1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Lorenzo Montatore / Historietista y autor de ‘La mentira por delante’

“Cuando adaptas un libro al cómic proyectas unas imágenes diferentes a cuando haces una lectura convencional”

Pablo Ríos 4/11/2021

<p>Lorenzo Montatore.</p>

Lorenzo Montatore.

Imagen cedida por el entrevistado

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Si alguien podía escribir y dibujar un cómic sobre Francisco Umbral, ese era Lorenzo Montatore (Madrid, 1983), autor de La Muerte y Román Tesoro (De Havilland, 2016), ¡Cuidado, que te asesinas! (La Cúpula, 2018) y Queridos Difuntos (Sapristi, 2020). El autor, de un estilo inconfundible y personalísimo, donde se dan la mano Valle-Inclán, el flamenco y los cartoons de la UPA, nos habla sobre su último trabajo, La mentira por delante, la biografía definitiva sobre el escritor a tiempo parcial y dandy a tiempo completo.

¿Cómo llegas a plantearte dibujar una biografía de Umbral? Digamos que no es alguien que encaje en las coordenadas de lo contemporáneo. 

Es muy curioso cómo surge la idea. Empecé a leer a Umbral hace muchos años y me quedé alucinado de inmediato...

Con su obra literaria, no con sus columnas en prensa.

Sí, así es… Había leído antes algún artículo, pero desconocía su literatura. Y tras el primer libro que leo de él, sigo con el resto de su obra, aunque es inabarcable.

¿Cuál lees primero?

Trilogía de Madrid. Me fascinó, pese a que desconocía a muchos de los personajes que aparecen en él (los que destacaba en sus famosas negritas), pero, aun así, me encantó. Muy pronto se convirtió en un referente, en una influencia. 

En uno de tus “queridos difuntos”.

(Risas) Exacto, eso es. Mis otros cómics siempre han tenido referencias suyas, ha estado muy presente en mi trabajo. Lo que pasó es que estaba trabajando en una falsa biografía sobre un personaje que me había inventado, pero me quedé bloqueado, no sabía cómo seguir. Estuve un par de meses parado, y hablando con una amiga dije, en broma, “¿y si hago algo sobre Umbral?”, y me dijo “venga, a que no te atreves”. Básicamente fue un ‘sujétame el cubata’ (risas). Y así nace la cosa.

Mis otros cómics siempre han tenido referencias de Umbral, ha estado muy presente en mi trabajo

¿Esa falsa biografía compartía el mismo punto de partida? Esto es, ambientada en la España del S. XX, con esa estructura lírica...

Sí. Al final también la acabé y la publiqué en un fanzine, Me viene persiguiendo, sobre un cantaor flamenco. 

Volviendo a Umbral, más allá de lo literario, tienes que investigar sobre su vida, su biografía ‘real’.

Conocía mucho de su vida porque ya había leído mucho sobre él, había visto entrevistas... Pero hay algo que me da la pista sobre cómo hacer este libro. Él escribió biografías, de Larra, de Valle-Inclán, de Gómez de la Serna… Y siempre decía lo mismo, “si yo escribo sobre Valle, yo hago a mi Valle”. En Trilogía de Madrid, “su” Valle dice que “hay que alejarse de la enciclopedia para acercarse al personaje”. Así que hago una biografía sobre Umbral como la hubiera hecho Umbral. Dicho esto, sí, tengo que documentarme, poner en orden fechas, pero mi guía es su ficción, su invento.

Así arrancas el cómic: presentas unos breves hitos vitales de manera muy esquemática, y a otra cosa.

Sí, para ayudar al lector a ubicar a Umbral, que tenga en cuenta algunos datos que creo que son importantes y así yo puedo servir mi historia.

Pero más allá de esto, no ayudas al lector, no haces concesiones… Como hacía Umbral en la Trilogía de Madrid, aparecen multitud de personajes, pero ni los identificas claramente, ni hay un índice onomástico ni nada por el estilo, confías en tu propia habilidad para la caricatura.

Es cierto, no me importa que el lector pueda o no reconocerlos. Doy por hecho que quien se acerca al libro maneja unos determinados referentes, y las caricaturas son bastante reconocibles, espero (risas). Pero también creo que los extractos que he escogido son lo suficientemente interesantes por sí solos como para que necesiten más contexto… No es que el resto de personajes no sean importantes, pero Umbral habla de él mismo a través de ellos. 

Así consigues que todos sean tus personajes, es “el Umbral de Montatore”.

Sí, esa es la idea principal. Surgió de forma muy natural desde el principio. Cuando me planteo hacer un cómic sobre Umbral, lo último que quiero es hacer una biografía al uso sobre él, y eso es porque, para empezar, no sé hacerlo. Entonces me dije “bueno, releo alguno de sus libros y a ver qué me sugieren”. Así llegué a su caricatura, el dibujo salió solo. Empecé con Mortal y rosa, y fue leer “a la mierda con Freud”, y ya vi a Umbral en las viñetas. Es curioso, cuando tienes en la cabeza que vas a adaptar un libro al cómic proyectas unas imágenes diferentes a cuando haces una lectura convencional.

Pero igualmente disfrutas esa lectura. 

Sí, es un proceso distinto, pero también te diviertes. Ahora, lo que sí que he gozado ha sido dibujarlo, ha sido muy divertido, me he permitido probar muchas cosas. 

Es tu ficción sobre su ficción.

Ha salido un libro muy mío, muy libre. Creo que si coges mis anteriores tebeos, casi podría verse como un resumen de mi obra. La verdad es que no sé si por manejar el texto de otra persona, he sentido más libertad, me he soltado la correa. Lo he disfrutado muchísimo, me lo he pasado pipa haciéndolo. De una frase que tenía anotada, se me ocurría toda una secuencia, la dibujaba a mi rollo… Me he encontrado muy a gusto.

Son frases de Umbral, pero encajan en tu universo.

Es que, como te decía, yo ya había sido muy “ladrón” de Umbral, he vuelto a encontrarme con él.  Creo que por eso he metido cameos de otros personajes míos de mis anteriores tebeos, para cerrar el círculo.

Sí, no desentona, con la Centramina de ¡Cuidado, que te asesinas!, es un flaneur más, otro habitante nocturno.

Exacto.

¿Qué descubres de Umbral?

Cuando profundizo en su obra e investigo, me doy cuenta de que hay muchos Umbrales. Está el personaje público que había construido, pero también hubo un Umbral que era una persona profundamente tierna en su vida privada, con su mujer, con su hijo, que apreciaba a sus mascotas. Alguien muy amable, muy cariñoso, y que chocaba con la imagen que tenía de él, que supongo que es la que tiene casi todo el mundo. Y es algo que me interesaba que apareciera en el cómic.

Está el personaje público que había construido, pero también hubo un Umbral que era una persona profundamente tierna en su vida privada

El título, La mentira por delante, es revelador. Fue una persona que protegió con celo su intimidad, pero lo desnudas a través de su ‘mentira’, a través de su obra, que siempre estuvo ahí para quién quisiera leerla.

Es curioso, sí, porque creo que en su obra descubro su verdad. No he tenido la oportunidad de hablar con ella directamente, pero mi editora sí que habló con María España (su viuda) y cuando leyó el cómic dijo “es que está ahí, Paco’. Y claro, aluciné. También creo que su trabajo está impregnado de memoria, y por mucho que inventara, algo de verdad he podido encontrar, o al menos he tenido la intuición de encontrarla… Pero al final, he construido el personaje a través de sus libros, de la ficción, o lo que suponemos que es ficción.

Es más gratificante encontrar esa verdad en su literatura que mediante entrevistas a familiares, amigos o conocidos.

¡Es que a mí no me interesa su vida privada! A ver, hasta cierto punto, pero si él había construido ese personaje, si era ese personaje el que daba sus entrevistas, y firmaba como Francisco Umbral, quién soy yo para decir que no, que su nombre real era Francisco Pérez Martínez, a mí me fascina el personaje, su construcción. Ángel Antonio Herrera, cuando empezó a escribir su biografía, en seguida se dio cuenta de que era imposible sacarle la verdad. Le dijo “Paco, iré viniendo y te preguntaré”, y Umbral le contestó “vale, un día te contaré una cosa y otro día te contaré otra mentira”. Era muy esquivo, y eso me resulta muy interesante.

¿Crees que era un hombre celoso de sus secretos, o es que su personaje era otra creación literaria?

Creo que un poco las dos cosas. Por un lado te cubres, separas tu vida de lo público, pero por otro lado creo que le divertía mucho, lo pasaba bien interpretándolo. Alguien tímido debe hacer algo con su timidez y, para esconderse, qué mejor que crearse un personaje. Esto aventurando que lo fuera, aunque creo que así era.

Sobre todo alguien con esa exposición pública, porque era toda una figura mediática.

En alguna ocasión le escuché decir que, si ahora los famosos escribían libros, pues él, que era escritor, saldría por la tele. Le encantaba ejercer de dandy.

Decías antes que te habías sentido “libre” a la hora de hacer el tebeo, y creo que se nota al leerlo: renuncias a establecer capítulos, juegas continuamente con la forma... ¿Cómo trabajaste la estructura?

Pues al principio fui sin plan previo, a veces me fío demasiado de mi intuición… quizás demasiado (risas). Pero llegué a un punto en que había que ordenar aquello. Digamos que hay temas que era necesario tratar, sus temas predilectos, quería cubrir esas parcelas. Si escribes sobre Umbral, hay que hablar de erotismo, de Madrid, del dandismo, de la literatura… Claro que no es una estructura cerrada, no quería perder la frescura, aunque sí que había que dar cierto orden, y claro, un final, no iba a hacer un cómic de 2.000 páginas (risas).

Ángel Antonio Herrera, cuando empezó a escribir su biografía, en seguida se dio cuenta de que era imposible sacarle la verdad

No, las editoriales no suelen tomarse bien los cómics de 2.000 páginas.

Mira, en Astiberri me dieron libertad total para hacer lo que quisiera. Lucía Álvarez, mi editora, me hacía sugerencias, pero en ningún momento exigencias. Sí que me apoyé mucho en Antonio Hitos (dibujante, autor de Materia, entre otros), que es la persona que me ayuda casi siempre con mis tebeos, confío plenamente en él.

Hay un público que no está familiarizado con tu trabajo, que se va a acercar al cómic buscando al Umbral columnista, el cronista de una época, y no lo va a encontrar. 

Porque es el que menos me interesa para lo que quiero construir. Y esto tiene una explicación, como te decía, me enamoré de Umbral a través de su literatura. Ojo, que también hacía literatura en sus columnas, podía hacerte una sobre Suárez en endecasílabos (risas), pero el Umbral cronista se debe a la actualidad, y era absurdo que yo ahora me dedicara a plasmar toda una época, no quería retratar su contexto, quería retratarle a él.

Sin embargo, ese contexto del que hablas es reconocible. Reivindicas a España a través de la caricatura.

A lo mejor porque esas referencias atienden a un imaginario colectivo que tenemos, al menos mi generación, y eso lo hace familiar o cercano. En mi cabeza, todo eso tiene un sentido, si yo he leído tebeos de Bruguera, o jugaba al Súper Mario o me reía con Gila, todo eso está ahí. Responde a algo muy de aquí, que supongo que muchos lectores compartirán, y la realidad llega a través de esa cercanía, no porque el dibujo sea más o menos realista. Quizás un dibujo más realista alejaría al lector de lo que quiero contar.

En tus tebeos tienes un cuidado especial por el lenguaje, es muy característico, casi declamatorio. Otra manera de no ser “realista”.

Si, a veces, forzándolo, es un castellano muy literario, me gusta más que un diálogo natural. Mis referentes son Poncela, Mihura… ¡incluso Arniches! Me gusta que mis personajes reciten al público. Pienso que esa teatralidad tiene mucho que ver con los tebeos, encuentro muchos puntos en común entre leer teatro y leer cómics.

Es una búsqueda concreta del artificio.

Exacto, la palabra es muy importante para mí. El estilo se tiene que ver, hay que ver al escritor, su voz, su intención.

Si me lo permites, un punto de histrionismo...

Para mí, los tebeos son monigotes que se resbalan con una cáscara de plátano, pero hay una pureza ahí, igual que en el teatro un cartón pintado es un escenario, y te lo crees.

¿Rotulas a mano?

Es el primer cómic en el que he utilizado tipografía digital, pero es una conversión de mi letra. Lo hemos cuidado mucho, tanto yo como la maquetadora.

Hay un tema que sobrevuela el cómic y es el dolor de la pérdida.

Umbral no podía evitar literatulizarlo todo. Decía que Mortal y rosa ya lo estaba escribiendo antes de perder a su hijo. Era una novela sobre su trayecto vital, pero claro, muere su hijo, y tiene que escribir sobre ello. No es una catarsis, es que no puede evitar llenarlo todo de literatura, creo que era su manera de afrontar las cosas.  De nuevo, una manera de protegerse.

Ser literario es desafiar a la muerte.

Eso es. ¡Y se consigue! Porque, al final, aquí estamos, hablando de Umbral porque he dibujado un libro sobre Umbral. 

Si alguien podía escribir y dibujar un cómic sobre Francisco Umbral, ese era Lorenzo Montatore (Madrid, 1983), autor de La Muerte y Román Tesoro (De Havilland, 2016), ¡Cuidado, que te asesinas! (La Cúpula, 2018) y Queridos Difuntos (Sapristi, 2020). El autor, de un estilo inconfundible...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Pablo Ríos

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí