1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

LA VITA NUOVA

El lirio y el delirio

Uso constante del ‘fake’, odio, señalamiento de personas… Había sucedido en el pasado reciente, pero ahora se produce una delegación espontánea. Es un mundo similar al de Vox, tanto que Vox tiene el trabajo de la confusión hecho

Guillem Martínez 7/12/2021

<p>Charles Darwin y Robert Fitz-Roy. </p>

Charles Darwin y Robert Fitz-Roy. 

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

1- Tras el gran viaje del HMS Beagle –1831-36–, Darwin, naturalista, y Fitz-Roy, el capitán del Beagle, publicaron las vivencias de su periplo, en 1839. Darwin, que ya tenía planteada su teoría en 1838, no la explicó abiertamente. Lo hizo dos décadas después, momento en el que le cayó la del pulpo. Respecto de Fitz-Roy, su libro sobre el viaje le llevó, en todo caso, a la conclusión contraria a la de Darwin: la confirmación del Diluvio Universal. Dos personas que viajaron juntos y que vieron lo mismo, vieron en verdad dos cosas diferentes, al punto que una, como suele ser común en esos trances, vio a Dios. Para acabarlo de liar, hoy sabemos que Darwin tenía razón. Pero también sabemos que Fitz-Roy, que no la tenía, está cargado de ella en la actualidad: Darwin está prohibido –esto, es penalizado; puede arruinar una vida– en las escuelas de varios Estados de los USA, biotopo en el que también el Diluvio es, para un grupo numeroso, una gran explicación cotidiana a todo. Incluso, me temo, al asalto al Capitolio.

2- Darwin –la realidad– y Fitz-Roy –la fe– han quedado –siendo optimistas– empatados después de casi 200 años. Lo que augura, a estas alturas, un gran futuro a la opción Fitz-Roy. Más si se piensa que el mundo corre en este siglo el riesgo periódico de caer en manos de la fe. Equiparar fe y razón –dos trayectos hermosos, pero también dos categorías distintas– es una catástrofe. Sucedió en el siglo IV, cuando la humanidad perdió, en el trance siempre violento de superponer fe sobre realidad, el 90% de los textos de la cultura clásica, y un número tremendo de vidas. Y en el siglo XXI se está gestando una buena, si pensamos que fe y realidad están ya equiparadas. En esta ocasión, no –o no solo– a través de la religión, sino a través de un nuevo acceso a la fe: el fake, la unión voluntaria de sentimentalidad y realidad, a través de la mentira, y para confirmar una creencia.

3- Este artículo era para explicarles el momento darwinista y fitz-royano de Cat. Sí, parece que empiezo tarde con el tema, pero empecé en el punto 1). La cosa CatZzzz tiene su interés, y mucho, si pensamos que Cat a) no es una seta, de manera que no pasa nada en Cat que no pase en Esp y Europa. Cat es, además, útil para ver Esp unas casillas antes. Hasta que un día Esp la adelante por la derecha. Es perceptible, en ese sentido, que algo sucede en la base de la pirámide trófica esp. Hay turbulencias en la sociedad esp. Un anhelo patriota. Una suerte de latente Revolución Nacional –ya conocen ese bicho, ay, uy, de otras ediciones–, en una sociedad que no cata bienestar, y que se puede pasar horas mirando la bandera, a falta de otras fórmulas de cariño y de política efectiva. Cuidadín. Algún chico listo del ramo estadístico ya habla de mayoría absoluta Vox-PP. Veremos. Pero por ahora, olemos.

Cat es el único sistema político europeo en el que se le ha hecho cordón sanitario a un partido socialdemócrata

4- Si observamos los seres vivos y fósiles –opción Darwin–, la sociedad cat, en términos generales, está agotada del procesismo. Algo normal. Ser portada durante diez años no lo aguanta ni Isabel Preysler. Por debajo del lenguaje habitual, propagandístico, se suceden fenómenos que hablan ya, nítidamente, de una etapa sin procesismo. A saber: a) se han conseguido presupuestos –una función real de los Gobiernos que ya no apuestan por la fe–, con b) la participación de Comuns. Lo que habla de c) media normalidad. Lo normal, la culminación de la tendencia en otro país sería d) la participación de PSC. O incluso e) la defenestración de JxC y la consolidación de un tripartito. De izquierdas. Pero no se puede. En el pack procesismo aún es fuerte la cosa Fitz-Roy/la fe mariana, de manera que Cat es el único sistema político europeo en el que se le ha hecho cordón sanitario a un partido socialdemócrata. Los presupuestos que saldrán en Cat son, por cierto, d) de gran gasto social. Lo que explica la e) época. No es la vuelta al Bienestar. Que, snif, no volverá. La Comisión Europea, de hecho, está emitiendo llamadas a la colaboración público-privada, que es el nombre artístico del chuleo al Bienestar. ¿De dónde viene, entonces, el gasto? Viene de los Next Generations. Lo que indica que todo este gasto –como esos polvos fabulosos que hacemos en el trance de separarnos– son una última vez, cariño. O que los Next Generations –esa es la otra posibilidad; veremos– han venido a quedarse y a ser periódicos. Lo que tampoco sería Bienestar, sino subvención a lo público-privado, esa disciplina neoliberal. En Cat, en ese sentido, no está pasando nada que no pase en otra CC.AA. Salvo en Mad, donde el porno es más porno. Y en Andalucía, que igual no accede a presupuestos.

5-  Según la observación de las fieras/Darwin, Cat evoluciona hacia la realpolitik. La realpolitik no da para mucho en una política deslocalizada en la Comisión y/o en la parálisis esp –Esp es un país que desde la Restauración anhela vivir congelado; el gran esfuerzo de la realpolitik esp es el mismo que el de la egregia firma Pescanova: aunar frescura y congelación, ese imposible–. Aún así, la realpolitik da para más tramo que la majarapolitik. La realpolitik en Cat parece consistir en ir tirando con el material que se tiene –se tiene a) un marco cultural estrecho, que imposibilita grandes movimientos; se tienen b) cuadros muy chungos, puestos a prueba, no superada, en el procés y en la pandemia; se tiene c) voluntad, por parte de ERC, de abandonar el pasado Sturn und Drang; se carece de d) una idea clara de la época–. Y, fuera de Cat –y esta es la novedad–, los esfuerzos de ERC parecen consistir en intentar participar de un bloque, mientras se pueda, en el Congreso, que una a los nacionalismos no esp, a la socialdemocracia, a la Esp vacía, con el PSOE, esa factoría de helarte el corazón, que emite realpolitik desde antes de que naciera ese palabro, cuando ese palabro era otro, poco edificante. Ese bloque intentaría parar lo inevitable –es inevitable sin cambios políticos, sociales, federales; sin un freno legal y efectivo, no de ositos, chuches y regaliz, al neoliberalismo–. Lo inevitable, a su vez, es la Revolución Nacional esa. El procesismo esp. Esto es, esta vez dotado de Justicia y poli. Un procesismo, por tanto, ya no cursi y rock cristiano, sino poli-mili. Glups. Es la extrema derecha 2.0, como la define Forti. Es algo que recorre Europa, Sudamérica, USA, Asia, Esp, Cat. Es, de hecho, lo único que puede pasar en Europa, en tanto están penalizadas otras vías de investigación, de ampliación de la democracia, también de la económica.

6- Ha aparecido la encuesta del ICPS, que emite un sondeo cat anual, muy resultón, desde 1989. Puro Darwin/observación de mamíferos. Les paso algunos datos. Hablan de una sociedad no polarizada, en las antípodas del trincherismo imperante en la política. Dentro de los temas que propone la política local, el 66,5 y el 66,6% de la sociedad cat es favorable, respectivamente, a un referéndum y a la amnistía. Casi la mitad de esos dos grupos son votantes no indepes, ojo. Vamos, que polarización, poca. El 52,9% de la sociedad no es favorable, por cierto, a la indepe. De ese porcentaje, la mayoría es autonomista, si bien sorprende la existencia de un 21,2% que quiere al Estado y la Federación. Se trata de un 21,2% que existe solo con sol y lluvia, sin perrito que le ladre, pero sí que le muerda. Se autodefine como indepe, a su vez, el 39,4% de la sociedad. Se puede depurar más ese 39,4%, hasta tal vez el 29%, que preferiría que el procés acabará en indepe. Sobre las mayorías sociales no previstas, ni escuchadas, ni esperadas en Cat –ni en Esp–, agárrense: el 82% está por una mejora en la financiación, el 72,2% por mayores competencias y más del 70% está poco o nada satisfecho con la democracia local. La fidelidad del votante a los partidos procesistas va más allá de las necesidades y anhelos personales, salvo para un 29% netamente indepe, pero que tienen suficiente con el procesismo, ese programa de la tele. Es una fidelidad matizada con un dato darwinista importante: un intercambio notorio de voto entre PSC y ERC en las elecciones, según sean generales o autonómicas. Que es lo que pasaba con PSC y CiU. Eso ayuda a entender dónde estamos. Donde siempre. Autonomismo, esta vez bajo un lenguaje no autonomista. Querer vivir algo, por la boca, que no se quiere llevar a cabo, con el cuerpo.

7- El sondeo dibuja también otra percepción no contemplada en la prensa ni en la política cat. Es importante. El 67% de la sociedad cat –una mayoría social– está preocupada por la convivencia. Es la percepción de una polarización, no agendada ni descrita en política y medios. Que, visto lo visto, no ocurre en la sociedad. Por lo que debe de existir fuera de ella. Entiendo que viene de la política y de sus primos de zumosol, los medios. Lo que nos lleva a hablar de Fitz-Roy, el Diluvio, Dios, el castigo a los pecadores y la verdad revelada.

La encuesta del ICPS habla de una sociedad no polarizada, en las antípodas del trincherismo imperante en la política

8- Si entendemos el procés como un periodo de propaganda desmedida –esto es, mentira; de la dura; y duramente reprimida por el Estado, acción rechazable que, no obstante, no convierte en verdadero lo falso–, entenderemos que también es el periodo en el que nace una gramática efectiva para la mentira. Estructuras en las que intercalar léxico, metáforas –la ideología son las metáforas– y categorías dispares y contradictorias. La disparidad de categorías, ese multinivel, es, técnicamente, delirio. Gracias a la gramática del delirio, se engarza, con la ayuda del fake, la verdad, la mentira, la Evolución, o el Diluvio. Esa gramática, creada por políticos y medios públicos y concertados, está hoy a medio gas. No es ya el asidero de ERCLos ex-presos ERC –salvo Cuixart– parecen distanciarse de ella, lo que es encomiable. JxC, que participa más de esa gramática, que es esa gramática, no la puede utilizar todo el rato, pues todo el rato está en un Govern –lo que es su principal objetivo–, que tiende a no centrarse ya en esa gramática. Todo ello posibilita que haya en la sociedad una gramática exitosa, vivita, coleando, pero sin nadie que la cultive. Los problemas de convivencia –esa cosa detectada por el 67% de la sociedad– consisten en el cultivo desparramado, descentralizado, a su bola, de esa gramática del fake, momentáneamente abandonada, por parte de un sector de la sociedad, que ya no son políticos. 

9- El mayor logro de esa gramática en el pasado fue el pasado. Colar como real políticas que no estaban sucediendo. Pero la gramática del fake, uno de los componentes estructurales de las extremas derechas 2.0, también tuvo brillos en esa precisa dirección. Desde 2014, recordemos hermanos, posibilitó –impidió su percepción y escándalo– dos asaltos a sendas exposiciones de arte –se dice rápido–, un manifiesto en el que se establece la inmigración de los 60-70 como colonialismo invasor –lo que evitaba tener que aludir a la inmigración no europea posterior–, o el acoso a inmigrantes que atendían en comercios. La gramática creada apuntaba, en fin, maneras. Las que tenía.

10- La última novedad es el uso progresivo y violento en redes de esa gramática delirante. Delirio, mezcla de categorías, uso constante del fake y de las teorías de la conjura secreta –ese clásico Alt-Right–, vertebración de odio y señalamiento de personas sensibles de recibirlo. Sí, había sucedido en el pasado reciente. Pero entonces eran políticos profesionales los que guiaban al poble hasta el periodista, el historiador, el intelectual o el divergente. Ahora se produce una delegación espontánea. El delirio viene de delirantes amateurs. Más libres que el político, hacen apuestas menos sofisticadas de expulsión social, como la amenaza, la incitación a la violencia, o el vertido de datos privados de personas que no son poble. Es un mundo, y dinámica, similar al de Vox –en sus tuits priman palabros como “progres” o “izquierda caviar”, tan Vox–, tanto que Vox no emite mucho en Cat, pues tiene el trabajo de la confusión hecho. Lo practicado, de hecho, es muy similar a las prácticas (in)comunicativas de Vox. Salvo por dos fenómenos. La participación de algún tipo de izquierda –en Cat hay tramos de izquierda que solo reconocen a la extrema derecha si viene, con la música a tope y caracterizada de 8ª División Hohenstaufen–. Y el RT, el apoyo de políticos, periodistas o universitarios.

11- Se ha cruzado una frontera. Algo va a su bola y crece. Existe en la sociedad a través de una gramática sugerida. Es preciso extirpar esa gramática de la circulación. No alude al independentismo –bueno, sí al derechista–. Alude a un pantano identitario, el procesismo, ya putrefacto. Hay que afear esa gramática, desprestigiarla, explicar lo que es y para lo único que sirve. Es preciso que los partidos que participaron en su creación la condenen y defiendan a los agredidos de sus matones. Y, más aún –pueden; solo pueden ellos– que destierren esa gramática de los medios públicos y concertados, donde sobrevive y se propone a sí misma, en programación informativa y de ocio. Pedir eso es ir con el lirio en la mano. Pero no hacerlo es aceptar el delirio. 

12- En 1860 se produjo el Debate de la Evolución de Oxford. Al que, obviamente, no asistió Darwin, por los trolls. En aquel primer encuentro académico evolucionista, brilló con luz propia un miembro del público. Era un pollo que estaba como una maraca, y que llevaba una Biblia gigantesca, que agitaba sobre su cabeza, mientras interrumpía a los ponentes con consignas delirantes, sin ton ni son. Se trataba de Fitz-Roy. Y eso es lo que está pasando. El delirio acostumbra a desembocar en el ridículo cuando no es poesía ni patología. Si el delirio es la fe –esa categoría no verificable–, por encima de la realidad y de la política, suele desembocar, si no se señala a tiempo como ridículo, en fractura social.

1- Tras el gran viaje del HMS Beagle –1831-36–, Darwin, naturalista, y Fitz-Roy, el capitán del Beagle, publicaron las vivencias de su periplo, en 1839. Darwin, que ya tenía planteada su teoría en 1838, no la explicó abiertamente. Lo hizo dos décadas después, momento en el que le cayó la del...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Guillem Martínez

Es autor de 'CT o la cultura de la Transición. Crítica a 35 años de cultura española' (Debolsillo), de '57 días en Piolín' de la colección Contextos (CTXT/Lengua de Trapo) y de 'Caja de brujas', de la misma colección. Su último libro es 'Los Domingos', una selección de sus artículos dominicales (Anagrama).

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí