1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Jorge Mendonça / Exfutbolista del Atleti

“No veo ningún jugador que se parezca a mí”

Ricardo Uribarri 19/10/2021

<p>Jorge Mendonça, en una imagen reciente.</p>

Jorge Mendonça, en una imagen reciente.

Cedida por el entrevistado

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Acaba de cumplir 83 años y dice mantenerse bien de salud, “aunque me tienen que operar de cataratas y glaucoma”. De cabeza está estupendo, como demuestra la cantidad de anécdotas y vivencias que recuerda tanto de su carrera deportiva como de su vida posterior. Nacido en Luanda (Angola) en 1938, Jorge Mendonça se trasladó con su familia a Portugal, donde pasó por el capitalino Sporting y el Braga. En 1958, él y su hermano Fernando fueron fichados por el Deportivo para ayudar al equipo, que estaba en riesgo de descenso. Cinco partidos le bastaron para lograr el objetivo y para que el Atlético de Madrid lo incorporara a sus filas, en las que estuvo nueve años, anotando 88 goles y ganando una Liga, tres Copas y una Recopa. 

Méritos no le faltan para ser considerado una de las leyendas colchoneras. Estuvo en el primer partido de competición europea de los rojiblancos en su historia; en el primer título continental que conquistaron; en las primeras Copas de España ganadas; en el primer partido que se jugó en el Vicente Calderón; y en la victoria, gracias a un gol suyo, que rompió la racha de invicto como local del Real Madrid que duraba ocho años. Además, fue protagonista de un hecho que no se ha vuelto a ver en un campo. Un día, tras una actuación memorable ante el Dínamo de Zagreb, los aficionados saltaron al césped para sacarle a hombros en el antiguo Metropolitano. En CTXT hablamos con un delantero inolvidable.

¿Ve mucho fútbol? ¿Acude a los campos a presenciar partidos?

Sí, hasta que apareció el covid solía ir de vez en cuando al Metropolitano. Antes teníamos también visitas a las peñas, actos y esas cosas, que hacía como cualquier otro exjugador del Atleti.

¿Qué le parece el Atlético de Madrid de Simeone?

Ahora está en una fase muy buena porque se ha reforzado bastante y bien, ha tenido aciertos, y el equipo ha mejorado considerablemente. Tiene una plantilla que se puede decir que ya se ha sumado al grupo de los tres grandes. Ahora hay que contar con el Atleti en todos los terrenos.

¿Con qué Atleti se quedaría? ¿Con el de los años 60 en el que jugó usted o con el actual?

Yo no establezco comparaciones. Las cosas cambian, las posibilidades que tiene ahora el Atleti y los jugadores son muy diferentes de las que teníamos en mi época. Hay una diferencia cualitativa de medios. Por tanto, no hago comparaciones. Solo digo que el tiempo que jugué en el Atleti teníamos grandísimos futbolistas también y hemos hecho cosas muy notables, como se sabe.

¿Hay algún jugador actual que se parezca a usted como jugador?

Yo tenía mi fútbol y siempre digo que no tengo comparación con ninguno. He sido yo con todas mis circunstancias y no veo ninguno que se parezca a mí, ni en el Atleti ni en general.

¿Qué tipo de fútbol le gusta más, el de su época o el actual?

Son diferentes. Ha cambiado todo muchísimo, el reglamento, las equipaciones, ahora hay más riqueza en todos los aspectos y están mejor preparados. La mayor ventaja que yo veo ahora y que nosotros no la teníamos es la condición física. El jugador actual tiene una condición física que le permite conseguir un rendimiento que a nosotros nos costaba, porque no teníamos medios materiales para desarrollarla. Los entrenamientos nuestros no tenían nada que ver con los de ahora. Actualmente el futbolista sale como un verdadero atleta, aunque también es verdad que tiene muchas lesiones, porque son exprimidos al máximo. Es un problema grave que tiene el fútbol actual. El cuerpo humano tiene su límite.

Usted y su hermano llegaron en 1959 al Deportivo desde Portugal y en apenas cinco partidos lograron salvar al equipo del descenso, lo que hizo que el Atleti se fijara en usted.

Actualmente el futbolista sale como un verdadero atleta, aunque también es verdad que tiene muchas lesiones, porque son exprimidos al máximo

A través de un amigo íntimo gallego de la familia surgió la posibilidad de ir al Deportivo. Fuimos allí por amistad, porque no cobramos nada el tiempo que estuvimos. Fuimos un poco quijotes, pero teníamos ambición y queríamos salir del fútbol portugués hacia España. Con un partido solo que perdiera más, el descenso del equipo a Tercera era prácticamente un hecho, pero nosotros estábamos en plena forma, y con nuestra presencia, los jugadores recuperaron su estado anímico, mejoraron su rendimiento y logramos salvarnos. Fue algo espectacular, los medios hablaron de ello y llegó a los oídos del Atleti. Su entrenador era Fernando Daucik, que apareció en La Coruña para verme. Tenía el pelo muy blanco y se puso un sombrero hasta las orejas para que no lo identificasen. Pero aun así le reconocieron. A partir de ahí ya hubo una aproximación al Atleti y finalmente vine a Madrid y me quedé. Entonces solo podía haber dos extranjeros y llegué junto a Vavá, el brasileño que había sido campeón del mundo. Mi hermano, que era un buen jugador, no tuvo opción.

Jugó siempre con una rodillera en la pierna derecha. ¿Por qué?

De pequeño, en Angola, durante una cena familiar, mi madre me quería pegar y para que no lo lograra salí corriendo y me caí, con la mala suerte que me produje una lesión ósea en la rodilla, osteocondritis disecante, que en un número muy alto de casos era incapacitante. Con el tiempo se fue agravando y estando en Lisboa me operó un médico que, por cierto, estaba un poco desacreditado porque había tenido algunos fracasos, pero salió bien. Me recomendó que tenía que llevar una rodillera y estar un año sin tocar un balón. Esto último me costó mucho, pero me habitué a llevar la rodillera y no me la quité nunca. La gente creía que era por superstición y no era así, pero me acostumbré de tal manera que parecía que era parte de mi pierna. Si no la llevaba, me faltaba algo. Y ya desde infantiles hasta que dejé el fútbol no hay nadie que me haya visto sin rodillera, incluso en los entrenamientos.

Jorge Mendonça posa con la equipación del Atleti. | Atlético de Madrid

En el Atleti le consiguieron nacionalizar bastante rápido. En 1961 ya era español y así pudo jugar la Copa y ganarla en el Bernabéu al Real Madrid.

Así es. Parece ser que en la directiva del Atleti había gente con influencia en el Estado y me nacionalizaron pronto, pudiendo jugar todas las competiciones nacionales, incluida la Copa.

El Real Madrid no se le daba mal. Le metió unos cuantos goles, entre ellos uno en la final de Copa y otro que supuso la victoria en su campo en 1965 y que puso fin a una racha de ocho años invictos como locales.

Sí, yo al Real Madrid le he metido unos cuantos goles. Contra nosotros tenían muchos problemas, sobre todo en las finales. Tenían un equipazo, con Di Stefano, Gento, Puskas, Santamaría… era un equipo muy potente, pero le habíamos tomado la medida y tenían un cierto complejo cuando nos veían enfrente.

¿De qué compañero guarda mejor recuerdo?

El que desde el primer momento me recibió y me dio más confianza fue Collar. Enriquito, como le llamábamos, me llevaba de un lado para otro, sobre todo al principio, hasta que ya fui cogiendo más amistad con otros compañeros.

Entrenadores tuvo muchos. ¿Con cuál estuvo más a gusto?

Con el que estuve mejor fue con Villalonga. Me entendió bien y me respetó mucho, aunque me llevé bien con todos. Con Otto Bumbel, que era brasileño y yo le conocía de Portugal, me llevé muy bien. También con Otto Gloria tuve un trato muy familiar, pero estuvo poco tiempo por un problema de salud.

En el Atleti ganó una Liga, tres Copas y una Recopa. ¿De cuál guarda mejor recuerdo?

La Recopa fue la culminación de mi carrera en el Atleti. Era la competición internacional a la que teníamos acceso y fue en la que yo pude destacar más. Tuve grandes reconocimientos internacionales, en la prensa, y se puede decir que fue la competición idónea para mí.

Hablando de reconocimientos y de partidos internacionales. En un encuentro ante el Dínamo de Zagreb, los aficionados le sacaron en hombros desde el mismo césped hasta la calle por su gran actuación, algo que no se ha vuelto a ver.

Ese día hice tres goles y al final me sacaron a hombros hasta la calle, como a los toreros. Tengo una foto ampliada en casa de ese momento. Quién venga aquí me va a ver en ese momento con esos chavales. Fue algo muy bonito. No tengo noticias de que eso se haya repetido.

Jugó varios años en el antiguo Metropolitano. ¿Cómo era el ambiente allí?

Hoy no veo a ningún profesional que quede con un seguidor amigo en un bar público, como hacíamos nosotros. Casi no pueden salir de casa de lo vigilados que están, es una cosa increíble

Era diferente, otra generación. La gente era más familiar, teníamos una comunión muy grande con el público, había muchos amigos en las gradas que luego nos encontrábamos en otros sitios. Ahora es completamente diferente. Hoy no veo a ningún profesional que quede con un seguidor amigo en un bar público, como hacíamos nosotros, que llegabas, te sentabas, saludabas, te tomabas una copa, te invitaban, y charlabas con unos y con otros. Actualmente, ningún jugador se atreve a hacer eso, casi no pueden salir de casa de lo vigilados que están, es una cosa increíble. Es otro tipo de vida.

También vivió el traslado al Vicente Calderón, un paso importante para el Atlético.

Con ese estadio, el club empezó a alcanzar un estatus más elevado. Hubo una diferencia cualitativa muy grande respecto al Metropolitano. A partir de ahí, el Atleti empezó a ser el tercero en discordia a nivel nacional y fue progresando. 

Curiosamente, el nuevo campo tuvo que ver en que usted saliera del equipo en dirección a Barcelona en 1967. 

Empecemos diciendo que el entrenador culé era Balmanya, al que yo había tenido en el Atleti y fue el que me recomendó, a pesar de que habíamos tenido alguna trifulca en un entrenamiento. Le gustaba mucho el champán y a mí también y cuando ganábamos lo celebrábamos todos con champán y eso nos unía, pero al mismo tiempo tuve problemas con él. Recuerdo que un día estaba entrenando y vino corriendo el utillero para decirme que tenía que ir a casa de Vicente Calderón, que me estaba esperando. Cuando llegué, me abrió él la puerta y me encontré que estaba con el presidente del Barcelona. Don Vicente me dijo “¿sabes quién es este señor?”. Le dije que claro. Y me comentó “pues ha venido a buscarte. Piénsatelo”. Pero incluso tenían ya el pasaje del avión para irme ese mismo día. Ocurría que el Atleti tenía problemas para pagar a los jugadores y también para acabar las obras que quedaban pendientes del Calderón. La realidad es que tenían ya todo pactado. Incluso cuando salí de allí, en la acera de enfrente estaba un periodista del diario Pueblo esperándome con una camiseta del Barcelona para hacerme unas fotos.

En el Barcelona ganó una Copa más pero solo estuvo dos temporadas.

A mí me fichó Enric Llaudet, pero en 1968 entró un nuevo presidente, Narcís de Carreras, que era íntimo amigo del obispo de la Seu de Urgell, que tenía mucha influencia en el Barcelona. Ocurrió que yo en aquella época ya era Testigo de Jehová y no les gustó. A través del entrenador intentó que lo dejara, pero mi decisión era inalterable. Eso hizo que me dejaran en el ostracismo y de hecho me dijeron que si no cambiaba de idea no volvería a vestir la camiseta del club. Aunque de vez en cuando tuvieron que ir a buscarme. Como un día que fui a ver un partido con un amigo y en el descanso bajé al vestuario a ver a los compañeros. Resulta que uno de los jugadores se había fracturado la muñeca y el entrenador, Artigas, que se comportó muy cínicamente conmigo, me pidió, casi implorando, que me vistiera para salir en el segundo tiempo. Imagínese la cara de mi amigo cuando en vez de volver a la localidad me ve saliendo a jugar. Fue una pena, porque estaba en el mejor momento de mi carrera. Podía haber tenido una trayectoria más larga en el Barcelona, pero no pudo ser.

Y del club azulgrana pasó al Mallorca.

El presidente del Mallorca, Guillermo Ginard, era muy amigo del presidente del Barcelona y me fui al equipo balear, pero tuve muchos problemas porque no pagaba. Era una persona con un pasado muy turbio, tenía deudas con Hacienda. Como se escondía, un día tuve que perseguirle en coche, como en las películas. Llegamos a su casa y le dije que me tenía que pagar y que si no lo hacía iba a tener problemas. Me pagó sacando el dinero de su casa y me dio lo que me debía. 

Los aficionados del Dínamo de Zagreb sacan a Jorge Mendonça a hombros del estadio. | Cedida por el entrevistado.

Los aficionados del Atlético de Madrid sacan a Jorge Mendonça a hombros del Metropolitano. | Cedida por el entrevistado.

Aún así, no se acabaron los problemas con Ginard, hasta el punto de que no tuvo más remedio que acudir a la justicia y lograr una sentencia histórica.

Me seguían debiendo dinero, pero hubo un momento en que le dije que lo perdonaba con tal de que me dieran la carta de libertad. En un primer momento me dijo que de acuerdo y yo seguí jugando unos partidos más, pero pasó el tiempo y ni me pagaba ni me daba la carta de libertad. Siempre se escondía y no daba la cara. Al final no tuve más remedio que denunciarlo. Gané el pleito en el Supremo y sentó jurisprudencia, porque fue la primera vez que se consideró a un futbolista como un trabajador por cuenta ajena.

Ese tipo de reivindicaciones ayudaron a impulsar la Asociación de Futbolistas Españoles (AFE), de la que no guarda muy buen recuerdo.

Fueron unos sinvergüenzas conmigo, porque me engañaron. En los primeros pasos de la AFE había un triángulo de individuos que me hicieron creer una cosa y al final lo que estaban era obstruyendo cualquier posibilidad de que yo fuera miembro de la AFE. Y cuando quise reaccionar ya era tarde. Pero por lo menos aporté el beneficio de que a partir de ese momento los jugadores fueran considerados trabajadores por cuenta ajena.

Dejó el Mallorca con 31 años y se retiró del fútbol. Muy pronto para lo que se estila actualmente. ¿Por qué?

Ya no estaba muy dispuesto a seguir jugando. Me fui a París, donde me quiso fichar un equipo de allí, y después tuve buena relación con el Paris Saint Germain. Entrené un tiempo en Normandía mientras estudiaba Medicina. En Francia estuve casi cuatro años.

Estando en el país galo se le ocurrió la idea de crear el conocido como fútbol-7.

Se puede decir que lo reinventé. Se me ocurrió viendo jugar a unos niños un partido de calle en dos equipos de siete jugadores en cada lado. Yo pensé que era un buen número y me vino a la mente perfeccionar esa iniciativa de los críos, creé un reglamento y lo registré en la Organización Mundial de la Propiedad Intelectual. Pero pronto fue algo muy codiciado por los clubes para que los niños practicaran. No se les había ocurrido y yo se lo puse en bandeja. Empezaron a ponerlo en práctica sin autorización mía. Fue una guerra perdida porque llegó un momento en que para conseguir algo había que recurrir a abogados y lo dejé.

También estuvo 14 años colaborando con la embajada de Angola en España, una etapa en la que creó el Mundialito de la Inmigración.

Estuve como asesor deportivo y médico coordinador. Me ocupaba de los soldados heridos que venían de Angola, por las revueltas que había, y los orientaba hacia hospitales. Me presentaron al embajador y me pidió que organizara algo para los estudiantes del país que estaban en España. Alquilamos una cancha y allí organizamos partidos entre nosotros. Pero pensé en hacer algo a lo grande y presenté el proyecto al embajador, que se asustó. Me dijo “no podemos crear un departamento de fútbol en la embajada, no estamos para eso”. Y le dije que me dejara intentarlo. Me dieron rango diplomático y me entreviste con embajadores, secretarios… con la élite de la diplomacia. Fui a visitar 21 embajadas. Al principio, no querían saber nada, pero les convencí. Organizamos primero unos torneos de fútbol sala hasta que al final hicimos el Mundialito de la Inmigración.

Hubo otra época en la que estuvo en Angola para ayudar con el tema del deporte, pero no terminó muy bien la historia.

No, no fue nada bien, porque los primeros que tenían que estar agradecidos eran los antiguos futbolistas y algunos me boicotearon, me decían que sí, pero a mis espaldas me hacían la vida imposible. Creé una escuela de fútbol en un equipo fundado por militares. Estuve siete años hasta que ya me cansé y me vine de nuevo a España.

Si le pregunto que es el fútbol para usted, ¿qué me responde?

El fútbol es parte de mi vida, el fútbol y yo somos uno. Es lo único que puedo decir, no concibo identificarme con cualquier otro deporte que no sea el fútbol.

¿Y el Atlético de Madrid qué supuso en su vida?

Ha sido fantástico, claro. Me puso en la rampa de salida al mundo del fútbol nacional e internacional y, por tanto, el Atleti es un equipo que lo llevo en el corazón. De hecho, tengo una gran relación con el club y sigo vinculado a él.

 

Acaba de cumplir 83 años y dice mantenerse bien de salud, “aunque me tienen que operar de cataratas y glaucoma”. De cabeza está estupendo, como demuestra la cantidad de anécdotas y vivencias que recuerda tanto de su carrera deportiva como de su vida posterior. Nacido en Luanda (Angola) en 1938, Jorge Mendonça se...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Ricardo Uribarri

Periodista. Empezó a cubrir la información del Atleti hace más de 20 años y ha pasado por medios como Claro, Radio 16, Época, Vía Digital, Marca y Bez. Actualmente colabora con XL Semanal y se quita el mono de micrófono en Onda Madrid.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí