1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

  290. Número 290 · Noviembre 2022

  291. Número 291 · Diciembre 2022

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Movilización social

La IV Ola de la Democracia

Contienda política y cambio de fase en España

Raimundo Viejo Viñas 3/11/2021

<p>Huelga general del 14D.</p>

Huelga general del 14D.

Wikipedia

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Desde la instauración del régimen del 78 se han sucedido en España tres grandes olas de democratización; tres olas de antagonismo que han desbordado el marco constitucional para ensanchar los límites de la democracia. El propio régimen del 78 surgió de una prolongada ola que forzó la Transición. Sin embargo, todavía hoy, los antagonismos que destruyeron la dictadura siguen siendo el convidado de piedra a la hora de explicar la democratización; un factor contra el que se conjuran las elites de extremo a extremo del espectro constitucional.

A continuación proponemos volver la vista atrás para comprender cómo, cada vez que la acción colectiva ha logrado sostenerse en el tiempo, la democracia ha progresado. En los últimos años hemos visto un retroceso importante, al punto incluso de resultar tentador negar que lo vivido haya servido para algo. Pero si se levanta la vista y se mira atrás, sin nostalgias, en el rigor de saberse en la disputa inacabada de la democracia, es posible entrever un horizonte de sentido.

La ola que quebró el franquismo

Volvamos a los días más duros: el maquis perseguido, la guerrilla urbana acorralada, la oposición en el exilio, los campos de concentración en activo y Europa en guerra y posguerra. Habrá que esperar al 1 de marzo de 1951. En esa fecha tiene lugar en Barcelona la Huelga de Tranvías. Esta primera movilización marca un punto de inflexión. Durante la década que se extenderá hasta la Huelgona de la minería asturiana (1962) se producirá una lenta, pero sostenida recuperación de las resistencias.

En los cincuenta, aunque apenas se perciba, la fase ha cambiado. La guerra va quedando atrás. Los movimientos empiezan a conformarse en el horizonte de la dictadura: con el Desarrollismo surge el sindicalismo de CC.OO.; los vecindarios se organizan contra el barraquismo; el estudiantado crea sus organizaciones a la par que auspicia una “nueva izquierda”; los nacionalismos se reactivan al calor de la descolonización; el feminismo se abre paso contra el régimen, a la par que disputa de forma transversal un papel en estos protagonismos emergentes. Movimiento a movimiento, este magma en ascenso logra deslegitimar el orden dictatorial.

En los cincuenta, aunque apenas se perciba, la fase ha cambiado. La guerra va quedando atrás. Los movimientos empiezan a conformarse en el horizonte de la dictadura

Durante los sesenta la ola asciende a su fase de máxima tensión. El estado de excepción marca el inicio del fin: en enero del 69 este extremo responde a las protestas por el asesinato de Enrique Ruano. Pero para asegurarse su pervivencia, al régimen no le vale con restaurar el orden previo. Tras el escándalo Matesa, Carrero Blanco es confirmado al frente del Gobierno monocolor. 

Arrancan así los setenta con un régimen que se resiste a reconocerse desbordado. Pero del Proceso de Burgos a la ejecución de Carrero la dictadura termina por quebrar. La conflictividad se dispara y las huelgas se hacen extensivas de las fábricas a las ciudades (claro ejemplo, Vigo en 1972). Estas dinámicas responden a la intensidad de interacción creciente entre luchas que favorece la fase ascendente.

Pese a la represión y la tensión general, no hay marcha atrás. El cambio de régimen se inicia en los despachos. Al mismo tiempo, la calle vive un momento único de libertad: en el verano del 77 se celebran el primer mitin de la CNT tras la guerra y las jornadas libertarias. Son años dorados para la contracultura. La ola alcanza su punto álgido. A partir de aquí, a medida que se instaure el régimen, avanzará el declive.

Del Desencanto al No Future!

Los ochenta ya van cuesta abajo. Todavía reina la irreverencia en las calles, pero incluso  la Movida se mueve en el horizonte del Desencanto. La razón cínica neoliberal se impone. A excepción de Euskadi, el orden constitucional se instaura con éxito. Durante los años de modernidad y reconversión industrial, la acción colectiva se vuelve resistencialista y se repliega allí donde había sido más intensa. En lo sucesivo, los movimientos habrán de operar en un contexto inédito: gobiernos legitimados por medios democráticos.

No será antes de mediados los ochenta cuando acabe la fase descendente y comience la primera ola en contexto constitucional. Son años para los “early riders”: pequeños colectivos de irreductibles que reinventan la contienda desde la desobediencia. El lema “No Future!” resume el espíritu del momento. Sus protagonistas son insumisos, okupas y otras expresiones de radicalidad liminal que logrará, no obstante, desde el margen, rearticular la acción colectiva a gran escala.

Así, por ejemplo, entre el referendum de la OTAN (1986) y las movilizaciones contra la Guerra del Golfo (1991), el movimiento pacifista impulsado por insumisos y objetores  (el MOC) logra un extenso apoyo social. El crecimiento exponencial de la objeción de conciencia logrará al fin un objetivo histórico: abolir la mili.

Pero esta primera ola pronto encuentra su límite. Se extiende a lo sumo durante una década y asciende hasta la huelga general del 14-D de 1988. En estos años el movimiento obrero enfrenta el giro neoliberal con epicentro en la liquidación de industria pesada, minería, etc. Topónimos como Sagunto, Reinosa, Ferrol, etc., trazan una cartografía poco reconocida en la España preolímpica, pero que marca la cultura de resistencia.

A la par que las políticas del PSOE merman el trabajo fordista se forma un cognitariado precario más acorde a la terciarización europea. El curso 1986/87 la revuelta estudiantil visibiliza y anticipa una ruptura subjetiva generacional. Las imágenes de Jon Manteca destrozando a muletazos el mobiliario urbano chirrían a la España de la promesa europeísta. Esta subjetividad ya nada tiene que ver con el antifranquismo y se va a probar duradera en el contexto democrático.

La primera ola se agota en la euforia neoliberal que sigue a la Guerra Fría. La campaña por el 0,7% (1993) bien podría señalar el inicio de la fase descendente. En Euskadi, sin embargo, donde la instauración del régimen no ha sido un éxito, el asesinato de Miguel Ángel Blanco se convierte en un pasaje crítico, aún hoy pendiente de ser releído. Debido al desfase territorial de la Transición, el movimiento pacifista se ve atravesado por las primeras expresiones de contramovimiento. No es casual que en este contexto inicie su carrera en Euskadi Santiago Abascal.

La ola altermundialista

Con la I Declaración de la Selva Lacandona (1 de enero de 1994) arranca la ola global que se desplegará aquí con la llegada del milenio. Aunque desde los noventa ya hay campañas como las euromarchas contra el paro, es a partir de la “Batalla de Seattle” cuando la ola se acelera gracias a las contracumbres. Se origina entonces una suerte de activismo nómada que traza su geografía particular global: Chiapas, Seattle, Bangkok, Washington, Praga, Génova...

En España, durante los noventa, se han ido originando redes cada vez más densas desde colectivos como los zapatistas. Pero será sobre todo el acceso generalizado a internet el que haga despegar la ola. Gracias al salto tecnológico aparecen portales como Nodo50, Indymedia y otros; recursos como las listas de correo electrónico y un sinfín de instrumentos de coordinación horizontal que actualizan los movimientos.

Entre 2001 y 2003 la ola llega a su cénit. En verano de 2001, Gotemburgo, Barcelona y Génova marcan la agenda. En Barcelona el altermundialismo plantea un bloqueo de la cumbre del Banco Mundial y logra que se suspenda. Este éxito, con todo, no se desliga de la escalada represiva que culmina al poco en Génova con el asesinato de Carlo Giuliani. La dinámica de la contienda, por demás, tampoco escapa al 11-S. La conmoción que provocan los atentados irrumpe de forma abrupta y sitúa la Guerra de Iraq en primer plano. La doctrina del shock encuentra ahí su ventana de oportunidad.

El cambio de régimen se inicia en los despachos. Son años dorados para la contracultura. La ola alcanza su punto álgido

Pese a todo, en enero de 2003, el Foro Social Mundial lanza desde Porto Alegre su convocatoria más ambiciosa: el 15-F, una jornada global de oposición a la guerra. La movilización será un éxito en muchos países; muy en especial aquí. Sin embargo, el Trío de las Azores no da su brazo a torcer y el altermundialismo entra en una fase crítica. A nivel global empieza la fase descendente.

Pero para entonces ya tiene la ola en España su propia dinámica: los ciclos contra la LOU (2001), las huelgas generales (2002 y 2003), el Prestige (2002/03) y un largo etcétera se concatenan y despliegan con intensidad. Las jornadas de movilización que siguen a los atentados del 11-M tienen un desenlace electoral inesperado: la derrota del PP. Los mensajes virales (el célebre “pásalo”) anuncian una novedad táctica llamada a cambiar la acción colectiva cuando lleguen las redes sociales: el enjambre (swarm).

El inesperado triunfo de Zapatero, no obstante, trae consigo el punto de inflexión para la segunda ola. Cobran entonces fuerza expresiones de contramovimiento como las convocatorias a favor de la familia tradicional y contra el matrimonio homosexual.

El 15M y la crisis del régimen

Si la segunda ola supuso un aumento de participación y el fortalecimiento del activismo, la tercera va a suponer un salto de consecuencias imprevisibles para el régimen. La primera legislatura de Zapatero había ganado apoyos al PSOE en los movimientos. Sin embargo, la burbuja inmobiliaria, la precariedad juvenil y otros asuntos van a favorecer un rápido tránsito a la tercera ola. Ciclos cortos, esporádicos y de tránsito como V de Vivienda anuncian una ola inminente.

Pero será en la segunda legislatura de Zapatero, tras la crisis financiera de 2008, cuando crezca la ola. Entre las movilizaciones contra el Plan Bolonia de aquel mismo año y el 15M (2011), la dinámica de contienda desborda al régimen; especialmente en Catalunya, donde a partir de la sentencia del Estatut (2010) el catalanismo liberal y conservador empieza a desplazarse hacia el independentismo.

Si las olas precedentes habían crecido en los márgenes con cierta incidencia en las políticas públicas, esta tercera alcanza al régimen de pleno. Con base en el 15M, pero tras un cierto agotamiento perceptible a finales de 2013, se gesta entre activistas un giro estratégico con diversas declinaciones. Desde Podemos en europeas y generales hasta el municipalismo que gana muchas de las principales ciudades, el bipartidismo colapsa, y lo hace por la izquierda.

Solo traducido en las urnas a partir de 2014, el fin del bipartidismo se origina el 15M. La crisis de representación no favoreció tanto la mayoría absoluta del PP como pasó factura al PSOE. En los años 2014-16 se inicia una intensa experimentación sobre cómo articular partidos y movimientos. Su balance y traducción política quedará pendiente. Pero la cooptación de activistas en el desempeño institucional se dejará sentir en la caída de la ola.

El desplazamiento a la arena institucional encuentra réplica en el contramovimiento. Por primera vez desde Blas Piñar la extrema derecha logra representación. La crisis del bipartidismo –esta vez por la derecha– se combinará con el trumpismo y encontrará el terreno abonado en el ataque al Paro Internacional de las Mujeres del 8M de 2017 y 2018.

Hacia la IV Ola

En diciembre de 2018 la Constitución cumplía cuatro décadas en un horizonte de recomposición. Tras una crisis sin precedentes, la tendencia electoral volvía a cambiar. Y aunque en las generales de 2019, PSOE y PP solo sumaron el 48,81%, de un tiempo a esta parte vuelven a sumar con comodidad por encima del 50% en las encuestas. Más sintomático, si cabe, es que entre tanto ningún partido les ha disputado la segunda posición. Cierto que seguimos lejos de las cifras anteriores al 15M (el 83,81% en 2008), pero el bipartidismo se recupera.

En los movimientos, la pandemia ha cortocircuitado la ola que estaba en marcha (Hong-Kong, Chile, Irán...). Pero incluso en esta situación extrema, la acción colectiva supo reinventarse desde una esfera pública reducida al mínimo: los balcones. Hoy los movimientos aún se recuperan más despacio de lo que las crisis sanitaria, económica y climática se acumulan.

En las calles, la contienda sigue en una dinámica de fase baja: de las protestas por Pablo Hasél a los botellones, el malestar se expresa con repertorios duros. Al tiempo, no obstante, se restablecen puentes con el momento prepandémico: ecologistas contra la ampliación de los aeropuertos, sindicatos de vivienda por la regulación de alquileres, empresas en ERTE por el empleo, etc. Se apunta ya un cambio lento, pero claro de tendencia.

-----------------------

Raimundo Viejo Viñas es profesor de Ciencias Políticas, UB.

Desde la instauración del régimen del 78 se han sucedido en España tres grandes olas de democratización; tres olas de antagonismo que han desbordado el marco constitucional para ensanchar los límites de la democracia. El propio régimen del 78 surgió de una prolongada ola que forzó la Transición. Sin embargo,...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Raimundo Viejo Viñas

Es un activista, profesor universitario y editor.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí