1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

CÓMICS

¡El autor, la autora!

Los superhéroes contra sus creadores o cómo se reparten los beneficios

Pablo Ríos 29/11/2021

<p>Portada de Superman en 1940.</p>

Portada de Superman en 1940.

Action Comics

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Sin perdón 

En 1938, Jerry Siegel y Joe Shuster vendieron todos los derechos de Superman a National Comics por 130 dólares. En 1940 se estrenó la radionovela basada en las aventuras del  personaje. En 1941, una serie de cortometrajes de animación. En 1942 se produce un serial cinematográfico. En 1951, un show para televisión. En 1978 se estrena la película protagonizada por Christopher Reeve, que recauda alrededor de trescientos millones de dólares. En aquel momento, Siegel había cometido un par intentos de suicidio y Shuster había llegado a vivir en la calle. El valor aproximado de un ejemplar del número uno de Action Comics, con la primera aparición de Superman, se cifra alrededor de tres millones y medio de dólares. El cheque emitido por National Comics fue adquirido por un coleccionista por 160.000 dólares en 2012. 

Tierra de oportunidades 

La batalla legal por los derechos de Superman marcó la vida de Siegel y Shuster. Pese a que consiguieron alguna que otra victoria, entre ellas una pensión vitalicia (que llegó demasiado tarde), el desgaste emocional fue muy elevado. Nadie esperaba el éxito rotundo del personaje, pero National Comics (más tarde DC Comics, ahora propiedad de Warner Bros) amasó cientos de millones con las ventas de los cómics, licencias y productos derivados tras el pago de los mencionados 130 dólares. Pero, ¿cómo pudo suceder? ¿Por qué aceptaban los artistas unas condiciones contractuales a todas luces abusivas?  

El contexto lo es todo. La industria del cómic americano se desarrolla en un período donde comienzan a quedar atrás los efectos de la Gran Depresión, las ofertas de trabajo se multiplican, el número de artistas crece y las editoriales plantean sus condiciones laborales con un sucinto ‘o lo tomas, o lo dejas’, amparadas por un marco legal, digamos, peculiar. La ley de derechos de autor vigente databa de 1909, y no dejaba de ser un trasnochado ejercicio de traslación de las teorías filosóficas sobre la autoría que se discutían desde el S. XVIII. En el caso que nos ocupa, la relación de los autores de cómic con sus editoriales se regulaba sobre un escueto título del texto que rezaba así: “(...) el término autor puede incluir tanto a un empleado como a un empleador en los términos de un contrato de trabajo por encargo”. Suficiente para que las editoriales se hicieran con los derechos de explotación de todos los trabajos publicados, en tanto autoras, sin obligación legal de compartir un céntimo de los beneficios generados. Suficiente para que décadas de explotación indiscriminada quedasen justificadas en el país con más abogados en ejercicio por metro cuadrado.

En los 70, autores de la industria alzaron sus voces para presionar a  las editoriales y pedir un reparto justo de beneficios

No fue hasta la década de los 70 cuando empezaron a cuestionarse las verdades que hasta el momento parecían talladas en piedra. Encabezados por el joven artista Neal Adams, autores de la industria alzaron sus voces para presionar a  las editoriales y pedir un reparto justo de beneficios, amén de mejorar sus condiciones profesionales. Fueron años convulsos en los que se consiguieron demandas históricas, como un porcentaje sobre los royalties o la correcta acreditación de todos los implicados en una obra. Aunque nos pueda parecer inaudito, negar esos derechos era una práctica habitual hasta ese momento. Se estableció la figura del creator owned, esto es, el cómic (y su copyright correspondiente) como propiedad de sus autores, y con sus más y sus menos, las editoriales dieron su brazo a torcer. Fue entonces cuando DC, a instancias de Warner, concedió la pensión vitalicia antes mencionada a Siegel y Shuster y se les reconoció el crédito de lo que realmente eran: los creadores de Superman. Pese a todo, la ley de 1909 se derogó y en 1976 se promulgó un nuevo texto que sí articulaba con más claridad la figura del empleador como autor; sin embargo, la redacción de los nuevos contratos concedía más margen de maniobra a los artistas para poder reclamar sus exigencias. 

Durante las décadas siguientes, las autoras y autores gozaron de un status impensable años atrás, incluso en los momentos del neoliberalismo radical de la era Reagan. El anuncio de un nuevo proyecto de Frank Miller, o de Alan Moore, por citar un par de nombres, eran suficiente reclamo comercial sin importar con qué personajes trabajaran. Proyectos creator owned independientes, como Las Tortugas Ninja, alcanzaron una popularidad sin precedentes. El futuro se presentaba esperanzador para los autores de la industria, y, sin embargo…  

El cinematógrafo, o el instrumento del Diablo. 

1989 es el año del estreno de Batman, la película de Tim Burton, que arrasa en las taquillas de todo el mundo. Como hemos señalado anteriormente, Warner, productora de la cinta, es ahora propietaria de DC, que tiene los derechos del Hombre Murciélago. La imparable evolución posterior de los efectos digitales hace el resto y las adaptaciones de cómics de todo pelaje llegan regularmente a las pantallas de cine. El cine de superhéroes se convierte en un género en sí mismo, y así llegamos a un momento crucial: el estreno de Iron Man y el éxito definitivo de Marvel Studios. 

A pesar de que Marvel había intentado con mayor o menor fortuna convertir a sus personajes en productos audiovisuales (los primeros cortos de animación con superhéroes de la compañía se estrenan en 1967), no es hasta 2008 cuando el escenario cambia completamente. Tras una serie de complejos movimientos empresariales, la división cinematográfica de la compañía, Marvel Studios, presenta la adaptación de Iron Man a la gran pantalla, protagonizada por Robert Downey Jr., y se convierte en un éxito rotundo. Pero no solo eso, el final de la película incluiría la promesa de la aparición de nuevos personajes en próximos estrenos, lo que cristalizaría finalmente en una especie de traslación de la esencia de los viejos seriales cinematográficos al blockbuster contemporáneo, pero con un espíritu mucho más ambicioso, la conversión al cine del universo compartido por los superhéroes de la compañía en los cómics: es el nacimiento del Marvel Cinematic Universe (en adelante, MCU). El sueño húmedo de millones de fans alrededor del mundo y el de los ejecutivos de la empresa, que comprueban cómo el dinero empieza a llegar a espuertas a sus cuentas. Y en 2009 sucede otro hecho crucial, Disney adquiere Marvel, lo que pondría a disposición de las producciones del MCU la poderosa red de marketing y distribución del gigante del entretenimiento. Desde entonces, nada más y nada menos que más de veinte películas han sido producidas por la compañía, junto al estreno de varias series de televisión y el anuncio de innumerables proyectos, en un ejercicio de robustez empresarial que no permite vislumbrar un futuro declive.

Por lo tanto, nos encontramos con una compañía que finalmente ha encontrado la piedra filosofal que tanto ansiaba. Llegó la hora de repartir la pasta… y mirar para otro lado.

La impenetrable cámara acorazada del Tío Gilito 

Jack Kirby fue, junto a Steve Ditko y Stan Lee, uno de los demiurgos del Universo Marvel. Creador de la mayoría de los personajes históricos de la compañía (salvo Spiderman, obra de Ditko y Lee), mantuvo un interminable pulso con Marvel sobre los derechos de sus creaciones. Tras su fallecimiento, sus herederos continuaron la pugna, que se recrudeció, evidentemente, con el estreno de las cintas protagonizadas por los personajes dibujados por Kirby. El abogado Marc Toberoff, que consiguió los acuerdos de Siegel y Shuster con Warner, alcanzó finalmente un pacto con Marvel en 2014 que satisfizo a ambas partes. Toberoff, a mediados de 2021, ha vuelto a embarcarse en una nueva reclamación, esta vez representando a un heredero de Ditko. Por su parte, Marvel ha contraatacado reclamando la renovación de sus derechos de copyright y demandando a varios de los herederos de los creadores de la compañía ya fallecidos. Disney über alles

Pero, ¿qué sucede con los autores vivos que están viendo cómo sus historias son adaptadas actualmente? ¿Sirvieron para algo todos los logros conseguidos que mencionamos anteriormente?

En la era de las redes sociales, es difícil callar todas las voces. Y la de Ed Brubaker era una de ellas. Brubaker, escritor de dilatada experiencia, fue el creador del Soldado de Invierno, un personaje que se convirtió en el eje central de la segunda película del MCU protagonizada por el Capitán América, que recaudó 700 millones de dólares en todo el mundo. En un descarnado comunicado que hizo público este año, Brubaker admitió que la única contraprestación ofrecida por Marvel Studios fue un cheque por valor de 5.000 dólares y la invitación al estreno. El visionado de la cinta le produjo “el crecimiento de una úlcera, la misma que tuvo Kirby toda su vida”. Marvel se escuda en que, desde un punto de vista legal, el Soldado de Invierno no deja de ser una nueva encarnación de Bucky (el antiguo compañero de aventuras del Capitán América), un personaje que sí es propiedad de la empresa, aunque todo el trabajo de Brubaker fuera el germen de la película.

En 2008, Marvel presenta la adaptación de Iron Man a la gran pantalla, protagonizada por Robert Downey Jr., y se convierte en un éxito rotundo

Desde CTXT, nos hemos puesto en contacto con varios autores que han colaborado con Marvel y cuyo trabajo también ha formado parte del MCU de una u otra manera: “No queremos personalizar esto. Es una lucha del colectivo, de las autoras y los autores, no se trata de un nombre en particular, sino de todas y todos”. Recuperar esta conciencia grupal se presenta como un imperativo: “Ya no solo hablamos de una remuneración justa, hablamos de cómo se borra sistemáticamente el rastro de la autoría, no sólo de los escritores y dibujantes, incluso los creadores de las películas y las series son soterrados bajo el nombre de la compañía. Pero es el signo de los tiempos, las series son de Netflix, de HBO, de la plataforma que toque, como si se hicieran solas y solo hubiera que empaquetarlas”. Y no andan desencaminados. La marca Marvel sepulta los nombres de los implicados en los proyectos del MCU, salvo el de los actores. Hasta los propios fans de las películas tendrían serios problemas para identificar a los directores de cada cinta. “Es una maniobra consciente. Todas y todos estamos en esto, también los trabajadores de la compañía, no solo los artistas. Cada vez hay más movilidad entre los editores de la casa, los plazos son más cortos y es más difícil trabajar a largo plazo. En nuestro caso, los ratios del precio por página están congelados desde hace años, y el dinero que genera el MCU parece que no se refleja en los cómics. Y existe una opacidad en las cifras totales de ventas que dificulta negociar un aumento en el salario percibido”.  

Cabe preguntarse, finalmente, si esta política y la mala publicidad generada perdurará en el tiempo, y si las leyes de copyright terminarán escorándose a favor de los autores. Por el momento, lo que queda claro es que este es el (único) precio que Marvel está dispuesta a pagar. 

Sin perdón 

En 1938, Jerry Siegel y Joe Shuster vendieron todos los derechos de Superman a National Comics por 130 dólares. En 1940 se estrenó la radionovela basada en las aventuras del  personaje. En 1941, una serie de cortometrajes de animación. En 1942 se produce...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Pablo Ríos

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

1 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. jmfoncueva

    "Bros" no es una palabra, ni un nombre propio. Se trata de una abreviatura, por eso se escribe Bros., así, con un punto al final. Y se pronuncia "brothers", Del mismo modo que en español nadie pronuncia "hnos", que es, como bien sabemos, abreviatura de "hermanos", que es como correctamente se pronuncia. Warner Brothers es como se lee Warner Bros., así como muchas empresas españolas se llaman, por ejemplo "Hnos. García", sin que a nadie se le ocurra pronunciarlo tal como se escribe. Falta, pues, en el texto del artículo, un punto al final de la palabra en cuestión.

    Hace 1 mes 20 días

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí