1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

  290. Número 290 · Noviembre 2022

  291. Número 291 · Diciembre 2022

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Teoría y práctica

La crítica feminista a la ciencia

La defensa acrítica y sistemática de lo concreto y lo particular puede conducir también a disparates

Teresa Maldonado 16/12/2021

<p>Laboratorio.</p>

Laboratorio.

Michal Jarmoluk / Pixabay

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Últimamente he tenido que leer y consultar libros y artículos sobre ciencia, feminismo y teoría del conocimiento. En esta rama del feminismo es habitual encontrar críticas contundentes a la pretensión de generalización y universalización de la ciencia. Pretensión significa intención o propósito, pero también destila lo que peyorativamente designamos como pretenciosidad, es decir, una intención excesiva, un propósito desmesurado. O sea: mucha insolencia patriarcal y occidental, y poca humildad judeocristiana. A veces la crítica feminista se convierte en denuncia de la (supuesta o real) pretenciosidad científica. En lo que sigue quiero explicar que, en mi opinión, la intención de generalizar que la ciencia efectivamente tiene se malinterpreta algunas veces en buena parte de la crítica feminista.

Expondré lo que quiero decir por medio de algunos ejemplos. Imaginemos a alguien que se ha roto la muñeca y que tiene que someterse a una operación. Podría necesitar que le colocaran una placa de titanio fijándola al hueso mediante tornillos. O pensemos en alguien a quien hay que intervenir quirúrgicamente para extraerle un cálculo renal que se ha quedado atascado en el uréter y que produce mucho dolor. No voy a entrar en las bondades ni en las deficiencias de la sanidad pública, ni en las formas de tratamiento o en la prevención, ni en todo lo que habría que mejorar en ese terreno. Quiero centrarme en la medicina en tanto que conjunto de conocimientos.

En realidad, como explicaba el filósofo de la ciencia Mario Bunge, la medicina puede entenderse como cuerpo de conocimientos o como actividad. En ambos casos –dice– puede considerarse ciencia, técnica o una combinación de ambas. Efectivamente, la medicina combina saberes procedentes de distintas disciplinas científicas (bioquímica, biología, biomecánica, fisiología, etc.). Utiliza una tecnología puntera y responde a un interés práctico, no teórico, aunque se apoya en investigación teórica básica. Su objetivo es curar la muñeca fracturada consiguiendo que el hueso suelde. O eliminar las formaciones calcáreas que dificultan el paso de la orina desde el riñón hasta la vejiga por el uréter. Puede haber debate entre especialistas sobre la conveniencia de intervenir, teniendo en cuenta los costes y beneficios para la salud de ese organismo en particular, contando con su historial médico, edad, condición física, etc. A la hora de explicar por qué y cómo se ha roto la muñeca o cómo se ha formado el cálculo de oxalato cálcico, la medicina (tirando en cada caso del tipo de conocimiento que corresponda, por ejemplo biomecánica o bioquímica) aconsejará la forma de prevenir futuras lesiones.

La cuestión es la siguiente: lo que la medicina sabe de las muñecas (de los nervios y vasos sanguíneos que las atraviesan, de las articulaciones óseas, de las inserciones musculares, de la capacidad de sutura de los huesos rotos, etc.), lo sabe en general de las muñecas humanas (o, afinando más, de las muñecas de mujeres postmenopáusicas de estas o aquellas características). Luego, con la debida prudencia, aplica este conocimiento general al caso particular, sin dejar de observar los efectos que la propia intervención puede producir en el organismo o los equilibrios que pueden alterar anestesias y analgésicos (equilibrios fisiológicos, bioquímicos, mecánicos) en este caso, extrapolando para ello y guiándose también por la experiencia de lo ocurrido en casos similares antes. Es decir: generalizando.

Como decía Aristóteles (con razón aquí, aunque en otros casos no la tuviera), no hay ciencia de lo particular. La ciencia no hace afirmaciones sobre esta vaca concreta, sino sobre las vacas en general (en tanto que mamíferos, herbívoros, etc.). Pero lo que la ciencia dice de las vacas en general debe poder aplicarse, obviamente, a esta vaca concreta. Si la teoría no se puede aplicar a la realidad está mal, es mala teoría; hay que adecuarla, introduciendo ajustes, para adaptarla a las vacas concretas. Y si eso no fuera posible, hay que descartar la teoría y sustituirla por otra que sí dé cuenta debidamente de la realidad. Una teoría general sobre las vacas no será una teoría científica sobre las vacas si no consigue explicar esta vaca concreta que pasta y mira impasible al tren que pasa.

La medicina, como actividad práctica que también es, se sirve de un saber científico universal y general. ¿Cómo iba a curar, si no, una muñeca concreta el equipo de traumatología de un hospital que no sabe nada de esa muñeca particular y que nunca la ha visto? Simplemente: no podría. Y si puede es, precisamente, porque la ciencia es un saber general y universal.

Cuando el feminismo señala y denuncia los sesgos androcéntricos de la investigación científica (en farmacológica, por ejemplo) está diciéndole a la comunidad científica que no ha hecho bien su trabajo

Sé que me dirán: “No, no es eso lo que queremos decir cuando criticamos la universalización de la ciencia y su afán de generalización”. ¿Y qué es, entonces, exactamente, denunciar o criticar la pretensión de universalidad y de generalización de la ciencia? La ciencia hace afirmaciones generales, sí, y cuando observa que no son verdaderas o exactas, las corrige, las modifica. Tarde o temprano, pero las corrige. (Quienes sostienen contra toda evidencia dogmas inamovibles son las religiones, tan poco criticadas, por cierto, por algunas feministas hipercríticas con la ciencia).

Cuando el feminismo señala y denuncia los sesgos androcéntricos de la investigación científica (en farmacológica, por ejemplo) está diciéndole a la comunidad científica que no ha hecho bien su trabajo. Los ensayos de medicamentos llevados a cabo exclusivamente en hombres pueden no ser extrapolables a mujeres, ya que los organismos de sapiens machos y los de sapiens hembras presentan muchas similitudes, pero presentan también diferencias importantes (por ejemplo, en la estructura ósea o en los niveles de algunas hormonas en sangre). Está señalando a la comunidad científica que tiene que hacer adaptaciones para poder explicar las vacas realmente existentes, ya que no son todas idénticas, ya que existen varias clases, y la ciencia debe dar cuenta de esta diversidad en su teorización general.

El Romanticismo (primera crítica contra la Ilustración y coetánea de ella) puso en marcha la reivindicación de lo concreto y lo particular. Muchas feministas (y otras gentes) comparten hoy con entusiasmo la visión romántica. Poner en valor lo concreto, lo particular y lo pequeño, frente a la grandilocuencia de la exaltación ilustrada del progreso, puede tener sentido en ciertos contextos y con los debidos matices. Pero la defensa acrítica y sistemática de lo concreto y lo particular puede conducir también a disparates. Es lo que ocurre, en mi opinión, con algunas críticas feministas contra la ciencia. Porque la crítica feminista de la ciencia tiene sentido cuando se propone denunciar lo patriarcal de la actividad humana que la ciencia es. Pero no lo tiene si lo que busca es poner en cuestión lo que tal actividad tiene de científico, aquello que la define, cosa que equivaldría a impugnarla en su totalidad.

Sé que todo esto se puede y se debe matizar mucho. La ciencia en general, y con ella la medicina, han sido muy arrogantes. Han marcado distancias con otros saberes no codificados en lenguajes formalizados y no legitimados como científicos, despreciándolos sin miramientos. Y algunos hallazgos que han tenido lugar en esas zonas del saber humilladas se pueden aprovechar. Es posible que no todo sea esoterismo barato en el conocimiento de las plantas medicinales y en el gusto por las energías. Pero de ahí a cuestionar la aspiración de universalidad y la generalización que caracteriza a la ciencia hay un trecho demasiado grande para saltarlo tan alegremente.

¿Por qué algunas corrientes feministas no dedican a desmontar dogmas religiosos todo el esfuerzo que invierten en cuestionar la legitimidad del trabajo científico? ¡Ahí sí que iban a encontrar una pretenciosidad desmedida y arrogante! El filósofo italiano Maurizio Ferraris se preguntaba “¿qué ocurriría si el descrédito de la ciencia se empleara para apoyar las verdades de la fe, como ha sucedido con la reutilización del anarquismo epistemológico de Feyerabend por parte de Ratzinger?”. Podríamos hacernos runa pregunta similar respecto a cuánta legitimidad está dando la crítica feminista a la superstición religiosa.

Pero, dejando a un lado esa cuestión ahora, la razón de querer explicar todo lo anterior está en la preocupación por un fenómeno que tiene lugar en el feminismo hoy con frecuencia: muchas opiniones empiezan a rodar por su cuenta demasiado rápido y luego no hay quien las pare. La crítica que hacen algunas corrientes feministas a la aspiración universalista y generalizadora de la ciencia no es más que un botón de muestra.

-------------

Teresa Maldonado  pertenece a FeministAlde y es profesora de Filosofía.

Últimamente he tenido que leer y consultar libros y artículos sobre ciencia, feminismo y teoría del conocimiento. En esta rama del feminismo es habitual encontrar críticas contundentes a la pretensión de generalización y universalización de la ciencia. Pretensión significa intención o propósito, pero...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autora >

Teresa Maldonado

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí