1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

  290. Número 290 · Noviembre 2022

  291. Número 291 · Diciembre 2022

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Golpe de remo

Putinismo de izquierda

Hay una feligresía en cuyos corazones el colapso de la Unión Soviética dejó un vacío que era, ante todo, un vacío religioso, el hueco de un dios caído

Pablo Batalla Cueto 18/03/2022

<p>Vladimir Putin en un encuentro con atletas olímpicos en 2018.</p>

Vladimir Putin en un encuentro con atletas olímpicos en 2018.

kremlin.ru

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Creyó presenciar Hegel en una ocasión al Espíritu Absoluto cabalgando, con la forma de Napoleón Bonaparte, bajo su ventana de Jena. En los últimos años ha habido quien lo halla en Vladímir Putin a lomos de un oso. Confesada o inconfesada, explícita o subterfugiada en patadas discursivas hacia arriba (“condenamos todas las violencias”) y alambiques retóricos de teólogo, hay una admiración por el zar contemporáneo de la Rusia Santa que quiere topar en él el héroe expeditivo del arrasamiento de un mundo, de una era; el “Dios de la Guerra” que en Bonaparte viera otro de sus contemporáneos, el patriota griego Theodoros Kolokotronis.

Putin encandila a Fernando Sánchez Dragó, que en 2018 lo enaltecía como “el mejor político del mundo, el único que de verdad gobierna en vez de pastelear [… y] defiende la civilización europea nacida de la Hélade, Roma y la Cristiandad”. A Juan Manuel de Prada, que ensalzaba en 2015 su “Rusia opuesta al pudridero occidental, la nación fiel a su historia y a sus tradiciones que tiene el cuajo de señalar la inanidad de las colonias europeas, convertidas en felpudo del mundialismo”. A Francisco Marhuenda, que lo elogiaba en 2016 como “un gran patriota ruso, [que] defiende los intereses de Rusia”. A miembros de la Fundación para la Defensa de la Nación Española (DENAES), vivero de Vox, como Daniel López, doctor en Filosofía, quien en 2019 se preguntaba si Rusia es culpable y se respondía que sí: “Culpable de tener en el Kremlin a un líder patriota y al mayor genio geopolítico del presente”. Pero este zar también dispone de admiradores en la trinchera teóricamente opuesta. No es un referente intelectual o mediático de la derecha, sino uno de la izquierda, Manolo Monereo, quien, en 2017, era en estos términos que enaltecía la Rusia de Vladímir Putin: “Un gran arca de Noé para todos los que quieren que este mundo tenga sentido”.

Existe, en efecto, el putinismo de izquierda: distintos grados de admiración insensible al asesinato de disidentes, la persecución de minorías sexuales, el amparo y la financiación de ultraderechas de todo el globo, la teocratización de un décimo de la tierra emergida o la vesania militar más enloquecida. En muchos casos, es una admiración comunista, de comunistas. No lo es –¿hace falta razonarlo?– Putin, no podría serlo menos su hipercapitalismo reaccionario, ungido con los óleos de la Iglesia ortodoxa, pero sí lo es esta feligresía de quien esta contradicción queda resuelta si se comprende que es eso exactamente: una feligresía; una en cuyos corazones el colapso de la Unión Soviética dejó un vacío que era, ante todo, un vacío religioso, el hueco de un dios caído. Moscú venía a ser el Vaticano de una grey global que encontró en el movimiento comunista, a lo largo del siglo XX, una Iglesia de sustitución; la Roma de una fe nueva con su propio Papa (el secretario general del PCUS), una curia (la Nomenklatura), concilios (los congresos del Partido, tan sísmicos a veces, piénsese en el XX, como un Concilio Vaticano II), obispados (los partidos nacionales), parroquias (las sedes locales), textos sagrados (el canon marxista), mandamientos y sacramentos, un Lutero o un luteranismo de los cuales abjurar (Trotski y el trotskismo). Y hasta quiliasmos; las más fantasiosas esperanzas salvíficas. Se recordaba estos días en las redes que en algún momento se hizo en la Unión Soviética una recogida de mensajes para el pueblo soviético del año –entonces lejanísimo– 2017, centenario de la Revolución, leer los cuales resulta ahora una broma macabra. Escribían, por ejemplo, desde Okulova a “aquellos que no saben lo que es la guerra”. Desde Tiráspol enviaban alabanzas por haber “eliminado los virus y las bacterias, el envejecimiento y la enfermedad”; desde Novosibirsk, por estar “hablando con representantes de otras galaxias sobre colaboración científica y cultural”.

Cuando la Iglesia dispone, el fiel obedece. Contre l’Église, il n’y a pas de conscience, decía a François Mauriac su madre, católica muy tradicionalista, cuando aquel se quejaba de la condena de Pío XII a la Action Française. “Contra la Iglesia, no hay conciencia”. También de esto hubo manifestaciones en la Iglesia que llegó a ser el Partido. Nos da el ejemplo de una Ignacio Gallego, líder de una escisión ortodoxa del Partido Comunista de España en los años ochenta, que regresó al partido matriz poco después del reemplazo, en 1986, de Boris Ponomáriov por Vadim Zagladin como responsable de las relaciones exteriores del PCUS con otras organizaciones bolcheviques mundiales. Zagladin era uno de los padres intelectuales de la Perestroika y asumió el cargo decretando un giro de ciento ochenta grados con respecto a la gestión de su predecesor, que había fomentado escisiones ortodoxas como la española en aquellos partidos comunistas que se habían moderado y alejado de la órbita soviética. La nueva consigna de la curia moscovita era la unidad, y eso y nada más bastó a Gallego para desandar el camino del fraccionalismo. Contre le Parti, il n’y a pas de conscience.

Pese a todas las materias en las que la URSS y los partidos comunistas internacionales fueron pioneros en cuanto a emancipación de la mujer y liberación de las costumbres, a lo largo del siglo el movimiento comunista acabó asociándose también, con mucha frecuencia, a una moral conservadora; la que, por ejemplo, movió al septuagenario diputado comunista francés Jacques Duclos a lanzar estos exabruptos a un militante del Frente Homosexual de Acción Revolucionaria durante un tumultuoso encuentro en el marco del sesenta y ocho, en la parisina Maison de la Mutualité: “¿Cómo vosotros, pederastas, tenéis los cojones de venir a plantearnos estas cuestiones? ¡Idos a freír espárragos! Las mujeres francesas están sanas; el PCF está sano; los hombres están hechos para amar a las mujeres”. Por más o menos las mismas fechas –eso nos han contado alguna vez de nuestro admiradísimo Horacio–, el dirigente comunista asturiano Horacio Fernández Inguanzo, al descubrir que militantes del partido habían organizado una suerte de picadero clandestino, obligaba a los implicados, no solo a disolverlo, sino a confesárselo a sus mujeres y pedirles perdón. El Partido no era una mera convergencia de intereses económicos, sino una comunidad moral, organizada también en torno a un ideal de virtud y pecado.

Para una parte de esta feligresía, huérfana desde 1991 de una Kaaba hacia la cual orientar la brújula de sus rezos, no pudo sino ser casi irresistible el magnetismo de quien, heredando el carajal de la Rusia humillada de los años noventa, y deshaciéndose del grotesco Yeltsin, supo alzarla de nuevo a la condición de superpotencia y volver a convertir el Kremlin en fortaleza temible de un altermundismo; y que diera un poco lo mismo qué altermundismo fuera ese. Hay también nostalgia de la Guerra Fría en estas gentes; una que forma parte de la oleada melancólica que caracteriza a nuestro tiempo: en este caso, la melancolía de un mundo más simple, uni- o bipartidista, también para el antiimperialismo. El Imperio del mal y, a su frente, el Imperio del bien. La Luz y las Tinieblas, los Zurván y Ahrimán del maniqueísmo. Ahrimán son los Estados Unidos y todo aquello que se le enfrente deben ser, por fuerza, fotones de la luz de Zurván. Cuando se les pregunta por los crímenes de Putin, si los reconocen, se encogen de hombros y apelan a la geopolítica, ese posmodernismo de los antiposmodernos, relativismo de las ignominias: “Es su geopolítica y hay que respetarla”. No hay una moral y comportamientos inmorales: solo geopolítica. Y llega a no importar que Putin reprima también a los comunistas contemporáneos de Rusia; a aquellos que, leyendo a Marx, a Gramsci y al por Putin denostado Lenin, y extrayendo de tales lecturas la obligación de alzarse contra el régimen, reciben los porrazos y llenan las mazmorras de la nueva Ojrana. Terminan pareciéndose estos comunistas a Iona Sysóyevich, arzobispo metropolitano ortodoxo que impulsó una suerte de régimen teocrático en la ciudad de Rostov en el siglo XVII, y en quien el orden, el mantenimiento del orden, era una preocupación tal que llegó a decir que “los judíos hicieron bien al crucificar a Jesús por su rebeldía”.

Creyó presenciar Hegel en una ocasión al Espíritu Absoluto cabalgando, con la forma de Napoleón Bonaparte, bajo su ventana de Jena. En los últimos años ha habido quien lo halla en Vladímir Putin a lomos de un oso. Confesada o inconfesada, explícita o subterfugiada en patadas discursivas hacia arriba (“condenamos...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Pablo Batalla Cueto

Es historiador, corrector de estilo, periodista cultural y ensayista. Autor de 'La virtud en la montaña' (2019) y 'Los nuevos odres del nacionalismo español' (2021).

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

1 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. luisbombadil

    Sinceramente alucino con la asunción de las MENTIRAS de la extrema derecha por parte de algunos periodistas alineados en la izquierda. Que Monereo hace 5 años dijera nosequé de Putin confirma de repente la veracidad de la campaña de FAKES de los neofranquistas. ¿No hay ningún filtro en ctxt para detectar las dimensiones de la pobreza en los razonamientos de los articulistas? Ni el PCPE ni sus escisiones, ni lo más ortodoxo de la nostalgia soviética española está apoyando a Putin, es algo comprobable muy fácilmente leyendo sus comunicados, pero como Monereo hace 5 años dijo nosequé de Putin y un arca de Noé, pues de repente se genera en este artículo una corriente ideológica ficticia que confirma desde un medio de izquierda la campaña de desinformación de la extrema derecha. Buen trabajo.

    Hace 8 meses 18 días

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí