1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

  290. Número 290 · Noviembre 2022

  291. Número 291 · Diciembre 2022

  292. Número 292 · Enero 2023

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

GUERRA EN UCRANIA

Las sanciones a Rusia: ¿eficacia o bumerán?

Si la UE sigue subordinada a los intereses geoestratégicos de Estados Unidos y opta por acorralar a una potencia nuclear autosuficiente en producción de una energía que Europa necesita, no nos va a ir nada bien

Carlos Sánchez Mato 28/02/2022

<p>Tuberías para el gasoducto Nord Stream 2 en Mukran, Alemania.</p>

Tuberías para el gasoducto Nord Stream 2 en Mukran, Alemania.

CC

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

La invasión de Ucrania por parte de Rusia ha puesto en marcha nuevas restricciones y sanciones económicas, como limitaciones al acceso al mercado de capitales de la Unión Europea, al comercio de las dos provincias ucranianas separatistas (Donetsk y Lugansk) y a bancos rusos que financian al Ejército, como Rossiya, Promsvyazbank y VEB-bank. Además, se han ampliado las sanciones a los miembros de la Cámara baja del Parlamento ruso que dieron su voto favorable al reconocimiento de las regiones rebeldes. Alemania paralizó también los permisos administrativos para la puesta en funcionamiento del gasoducto Nord Stream 2 para facilitar la llegada de gas a Europa desde Rusia.

Este fin de semana, la presidenta de la Comisión Europea, Von der Leyen, ha anunciado nuevas sanciones a Rusia afirmando que serán muy efectivas y tendrán un impacto enorme en su economía. Afectarán al sector financiero, al energético, a los transportes, a los controles a las exportaciones y a la política de visados. El objetivo es cortar el acceso de Rusia a los mercados de capital más importantes, dificultando su capacidad para financiarse, exportar petróleo, realizar pagos de forma sencilla u obtener tecnología. Con las últimas medidas adoptadas se calcula que habría 555 personas (algunas de ellas, oligarcas cercanos a Putin) y 52 entidades rusas sancionadas por parte de la UE desde 2014, que es cuando se iniciaron las represalias económicas como consecuencia de la anexión de la península de Crimea por parte de Rusia.

Antes de evaluar la nueva tanda de castigos económicos, vendría bien analizar cuál ha sido el resultado de esas sanciones puestas en marcha desde 2014. Y no se puede considerar que hayan sido muy efectivas para evitar el crecimiento económico y el fortalecimiento financiero de Rusia, porque el país ha alcanzado un superávit comercial entre 2014 y 2021 de más de 1,12 billones de dólares, un 9,3% sobre el PIB promedio anual, y ha acumulado reservas por más de 640.000 millones de dólares. Si lo que pretendían era limitar la capacidad internacional de comercio de Rusia, no parece que hayan sido muy adecuadas.

¿Funcionará paralizar los activos del Banco Central de Rusia, excluir varios bancos rusos del sistema SWIFT de pagos interbancarios y evitar que los oligarcas rusos usen sus activos en los mercados europeos?

La intención es clara: derrumbar los cimientos financieros de la economía rusa, empezando por la cotización del rublo en los mercados. La inestabilidad y la desconfianza, combinadas con la confiscación de reservas del Banco Central de Rusia, provocarán, con toda seguridad, el desplome del rublo. No solo los inversores, también la gente corriente se toma muy en serio estas cosas y quienes tienen moneda rusa se apresuran a cambiarlas por otras monedas u otros activos más seguros. Y eso provocará caídas importantísimas. El rublo no va a ser un depósito de valor. Pero lo cierto es que ya no lo era, porque en el último cuarto de siglo Rusia ya ha sufrido eventos similares (1998 y 2014) y ha salido adelante.

Veremos el resultado. Porque hay otro efecto de esa depreciación masiva del rublo frente a otras monedas y es que el consumidor ruso se empobrecerá con respecto al resto del mundo y consumirá menos productos de la Unión Europea y de Estados Unidos.

¿Adivinan qué impacto provocará eso?

El consumidor ruso se empobrecerá con respecto al resto del mundo y consumirá menos productos de la Unión Europea y de Estados Unidos

Pues sí. Que Rusia seguirá exportando, porque su flujo fundamental de ingresos es la energía (más del 70%) y eso ya hemos dejado clarísimo que seguiremos comprándolo. De hecho, podría buscar otros socios comerciales. Sin embargo, la Unión Europea depende esencialmente del gas y del petróleo de Rusia. Desde 2014, la dependencia se ha incrementado y eso no va a cambiar a corto plazo. Y no cabe descartar que el estallido social se produjese antes en la Unión Europea que en Rusia. Como mucho aspiramos a no conectar una nueva vía de llegada del gas, el Nord Stream 2. Y, por cierto, cuanta más tensión, militar y económica haya, mayor será el precio de la energía y mayor el negocio para Putin, que compensará con creces con el alza de las materias primas, especialmente energéticas, en las que está especializada Rusia.

La caída del rublo y la posibilidad de sanciones por parte de Rusia contra Europa reducirán con toda seguridad las importaciones rusas de bienes manufacturados: unos 78.000 millones de euros anuales. Cerca de la mitad de estas ventas corresponden a vehículos y maquinaria, una de las industrias más potentes. En concreto España le vende unos 2.000 millones de euros anuales, la mitad en semimanufacturas y bienes de consumo. Una cuarta parte son automóviles y bienes de equipo. Imaginen el efecto que provocará el empobrecimiento de un rublo depreciado a la hora de adquirir estos productos. Las exportaciones a Rusia se desplomarán. 

La ofensiva contra el rublo va a suponer más superávit comercial de Rusia y más fortaleza financiera en divisas. Si las sanciones de 2014 a 2021 no han impedido el incremento de las reservas del Banco Central de Rusia, las sanciones actuales las multiplicarán con toda seguridad. 

¿Pero entonces le ha tocado la lotería a Putin con las sanciones?

Pues no, claro.

Porque un rublo depreciado causará más inflación y eso no es malo solo para los datos macro de crecimiento económico, sino que es un elemento muy negativo para la clase trabajadora rusa que, además de poner los muertos, tendrá que pagar más por sus bienes de consumo y subsistencia. Depende de lo que se agudice la subida de precios, puede ser letal para el gobierno de Putin.

Una de las estrategias que puede usar Rusia para evitarlo es aprovechar sus elevadas reservas de divisas para estabilizar su moneda. Y, más todavía: con el crecimiento de las mismas podría comprar su propia moneda utilizando para ello los dólares y euros logrados y atesorados en sus intercambios comerciales. Es absurdo adquirir tu moneda porque la puedes “fabricar”, pero resulta útil para elevar su precio cuando está en caída. Sin embargo, no creo que Rusia se desgaste demasiado en ello. Se disparará la inflación y se desplomará el rublo con las sanciones, pero eso no destruirá la economía rusa. Eso sí, hará todavía más pobres al 12% de personas que viven en la pobreza o están en riesgo de caer en ella, y más ricas a sus élites. ¿O pensáis acaso que no se están haciendo de oro los plutócratas más cercanos a Putin vendiendo en corto rublos en estas semanas?

No tengo pruebas, pero sí total seguridad de que las tensiones prebélicas y la actual situación están siendo aprovechadas por quienes ya se hicieron “trillonarios” en el proceso de privatización de bienes públicos posterior a la caída de la Unión Soviética. Y de que ellos y sus herederos están apostando a la caída del rublo con sofisticados derivados financieros con los que engordarán más todavía sus cuentas para poder luego comprar más clubes de fútbol y más yates; es indudable. Tiempo al tiempo.  

Quienes defienden la utilidad de las medidas sancionadoras indican que embargar los 640.000 millones de euros en reservas colapsará a Rusia.

Craso error.

¿Pensáis que Rusia no podía imaginar que se intentasen trabar sus activos en el exterior? Con toda seguridad, la mayor parte del oro (22% de las reservas) sigue en el país, y sus divisas (32% en euros, 16% en dólares y el 13% en yuanes) dan muestra de que ya ha diversificado sus reservas. Aunque fuera cierto que tuviese 300.000 millones en el exterior, dudo mucho que estén en situación de ser paralizados. Y si así fuese, el efecto que eso podría provocar en el sistema de pagos mundial sería letal no solo para Rusia sino para muchos otros países.

Moscú ha ido tomando medidas desde 2014. Y por ese motivo sus reservas en oro pasaron de representar un 15% del total en 2016 a un 22% en junio de 2021, al tiempo que reducía sus reservas en dólares estadounidenses, que cayeron de un 41% a un 16% del total, y al incremento del yuan, que ni existía en sus reservas hace cinco años y ahora es el 13% del total.

El primer bumerán se volvería contra Europa, ya que son sus bancos los que están más expuestos a Rusia

Por ese mismo motivo es dudoso el efecto que provocaría a determinados bancos rusos la exclusión del SWIFT, una de las principales redes internacionales de pago que existen. El primer bumerán se volvería contra Europa, ya que son sus bancos los que están más expuestos a Rusia. En el tercer trimestre de 2021, los bancos italianos y franceses tenían créditos pendientes en Rusia por valor de unos 50.000 millones de dólares cada uno, según los datos del Banco Internacional de Pagos. Los bancos de Estados Unidos “solo” 14.700 millones de dólares.

El Banco Central de Rusia ha asegurado que garantizará la liquidez en moneda nacional de las entidades bancarias del país para evitar cualquier tipo de caos, es decir, que suministrará liquidez en rublos de manera ininterrumpida a los bancos rusos. Lo mismo hará el Banco Central Europeo. No se evitarán los daños profundos a las economías de Rusia y la UE, pero se evitarán colapsos.

España y sus empresas

En cuanto a la inversión directa, los intereses de la UE en Rusia (310.000 millones de euros) duplican a los que ese país tiene aquí (135.000 millones). Inditex, Acerinox, Cie Automotive, Fluidra, Gestamp, Grupo Antolín, Grupo Corporativo Fuertes, Iberia, Indra, Tous, Lladró, Meliá Hotels International, Tendam o Viscofan… Empresas españolas importantes a las que les interesan las sanciones menos que a Putin, y de todas y todos es sabido que los gobiernos van a preguntar antes a estas grandes compañías  que al frutero de al lado de mi casa.

En lo referente a los embargos o sanciones a los millonarios rusos, nada me gustaría más que se pusiesen en práctica. Y de paso, que se embargasen todas las fortunas de ricos de dictaduras sangrientas (también Arabia Saudí, Emiratos Árabes Unidos, Qatar) o aparentes democracias que vulneran derechos humanos (Israel) o quienes se enriquecen con el trabajo esclavo o con las ventas de armas...  Ojalá jugásemos a eso, pero, como proclama mi mamá, “no caerá esa breva”. La fortuna de la mayoría de esta gentuza que se ha enriquecido a costa del sufrimiento ajeno está en sociedades patrimoniales opacas, cuando no en paraísos fiscales, algunos de ellos en la propia y digna Europa. Y no van a ir contra ellos. Tiempo al tiempo.

Por eso, más allá de los aspavientos discursivos de la Comisión Europea, también en cuanto a las sanciones económicas hay más teatro y escenificación que realidad. Las soluciones, esta vez y sin que sirva de precedente, pasan por ámbitos que no son económicos. Se trataría más bien de fijar condiciones de seguridad y de estabilidad regional. Difícil con un tirano como Putin. Pero no creo que sea precisamente una excepción la relación con gente de ese tipo y no parece que hayamos tenido mucho problema para alcanzar acuerdos con sátrapas de pelajes varios.

Si la UE sigue subordinada a los intereses geoestratégicos de Estados Unidos y opta por acorralar a una potencia nuclear autosuficiente en producción de energía que necesitamos casi como el comer, no nos va a ir nada bien. Tampoco económicamente. Que se promocione como solución futura disparar el gasto militar precisamente cuando salimos de una pandemia que, si algo ha mostrado, es la incapacidad de nuestras sociedades de atender de forma solvente a nuestra población con más y mejores servicios públicos, demuestra que no hemos entendido nada.

La seguridad estriba en dar más sanidad, más educación, más atención a nuestros mayores y en desarrollar sistemas estatales de cuidados. Y, por supuesto, diálogo para que cesen de forma inmediata las agresiones como la realizada por Rusia a Ucrania. No vendrá mal reflexionar sobre los errores cometidos desde la Unión Europea. Porque algo se habrá hecho mal por su parte a la hora de aplicar sanciones en el pasado y, por supuesto, de una Alianza Atlántica muy responsable de lo que ha ocurrido.

Pero eso ya, para otro artículo…

La invasión de Ucrania por parte de Rusia ha puesto en marcha nuevas restricciones y sanciones económicas, como limitaciones al acceso al mercado de capitales de la Unión Europea, al comercio de las dos provincias ucranianas separatistas (Donetsk y Lugansk) y a bancos rusos que financian al Ejército, como...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Carlos Sánchez Mato

Responsable de elaboración programática de Izquierda Unida. Profesor de Economía Aplicada en la Universidad Complutense de Madrid.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí