1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

LA VITA NUOVA

Patria queridaaaaaaaa

Si lo perdemos todo, ganaremos una patria. Si ganan, si no ofrecemos itinerario a través de una mentalidad fundamentada en el Bienestar, si los derechos siguen reduciéndose, si lo perdemos absolutamente todo, obtendremos una patria

Guillem Martínez 27/11/2021

<p>Los trabajadores del metal se manifiestan en Cádiz, el 23 de noviembre, para reclamar mejoras laborales. </p>

Los trabajadores del metal se manifiestan en Cádiz, el 23 de noviembre, para reclamar mejoras laborales. 

Pedripol

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

1- Ahora, alehop, estoy en Oviedo, desde donde les saludo. Hola. Llueve. Tanto y con tan poca intensidad y tanta rutina que, a la media hora, se me pone cara de vaca cuando ve llover, momento en el que ves ya llover desde dentro. El resultado es una cara estoica, de mamífero que está de vuelta. Me voy, vaqueando bajo la lluvia, al Teatro Filarmónica, de Oviedo, que hay acto unitario de UGT-CC.OO. Por lo de la reforma laboral. Cantautores y, al final, los secretarios generales de UGT y CC.OO. Toma la palabra el de UGT. Pide derogación de la Ley Laboral. Aplausos. Habla del éxito de la reforma de las pensiones. No aplausos. Alude a la huelga de Cádiz. Habla de medidas a implantar en la negociación de la Reforma Laboral. A) Doblar las inspecciones de trabajo. B) Redoblar sanciones. Finaliza con un “no os voy a aburrir más”, que llega, tal vez, demasiado tarde. Turno de CC.OO. Su secretario general emite un discurso poco usual en el género. Habla de neoliberalismo. De cómo “coloniza las mentes de la ciudadanía” e “intensifica la batalla cultural para romper lo colectivo”, de manera que las “políticas antisociales llegan a ser avaladas por una mayoría social”. Habla de “reconstruir un contrato social” –vamos, de que ese contrato, que no es solo político, ya no existe–. Del neoliberalismo como “destrucción de la identidad colectiva”, y de lo de Cádiz como “construcción de identidad colectiva”. De lo común. Concluye con un “no hay sociedad perdida si se recupera el concepto de lo común”. 

2- Es el secretario general de un sindicato hablando de teorías culturales de la recepción, de mentalidades, de lingüística cognitiva y de psicología social. Un pack que, como tal, ni siquiera existe, vivito y coleando y con ganas de liarla, en la universidad esp. Es una descripción sexy, muy de la época, de la política como choque de mentalidades, como conflicto cultural que se desarrolla en los cráneos, a través de objetos que ya no son materiales. El principal y más voluminoso, el lenguaje. Eso es poco habitual, incluso, en los líderes políticos, que hoy hablan como sindicalistas post-77, con la boca llena de fórmulas y medidas y ánimo y palabros eléctricos. Este-partido-lo-vamos-a-ganar, etc. Que se diluyen en la política real, ese choque de mentalidades, en el que el neoliberalismo es la mentalidad hegemónica. La sensación es que, desde la anterior crisis, la de 2008, algo ha pasado en CC.OO. No parece ser el sindicato que en el 77 asumiera los Pactos de la Moncloa. Parece haberse liberado de esa mentalidad. Hasta aquella asunción Esp fue, brevemente, un fenómeno sindical europeo. Se atisbaba el sindicalismo como una originalidad local, que determinaría la política y la vida cotidiana, con grandes, mastodónticas, afiliaciones. Que se detuvieron con los Pactos y la aceptación de paro estructural antes que inflación –fueron los únicos sindicatos del mundo mundial que aceptaron esa propuesta política y contra-sindical; fue, tal vez, la primera “colonización de mentes”–, y con la implosión –interna, vía pitote– y la explosión –externa, vía terrorismo de Estado– de la CNT, el único gran sindicato –un millón de afiliados, zas– que no aceptó los Pactos.

3- El conflicto de Cádiz, que al parecer ha concluido hace escasas horas, dibuja un poco donde estamos. Es un conflicto por la legalidad. En este caso, principalmente, por el cumplimiento de convenios. Así de bestia. Lo que explica el conflicto con el neoliberalismo como un choque entre legalidad e ilegalidad –o alegalidad–, que progresivamente, a trompicones, en etapas gubernamentales de intensificación de lo neoliberal, se va plasmando en contrarreformas legales. Explica lo que, en este preciso instante, son las izquierdas. Son algo legalista y con programas no radicales. El ejemplo puede ser el Sindicato de Inquilinos. No pide nada del otro jueves. Pide medidas moderadas, poco aparatosas, existentes en la legalidad de otras culturas, en Europa y USA, en las que prima lo neoliberal. En contrapartida a esas izquierdas, a nosotros, el neoliberalismo es revolucionario. Tiene un programa de cambios estructurales, desestabilizadores, ideológicos, espectaculares, que se realizan a través de la ley. Y, cuando no la hay, a través de la mentalidad. Las izquierdas se comportan como si el Bienestar –ese marco legal; la forma de la democracia desde el 45 hasta los 70– existiera. No existe. Ni siquiera es legal. La reforma constitucional del 12 acabó con el Bienestar. Las contrarreformas que se emitieron en ese periodo –la laboral y, por encima de todo, la Ley Mordaza, un corpus policial para mantener una nueva situación legal, sin Bienestar, posdemocrática, yuyu–, ensancharon el camino de algo que, previamente, había ensanchado la mentalidad. Hoy el Bienestar solo existe como mentalidad. Y no es la mentalidad mayoritaria. 

4- Estadísticamente, parece ser que el conflicto de Cádiz se ha ganado. Un empresariado que ni siquiera asistía a las reuniones con sindicatos –algo ilegal/alegal–, ha asistido –algo legal–. Y se ha impuesto la legalidad –esto es, la mentalidad de las izquierdas contemporáneas–, a través de la aceptación de la cláusula de revisión salarial. Sin duda, eso es un éxito, se ponga uno como se ponga. Es un éxito más moderado, o incluso, a medias, si se piensa que las subidas salariales no se acercan al IPC, han quedado intactas las horas extras, ha quedado por ahí suelta la creación de una nueva figura laboral, por debajo de la del peón –¿el peón becario?–, y Airbus se pira de Puerto Real. Parar una huelga es, por otra parte, como advertía el Noi del Sucre en 1919 en una plaza de toros, un arte, no taurino. No parar bien aquella huelga, la de la Canadiense, le supuso la vida a Seguí, y a la CNT ir a medio gas por más de una década. Parece ser que, para desconvocar esta, se ha recurrido a recuentos de votos poco edificantes, y que ha primado, en alguna medida, cierta voluntad –política, no sindical– de no congestionar al Gobierno con nuevas tensiones. Ha implicado una voluntad política en CC.OO., esa cosa tan costosa sindicalmente, y que supuso un precio tan alto en los 70.

5- Plásticamente, en las mentalidades, la huelga dio un giro cuando apareció en Cádiz una tanqueta. Es una tanqueta polémica. Desde hace años, esa tanqueta ha ido dando vueltas por el Estado. Estuvo en BCN en su día. Su sola presencia sirvió como amenaza. Tuvo efectividad. En las mentalidades. Esa tanqueta es la época. El fin del Bienestar. La política por otros modos, una vez se ha cubierto un gran tramo legal que ya niega el Bienestar. Esa tanqueta es una frontera. Física. Que nadie se atreve a cruzar. El PP, que tanto se atrevió en 2017, no se atrevió con esa tanqueta, en tanto es un barroquismo. Innecesario. Habiendo una mentalidad rolliza de tanqueta, ¿para qué una tanqueta? Esa frontera la ha cruzado un Gobierno de izquierdas, invirtiendo su sentido, y dando no solo razón a la huelga, sino sentimiento de comunidad a sus participantes y a su entorno. Los sanitarios de Cádiz aplaudiendo a los del metal es comunidad. La comunidad es lo contrario a la tanqueta. En general, la sociedad civil, como su nombre indica, es lo contrario a una tanqueta. 

6- Es hasta cierto punto lógico que los sindicatos apoyen a un Gobierno de izquierdas. En este tramo del conflicto –conflicto legalidad-ilegalidad, Bienestar-Neoliberalismo– es importante que el Gobierno esté ocupado, aunque sea parcialmente, por lo no-neoliberal. Simplemente para que no esté ocupado por su contrario, un neoliberalismo más efectivo y programático. Que desde el Ejecutivo, y desde su mayoría en el Legislativo, no se legalice lo ilegal, esa labor en la que participa plenamente –no, si te has de reír– el Judicial.  Pero también es necesario que, para ello, el Ejecutivo sea consciente del valor –hoy revolucionario– del Bienestar. Que lo intensifique, y no que lo recorte. Es importante que no desprecinte tanquetas, que derogue la reforma laboral –parece como que no–, que aporte una reforma de las pensiones con una mentalidad alejada de la mentalidad del neoliberalismo, y que acabe con la viga estructural de la agenda del neoliberalismo: la Ley Mordaza. Que elimine la autonomía policial tan acusada, que limite la participación de la policía en el conflicto político, que retire a la policía lo que se le otorgó, que se aleja de la mentalidad democrática. Parece que su reforma, en ese sentido, será leve, cosmética, anecdótica. Lo justo para iniciar una guerra de mentalidades con la extrema derecha, ese bicho especializado en ganar guerras de mentalidades. Exemplum: la presunción de veracidad policial, un animal de compañía desde hace años, que posibilita condenas a ciudadanos por delitos inverosímiles, únicamente testificados por un poli, se ampliará a los funcionarios de prisiones. Yupi.

7- Hay serios indicios de que el Ejecutivo –esto es, los partidos que lo integran– no percibe el carácter dramático del cambio de época. Es la mayor amenaza de la democracia desde los años 30. No es el fascismo. Es la extrema derecha 2.0. Capas de cebolla contradictorias y confusas, ordenadas en nacionalismos, y que encierran un núcleo neoliberal, que no aporta ningún derecho. En contrapartida aporta la certeza de pertenencia a un grupo, con una propuesta revolucionaria: la nación, el pueblo. Por mecanismos alejados del fascismo, por fin volveremos a ser todos alemanes, sin distinción de clases. La amenaza no sólo es seria, sino imparable. Lo suficiente como para llamar a la alarma. Para modificar tácticas. Es decir, crearlas. Solo se puede combatir todo eso con democracia. Esto es, con Bienestar. Otro campo de juego sería sangriento.

8- Oviedo. Lluvia. Ojos de vaca que ven la lluvia, tenue, continua, que lo cala todo. Lo que es una metáfora del neoliberalismo. Vuelvo al hotel. En el hotelazo, en sus sótanos, se está realizando un casting de niños prodigio para una tele. Un atajo, una solución –ya no quedan otras– para huir de una vida que huele a patata hervida. En el hall, una mamá no está satisfecha con el casting de su niña. Cree que ha sufrido un abuso injusto. Para quejarse de ello expone sus derechos: “¡Soy española! ¡Tengo una Patria!”, dice, repite. Podría haber dicho otra cosa. Pero dice esa. Está pasando en Europa, en USA. Por aquí abajo, está pasando en todos los territorios. Y en varias lenguas. Y en diversas banderas. La mentalidad, esa tanqueta que no se ve, previa a la tanqueta. Si lo perdemos todo, ganaremos una patria. Si ganan, si no ofrecemos itinerario a través de una mentalidad fundamentada en el Bienestar, si los derechos siguen reduciéndose, si lo perdemos absolutamente todo, obtendremos una patria. Banderas que lo envuelvan todo. Es decir, nada. La bandera no es un truqui para crear comunidad, esa cosa que se crea con derechos y calidad de vida. Es el aplazamiento, por décadas, de la comunidad, de la sociedad. Algo que ya pasó. En los 30.

 

1- Ahora, alehop, estoy en Oviedo, desde donde les saludo. Hola. Llueve. Tanto y con tan poca intensidad y tanta rutina que, a la media hora, se me pone cara de vaca cuando ve llover, momento en el que ves ya llover desde dentro. El resultado es una cara estoica, de mamífero que está...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Guillem Martínez

Es autor de 'CT o la cultura de la Transición. Crítica a 35 años de cultura española' (Debolsillo), de '57 días en Piolín' de la colección Contextos (CTXT/Lengua de Trapo) y de 'Caja de brujas', de la misma colección. Su último libro es 'Los Domingos', una selección de sus artículos dominicales (Anagrama).

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

1 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Fernando

    Artículo impecable de nuestra realidad y de nuestros posibles futuros. En un medio alternativos he visto la foto de una pelota de goma uttilizada supuestamente por la policía para reprimir las protestas de los trabajadores del metal en Cádiz. En la pelota está escrito un "viva España" en la que no tienen cabida los trabajadores que ¡por cierto!, con sus impuestos pagan a los miembros de las FF.SS.: https://www.eulixe.com/articulo/foto-del-dia/policia-dispara-trabajadores-pelotas-goma-mensaje-viva-espana/20211124104614024690.html

    Hace 1 mes 24 días

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí