1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

AQUÍ ESTAMOS

La oposición dentro del Gobierno

¿Quiénes hacen “oposición dentro del Gobierno”? ¿Quienes reivindican que los acuerdos se cumplan o quienes trabajan para naturalizar un marco de renegociación permanente y a la baja del programa del propio Gobierno?

Manuel Levin 7/12/2021

<p>Gobierno.</p>

Gobierno.

Malagón

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Hace unos días, en la Escuela de Otoño de IU en Sevilla, Rafa Mayoral planteaba la diferenciación que a su juicio cabe establecer entre el “Pacto del 78” y el “Régimen del 78”. Según este esquema, “Pacto del 78” se refiere al texto constitucional, resultante de la correlación de fuerzas que existía en aquel momento entre las élites provenientes de la dictadura y las fuerzas que habían protagonizado la oposición social, política y sindical al régimen de Franco. De forma similar a lo que representa un convenio colectivo como cristalización jurídica de una determinada correlación de fuerzas entre patronal y trabajadores, la Constitución del 78 plasma una dialéctica por definición contradictoria entre los ingredientes políticos que impusieron los prebostes franquistas (el más importante, cuyo nombre y apellidos incluso figuran en el texto constitucional, vive hoy en un hotel de lujo en Abu Dhabi) y los elementos que lograron introducir en aquella negociación las fuerzas democráticas (las libertades públicas, los derechos sociales, el reconocimiento del papel del sector público en la economía y demás aspectos progresistas de la Constitución). Frente al “Pacto del 78”, cosa distinta sería, siguiendo el razonamiento de Mayoral, lo que llamamos “Régimen del 78”: toda la estructura de poder, más material que formal, desplegada precisamente para evitar el cumplimiento de la parte más progresista del Pacto. En otras palabras: las mismas élites políticas que suscribieron un pacto formal que incluía piezas relevantes conquistadas por la izquierda instituyeron en paralelo una estructura material destinada a impedir el desarrollo de los componentes que no les gustaban de aquel acuerdo. El planteamiento no dista mucho, aunque expresado en otros términos, del que ha subyacido siempre al discurso político de Unidas Podemos: la reivindicación de los elementos progresistas de la Constitución y la denuncia de los dispositivos oligárquicos construidos para soslayar su realización efectiva.  

Esa contraposición Pacto vs Régimen dibuja una analogía interesante para pensar la contradicción permanente que existe en el seno del actual Gobierno de coalición: la que se da entre el programa que el PSOE firmó con Unidas Podemos –cuyo cumplimiento íntegro, al igual que el de la Constitución, representaría avances significativos para las mayorías sociales– y toda la arquitectura discursiva, comunicativa e institucional, que incluye a la estructura gubernamental, construida por el propio PSOE con el fin de evitar en el mayor grado posible la aplicación de los elementos más ambiciosos que Unidas Podemos imprimió en el acuerdo de Gobierno. 

Merece la pena recordar cuál fue la génesis del Gobierno de coalición. La historia de España entre el año 2015 (cuando se generaron las condiciones de posibilidad en el Parlamento para la ruptura del bipartidismo) y el año 2019 (cuando finalmente se rompió; conviene no olvidar que el bipartidismo no es sino un sistema de turno en el Gobierno) está marcada por las resistencias del aparato del PSOE a formar un Ejecutivo de esa naturaleza, para el que había números desde las primeras generales a las que concurrió Podemos. Primero fue el pacto con Ciudadanos, después la abstención para que gobernara Rajoy, finalmente la nueva intención de pacto con Ciudadanos en el verano de 2019, que Rivera no quiso, y la voluntad de que, en el mejor de los casos, Unidas Podemos firmara un brindis al sol en forma de acuerdo programático y se quedase fuera de los ministerios. Fueron necesarias cuatro elecciones generales en cuatro años para que Pedro Sánchez asumiera, tras perder más votos que Unidas Podemos en la repetición electoral de diciembre de 2019, que la única forma que tenía para gobernar en España era hacerlo con Pablo Iglesias. 

Pero que Sánchez acabara aceptando el escenario al que se resistió durante cuatro largos años y accediera a pactar un programa y un Gobierno con Unidas Podemos no significa que no siga estando dispuesto a hacer todo lo posible por mitigar la proyección de las ministras de su socio forzoso y por impedir la materialización de la parte morada del pacto de coalición. ¿O alguien piensa que el PSOE, ahora sí, está encantado con hacer políticas que nunca quiso aplicar cuando gobernaba en solitario? ¿O con desandar un camino, recorrido por Rajoy, que el propio PSOE inició en asuntos clave, con la reforma laboral de 2010 y el aumento de la edad de jubilación en 2011? 

Evidentemente, no. Y ese es el motivo que inspira buena parte de su acción política, desde la comunicación hasta el propio reparto competencial entre los distintos ministerios del Gobierno que diseñó Sánchez. Ahí están, por mencionar solo algunos nombres, Nadia Calviño (cancerbera de la austeridad en Europa), Fernando Grande-Marlaska (ex vocal del CGPJ a propuesta del PP), José Luis Escrivá (ex alto cargo del BBVA y ex presidente de la AIReF que abroncaba a las administraciones públicas para que cumplieran mejor la regla de gasto de Cristóbal Montoro) o Margarita Robles (la figura por la que apostaban para presidir un soñado gobierno de concentración los militares golpistas que hablaban de “fusilar a 26 millones de hijos de puta”). Todos ellos podrían perfectamente ser ministros en un Ejecutivo de Pablo Casado. Y todos ellos fueron nombrados por Pedro Sánchez y colocados en una estructura ministerial pensada en gran medida para allanar la intervención sobre los ministerios de Unidas Podemos y obstaculizar el despliegue de sus competencias.  

Los proyectos más importantes del Ministerio de Igualdad (la Ley ‘Solo sí es sí’ y la Ley Trans y LGTBI) fueron descalificados públicamente por el PSOE

Un breve repaso a la acción de Gobierno en estos dos años: los proyectos más importantes hasta la fecha del Ministerio de Igualdad de Irene Montero (la Ley ‘Solo sí es sí’ y la Ley Trans y LGTBI) fueron descalificados públicamente por el PSOE. Los titulares del Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana trabajaron para limitar al máximo el alcance de la Ley de Vivienda promovida por el Ministerio de Derechos Sociales y Agenda 2030 de Ione Belarra. A Escrivá, Sánchez le encomendó la tutela sobre el desarrollo del Ingreso Mínimo Vital de la vicepresidencia de Pablo Iglesias: convirtió los procedimientos ágiles defendidos por los morados en una odisea burocrática disuasoria que ha provocado, a pesar de las enmiendas que logró introducir el Grupo Confederal, que lo que estaba llamado a ser una herramienta de rescate social haya derivado en muchísimos casos en otro instrumento de violencia institucional contra los pobres. Las políticas del Ministerio de Trabajo y Economía Social de Yolanda Díaz (desde la subida del Salario Mínimo Interprofesional hasta los propios ERTE) se han sacado adelante siempre con la oposición de Nadia Calviño, que ahora ha sido enviada a intentar descafeinar la derogación de la reforma laboral del PP. Y el mismo esquema se ha repetido en todos los pasos que han intentado dar los ministerios de Unidas Podemos para cumplir los acuerdos suscritos con el PSOE: siempre, la resistencia de los espadachines de Sánchez a que se apliquen completamente esas partes del programa.

De hecho, uno de los mayores éxitos comunicativos de Pedro Sánchez en la etapa de Iván Redondo fue lograr que todos los choques dentro del Gobierno parecieran peleas por abajo entre los distintos ministros, mientras un neutral presidente, entre viaje y viaje por el mundo, intervenía providencialmente a posteriori para resolverlos. Lo cierto es que todos esos ministros fueron nombrados por Sánchez y actúan, lógicamente, siguiendo sus órdenes. 

Ruido o deslealtad son algunos de los mantras discursivos construidos por el PSOE y su ecosistema mediático para censurar que UP reinvindique la ejecución de los pactos

El terreno más habitual en el que se pone en práctica esa estrategia de obstrucción es el de la comunicación y el discurso. “Ruido”, “deslealtad”, “las diferencias han de resolverse dentro del Consejo de Ministros” son algunos de los mantras discursivos construidos por el PSOE y su ecosistema mediático para censurar que Unidas Podemos reinvindique en alto la ejecución de los pactos alcanzados cuando la parte mayoritaria se resiste a que se lleven a cabo (friendly reminder para quienes desean que se cumplan los acuerdos de Gobierno pero no les gusta que Unidas Podemos ejerza presión pública defendiendo esos acuerdos en los medios y las redes sociales: las dos cosas a la vez no pueden ser, todas las victorias dentro del Gobierno que han posibilitado que se aplicaran algunos de los compromisos más deseables del programa han necesitado la palanca del empuje social y en la opinión pública, lo cual no debería ser difícil de entender para alguien con ideas de izquierdas). Entre todos esos marcos mentales, uno de los más prolíficos acuñados por el PSOE es el que dice eso de “no se puede ser oposición y Gobierno a la vez” o “hacer oposición dentro del Gobierno”, en referencia a Unidas Podemos. 

¿Quiénes hacen “oposición dentro del Gobierno”? ¿Quienes reivindican que los acuerdos se cumplan o quienes trabajan para naturalizar un marco de renegociación permanente y a la baja del programa del propio Gobierno? ¿Quienes impulsaron los elementos más relevantes de la obra política de la coalición (las nuevas leyes feministas, los ERTE, la subida del SMI, la ‘ley rider’, la ley del teletrabajo, la reversión de los recortes en dependencia, la Ley de Infancia, la Ley de Vivienda, el Ingreso Mínimo Vital) o quienes criticaron, se opusieron o rebajaron todas esas iniciativas? ¿Quienes ataron la mayoría parlamentaria necesaria para la moción de censura, la investidura de Pedro Sánchez y los Presupuestos Generales del Estado o quienes siempre apostaron por escenarios diferentes? ¿Son Díaz, Belarra, Montero, Garzón, Castells; o son Calviño, Robles, Marlaska, Escrivá y el jefe de todos ellos?

Hace unos días, en la Escuela de Otoño de IU en Sevilla, Rafa Mayoral planteaba la diferenciación que a su juicio cabe establecer entre el “Pacto del 78” y el “Régimen del 78”. Según este esquema, “Pacto del 78” se...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Manuel Levin

Manuel Levín (Madrid, 1989) es filólogo. Fue secretario de Discurso y Análisis Político de Podemos y responsable de los discursos y campañas electorales de Pablo Iglesias (2017-2021). Antes fue guionista en 'El Intermedio'.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

1 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. joamella

    Tal vez se podría haber llegado a un acuerdo parlamentario y no haber entrado en el gobierno. Ambos socios hubieran ganado y los resultados serían parejos. La entrada en el gobierno fue un acierto para Sánchez y un desastre más de Iglesias. Dicho lo anterior y respecto de la coalición colisión, creo que las críticas a la traición por ambas partes a la coalición ha sido una realidad. Y esta realidad ha sido utilizada mediáticamente para desgastar al gobierno de coalición. por el Psoe para desgastar a UP y a la inversa. Hay gente que ha criticado esa falta de lealtad por entender que en una sociedad como la española era más importante salvar el espíritu de la lealtad constitucional que la profundización en las medidas del pacto según lo entendía UP. Ese ejemplo en el compromiso del pacto, claro, sin ser una traición al pacto, era y es el mejor legado para la historia política de este país. Dada las enormes dificultades para lograr esa lealtad gubernativa, lo mejor hubiera sido un pacto parlamentario, pero la vanidad de los egos lo impidió. Cuántas críticas, inmerecidas en muchísimas ocasiones, normalmente interesadas, se hubieran ahorrado ambas formaciones alno dar pie a las mismas. Seguro que se hubieran inventado fakes, seguro, pero al menos les hubieran dado el trabajo de inventarselas.

    Hace 9 meses 23 días

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí