1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

ENNIO SOTANAZ / AUTOR DE ‘MEMORIAS DEL CALDERÓN’

“Me fastidia que el fútbol se esté convirtiendo en algo de élite”

Ricardo Uribarri 13/01/2022

<p>Ennio Sotanaz posa con un ejemplar de su libro 'Memorias del Calderón'.</p>

Ennio Sotanaz posa con un ejemplar de su libro 'Memorias del Calderón'.

cedida por el entrevistado

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

El estadio de tu equipo es mucho más que un lugar al que se acude a ver un partido de fútbol. Con el paso de los años se convierte en el sitio en el que se crean recuerdos inolvidables con familiares directos, donde te has divertido, reído, festejado, sufrido y hasta llorado, en el que se forjan amistades duraderas y donde la euforia puede llevar a dos desconocidos a darse un abrazo como si se conocieran de toda la vida. Cada aficionado tiene en esos recintos sus vivencias particulares, pero muchos comparten un gran número de ellas y se ven reflejados en las de los demás. 

Un seguidor atlético llamado Antonio Sáenz, pero conocido en las redes sociales como Ennio Sotanaz, es, además de ingeniero, músico, compositor y cantante de un grupo musical, un gran escritor. Y lo es, entre otras cosas, porque sabe transmitir emociones. Por eso era la persona perfecta para escribir el libro Memorias del Calderón, editado por Escritos Contextatarios y Cultura en Rojo y Blanco, que es un relato vital individual, pero al mismo tiempo colectivo, de lo que muchos vivieron durante décadas en el antiguo campo colchonero, y que se ha convertido en un éxito de ventas desde su publicación. Conversamos con él para conocer cómo se gestó y qué se van a encontrar los que lo lean.

¿Qué supone el Vicente Calderón en su vida?

Es como una especie de sistema de referencia. Me sirve para vertebrar una parte importante de mi vida, un puñado de años muy concretos que me hacen pasar de niño a adulto. Todo eso lo vivo en la grada del Calderón, que actúa como referencia para todas las cosas que me están pasando fuera de allí. Y además es algo que comparto con un montón de gente que ha pasado por lo mismo. Viendo ahora el retorno de los que han leído el libro se produce eso tan recurrente de “¿dónde estabas tú cuándo Vieri metió aquel gol, o cómo estabas cuándo ganamos el doblete…?”. Es ese tipo de cosas. 

¿Cómo se le ocurrió la idea de escribir un libro centrado en los recuerdos que tenía del Vicente Calderón?

Suena a tópico, pero es verdad. Fue un poco sin querer. Cuando se confirmó que nos íbamos a La Peineta empezaron a surgir un montón de publicaciones en torno al Calderón. Casi todas desde un prisma histórico, de recopilación de datos, de cosas que habían pasado en el estadio. Me di cuenta de que faltaba la perspectiva de la grada, algo fundamental para todos los que estuvimos allí. Cómo se entraba, cómo se salía, cómo eran los palcos, cómo eran los videomarcadores, cómo cambiaron los asientos, qué tipo de personas tenías al lado, cómo sonaba… Me daba pena que eso se perdiese y pensé en empezar a escribir unas pequeñas historias para acordarme. Luego me di cuenta de que eso podía tener forma de libro, aunque me costó, porque no veía la manera de hilar todo para que le pudiese interesar a alguien más. Y se me ocurrió hacer un paralelismo entre la historia del Calderón, la historia del Atleti y mi vida para poner todo eso de forma coherente y que fuese fácil de leer.

Me di cuenta de que faltaba la perspectiva de la grada, algo fundamental para todos los que estuvimos allí

El proceso desde que pensó en escribirlo hasta su publicación fue largo y difícil.

Que se haya publicado el libro es un milagro. Es muy difícil publicar un libro en España. Antes lo intuía y ahora lo sé. Las editoriales no suelen apostar por cosas que no vayan sobre seguro. Cuando finalmente aquello tomó forma de libro y pensé que sí podría ser interesante publicarlo, hice un par de intentos en editoriales y el resultado fue muy decepcionante. No porque me dijesen que el libro fuera malo, sino porque ni siquiera me contestaron. Tardé bastante en escribirlo, sobre todo en depurarlo, y luego costó mucho poder publicarlo. La opción que era la más evidente, que era mandársela al director de la página digital donde publico mis crónicas del Atleti, Revista Contexto, no se me ocurrió hasta el final. Y a partir de ahí fue como magia y resultó más sencillo de lo que me había imaginado.

¿Qué es lo que quería transmitir con el libro?

Pues no lo sé muy bien. Es algo de lo que no me di cuenta hasta que estuvo publicado. No te voy a engañar. A mí me hacía mucha ilusión tener un libro con mi nombre. No iba más allá. En una entrevista que me hizo Natalia Freire, las preguntas estaban muy ligadas con el texto y tenían que ver con cosas muy personales, lo que me hizo pensar que en el libro me había expuesto de una manera que no era consciente. Eso me dio un poco de miedo, no por la parte exhibicionista, sino por decir, ¿habré sido capaz de quitar el ego de ponerte a ti en primer plano y no utilizar eso como una forma de contar las emociones que tú sentías en el Calderón y cómo eso puede ser algo en lo que más gente se vea reconocida? Eso es lo que más me preocupaba y lo sigue haciendo. Que la gente lo vea como un ejercicio de petulancia por mi parte, y no como un ejercicio de intentar hurgar en las emociones de personas que han vivido algo parecido o incluso que, sin haber estado en el Calderón, pero siendo aficionados al fútbol o a otra cosa con esa intensidad, puedan reconocerse en eso.

Los que ya lo han leído afirman que se sienten muy identificados con lo que cuenta. ¿Qué sentimiento le deja eso?

Me deja tranquilo. La respuesta está siendo muchísimo mejor de lo que yo esperaba. Sobre todo, porque va en esa línea de reconocerse, de sentirse como vidas paralelas, incluso en gente que no tiene nada que ver conmigo. Y eso me resulta muy interesante y me siento muy orgulloso de haber conseguido algo que no había forzado. Me resultan incluso más satisfactorios los comentarios de personas que no son aficionadas al fútbol o al Atlético, porque lo ven con más distancia y frialdad y aún así les llega también. El padre de un amigo mío me dijo que, si todo el mundo sintiese el fútbol como yo, o como está escrito en el libro, el fútbol sería una cosa mucho más bonita. Que te digan algo así es muy gratificante.

No conozco otro sitio en el que puedas ver a adultos cantando desafinado sin que le importe, o a gente que se abrace sin conocerse

¿Es solo para aficionados al fútbol y en concreto del Atlético, o también puede interesar a personas que no tengan ese perfil?

A mí me gustaría pensar que también les puede interesar a los que no sean aficionados. Desde el principio, el Atleti era una herramienta para contar otro tipo de cosas, por ejemplo, ese paso de la infancia a la madurez, de las dudas que surgen, de cómo ves las cosas cuando la vida te pone ante situaciones en las que tienes que elegir. Me gusta el punto de encuentro entre el fútbol, la emoción por algo y la vida. El fútbol sirve muy bien como metáfora para explicar todo eso y no está muy explotado. A mí me parece una herramienta potentísima, porque no conozco otro sitio en el que puedas ver a adultos cantando desafinado sin que le importe, o a gente que se abrace sin conocerse y en un campo eso se da.

La idea que deja Memorias del Calderón es que un estadio es mucho más que un sitio al que se va a ver un partido. ¿Por qué cree que es así?

Es de los pocos sitios en los que se puede juntar gente de muy diferente perfil con el mismo objetivo. Siempre ha habido entradas caras y baratas, pero en las gradas puedes encontrarte al jefe y al empleado, uno al lado del otro, hablando de las mismas cosas y sin que haya esa barrera entre ellos. O gente de derechas y de izquierdas abrazados porque ha metido gol tu equipo. Eso es muy difícil de conseguir en otros sitios de la vida. Quizá la música lo puede lograr, pero el fútbol es más transversal, llega a gente más diversa. Y me fastidia que se esté perdiendo porque se está convirtiendo en algo de élite también, es cada vez más caro, y eso reduce el margen de disfrute, que no es lo que yo viví en la grada del Calderón. 

Durante muchos años pensé que me iba a morir sin ver al Atleti ganar una Liga

¿Cuál es su memoria favorita de las que vivió en el Calderón?

Deportivamente, lo más emocionante fue la Liga del año 96. Yo, durante muchos años pensé que me iba a morir sin ver al Atleti ganar una Liga. No lo había visto nunca y esa situación no parecía factible. El fútbol empezaba a separarse entre los equipos ricos y pobres y las diferencias eran ya abismales. Vivir eso en primera persona me pareció un cuento de hadas. Esa tarde del partido ante el Albacete fue un recuerdo muy emocionante. Y desde otro punto de vista, hay una historia relacionada con un señor de Burgos, que tenía la edad de mi abuelo, que era mi compañero de grada, con el que tuve una amistad fantástica y de la que no fui consciente hasta que la perdí, como un montón de cosas que pasan en la vida. Eso solo pudo pasar en el Calderón y en ese momento.

El libro va por su segunda edición. ¿Se esperaba este éxito?

Es algo que no se esperaba nadie. El libro parte como algo muy artesanal y de perfil bajo. Me daba mucho miedo que gente que había confiado en mí perdiese dinero. Los que estaban involucrados estaban convencidos de que podía funcionar. Pero no nos podíamos imaginar que el día de la presentación estuviese ya casi vendida la primera edición. Fue una sorpresa para todos. No creí que tuviese esa ascendencia entre la gente que me sigue en twitter. Y sigo alucinado, porque va muy bien a nivel de ventas y cada día recibo comentarios súper cariñosos. 

¿Cree que lo que se vivió en el Calderón es exportable a otro campo o es irrepetible?

Quiero creer que sí es exportable, sería muy arrogante decir que lo nuestro es mejor que lo de los demás porque tampoco lo sabemos. Yo no sé lo que es ser aficionado del Valencia, del Betis, del Sevilla o la Real Sociedad, pero no me cuesta imaginar que sea algo similar, no igual porque cada equipo y cada afición tiene su particularidad y ojalá siga siendo así. Sí me gusta decir que ser del Atleti es distinto, que su particularidad es única por muchas circunstancias, por estar en Madrid, por estar al lado de quien estás, por la historia, y todo eso va marcando tu personalidad. Que eso sea mejor que lo que viven en otros sitios, no, no creo que sea así. De hecho, creo que el libro puede ser interesante para otros aficionados que se sentirán reconocidos en muchas cosas. En el fondo somos todos muy parecidos y podemos llegar a confluir en un lugar común.

¿Cómo se siente alguien que ha escrito un libro del Calderón cuando pasa por donde estaba y ve que ya no existe?

Paso con cierta regularidad y cuando estaba en demolición hacía como el avestruz, escondía la cabeza y no quería verlo. Ahora que ya no queda nada, la sensación es que me parece mentira que eso que todavía pertenece en mi cabeza estuviese allí. No me puedo creer que los recuerdos que guardo hayan ocurrido en ese lugar, me parece fruto de la imaginación o de la leyenda y me da miedo que eso se vaya haciendo más fuerte con el tiempo. Por eso me alegro de haberlo escrito, porque eso ya está ahí y no se va a mover por mucho que mi imaginación lo lleve a terrenos que no son verdad. También es cierto que eso responde únicamente a mis recuerdos, no pretende ser una enciclopedia de nada. Pero lo que está escrito es el recuerdo que viví y está hecho con una distancia suficientemente corta como para que se acerque mucho a la verdad.

El estadio de tu equipo es mucho más que un lugar al que se acude a ver un partido de fútbol. Con el paso de los años se convierte en el sitio en el que se crean recuerdos inolvidables con familiares directos, donde te has divertido, reído, festejado, sufrido y hasta llorado, en el que se forjan...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Ricardo Uribarri

Periodista. Empezó a cubrir la información del Atleti hace más de 20 años y ha pasado por medios como Claro, Radio 16, Época, Vía Digital, Marca y Bez. Actualmente colabora con XL Semanal y se quita el mono de micrófono en Onda Madrid.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí