1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

PINTORAS

Contra la educación de la mirada

Close-Up traza la evolución del retrato desde 1870 hasta el presente a través del trabajo de nueve artistas, desde Berthe Morisot hasta Elizabeth Peyton

Deborah García 24/10/2021

<p>En el estudio, Marie Bashkirtseff.</p>

En el estudio, Marie Bashkirtseff.

Fundación Beyeler

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

El 19 de septiembre asistí a la inauguración de la exposición Close-Up en la Fundación Beyeler en Basilea. Sin miedo y emocionada, admito que es una de las exposiciones más importantes a las que he acudido en mucho tiempo y desde entonces no he podido dejar de pensar en ella. En Close-Up se muestran diferentes obras, de nueve artistas mujeres fundamentales para la Historia del arte moderno. Más de cien cuadros firmados por la pintora francesa Berthe Morisot y la artista estadounidense Mary Cassatt, ambas activas en las décadas de 1870 y 1880 en París; la pintora alemana Paula Modersohn-Becker, que se mudó desde la ciudad de Worpswede, en el norte de Alemania a la cosmopolita París desde 1900 hasta 1907; la artista alemana Lotte Laserstein, activa desde 1925 hasta 1933 en el Berlín de la República de Weimar;  la pintora mexicana Frida Kahlo, que trabajó desde finales de la década de 1920 hasta alrededor de 1950 en la Ciudad de México; la artista estadounidense Alice Neel, con una práctica que abarca desde finales de la década de 1920 hasta principios de la de 1980; Marlene Dumas, que creció en Sudáfrica en el apogeo del Apartheid antes de mudarse a Ámsterdam en 1976; la artista estadounidense contemporánea Cindy Sherman, que reside en Nueva York, y la pintora estadounidense Elizabeth Peyton. La exposición que fue retrasada un año por la pandemia y que explora la evolución del retrato moderno lleva como título Close-Up. Una manera especial de ponerle broche a un tiempo en el que no nos hemos visto la cara, y en el que nos volvemos a leer el rostro. Es la primera vez que me invitan a quitarme la mascarilla para disfrutar de la muestra, y ahora comprendo que es también algo simbólico: vernos, volver a vernos, ver las obras de esas mujeres, ver sus rostros, desvelar el mundo que quisieron enseñarnos, entenderlas. 

Desnudo, Paula Modersohn Becker. // Fundación Beyeler.

Desnudo, Paula Modersohn Becker. // Fundación Beyeler.

Cuando he podido asistir a exposiciones temporales de arte, a menudo, el protagonismo de las mujeres ha sido meramente anecdótico, como también es anecdótica la presencia de las mujeres en la mayoría de las colecciones permanentes. Si lo sé es porque desde hace ya años me dedico a contar y a apuntar en una libreta las mujeres que son expuestas. Creedme si os digo que el resultado es desalentador. Unos pocos cuadros firmados por mujeres, o una exposición de vez en cuando dedicada a la genialidad de una mujer en concreto, parece ser suficiente para muchas instituciones. Muestras en las que las viejas narrativas siguen siendo las protagonistas, donde la falta de perspectiva de género sigue brillando por su ausencia. Un arte y unas instituciones que en general desoyen a la audiencia. Esta forma de escurrir el bulto a menudo entorpece el acceso y el desarrollo de una mirada crítica que contemple la parcialidad y el desprecio con el que las mujeres fueron y han sido tratadas.

Autorretrato con traje de terciopelo, Frida Kahlo. // Fundación Beyeler

Autorretrato con traje de terciopelo, Frida Kahlo. // Fundación Beyeler

El año pasado cuando visitaba Estocolmo me acerqué una tarde al Moderna Museet donde una sala llamó poderosamente mi atención. Se llamaba Una habitación propia, en clara referencia al libro homónimo de la escritora Virginia Wolf. Lo más interesante de aquella sala era que se trataba de una lugar de desagravio. El museo y su dirección entendían que era necesario no solo dar espacio a las obras pintadas por mujeres sino reflexionar y hacer reflexionar en profundidad a la gente que visitaba aquel espacio, sobre la manera en la que nuestras miradas habían sido educadas. No se trataba tanto de exponer a mujeres y callar bocas, algo a lo que nos tienen acostumbradas las instituciones, sino de ser críticas con la Historia del Arte protagonizada, escrita, consumida, comprada y expuesta por el hombre occidental, blanco, y cis-hetero. De entender por qué hay más genios que genias, por qué las carreras de algunas mujeres son trágicamente cortas o por qué algunas solo han conseguido exponer siendo ya mujeres ancianas, o como en el caso de Berthe Morisot, unos meses antes de morir. En aquella sala también se cuestionaba el mercado del arte, se preguntaban abiertamente por las razones que había detrás de cada carrera artística y su valor en el mercado ¿En qué condiciones se pinta y se crea? Sabemos que, por ejemplo, Henri Matisse pintaba desde la cama cuando estuvo enfermo al final de su vida, ¿Quién le daba de comer? ¿Quién limpiaba su cama y su casa? ¿Quién le limpiaba el culo a Matisse? ¿Podemos imaginar cuál sería el resultado si hubiese sido una mujer la pintora enferma? No. No podemos porque probablemente aquella mujer murió tras dar a luz, o no llegó jamás a pintar porque su marido se lo impidió.

La autora del reportaje, delante de un cuadro. // Iratxe Goikoetxea.

La autora del reportaje, delante de un cuadro. // Iratxe Goikoetxea.

Mientras camino por las salas de la fundación Beyeler estoy tan emocionada que no soy capaz de centrar mi mirada en ninguno de los cuadros. De todas las artistas expuestas he hablado y escrito, y siento como si estuviera asistiendo a una reunión con amigas, como si al mirarlas, a través de los autorretratos que se hicieron a sí mismas, estuviéramos compartiendo secretos, información, vivencias, incluso pesares. Agarro a mi novia del brazo todo el tiempo, me acerco a su oído y le pregunto si ha mirado ese cuadro, y aquel, y aquel otro. Me alejo corriendo y mis carcajadas resuenan en la segunda sala de la exposición, la dedicada a Mary Cassatt. Me aproximo a un lienzo que conozco muy bien. Un cuadro del que he hablado. Un cuadro que marca para mí, para mi escritura y mi forma de entender el arte y por ende el mundo, un momento fundamental. Se trata de In the Loge, 1878 de la artista Mary Cassatt. Recuerdo lo que dijeron los críticos cuando se expuso  por primera vez: “Surpassed the strength of the most men”, “supera en fuerza a la mayoría de los hombres”. Una mujer vestida de negro mira a través de sus anteojos una escena representada en un teatro. Es ella la que mira y observa. Así representó Mary Cassatt a esa mujer de la alta burguesía que acudía al teatro. La mujer de Cassatt es sujeto de la mirada, pero a la vez es objeto observado, porque a lo lejos en otro palco, un hombre la mira a su vez. Cassatt contrapone en el lienzo dos miradas, por una parte, reivindica la mirada independiente de la mujer y por otra, denuncia la del hombre. Precisamente lo que estamos haciendo aquí. El hecho de que la mujer esté representada mirando de una forma tan activa, escribe Griselda Pollock, impide que sea objetualizada, confirmando así que la mujer es el sujeto de su propia mirada. Sigo paseando por el museo y pienso en todas estas mujeres artistas, pintándose a sí mismas, mirándonos fijamente, diciéndonos a través del tiempo y del espacio que son creadoras de mundos artísticos infinitos y que ninguno de ellos palidece al ser comparado al de sus compañeros, siempre alabados por la crítica, por la institución y por el público.  

Yo y mi modelo, Lotte Laserstein. // Fundación Beyeler. 

Yo y mi modelo, Lotte Laserstein. // Fundación Beyeler. 

Hay en Close-Up dos narrativas que fluyen juntas. De una parte, la aparente heterogeneidad de la muestra queda descartada cuando comprendemos que es a través del retrato y de los autorretratos donde todas estas autoras fueron capaces de expresar su forma de ver el mundo que las rodeaba. Por otra parte, el poner de manifiesto cómo las mujeres siguen siendo ignoradas a la hora de trazar una historia del arte y un canon moderno. Si bien cada una ha logrado reconocimiento a través de exposiciones individuales, su agrupación en Close-Up tiene como fin cambiar el énfasis de las historias de vida individuales por el poder de la mirada del artista. Al seleccionar obras tan diversas como las escenas de maternidad de Cassatt y las grotescas caricaturas fotográficas de Sherman, realmente me pregunto: ¿quién hizo y hace arte excelente y desafiante, y quién en su tiempo dio un nuevo paso en la historia del retrato? La respuesta la tengo alrededor. Los pasteles de Cassatt, ese primer autorretrato de Paula Modersohn desnuda y embarazada, Frida sin Diego, sin enfermedad alrededor, intentando descubrir su identidad, el desnudo de una mujer andrógina pintado por la artista lesbiana Lotte Laserstein, los malos tratos que Alice Neel capturó en el retrato a Peggy, el juego de máscaras de Cindy Sherman adelantándose décadas al selfie y a los filtros de Instagram, o la interesante Marlene Dumas que ya no pinta a modelos, que pinta a partir de fotografías encontradas, como en The Painter, un inquietante lienzo basado en una fotografía de su hija pequeña manchada de pintura después de jugar en el jardín. Dumas convierte a la niña desnuda en una figura fantasmal y escultural, de dos metros de altura.

The Painter, Marlene Dumas. // Fundación Beyeler.

The Painter, Marlene Dumas. // Fundación Beyeler.

No quiero dejar de recordar la sala final, la sala diez. Dedicada a las biografías de las artistas y al material audiovisual, pero sobre todo a otra pintora fundamental del arte moderno, Marie Bashkirtseff, cuya sección en la muestra se titula Prólogo. La escritora, pintora y escultora rusa vivió desde 1858 hasta 1884, y aunque sobre todo es conocida por sus diarios, sus dos obras Autorretrato con paleta (ca.1883) y The Académie Julian (1881) exhibidas ambas en la Fundación Beyeler demuestran que era una pintora talentosa que tal vez podría haber logrado el éxito si hubiera vivido más tiempo. Quiero acabar con palabras entresacadas de su diario: “Si fuese a morir así, súbitamente, tal vez no conocería el peligro, me lo ocultarían... y no quedaría nada de mí... nada... ¡nada!... como si no hubiese existido jamás... Si no vivo lo suficiente para ser ilustre, este diario será interesante; siempre es curiosa la vida de una mujer, día a día, como si nadie en el mundo debiera leerla, pero también con la intención de ser leída”.

Sin título, Cindy Sherman. // Fundación Beyeler.

Sin título, Cindy Sherman. // Fundación Beyeler.

El 19 de septiembre asistí a la inauguración de la exposición Close-Up en la Fundación Beyeler en Basilea. Sin miedo y emocionada, admito que es una de las exposiciones más importantes a las que he acudido en mucho tiempo y desde entonces no he podido dejar de pensar en ella. En Close-Up se muestran...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autora >

Deborah García

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí