1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Arnaldo Otegi / Coordinador general de EH Bildu

“Mientras nosotros construimos puentes, las derechas cavan trincheras”

Pablo Iglesias 22/10/2021

<p>Arnaldo Otegi, Coordinador General de EH Bildu, en Donostia.</p>

Arnaldo Otegi, Coordinador General de EH Bildu, en Donostia.

Jagoba Manterola

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Pocos días después de la Declaración del 18 de octubre en la que la izquierda abertzale reconocía directamente el dolor de las víctimas de ETA y decía en boca de su líder que aquel sufrimiento no debía haberse producido, conversamos con Arnaldo Otegi sobre este gesto sin precedentes y sobre la situación política.

¿Qué significa la Declaración del 18 de octubre para la izquierda abertzale?

Para el conjunto de la izquierda independentista nuestra Declaración del 18 de octubre marca un punto de inflexión en términos de aportación ética, política y humana a la construcción todavía pendiente de un marco de paz justa, estable y duradera. Es una declaración meditada y honesta, y que está a la altura de la responsabilidad que espera de nosotros nuestro pueblo. Es una muestra más de nuestro compromiso con la hoja de ruta que nos legó la Comunidad Internacional a modo de declaración hace diez años. Y es un recordatorio de que todavía necesitamos completar aquella hoja de ruta. Hace 10 años cambiamos la vida de la gente a mejor, y con esta declaración hemos vuelto a hacer una contribución decisiva a la mejora de las condiciones para la convivencia social y política en nuestro país.

A 10 años de que ETA dejase las armas, cuando echas la vista atrás, ¿cómo valoras el significado de la Conferencia de Aiete?

Aquella conferencia convocó a una importantísima representación de personalidades y actores de la comunidad internacional, con el exsecretario general de la ONU entre ellos. Aiete situó a nuestro país en la agenda internacional. Aquella Conferencia nos legó una hoja de ruta para construir un escenario de paz justa, estable y duradera. La comunidad internacional nos legó una preciosa herramienta que desde luego nosotros no hemos abandonado y a la que nos mantenemos fieles.

Después del proceso en Irlanda del Norte hubo escisiones en el IRA. Esto no ha ocurrido con ETA y la izquierda abertzale ha demostrado ser enormemente disciplinada en su compromiso con el fin de la violencia. ¿Qué explica esa disciplina?

Es cierto que las experiencias en otras latitudes del planeta en procesos de resolución de conflictos similares al nuestro han generado casi siempre disidencias políticas armadas que han dado continuidad con mayor o menor intensidad a la violencia. Esto no ha sucedido en nuestro país, y lo atribuiría a varios factores. El primero es la existencia de un liderazgo sólido en el conjunto de la izquierda independentista con niveles de credibilidad política y de confianza popular contrastados a lo largo del tiempo. El segundo factor es que hicimos el trabajo necesario durante años, de manera discreta y responsable para convencer a nuestra gente de que había que cambiar nuestra estrategia por motivos éticos y políticos. Gerry Adams solía decir –y no le faltaba razón– que las negociaciones más difíciles son siempre con los de casa. Pero es importante saber que nuestras bases apoyaron cuasi de forma unánime el cambio de estrategia. Y el tercer factor –para mí el fundamental– fue el compromiso activo y militante de los presos y presas políticos vascos a favor del cambio estratégico. Ellos fueron decisivos y sin ellos no habría sido posible.

Hablaste de las víctimas de ETA, lamentaste su dolor y dijiste que este no debía haberse producido. Nunca un dirigente de la izquierda abertzale había sido tan claro. ¿Crees que es el momento de que alguien haga lo propio con las víctimas de los GAL?

Recientemente he dicho que nuestra declaración no se ha realizado buscando como contrapartida declaraciones similares de otros. Nosotros no estamos instalados ni en el reproche, ni en el recordatorio de nuestra lista de agravios. La izquierda independentista está construyendo puentes mientras hay otros –con malas artes y de manera irresponsable– que cavan nuevas trincheras. En cualquier caso, dejemos que el tiempo ponga las cosas en su sitio. Nosotros hemos hecho nuestra Declaración de 18 de Octubre ¿Alguien ha concluido que también a otros les pueda corresponder asumir sus responsabilidades en otros sufrimientos y dolores padecidos por nuestro pueblo? ¿Alguien ha reflexionado sobre la aportación cualitativa que el hacerlo supondría para la convivencia, la memoria y la verdad? Repito, esta es una reflexión en positivo, no para el reproche, sino para consolidar los puentes. Algunos siguen instalados en sus trincheras, y deberían de ser lo suficientemente responsables y valientes para salir de ellas.

Nos llenaron de emoción y satisfacción las declaraciones de algunas víctimas de ETA como Maixabel Lasa, Rosa Lluch o Roberto Manrique

¿Cómo valoras las reacciones de los partidos del Gobierno español a la Declaración?

Las primeras declaraciones de los partidos que forman la coalición de gobierno en el Estado Español, tanto las del PSOE como las de Unidas Podemos, fueron responsables y satisfactorias y lo agradezco. A ellas se sumaron las del president Pere Aragonès y el president Puigdemont, la de aquellas personalidades de la comunidad internacional que han jugado un papel importante en el proceso vasco, como Jonathan Powell o Brian Currin, la de partidos como ERC, CUP, Más País, Sinn Fein y otras muchas. Pero principalmente nos llenaron de emoción y satisfacción las de algunas víctimas de ETA como Maixabel Lasa, Rosa Lluch o Roberto Manrique. Todas estas declaraciones salieron a nuestro encuentro en el puente que estamos construyendo, y ponen en valor nuestra contribución a la paz y la convivencia.

El PP y la ultraderecha, como era de esperar, han respondido a la Declaración con agresividad. Jonathan Powell, que fue jefe de gabinete de Tony Blair y que actuó como mediador en el diálogo para que ETA dejara las armas, ha dicho que el PP puso en peligro el proceso de paz ¿Cabe esperar algo de la derecha española?

He dicho en más de una ocasión que nosotros fuimos encarcelados para que nada de lo que ha sucedido sucediera. Las estrategias de provocación fueron, son y serán permanentes. En alguna ocasión he dicho que sacar el cadáver de Franco del Valle [de los Caídos] es una tarea relativamente sencilla, la difícil es sacar a los franquistas de unos aparatos de Estado que no fueron depurados. La derecha española –y algunos sectores supuestamente de “izquierda” que sueñan con reeditar los pactos de Estado con el PP– siguen considerando todavía 10 años después que ETA sigue siendo un comodín para desgastar las posiciones del adversario político o derribar gobiernos. Todavía piensan que recordar permanentemente a ETA y situarla en el centro del tablero da réditos electorales como en el pasado. La derecha española y los sectores más reaccionarios de la judicatura, los medios de comunicación, las élites económicas entienden la convivencia como un campo de batalla sobre el relato. No van a cambiar, no tienen más argumento que este. Y son capaces de hacer cualquier cosa para acceder al poder… Ya lo vimos aquel trágico 11 de marzo. Repito, estos sectores están intentando permanentemente hacer sucumbir la mayoría que sostiene este Gobierno y que representa una ventana de oportunidad que queremos explorar y desarrollar.

El PNV ha tenido una actuación irresponsable, incomprensible y, además, muy peligrosa en el actual contexto político

El PNV ha sonado molesto después de la Declaración ¿Por qué?

El PNV y el lehendakari han respondido desde una posición de malestar y de enfado evidente. No es momento para el reproche pero sí para un recordatorio: ‘lehenengo aberria eta gero alderdia’ (primero el pueblo –patria– y siempre en segundo lugar el partido). Estamos realmente decepcionados con una actitud que nadie entiende en nuestro país. Creo sinceramente que las bases abertzales de este partido no están entendiendo esa posición irresponsable y enfadada del lehendakari y del partido. Poner en duda nuestra sinceridad es, además de una falta de respeto, situarse en las mismas trincheras que la ultraderecha española, a la que han dado argumentos políticos y dialéctica para el acoso al Gobierno. Una actuación irresponsable, incomprensible y, además, muy peligrosa en el actual contexto político.

La excepcionalidad sigue marcando la situación de los presos de ETA. Se han dado pasos importantes pero, a tu juicio, ¿qué pasos deberían darse a partir de ahora?

Antes he mencionado el papel determinante de los y las presas en el cambio de rumbo de la izquierda independentista. Ahora hay quien quiere hacer noticia y embarrar el terreno de juego con un descubrimiento muy meritorio: EH Bildu es favorable a que no haya presos políticos en nuestro país. ¿Dónde está la novedad? Ese es nuestro objetivo, pero lo que estamos demandando al Gobierno del Estado es simple y llanamente que se aplique a los presos vascos la legislación penitenciaria ordinaria y que no se aplique una arquitectura jurídica y penitenciaria de absoluta excepción. Es decir, que nuestra petición, que hemos repetido hasta la saciedad, es que se aplique la legalidad penitenciaria ordinaria.

En el proceso de diálogo que favoreció Zapatero se habló de desencuentros en la dirección de ETA que acabaron en el atentado de la T4. ¿Qué fue lo determinante para que finalmente se impusiera el análisis que hacíais en la izquierda abertzale A y que entiendo compartía Iosu Urrutikoetxea?

Todo el mundo debería ser consciente de que procesos como los que hemos protagonizado son complejos y difíciles de gestionar. Nosotros nos hemos formado en una cultura política que trata de cuidar al máximo la cohesión interna cada vez que nos planteamos tomar alguna decisión de calado político. Nos tomamos nuestro tiempo. Y decisiones como las del cambio de estrategia nos llevaron años de reflexión, contraste, debate, para finalmente alcanzar un convencimiento masivo por parte de nuestras bases. Por ponerte un ejemplo: la decisión para transitar desde una estrategia de carácter armado a una pacífica nos llevó a hablar, consultar y debatir con miles de personas, y pon muchos miles. Esto requiere tiempo, pero es siempre una muy buena inversión. Hay ocasiones en que las decisiones por problemas de carácter técnico o temporal no se pueden tomar así, y ahí la confianza de nuestras bases en la dirección facilita la toma de las mismas. Nuestra última Declaración no ha estado exenta de dificultades. Mi reunión con decenas de militantes en Eibar tenía dos objetivos: compartir las razones de nuestra Declaración y comentar el pacto municipal entre EH BILDU y el PSOE en dicha localidad. Así que fue ese esfuerzo con nuestras bases, ese esfuerzo por compartir decisiones, lo que hizo posible aquel paso y todos los pasos. Y es cierto que a pesar de que algunos me atribuyen a mí un mérito especial, gente como Iosu Urrutikoetxea y otros muchos militantes anónimos hicieron posible aquella decisión. Y quiero por último poner en valor a gente como Arkaitz Rodriguez, Sonia Jacinto, Miren Zabaleta... que formando parte de la generación llamada a liderar el independentismo en el futuro fueron decisivos en aquel contexto y también en la decisión de hacer nuestra Declaración del 18 de Octubre.

La normalización política en Euskadi y Navarra, ¿podría llevar a gobiernos de coalición locales y autonómicos donde estén Unidas Podemos, el PSOE y vosotros?

Creo que serían posibles, pero de momento creo que no existen todavía condiciones como para que el PSE o el PSN den el paso. Lo digo con honestidad. Creo que está siendo posible con Podemos en el ámbito municipal, y también con el PSE o PSN en términos de acuerdos puntuales. Pero el camino está abierto, no es un camino que deseamos transitar contra nadie sino a favor de los intereses de las clases populares. Sin duda estamos allanando el camino para hacer normal lo que en la vida política y social ya es normal. Nosotros estamos abiertos a todas las geometrías. Es tiempo de sumar y no restar, es tiempo de grandes frentes amplios y es tiempo de alianzas múltiples de carácter antifascista y soberanista.

No hay posibilidades de gobiernos de “progreso” en el Estado sin el concurso de los independentistas vascos, catalanes o gallegos

La correlación parlamentaria actual ha permitido una coalición que vosotros no imaginabais posible ¿Crees que es una oportunidad para trabajar conjuntamente reformas democráticas en el Estado?

Recuerdo, Pablo, mi primer discurso en el Velódromo de Anoeta, en el que hacía aquella reflexión dirigida a la izquierda emergente que vosotros representabais y que se resumía así: estamos dispuestos a que si existe la más mínima posibilidad de democratizar el Estado, empujar y sumar fuerzas en esa dirección, pero si tal objetivo deviene imposible os hacemos un llamamiento en justa reciprocidad para que os suméis a los procesos soberanistas de las viejas naciones sin Estado como la vasca. Apunto a menudo en mis intervenciones que vivimos en una extraña paradoja; no hay posibilidades de gobiernos de “progreso” en el Estado sin el concurso de los independentistas vascos, catalanes o gallegos. Fijaos bien en este hecho. Los independentistas de izquierda hacemos posible que exista un gobierno de “progreso” en el Estado del que nos queremos independizar. Y somos la garantía para evitar una escalada mayor en la desdemocratización del Estado a manos de Vox y el PP, que aspiran a desarrollar una contrarreforma autoritaria en el Estado. Ayudar en procesos que democraticen siquiera parcialmente ese Estado no nos provoca ninguna contradicción, ya sea como fruto de nuestra vocación antifascista y republicana, ya sea como fruto de nuestro carácter internacionalista y solidario con el resto de pueblos y trabajadores del Estado, ya sea como una estrategia de simple autodefensa política.

No vais a dejar de ser independentistas, pero desarrollar fórmulas confederales en la relación entre Euskadi y Navarra y con el conjunto del Estado, ¿sería un camino que la izquierda abertzale aceptaría recorrer?

Nosotros somos independentistas, pero siempre hemos considerado que el proceso independentista no sería de tracto único. Siempre en nuestra cultura política hemos considerado que deben de existir estaciones intermedias o marcos de carácter táctico que pueden convertirse en definitivos o no en función de lo que decida nuestro pueblo libre y democráticamente. Nuestra actual propuesta apuesta por una Confederación Vasco Navarra conferederada con el Estado Español. Para nosotros ese escenario es un escenario de suficiencia política en este contexto histórico. Esa Confederación delimitaría amplias soberanías propias, las soberanías compartidas, los mecanismos para el ejercicio del derecho a decidir, un marco competencial amplio y la aceptación del carácter nacional del pueblo vasco, amén de una regulación extensiva de todos los derechos sociales y económicos de nuestro pueblo. Esta es la alternativa que EH Bildu ha depositado en el seno de la ponencia de autogobierno en el Parlamento vasco. A nuestro entender, la izquierda independentista y la izquierda del Estado tienen que abordar la crisis del modelo de Estado, del régimen del 78, con ese horizonte de plurinacionalidad, de estructura confederal y republicana. No podemos plantear un horizonte de mera reproducción del régimen del 78 con cambios estéticos, con conceptos vagos como ese llamado Estado multinivel, sino que tenemos que influir de manera conjunta en aportar soluciones democráticas al modelo territorial del Estado. Creo además, y concluyo ya, que la unidad de acción posible en torno a un programa de transformaciones democráticas en el Estado entre las fuerzas independentistas plurinacionales y la izquierda del Estado debería pasar por un programa de mínimos que recogiera este espíritu de carácter confederal y nítidamente de izquierdas. Esa es una oportunidad que deberíamos de saber aprovechar en términos políticos.

Pocos días después de la Declaración del 18 de octubre en la que la izquierda abertzale reconocía directamente el dolor de las víctimas de ETA y decía en boca de su líder que aquel sufrimiento no debía haberse producido, conversamos con Arnaldo Otegi sobre este gesto sin precedentes y sobre la situación...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Pablo Iglesias

Es doctor por la Complutense, universidad por la que se licenció en Derecho y Ciencias Políticas. En 2013 recibió el premio de periodismo La Lupa. Fue secretario general de Podemos y vicepresidente segundo del Gobierno.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

1 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. jdiezpolanco

    Interesante y oportuna, esperemos que se hagan eco otros medios. Se la enviaría a Margallo.

    Hace 1 mes 4 días

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí