda tiene que trascender de la oposición y demostrar que está preparada para construir un mundo nuevo. La otra de mis reflexiones es que nunca podremos sacar nuestro proyecto adelante sin incorporar a las voces disidentes. Esto es fundamental para construir una hegemonía que sea duradera frente a la restauración conservadora.

Una tarde de marzo lluviosa en la ciudad de Barcelona. Al otro lado de la pantalla nos recibe Tomás Laibe, vicepresidente de la Convención Constituyente de Chile. De fondo suena una canción de la banda de rock chileno Los Prisioneros mientras, a 11.000 kilómetros de distancia, compartimos unos mates. Tras pasar...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Jordi Sarrión i Carbonell

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí