1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

  290. Número 290 · Noviembre 2022

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Sophie Muller / Representante de ACNUR en España

“Ucrania no puede hacernos olvidar a los más de 2.000 menores desplazados que llevan dos años en Canarias”

Gorka Castillo 14/03/2022

<p>Sophie Muller, representante de ACNUR en España.</p>

Sophie Muller, representante de ACNUR en España.

Cedida por la entrevistada

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

La situación humanitaria de Ucrania es objeto de máxima preocupación para ACNUR. 2,7 millones de refugiados y otros dos millones de desplazados internos en tres semanas sitúan a este país en la enciclopedia universal de la infamia. La cifra, reconoce la representante en España del Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados, Sophie Muller (Boynton Beach, Florida, 1976), podría ascender en los próximos días a cuatro millones de huidos. Muller reconoce las enormes dificultades que están encontrando el centenar de miembros de ACNUR que permanecen sobre el terreno. “La población civil se ha convertido en objetivo de las operaciones militares. Eso ha vuelto aún más terrible el escenario pero estamos listos para distribuir apoyo de primera necesidad allí donde sea posible”, afirma con acento francés de Montpellier. Bregada en conflictos monstruosos como el de los Grandes Lagos y una dilatada experiencia en el trabajo de campo que realizan equipos de emergencia humanitaria, Muller sabe bien de lo que habla. “Ucrania siempre ha sido una zona sensible pero nunca llegamos a imaginar que esto se produciría”, reconoce. También se felicita por la rápida respuesta de la Unión Europea para hacer frente a una situación de emergencia humanitaria colosal, pero advierte de los riesgos: “Nos parece bien que se active una tramitación rápida para la salida de los menores ucranianos pero no podemos dejar de lado a los más de 2.000 que llevan dos años esperando en Canarias. Eso no puede ser. Es un riesgo social, político y de protección grave”. 

El ejército ruso ha anunciado que facilitará la evacuación de la población civil en varias ciudades ucranianas siempre y cuando se dirijan hacia los territorios bajo su control. ¿No resulta una ironía macabra, especialmente tras dos intentos frustrados de alto el fuego?

Como organización de Naciones Unidas que promueve el principio humanitario de neutralidad necesitamos tener acceso a todos los espacios donde se encuentren personas en necesidad de apoyo humanitario. En algunos lugares está resultando difícil por las condiciones de seguridad que hay. Estoy muy orgullosa del equipo de ACNUR en Ucrania, porque ha decidido mantenerse sobre el terreno pese a las dificultades que estamos encontrando para trabajar sobre el terreno. Estamos preparados para ello. Estamos listos para distribuir apoyo de primera necesidad a través de los corredores humanitarios. Es el primer avance para acceder a determinados lugares y actuar de inmediato. 

Pero Ucrania ha calificado la oferta rusa de “inmoral”. A ACNUR, como organización de protección multinacional y asistencia humanitaria, ¿qué garantías le ofrece esa propuesta?

Nosotros defendemos el derecho humanitario porque es la forma de proteger a la población civil que no participa activamente en el conflicto. Y a partir de esa base legal, trabajamos para que las personas puedan sobrevivir en una situación crítica. Ahora mismo no hay acceso a ningún servicio de primera necesidad en muchos lugares del país y nuestros compañeros han tenido que reubicarse dentro del territorio para llegar al mayor número de ciudadanos posible. Los de nacionalidad no ucraniana, quizá por no tener vínculos culturales y no tener la protección que acompaña a los ucranianos, ya han sido ubicados en Kiev. Después, los equipos se han reorganizado para garantizar que la ayuda llegue en cuanto sea posible a la población en riesgo que está bloqueada en diferentes puntos del país. 

La situación de seguridad es tan grave que hace muy compleja la asistencia humanitaria

El director de operaciones de Cruz Roja Internacional, Dominik Stillhart, ha asegurado que la carretera por la que debía salir el convoy humanitario de Mariupol estaba minada y que la situación se ha vuelto “apocalíptica”. ¿Tiene constancia ACNUR de delitos de guerra tan aberrantes?

Como observadores internacionales humanitarios somos testigos de que la situación es cada vez peor. La población civil se ha convertido en objetivo de las operaciones militares y eso vuelve aún más terrible el escenario y más difícil nuestro trabajo. La situación de seguridad es tan grave que hace muy compleja la asistencia humanitaria. 

ACNUR ya estaba presente en Ucrania, en las regiones de Donbás y Lugansk, antes de la invasión rusa. ¿Imaginaban que se llegaría a esta situación?

Nunca llegamos a creer que podía suceder algo así. Antes de la invasión, teníamos un equipo de 125 personas dentro de Ucrania y otro centenar en los países limítrofes. Lógicamente, todo esto ha cambiado porque todos han tenido que reubicarse varias veces por razones de seguridad. Como un actor internacional encargado de la protección y desplazamiento forzoso de la población, en Donbás estábamos desarrollando planes de contingencia, mirando con detenimiento las relaciones bilaterales y multilaterales que confluyen en esa región. Siempre fue una zona muy sensible, pero después de lo vivido en 2014 comenzamos a plantearnos diferentes escenarios de actuación, desde los mejores a los peores. No puedo decir que barajábamos uno u otro porque faltaría a mi neutralidad, pero sí que nos preparamos para todos los escenarios. 

¿Estamos ante la mayor crisis humanitaria en suelo europeo desde la II Guerra Mundial?

Sin duda. Llevamos contabilizados 2,7 millones de refugiados, y dos millones de desplazados internos. Es una cifra vertiginosa. En Ucrania no hay otra opción que la huida. Eso es terrible. Es evidente que la población quiere combatir pero hay miles de mujeres, niños y ancianos que han llegado a las diferentes fronteras en busca de la protección de otro país. Es el comportamiento lógico de la población que sufre un conflicto armado. La gente huye de sus hogares, llega a las fronteras y ahí se organizan como comunidad en campos de refugiados donde aguardan noticias que les llegan de la guerra, cualquier información útil que les sirva para decidir si pueden regresar a su hogar. 

Pero también es peligroso que aguarden allí porque pueden volverse un objetivo de guerra e incrementar las tensiones en la frontera.

Efectivamente, pero a veces no hay otra opción. Lo que intentamos evitar en ACNUR es que los países que les dan cobijo mantengan campos de refugiados cerca de la frontera, porque puede crear tensiones entre los propios países e incluso con la población de ese país. Es mejor mirar opciones más alejadas de esos focos para que el refugiado pueda sentirse más seguro y empezar una vida normal dentro del drama que sufre. Nuestro objetivo es trabajar la paz en una situación de refugio para que puedan volver cuanto antes a su hogar y reconstruir lo que la guerra les ha destruido.

Estiman que puede llegarse a los cuatro millones de refugiados si no se produce una desescalada del conflicto en los próximos días.

Sí, esa estimación es el peor de los cálculos del desastre humanitario que ahora vivimos en Ucrania. 

Llevamos contabilizados 2,7 millones de refugiados y dos millones de desplazados internos. En Ucrania no hay otra opción que la huida

Y, ¿cómo se organizan para asistir con garantías a tantos millones de personas desesperadas?

Tenemos una trayectoria de 71 años que nos ha dejado experiencias igual de terribles en todos los continentes del mundo. Ahora mismo afrontamos situaciones durísimas en Myanmar, Bangladesh,  Yemen o Sudán. Desafortunadamente, nuestro mundo de hoy no es muy estable. Vivimos situaciones de tensión muy alta. En la crisis de Ucrania apoyamos a la Unión Europea, que es quien tiene la capacidad y la autoridad para dar respuestas a este drama. En los países fronterizos hemos activado una ayuda en transición a los refugiados que les cubra las necesidades urgentes hasta la llegada de los servicios de ayuda social que ha habilitado cada Estado. También les facilitamos información y orientación, una herramienta de protección fundamental porque es donde desbordan sus miedos, la angustia y la profunda tristeza que acumulan los refugiados, muchos de los cuales han abandonado sus casas pero también a sus padres y hermanos. Necesitan saber con urgencia dónde dirigirse, cómo protegerse, cuál es la manera de conseguir una acogida digna que les dé un poco de tranquilidad. En este sentido, desde ACNUR agradecemos a los Estados europeos que mantengan sus fronteras con Ucrania abiertas para evitar las colas que se produjeron en el éxodo de los primeros días del conflicto y que no haya discriminación.

¿Cuál es la mayor preocupación de ACNUR en estos momentos?

La paz. Necesitamos que esto pare ya. No tenemos otra preocupación. Podemos seguir organizando la respuesta humanitaria pero necesitamos que llegue la paz ya. 

Muchos comienzan a preguntarse qué papel está desempeñando la ONU en Ucrania. La organización surgió después de la Segunda Guerra Mundial y parece haber quedado desfasada.

La complejidad de Ucrania es que ha involucrado a uno de los miembros del Consejo de Seguridad. He tenido la oportunidad de trabajar directamente con el actual secretario general de la ONU, António Guterres, cuando estuvo al frente del Alto Comisionado para los Refugiados, y me consta que tiene una profunda fe en la diplomacia discreta. Yo confío plenamente en su trabajo y en su voluntad. En ocasiones, la discreción es la mejor manera de no estropear las posibles soluciones. En Ucrania hablamos de un juego político de alto nivel, porque participan potencias mundiales y regionales con herramientas de conflicto de una naturaleza compleja, con muchos intereses económicos. Todo eso conforma una mezcla que tiene infinidad de matices. No sólo es un tema de seguridad de las personas. También está la protección de la economía de cada Estado. Y ese planteamiento supera al simple hecho de mantener la paz mundial. Pero que nadie dude de que la ONU mantiene contactos discretos con todas las partes para buscar una solución urgente. 

Pero, ¿no cree que urge un replanteamiento estructural de la ONU para no llegar al extremo al que se ha llegado?

Creo que la ONU debe tener un protagonismo crucial. El problema al que nos enfrentamos, en mi opinión, es que las relaciones internacionales viven un momento sin un liderazgo definido. Llevamos 50 años de tensiones y guerras. Sólo el conflicto sirio lleva activo 12 años. ¿De qué solución estamos hablando? Si las naciones no están unidas en el objetivo de la paz, el trabajo de la ONU siempre será difícil. Si miramos los conflictos en los que está ACNUR, en Yemen, Sudán o Myanmar, vemos que la voluntad de los Estados involucrados es decisiva. Es difícil hablar de paz en serio cuando pocos creen de verdad en ella. El discurso y la realidad no caminan de la mano. El Consejo de Seguridad es la piedra en el zapato del funcionamiento de la ONU. Cuando hace unas semanas el Alto Comisionado, Filippo Grandi, y el director ejecutivo de la OCHA dieron una charla informativa para explicar la situación humanitaria y de protección de Ucrania, los discursos que se produjeron en el Consejo de Seguridad no eran sobre seguridad en la región. No se entendían entre ellos. Por eso confío tanto en las habilidades diplomáticas del secretario general de Naciones Unidas fuera de ese consejo, fuera de los focos de la política. Tengo fe en su neutralidad. 

Pero cada día de guerra es un puente más que salta por los aires en la difícil convivencia que ya había en algunas zonas de Ucrania. Mire Bosnia. Cuando llegue la paz, la reconstrucción moral será compleja.

No será fácil, no. Hablamos de dolorosas consecuencias que tardarán años en sanarse. Por experiencia sabemos que todo lo que es reparar las conciencias colectivas, reconstruir la cultura de un pueblo y las identidades nacionales siempre tiene un difícil arreglo. Cuando todo esto acabe, muchos ucranianos volverán rápidamente a su país pero habrá otros refugiados que decidan esperar para ver cómo se reorganiza todo, qué influencia habrá en su región de origen. Las personas necesitan seguridad física, moral y socioeconómica para rehacer sus vidas y retomar sus actividades con normalidad. Ucrania tiene una composición compleja y en la reconstrucción habrá que tener en cuenta a todos para que cada uno tenga su propio espacio. 

Europa ha decidido activar el sistema especial de acogida para los ucranianos que lleguen a España. Parece una buena medida para evitar un colapso humanitario pero, ¿no puede crear una sensación de discriminación en otros refugiados que huyeron de conflictos tan sangrientos como el ucraniano?

En Ucrania existe una situación de emergencia brutal que requiere una actuación especial por parte de la UE debido al volumen de refugiados y a las características violentas del conflicto. Que se active el sistema especial de acogida en función de esa situación es algo normal en la protección internacional. Ocurrió lo mismo en la guerra de Siria. Los países fronterizos, como Jordania y Líbano, ofrecieron la misma protección a los refugiados que la UE está dando ahora a los ucranianos. Abrieron campos que acogieron a millones de personas. Bienvenida sea esta rápida decisión de la UE, pero ACNUR también pide que no se deje de lado a los otros refugiados. Quizá ahora sea el momento de activar recursos de protección para todos los refugiados que llegan a suelo europeo, porque hay perfiles que necesitan una atención inmediata. Por ejemplo, los menores. Nos parece bien que se active una tramitación rápida para la salida de los menores ucranianos, pero no podemos dejar de lado a los más de 2.000 que llevan dos años esperando en Canarias. Eso no puede ser. Es un riesgo social, político y de protección grave. Nosotras decimos a las autoridades: está bien, organícense para acoger a los ucranianos pero, por favor, que no sea desproporcionado con las personas que vienen de otros lugares y que sufren las mismas dificultades. La percepción de discriminación es un peligro. La gente afectada no se va a quedar quieta, y las organizaciones y la sociedad civil tampoco. Igual es el momento de agilizar el procedimiento de asilo o extender el de protección temporal a todos los solicitantes para que puedan trabajar de forma inmediata. Para ACNUR es un tema de aplicación de derecho.

¿Qué noticia le gustaría escuchar al despertarse mañana?

Es fácil. Que la paz ha llegado a Ucrania.

La situación humanitaria de Ucrania es objeto de máxima preocupación para ACNUR. 2,7 millones de refugiados y otros dos millones de desplazados internos en tres semanas sitúan a este país en la enciclopedia universal de la infamia. La cifra, reconoce la representante en España del Alto Comisionado de la ONU para...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

1 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. jmfoncueva

    No sólo a los menores de Canarias. Percibo que a los refugiados ucranianos, que cuentan con toda mi solidaridad, "los han colado" en la cola de TODOS los refugiados por causas idénticas, y me queda ese regusto a enchufe racista que me hace preguntarme si esa diligencia en el papeleo sería la misma si, de los ucranianos, nos hubiesen tocado los de etnia gitana. Triste conclusión, ¿Verdad?

    Hace 8 meses 6 días

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí