1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

  290. Número 290 · Noviembre 2022

  291. Número 291 · Diciembre 2022

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Globalismo y autocracia

¿Es una guerra global?

La crisis desatada no debería hacernos olvidar que el motivo de la guerra es el conflicto entre un orden democrático globalizado y un mundo fragmentado en Estados y sociedades más o menos totalitarias

Marina Echebarría Sáenz 15/03/2022

<p>Manifestación en EE.UU. de miembros de la conocida como alt-right portando la bandera de Gadsden, la bandera confederada y la enseña nazi. </p>

Manifestación en EE.UU. de miembros de la conocida como alt-right portando la bandera de Gadsden, la bandera confederada y la enseña nazi. 

Anthony Crider

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Ahora que la guerra forma parte de nuestro día a día es un buen momento para recordar que toda guerra tiene más de un frente y por eso hablamos del frente mediático, cibernético, financiero, social… Que toda guerra se prepara mucho antes del primer tiro; ahora recordamos los discursos de Putin en 2006 reivindicando el espacio de la gran Rusia. Que toda guerra necesita una financiación, pues como decía Marco Tulio Cicerón “Nervi belli pecunia infinita” (el nervio de la guerra es la riqueza sin límite). Y que toda guerra tiene objetivos secundarios, pues, más allá del episodio de la guerra de Ucrania, hace tiempo que está en juego el nuevo orden mundial. Y no sólo en términos geoestratégicos.

Quienes viven una guerra raramente son conscientes de qué es lo que está en juego. La propaganda, las soflamas patrióticas e ideológicas y la rabia sentimental no permiten una valoración objetiva hasta que transcurren años, y así, quizás sólo ahora entendemos que en la Primera Guerra Mundial se jugaba el orden social de los Estados nación frente al antiguo régimen, que en la Segunda Guerra nos jugábamos la primacía del Estado liberal frente al nacionalismo autocrático, que la Guerra Fría contrapuso al liberalismo contra el modelo socializador (igualmente autocrático en el caso soviético, pero democrático en el caso de las socialdemocracias). O que ahora, probablemente, asistimos a una lucha entre la creación de un orden de cooperación transnacional, globalizado en economía y en derechos (globalización económica, concepción del mundo como ecosistema, implantación de derechos humanos con valor universal, erradicación de la guerra como sistema de orden geoestratégico) y el resurgimiento de los Estados nación autocráticos (un pueblo nación, una religión, un orden moral único, un liderazgo, una soberanía competitiva, un orden de derechos nacionalizado).

Asistimos a una lucha entre la creación de un orden de cooperación transnacional, globalizado en economía y en derechos y el resurgimiento de los Estados nación autocráticos

No es casualidad que el Parlamento y la Comisión Europea saquen ahora sus informes sobre la injerencia de Rusia y China en los procesos democráticos y que se nos explique que se lleva más de quince años financiando a grupos de ultraderecha, medios de prensa difusores de teorías de la conspiración, bots conductores de bulos en las redes sociales, movimientos antivacunas, grupos antiderechos y en general cualquier cosa que pueda debilitar a las democracias. Pero sería un error olvidar que, en esa financiación, Putin ha contado con fuertes aliados en Estados Unidos, en Europa o en Latinoamérica. El desafío de Putin a Occidente va más allá de una cuestión territorial, va más allá del posicionamiento de Rusia como potencia mundial; se enmarca también en una guerra por el modelo social, por un modelo de gobierno, por un modelo de derechos, y por ello, nos equivocaríamos si pensamos que el campo de batalla se circunscribe a nuestras fronteras o que los contendientes se reparten ordenadamente por naciones. Esta es también una guerra que se libra en nuestras sociedades entre los partidarios de un orden social democrático y colaborativo, y quienes, ya sea por desencanto o por convicción, defienden un modelo social autocrático y cerrado. Entre quienes creen en la globalización y la cooperación internacional y quienes desean la vuelta al modelo de Estados soberanos y combatientes por su supremacía. Entre quienes piensan en abordar problemas globales, como el cambio climático, y quienes niegan la aldea global y las soluciones coordinadas. Y también, entre quienes conciben una humanidad regida por los principios de la carta de derechos humanos universales y quienes conciben cada sociedad regida por su religión, tradición y liderazgo, más allá de los derechos individuales.

Oligarcas rusos y estadounidenses se han gastado, sólo entre 2009 y 2018, al menos 707,2 millones de dólares en financiar grupos y partidos antifeministas y anti LGBTI

Algunos movimientos políticos norteamericanos, europeos o en cualquier lugar del mundo, tienen mucho más en común con la actitud de Putin que con la defensa de los principios del derecho internacional y de la solución pacífica de los conflictos que promueven sus Estados. Sencillamente, comparten la ruptura del orden político internacional y reclaman un espacio nacional propio, en el que imponer su mando, su concepción moral de la sociedad, su religión y su ejercicio del poder sin restricciones. Puede que ahora la situación contraponga a la nación norteamericana con Rusia o con China, pero los oligarcas de la Alt right estadounidense comparten una visión del mundo con los oligarcas rusos que han financiado la aventura de Putin, o con los de China y otras latitudes. Ellos están de acuerdo en favorecer el acceso al poder de políticos autoritarios, en la restricción de los derechos de las democracias liberales (feminismo, diversidad sexual, transparencia, control democrático), en el ejercicio del poder económico sin trabas (ausencia de control público, de medidas medioambientales, de protección laboral, erradicación de los impuestos directos) y en la estratificación social por clases bien definidas (líderes y familias entregadas al orden nacional). Puede que hoy peleen, pero mañana se entenderán de nuevo para seguir ganando espacio en el tablero mundial. No es casualidad que muchos de los oligarcas rusos que ahora están sancionados por la guerra de Ucrania (Yakunin, Maloveev) hayan financiado conjuntamente con otros oligarcas norteamericanos a grupos, partidos y campañas antifeministas, anti LGTBI, antiecologistas, antiimpuestos, antisindicalistas… Sólo entre 2009 y 2018 se han gastado al menos 707,2 millones de dólares en financiar grupos y partidos antifeministas y anti LGBTI, de los que 188,3 millones provienen de oligarcas rusos, 81,3 millones de fundaciones y oligarcas norteamericanos y 437,7 de millonarios y fundaciones europeas. Recalco el “sólo”, ya que estos mismos sujetos actúan por todo el globo, y no sólo en la lucha anti derechos de género, sino también en el resto de frentes “contra el globalismo”, como dirían nuestros políticos de Vox. 

Para ellos el campo de batalla es global y los Estados autoritarios son mejores aliados que las democracias fiscalizadas por las masas. 

Borges narraba la historia de las últimas horas del oficial nazi que iba a ser ejecutado tras los juicios de Núremberg y cómo este acudía al cadalso contento, convencido de su triunfo pese a perder la guerra, pues sus enemigos, para ganar la guerra, habían terminado por asumir el credo de la violencia como forma lícita de poder. Que no nos pase igual. Que esta guerra no nos impida ver que el campo de batalla ya es global y el motivo del conflicto es la primacía, bien de un orden democrático globalizado, o bien de un mundo fragmentado en Estados y sociedades más o menos totalitarias. Que en la respuesta a las crisis desatadas por la guerra de fronteras no perdamos otras guerras mucho más cercanas.

Ahora que la guerra forma parte de nuestro día a día es un buen momento para recordar que toda guerra tiene más de un frente y por eso hablamos del frente mediático, cibernético, financiero, social… Que toda guerra se prepara mucho antes del primer tiro; ahora recordamos los discursos de Putin en 2006...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autora >

Marina Echebarría Sáenz

Es catedrática de Derecho Mercantil.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

4 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. fpg999

    Tienes razón, Joamella, sobra la ironía. Comparto los deseos de la autora de ese nuevo orden globalizador, ecologista, colaborativo y de defensa de los derechos humanos, pero me temo que  no serán las actuales democracias quienes luchen por esos objetivos. Sólo quería poner de manifiesto que las oligarquías neoliberales que supuestamente defienden  un orden social democrático y colaborativo son tan dañinas como las oligarquías neoliberales que defienden un modelo social autocrático y cerrado. Creo que las democracias liberales actuales no tienen como objetivo abordar problemas globales, sino conseguir el máximo beneficio  para las grandes empresas que, entre bambalinas, manejan a los distintos gobiernos que las conforman.  Por lo tanto, creo que para que se dé una globalización “positiva”, en el sentido de solucionar los grandes problemas globales de la humanidad, es condición necesaria que los estados sean democráticos, pero no es condición suficiente. Para que lo sea, el sistema político-económico que rija esas democracias debe ser una alternativa radical al neoliberalismo, porque esa condición, creo yo, sí que es la madre del cordero para llevar a cabo una globalización que cure los muchos y graves problemas que tiene el planeta y quienes los habitamos. Y eso es algo que, por desgracia, no veo en un horizonte cercano.

    Hace 8 meses 21 días

  2. joamella

    fpg999, lo que indicas es cierto, ironías aparte, del mimo modo que lo es lo que en el artículo sostiene. De lo que se trata es de que las certezas tuyas y las de la periodista se complementen y no obstaculicen la visión de unas y otras, y por encima de esa necesaria comprensión de esas certezas es imprescindible que las guerras de fronteras no nos cieguen y que nos impidan ver tanto unas certezas como las otras y, especialmente, la inevitable complementaridad de ellas.

    Hace 8 meses 22 días

  3. Fernando

    "Esta es también una guerra que se libra en nuestras sociedades entre los partidarios de un orden social democrático y colaborativo, y quienes, ya sea por desencanto o por convicción, defienden un modelo social autocrático y cerrado. Entre quienes creen en la globalización y la cooperación internacional y quienes desean la vuelta al modelo de Estado (...)". Una película de buenos y malos. Los buenos ya estuvieron en Libia, Siria, Irak, Afganistán, guerras en África, genocidio en Indonesia, Viertnam... En el libro "Modernidad y Holocausto", Zygmunt Bauman recordaba que los países aliados poco después de juzgar a los nazis en Nuremberg, lanzaron la bomba atómica sobre población civil, los franceses mataron de hambre a millones de seres humanos en Indochina y luego Argelia, y Reino Unido apoyaba golpes de Estado en Irán y por todo el Oriente medio y próximo. Y hay mucho más.

    Hace 8 meses 22 días

  4. fpg999

    Ahora ya lo entiendo: Parece que todo se reduciría al enfrentamiento entre los estados liberales e iliberales, que diría Margallo. Y, claro,  los EE. UU. (y Gran Bretaña, y Francia, y Bélgica, y…) han invadido países y hecho la guerra por doquier, no por intereses geopolíticos y/o económicos, sino  para acabar con autócratas y dictadores y sembrar el mundo de democracias liberales, como todos bien sabemos. Y, por supuesto, el sátrapa sanguinario de Putin está masacrando Ucrania porque envidia su democracia liberal. Y, así mismo, la UE va a aumentar su presupuesto militar hasta llegar al 2% de PIB para que el envidioso Putin se lo piense dos veces antes de atacar el jardín que, según Borrell, es la UE, frente a la selva caótica y descuidada a la que el sátrapa ruso representa.

    Hace 8 meses 23 días

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí