1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Asia Argento / Actriz, directora de cine y cantante

“No he escrito mi autobiografía para recordar sino para olvidar”

Santiago Alonso 22/10/2021

<p>La actriz, directora y cantante Asia Argento.</p>

La actriz, directora y cantante Asia Argento.

Imagen cedida por la editorial

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Actriz, directora, cantante, escritora… Todas estas facetas artísticas de Asia Argento (1975), labradas durante más de treinta y cinco años de carrera, pasaron a un segundo plano cuando su nombre ocupó los titulares de medio planeta en 2017. Fue una de las mujeres con mayor exposición ante los medios al descubrirse el escándalo del depredador sexual Harvey Weinstein; de hecho, suya fue una de las primeras denuncias públicas no anónimas que salieron a la luz. Dos periodistas conocedores de los hechos –en 1997, Weinstein había violado a Argento en el festival de Cannes– contactaron con ella para pedirle que los contara. Se produjo una tormenta mediática de la que la italiana no salió indemne, una situación que empeoró un año después por el demoledor discurso de denuncia que pronunció en el mismo festival donde había pasado todo, ante una industria y unos compañeros de profesión que enmudecieron y, en gran medida, le dieron de lado. Así terminaba su intervención: “También esta noche, sentados entre vosotros, hay quienes todavía deben ser considerados responsables de su conducta contra las mujeres, por un comportamiento que no pertenece a esta industria, ni a ninguna industria o lugar de trabajo. Sabéis quiénes sois. Pero, sobre todo, sabemos quiénes sois. Y no permitiremos que os libréis por más tiempo”.

A partir de entonces, la espiral de controversias en las que aparecía Argento se hizo mayor porque rompió con sus compañeras del #Me Too; acusó a uno de aquellos periodistas, Ronan Farrow (el hijo de Mia Farrow y Woody Allen), de tergiversar la parte de la entrevista en la que supuestamente dijo que después había tenido relaciones consentidas con el productor, algo que ella niega rotundamente; y, a su vez, ella fue acusada de abusar del actor Jimmy Bennet cuando este tenía 17 años.

A principios de 2021 publicó en Italia una explosiva autobiografía, Anatomía de un corazón salvaje, donde una Asia Argento, que parece haberse quedado sola contra todos, se propone dar su versión de todo lo dicho en torno a su figura durante los últimos años. Y ahora la editorial Applehead Team ofrece la traducción para los lectores españoles. Muchas personas conocidas desfilan por las páginas de un libro durísimo, todo un compendio de abusos sufridos y tristezas vividas desde la infancia. Entre ellas, aparte de Weinstein, sus padres (el director Dario Argento y la actriz Daria Nicolodi), Nanni Moretti (que ofreció su peor cara durante el rodaje de Palombella Rossa), Leos Carax (un ser despreciable, según la autora, con quien tuvo un año de relación), Rob Cohen (un director que también la violó, algo que revela ahora por primera vez), Vin Diesel (un buen compañero de profesión); J. T. Leroy (uno de los mayores engaños literarios de las últimas décadas en el cual Argento también cayó, y de manera muy dolorosa), Jon Spencer (uno de sus amores imposibles), Rose McGowan (la supuesta amiga y compañera del #MeToo) o Anthony Bourdain (el famoso cocinero y pareja de la actriz que se suicidó en extrañas circunstancias).

Pese a su crudeza, el texto se convierte en el relato de una mujer valiente que ha encontrado fuerzas para renacer. Citando la frase de Federico Fellini, un director al que recurrirá de nuevo al final de nuestra charla, Asia sostiene que si alguien busca un mensaje, mejor que vaya a una oficina de correos. Sin embargo, tras haber experimentado el poder salvífico de la escritura, recomienda a los demás que hagan lo mismo.

¿Pensaste alguna vez que ibas a acabar escribiendo una autobiografía?

Sí lo había imaginado, pero no tan pronto. Pensaba hacerlo ya de mayor, cuando todo el mundo estuviera muerto.

Te declaras gran lectora. ¿Qué piensas de las autobiografías de los demás?

No soy muy aficionada a ellas. Me gustan las biografías, no las autobiografías. Una excepción, la de Buñuel, aunque no lo es del todo porque la escribió con alguien más. A menudo son aburridas por lo que tienen de autocelebración. De hecho, con la mía no quería realizar un panegírico, contando mi carrera en el cine y todo mi trabajo, sino aclarar cosas que se han dicho sobre mí. Aquí va mi punto de vista. Pese a todo lo despiadada que luce la narración, intento ser lo más objetiva posible.

En España se te conoce sobre todo por tres cuestiones. Por tu carrera como actriz, por ser hija de Dario Argento y Daria Nicolodi, y después, desgraciadamente, por tu denuncia en dos entrevistas contra Harvey Weisntein y las polémicas que vinieron después… ¿Cómo es la fotografía completa de Asia? ¿Qué va a encontrar en el libro el lector?

Sinceramente, mi esperanza es que en España, en Italia o en cualquier sitio donde se me conozca de una u otra manera, el lector encuentre una historia de valentía y resiliencia. Que se vea reflejado en ella, porque todos nos enfrentamos a dificultades y obstáculos en la vida. Se piensa que yo provengo de un cúmulo de circunstancias privilegiadas, por mis padres y el ambiente del cine donde nací. Pero esa es una idea muy superficial. En realidad, mi infancia, mi familia y mi oficio no han sido cosas felices, no procedo de ese mundo de rosas y flores que los demás imaginan. Por tanto, quería dar luz a las sombras, aclarar todo eso, contar la historia de una persona que ha tenido enormes traumas, pero que siempre se ha levantado. Quiero que solo se vea al ser humano.

Sigues haciendo pequeños papeles puntuales, pero declaras en un capítulo que ya no te consideras actriz.

Sí, pero esto ha cambiado desde entonces. Justo por haberlo escrito y, después, al leerlo, vi que no era cierto. Lo decía para protegerme. No podía hacer las películas atractivas que me ofrecían porque me habrían quitado tiempo como madre que cuida sola a sus hijos. Ahora que ya han crecido, he vuelto a actuar. He rodado una película francesa como protagonista absoluta,  The Dormant, donde estoy sola el 90 % del tiempo. Con ella he recordado que esta profesión, cuando está hecha con creatividad y con personas en la misma onda, es un regalo del cielo. He vuelto a ella con una enorme humildad. Ha sido como enamorarse de nuevo, como con un amor que pensabas que se había terminado y, con el tiempo, te encuentras a esta persona y descubres que todavía es tu gran amor.

Hablando de tus tatuajes, cuentas que te has cubierto de ellos como un modo de separarte del oficio de actriz. Por ejemplo, para no poder filmar películas de época como en las que aparecías hace tiempo.

Ha sido reapropiarme de mi cuerpo. En todas las películas donde lo mostraba, era una página en blanco en la que los demás escribían. Además, si te fijas, mis tatuajes forman una especie de armadura para protegerme, ya que soy más frágil y sensible de lo que uno puede imaginar, de esa imagen que decidí dar. Ahora soy yo quien escribe en esa página.

Yo he contado la verdad, por tanto no tengo nada que temer. Posiblemente lo hice en un momento en el que todavía estaba resentida pero, al escribirlo, el resentimiento desapareció

Reflexionas en el libro sobre dos palabras: víctima y superviviente.

Víctima es una persona que se compadece desde un estado infernal, un lugar oscuro donde no se vislumbra la luz. Superviviente es la persona que, dándose cuenta de que ha vivido experiencias negativas y traumáticas, se ha levantado con intención de aprender de lo sucedido y crecer como ser humano. Para ser una persona luchadora.

¿Temías la reacción negativa de alguien cuando terminó de escribir?

Yo, sinceramente, no. Fue la editorial italiana la que tuvo miedo. No tanto por las cosas más fuertes que he plasmado, sino por la presencia de dos o tres personajes italianos conocidos. Me dijeron si quería modificar esto o lo otro, y respondí que, bueno, si nos poníamos a cambiar, por ejemplo, lo que contaba sobre Sergio Rubini [un conocido director y actor con quien comenzó una larga y tormentosa relación cuando ella tenía diecisiete años], entonces cambiábamos todo… Yo he contado la verdad, por tanto no tengo nada que temer de estas personas. Posiblemente lo hice en un momento en el que todavía estaba resentida. Lo importante es que al escribirlo, el resentimiento desapareció.

En cualquier caso eras consciente de que iba a tener un fuerte impacto.

Mira, mi madre enfermó durante el proceso de escritura, y si siguiera ahora viva yo habría publicado igualmente todo lo que cuento de ella en mi infancia. Si no aparecieran esos episodios de violencia, después no se iba a entender por qué, en el futuro, cuando la he sufrido de nuevo, siempre he reaccionado bloqueándome, congelándome.

Excepto por dos personas, el retrato que pintas de la condición masculina es muy pesimista.

No, no es pesimista. Es realista. Así fue mi experiencia de entonces. Sin embargo, ayer, cuando recogía el premio, pensaba que en realidad en mi vida hay tres presencias masculinas que representan las influencias más importantes: la de mi padre, la de Abel Ferrara y la de mi hijo Nicola. Hay un gran componente masculino dentro de mí, lo oyes hasta en la voz que tengo. En el libro también cuento traiciones y cosas horribles hechas por mujeres. Lo que pasa es que como decidí escribir este libro no para recordar sino para olvidar, aparecen más cosas sobre los hombres. En las relaciones más íntimas la gente da lo peor de sí misma.

¿Sabes cuál es el problema principal? El poder. Todo nace del abuso de poder

Como protagonista, a la vez voluntaria e involuntaria, del #MeToo, un movimiento con el que acabaste tomando distancias, ¿piensas que todavía se puede hacer más para cambiar la mentalidad de la sociedad?

¿Sabes cuál es el problema principal? El poder. Todo nace del abuso de poder. Y como el poder en el mundo está sobre todo en manos de los hombres, estos han abusado más de él que las mujeres. Pero estoy segura de que si se diera este poder a las mujeres, también abusarían, quizás no sexualmente, porque tienen otras maneras de sentirse dominantes.

En Anatomía de un corazón salvaje subraya que los inicios del movimiento no tenían nada que ver con la beatería.

Sinceramente, he visto con gran estupor cómo se ha ido de un extremo a otro. Se ha pasado de que en Hollywood y otros lugares estos poderosos violaban mujeres como si no hubiera un mañana, de que existían tantos testimonios silenciosos y que a las actrices se las consideraba unas putas, a lo contrario. Hay gente que dice que hasta tiene miedo de seducir. Repito, de un extremo a otro. Como digo en el libro, para mí ha estado siempre claro el límite entre violencia sexual y juego entre iguales, donde la seducción es una cosa hermosísima. Este cambio me parece algo típicamente americano, propio de su cultura. Estados Unidos es un país fundado con violencia, abuso y fanatismo religioso.

Después está el capítulo sobre Italia. Allí la gente prefirió mirar hacia otra parte. Casi nadie te apoyó y mucha gente llegó a decir en los medios de comunicación que te habías buscado todo lo que te había sucedido, llamándote furcia y trepa. ¿Hay solución para Italia? Lo digo por esto en concreto y en general.

Bueno, allí está el Vaticano. Un problema antiquísimo. Un cáncer que hay que curar. Poco a poco, estos casos son como temblores sísmicos que tienen repercusión tiempo después. Lo veo en la generación de mi hija, quien, con veinte años, tiene una concepción diferente del cuerpo, de la libertad y del abuso. Quizás no tanto para las personas de mi edad, que llevan interiorizada la misoginia, pero estoy segura de que todo lo sucedido ha sido muy útil para las nuevas generaciones.

¿Qué te ha sorprendido más de las reacciones de los lectores?

Yo, que siempre me he sentido diferente y sola, he descubierto que hay muchísimas personas con estas mismas vivencias, con parte de ellas o parecidas. Personas a las que la violencia sufrida en la infancia les ha llevado a hacerse daño después. Me han llegado tantos mensajes de lectores, sobre todo de mujeres, que decían que se han reconocido en mi historia, cuando yo había pensado que era única. Sí, todas las historias son únicas, pero todos nosotros estamos conectados. A estas personas, la mía les ha dado la valentía para hablar de lo que nunca habían dicho a nadie.

Ahora que hablamos con la Asia escritora, ¿vas a afianzar esa faceta?

De momento estoy escribiendo mi nueva película. Los actores con los que trabajaré me están ayudando a preparar sus papeles, pero desde Scarlet Diva [2000] es la primera que escribo sola. Después de Scarlet Diva y mi primera novela,  I Love You Kirk [1999], me bloqueé. Creía que ya no sabía hacerlo. Y fíjate, la autobiografía la escribí solo por el contrato. Lo firmé sin tener ni siquiera una línea. La fecha límite de entrega me obligó y así reencontré mi voz, que pensaba que había perdido. No sé cuándo me pondré con el siguiente libro, porque mi vida ha sido siempre así: hacer una película como directora casi cada siete u ocho años, actuar, la música… Paso de una cosa a otra. Otras veces es todo a la vez: ahora estoy aquí hablando del libro, mientras está a punto de salir mi nuevo disco, mientras escribo mi película, mientras...

Este disco, Music from My Bed, también nace de una difícil experiencia personal, porque lo ha concebido y grabado durante los cincuenta días que pasó postrada en cama, a principios de año, a causa de una dolorosa rotura de rodilla…. ¿El artista debe siempre rebuscar en sus entresijos o hay otros recorridos para llegar a realizar una obra?

Por lo que tiene que ver conmigo siempre ha sido así. También, cuando veo a otros autores de literatura, cine o música, aunque escriban sobre los demás, siempre es por un motivo muy personal, por algo que les llega de manera profunda en ese momento de sus vidas. Una obsesión, un pensamiento. Hasta Tolstoi [dice señalando la exposición dedicada al novelista en la Colección del Museo Ruso de Málaga, donde estamos hablando]. Fellini decía que todo es autobiografía, y que la perla es la autobiografía de la ostra.

Actriz, directora, cantante, escritora… Todas estas facetas artísticas de Asia Argento (1975), labradas durante más de treinta y cinco años de carrera, pasaron a un segundo plano cuando su nombre ocupó los titulares de medio planeta en 2017. Fue una de las mujeres con mayor exposición ante los...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Santiago Alonso

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí