1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Rosso di sera

Ni leyendo ni viajando

El periodista y político socialista Giacomo Matteotti nos avisó, hace casi cien años, de que el fascismo no es una opinión sino un crimen y por eso no puede ser legitimado en nombre de una mal entendida libertad de expresión. Mussolini lo hizo asesinar

Alba Sidera 29/10/2021

<p>Mussolini arenga a la multitud en la Piazza Duomo de Milán, en mayo de 1930.</p>

Mussolini arenga a la multitud en la Piazza Duomo de Milán, en mayo de 1930.

Archivo federal alemán

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Llegué a Roma a finales de los 2000. La primera Nochebuena que pasé aquí me marcó tanto que condicionó la dirección de mi vida profesional a partir de entonces. Aquella noche la terminé, de madrugada, en casa de amigos de unos amigos. Eran una pareja divertida y acogedora: Alessandro, músico precario, y Paola, maestra en la escuela pública. El piso estaba repleto de libros y vinilos interesantes; la fauna que más abundaba en la fiesta eran artistas melenudos que vestían ropa de segunda mano, hablaban de filosofía y ecología y fumaban tabaco de liar. Charlando sobre la genialidad de De Andrè y Pasolini la conversación se hizo profunda y terminamos hablando de la muerte. Mientras por la ventana de la cocina el amanecer teñía Roma de rojo, Alessandro profirió, solemne: “Yo ya tengo preparada la camisa negra con la que quiero que me entierren”.

Mi primera reacción fue la incredulidad. “¡Anda ya!”, solté con una sonrisa agarrotada. “Aquí somos fascistas, ¡y a mucha honra!”, me respondió, señalando un imán de il Duce pegado en la nevera, de los que inundan las tiendas de souvenirs de la ciudad. Mientras esperaba incómoda poder irme de allí, nos enzarzamos en discusiones espeluznantes: quisieron explicarme lo bien que hizo Mussolini al bombardear mi pueblo. Aquella pareja encantadora incluso me soltó un alegato final a favor de Hitler. Se quebrantaron todos mis esquemas. Hasta aquel momento, para mí los fascistas eran identificables: los cabezas rapadas con los que peleábamos en el barrio, los asesinos de Guillem Agulló, la señora enjoyada y enfundada en pieles que gritaba Arribaespaña. Pero no, los fascistas no son un ellos abstracto, lejano y caricaturizable; están entre nosotros.

¿Qué es sino clasismo considerar que el fascismo es cosa de incultos, de aquellos que no han podido permitirse el lujo de viajar y dedicar su tiempo libre a instruirse? 

Me impactó tanto aquella fascio-velada que decidí dedicarme a investigar el fenómeno del fascismo en Italia. Constaté que, efectivamente, definirse aquí fascista estaba mucho menos estigmatizado que en España (al igual que definirse antifascista). En la cola de correos, en el mecánico, en la sala de espera del dentista... establecer conversación con desconocidos y que salga el tema del fútbol o la política es fácil en Italia, y basta con rascar un poco para que, a menudo, los más insospechados reconozcan simpatías fascistas. Décadas de berlusconismo –el ex cavaliere ha sido el gran blanqueador italiano del fascismo– con su “Mussolini hizo cosas buenas” han hecho mella. He podido observar cómo este fenómeno iba en aumento ante la indiferencia general, cómo la llegada de Salvini a la esfera pública legitimó aún más los discursos de odio (y las agresiones) hasta el punto de que definirse abiertamente homófobo y racista también dejó de ser tabú. Exactamente lo mismo que pasa en España con la irrupción de Vox: sus partidarios se han apropiado de la palabra facha para contraponerla a progre. Incluso la derecha se ha sumado a la moda con el “si te llaman fascista es que estás en el lado bueno de la historia” de IDA. Legitimar la extrema derecha en las instituciones siempre tiene el mismo efecto: arrastrar a la derecha más a la derecha.

Aquella Nochebuena aprendí la lección más importante sobre fascismo: no es fruto de la ignorancia y por lo tanto no, no se cura ni leyendo ni viajando. Es una creencia peligrosa porque subestima al enemigo, pero sobre todo esconde el peor de los prejuicios: el clasismo. ¿Qué es sino clasismo considerar que el fascismo es cosa de incultos, de aquellos que no han podido permitirse el lujo de viajar y dedicar su tiempo libre a instruirse? He conocido a docenas de fascistas declarados; la mayoría son muy leídos y muy viajados y están perfectamente al día de las sesudas discusiones que tenemos sobre ellos los del otro bando. 

Estos días se ha hablado mucho del fascismo en Italia porque el partido neofascista Forza Nuova asaltó con violencia la sede del principal sindicato y sonaron las alarmas. Tarde. Los medios que llevan décadas legitimando el fascismo se preguntaron de dónde habían salido. Pero si incluso el fundador de Forza Nuova, el exterrorista nero Roberto Fiore, detenido en el asalto, fue entrevistado en 2018 con un compadreo bochornoso por el periodista estrella de la televisión pública italiana, Bruno Vespa, buen amigo de Berlusconi. Este tótem del periodismo político italiano escribe libros revisionistas sobre fascismo, y se los presenta el mismísimo trío al completo: Berlusconi, Salvini y Meloni.

Los de Forza Nuova asaltaron la sede del sindicato y no la de la patronal porque, por mucho que se vista de revolucionario al lado de los trabajadores, el fascismo está siempre arrimado al poder. Rema siempre a favor de los intereses de las clases dirigentes. Que les recuerdes esto es, con diferencia, lo que más les escuece. En cambio, lo que les divierte a carcajada limpia es el misterwonderfulismo intelectual de los que pretenden combatir el odio fascista diciendo a los malos qué malos que son y enseñándoles el buen camino. O la ingenuidad poco inocente de ciertos liberales, que quieren darle cancha para combatirlo en el campo de las ideas. 

Estas semanas, mientras en Italia sufríamos en nuestras carnes la materialización, en forma de agresiones, de haber blanqueado y dado voz al fascismo durante décadas, la galaxia mediática del extremo centro liberal español se llenaba de señores explicando que la solución era dar voz a los fascistas y debatir sus opiniones, poniéndolas al mismo plano que los demócratas. “Tanto cuesta entender que la libertad comporta la incomodidad de escuchar opiniones nazis, racistas, homófobas, misóginas, xenófobas, machistas, bizarras, delirantes, y contraponer con tino, y seducir y convencer? Sí, cuesta: se opta por las bofetadas, no hay que pensar tanto”, decía por ejemplo el 11 de octubre en Twitter el crítico televisivo Víctor Amela. 

No: el nazismo y el fascismo no son opiniones, son ideologías destructivas. El periodista y político socialista Giacomo Matteotti fue el primero que nos avisó, hace casi cien años, de que el fascismo no es una opinión sino un crimen, y por esto no puede ser legitimado en nombre de una mal entendida libertad de expresión. Por eso Mussolini lo hizo asesinar. Ha pasado un siglo y seguimos sin tener claras las bases: no se puede legitimar el fascismo, dialogar con quien quiere cargarse los derechos humanos y la democracia. Ese es su juego. Al fascismo se le combate exactamente al contrario: excluyéndolo de todo espacio público (instituciones, medios y barrios) y no comprando su marco ideológico: no debatiendo de sus temas sino creando debates sobre lo que queramos que sea el tema del día. Parece tan obvio, ¿verdad? Y en cambio, hace ya tiempo que la extrema derecha va ganando esta batalla en los grandes medios y en las redes. Y la única manera de revertirlo es entender de una vez que ser demócrata es ser antifascista.

Llegué a Roma a finales de los 2000. La primera Nochebuena que pasé aquí me marcó tanto que condicionó la dirección de mi vida profesional a partir de entonces. Aquella noche la terminé, de madrugada, en casa de amigos de unos amigos. Eran una pareja divertida y acogedora: Alessandro, músico precario, y Paola,...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autora >

Alba Sidera

Periodista especializada en la extrema derecha y el análisis político. Vive en Roma desde el 2008, donde trabaja como corresponsal. Autora del libro Feixisme Persistent.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

1 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. joamella

    Excelente artículo

    Hace 1 mes 10 días

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí