1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Elecciones en Alemania

La desteñida campaña de las medias rojas

Treinta años después de la caída del Muro, los democristianos alemanes apelan al anticomunismo para demonizar un eventual gobierno de izquierdas que incluya a Die Linke

Franco Delle Donne 16/09/2021

<p>El candidato de la CDU de las próximas elecciones alemanas, Armin Laschet.  </p>

El candidato de la CDU de las próximas elecciones alemanas, Armin Laschet.  

CDU/Laurence Chaperon

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

– ¡Dios mío! ¡Qué escándalo!

La canciller Angela Merkel se dirige hacia su izquierda. Decide interrumpir su discurso para intentar acallar las quejas de las y los diputados que levantan el tono. Son los escaños del partido socialdemócrata (SPD), la izquierda (Linke) y los verdes (B’90/die Grünen). No se trata de una escena común. Al menos no cuando habla la canciller. Pero esta vez algo es diferente. Los gritos son una reacción. Merkel ha decidido convertir al Bundestag, el Parlamento Federal de Alemania, en un escenario más de la campaña electoral. Ha llamado a votar por Armin Laschet, el candidato de la Unión (CDU/CSU). 

La imagen de Merkel se desdibuja un poco a causa de este discurso. Por un lado, porque no debería hacer campaña en el Bundestag, al menos no de esa manera, en medio de una alocución como jefa del Ejecutivo. Por otro, porque lo hace como reacción a una situación inédita en la historia de la República Federal Alemana: su partido ha caído por debajo del 20% en las encuestas. Parece un recurso de último momento. Un movimiento desesperado. Y el hecho de que la canciller haya evitado pronunciarse a favor de Laschet durante semanas profundiza aún más esa sensación de estar en fuera de juego: ¿Por qué no lo hizo antes? 

Pero hay algo que evidencia aún más que la Unión no encuentra el rumbo y que la canciller también se ha contagiado de esa desorientación. La campaña de las “medias rojas”, rote Socken en alemán, se ha transformado en el mensaje principal de los democristianos. Se trata de apelar a una vieja fórmula del centroderecha alemán: el anticomunismo. Treinta años después de la caída del Muro, todavía se sigue utilizando ese marco. En este caso, para demonizar preventivamente un eventual gobierno de izquierdas en Alemania que incluya al partido Die Linke, la izquierda.

El objetivo es asustar al votante que ha migrado de la Unión hacia el SPD en las últimas semanas. Ese que ha visto en el socialdemócrata Olaf Scholz una opción razonable. Se dice que es el candidato que más se parece a la canciller, el más merkeliano de los tres con posibilidades de ganar. La CDU vive momentos de fuerte convulsión y cada encuesta que se publica sube la presión. Especialmente la interna. ¿Será la bandera del anticomunismo la decisión correcta? ¿Es lo que la sociedad alemana está buscando?

El partido que sabe gobernar

La campaña había comenzado de manera muy diferente para el partido de la canciller saliente. El conservador bávaro Markus Söder (CSU) quería imponer una tradición que tiene lugar cada 20 años en el centroderecha alemán: intentar ganar la elección federal con un candidato del sur, de la CSU. Los sondeos le beneficiaban y tenía mucha aceptación en las bases del partido hermano (CDU). Sin embargo, Armin Laschet, el gobernador del estado federado más grande de Alemania, Nordrhein-Westfalen, y jefe de la CDU, no tenía intenciones de respetar aquella tradición. La lucha terminó con un triunfo de este último gracias al apoyo de los peces gordos del partido. Las heridas políticas suelen perdurar y, ya en ese momento, se percibía que Laschet no tendría a toda la Unión tras de sí. Estaba obligado a ganarse ese apoyo. Y no sería fácil.

Mientras tanto el furor verde estaba en todo su esplendor. Ya se hablaba de la primera canciller verde, Annalena Baerbock, que parecía encarnar el espíritu del momento, en un clima que presagiaba que lo que necesitaba Alemania era un cambio. Un combo de errores no forzados y una campaña sucia financiada y fomentada por ciertos sectores empeñados en impedir un gobierno verde fueron erosionando poco a poco las oportunidades de Baerbock. Y el gran beneficiado fue Armin Laschet que, para julio de 2021, lideraba una Unión que volvía a alcanzar el techo psicológico del 30%. ¿Olaf Scholz? De él nadie se acordaba. 

La Unión desplegó una estrategia de comunicación basada en su experiencia de gobierno. Ningún partido, según su visión, está mejor preparado que la CDU y la CSU para gobernar el país, para gestionarlo exitosamente, para dar por concluido el tiempo de pandemia de forma estable y organizada. Pero, al mismo tiempo, la CDU tenía otro mensaje que sonaba muy bien en los oídos de sus votantes de centro y centroderecha: para los democristianos Alemania no necesitaba medidas de cambio profundo para abordar los problemas más graves del país, al contrario, con algunos ajustes bastaba. 

La estancada digitalización, la inacción ante la crisis climática o la creciente desigualdad se solucionarían sin mayores modificaciones. Todo iba a seguir igual para las y los alemanes. Nadie notaría que algo estaba cambiando. Parecía el mensaje perfecto. Y lo que era aún más importante: no era necesario subir los impuestos. Al contrario, habría vías para desgravar, especialmente para los más acaudalados. 

Un plan clásico del centroderecha, pero ¿realista? ¿De dónde saldría el dinero de las inversiones para modernizar un país cuyos ministerios todavía se comunican por fax? Sin una subida de impuestos, ¿qué parte del gasto estatal se estaba planeando recortar?, ¿quién iba a terminar pagando el “cambio imperceptible”? Preguntas sin respuestas que pocos se hacían. Sólo importaba la estabilidad. Y la gestión de crisis. Y ha sido esta última la que rompió el momento de gracia de Armin Laschet, que comenzó a caer en los sondeos. 

El candidato que no estuvo a la altura

Mediados de julio en Alemania. La lluvia no cesa y las inundaciones toman dimensiones de catástrofe. Los muertos superan el centenar. Una tragedia que se convertirá en un punto de inflexión para las ambiciones de Armin Laschet. Gran parte de las regiones afectadas corresponden a la región que el propio candidato democristiano gobierna. La desolación es total. Laschet promete ayudas inmediatas y sin necesidad de burocracia. Días después, cuando vuelva a visitar la zona, recibirá quejas por parte de los inundados: “¿Dónde están las ayudas prometidas?” El video se viraliza y agudiza aún más la crisis de campaña que sufre la Unión. En efecto, el hecho de que Laschet saliera riendo a carcajadas en la televisión nacional mientras el presidente federal pronunciaba un discurso recordando  a las víctimas era indefendible.

Laschet, el candidato del centroderecha, la fuerza que se autoproclamaba la mejor gestora de crisis, había fracasado rotundamente. Ni siquiera su intento de relanzarse como líder de la nación durante la crisis en Afganistán funciona. De hecho, su sobreexposición le perjudica más que ayudarlo. La situación se transforma en una ventana de oportunidad para Olaf Scholz, el ministro de Finanzas que, en silencio, construye su imagen de político razonable, serio, respetuoso. La amenaza para la Unión cambiaba así de color. Ya no era verde, ahora era roja. 

El retorno del anticomunismo

– “Son tres palabras: Yo no lo haré (Ich mache es nicht)... ah no, son cuatro”. Un error tonto de Laschet, que contó mal las palabras, y convirtió su ataque a Scholz en un gag televisivo del debate electoral. El candidato del centroderecha pretendía forzar al socialdemócrata a decir que él no formaría una coalición con Die Linke. Que garantizara que no habrá tripartito de izquierdas en Alemania. Scholz no puede hacerlo. De hecho, no le conviene. Su partido necesita que aquellos votantes de izquierda dividan su voto y apoyen a la socialdemocracia, ya que el sistema electoral alemán así lo permite. Cada ciudadano tiene dos votos, uno para el candidato del distrito, el otro para un partido. Se puede votar por dos fuerzas diferentes en la misma papeleta. 

Pero la pregunta de Laschet oculta algo más. Una estrategia que va más allá de las negociaciones de coalición en sí, y que lo que busca es desprestigiar a Scholz. Quitarle su aura de candidato responsable, razonable, medido para transformarlo en un experimento de izquierdas. El objetivo es entonces imponer el debate del comunismo o anticomunismo. Y, así, despertar viejos resentimientos en la sociedad. En Alemania se la denomina campaña de las rote Socken, es decir, de las medias rojas. 

Se trata de la última ofensiva en redes sociales de la CDU y de la CSU. Pero también en otros medios, especialmente los afines ideológicamente a la Unión. Figuras del ala de izquierda del SPD como Kevin Kühnert, Saskia Esken o Norbert Walter-Borjans son utilizados como una suerte de lastre ideológico en los discursos de la Unión. Acusan a Scholz de ser apenas una marioneta de las intenciones de sus compañeros de partido. 

Y para Scholz no es fácil salir de esa encerrona. Esken y Walter-Borjans se convirtieron en jefes de su partido derrotando justamente a su actual candidato en 2020. Incluso llegaron a acusarlo públicamente de no ser un verdadero socialdemócrata. Luego la situación cambió y decidieron apelar a él para construir una opción más de centro. En cualquier caso, tanto la CDU como la CSU aprovechan estas viejas rencillas del SPD para argumentar que Scholz, en realidad, está presionado por el ala izquierda del partido. Según ellos, Scholz es una cortina de humo y detrás están los ideologizados líderes de la izquierda irresponsable y amiga de los poscomunistas. 

La amenaza inexistente

El problema con la estrategia de la  Unión, desesperada y sin rumbo concreto de campaña, es que no hay rote Socken por ninguna parte. La imagen de Scholz es producto de su acción como ministro de la propia Merkel y, a la vez, es el envés de sus competidores. Tanto Baerbock como Laschet mostraron mucho más sus debilidades que sus fortalezas. Por el contrario, Scholz sólo tuvo que llegar en el momento justo al lugar indicado, es decir, a seis semanas del día de la votación, cuando se puede comenzar a votar por correo. El candidato socialdemócrata percibió que era mucho más inteligente empeñarse en no mostrar sus debilidades en lugar de en destacar sus fortalezas. Era cuestión de esperar, de no cometer errores, de no hablar de más. Más merkeliano, imposible.

Y esa estrategia defensiva de Scholz termina por desarmar el impacto que pudieran tener los ataques de la CDU y la CSU. Si a ello le sumamos que el consenso general establece que Die Linke nunca formaría coalición a nivel federal con socialdemócratas y verdes por su posición respecto a la OTAN, la operación rote Socken de la Unión queda completamente neutralizada. Incluso si Scholz se niega a descartarla públicamente, como ha hecho hasta el día de hoy. 

La herradura y los falsa teoría de los dos demonios

La estrategia de las rote Socken ha sido contraproducente. De hecho, ha reactivado otros aspectos de los debates ideológicos alemanes que la Unión hubiese preferido no activar. La aparición del partido ultraderechista Alternative für Deutschland (AfD) ha obligado a la Unión a proferir frase como: “Estamos contra el extremismo… de derecha y de izquierda”. Sin embargo, esa frase, que funcionaba muy bien hace algunas décadas, hoy es más compleja. ¿Es lo mismo Die Linke que AfD? 

En alemán se lo conoce como la Hufeisentheorie, teoría de la herradura o de los dos demonios. Con ella se pretende construir la imagen de la equidistancia como un valor. Sin embargo, presupone la existencia de posiciones extremistas y antidemocráticas similares entre partidos a la derecha e izquierda del espectro político. En la Alemania actual, esas posiciones similares no existen. Die Linke cogobierna en varias regiones, incluso al oeste del país. A casi 15 años de su fundación, este partido de izquierdas se ha consolidado dentro el sistema de partidos de Alemania hasta el punto de que un líder de la CDU, el ministro-presidente de Schleswig-Holstein, Daniel Gunther ha expresado que no descarta una cooperación con Die Linke en algún momento.

Por el contrario, AfD es un partido de la familia de las derechas radicales europeas. Incluso dentro del partido, su facción más poderosa es el sector liderado por Björn Höcke, un importante dirigente de Thüringen aficionado a la provocación estratégica con frases como: “Alemania tiene que dar un giro de 180 grados en su política de la memoria”. Este partido, como toda derecha radical, apunta a la erosión progresiva de las instituciones y valores democráticos. Y aquí es donde la equidistancia se desvanece y el peligro real se puede percibir. 

En sus filas la CDU cuenta con algunos actores muy cercanos a la forma de pensar de la ultraderecha. Candidatos como Hans-Georg Maaßen, ex jefe del servicio secreto, es un ejemplo. Laschet no pudo hacer lo que le exige a Scholz, distanciarse de un candidato que apela a posiciones propias de la derecha radical populista, que ha sido visto en eventos con la asistencia de neonazis, que ha hablado de controlar la ideología de los periodistas. Y ahí es donde la estrategia de las rote socken pierde credibilidad y, sobre todo, integridad. 

Si la Unión no encuentra otro mensaje a corto plazo corre un serio riesgo de obtener algo más grave que el peor resultado de su historia: una crisis de identidad. Justo ahora, cuando llega el fin de la era Merkel.

----------------------

Franco Delle Donne es doctor en Comunicación por la Freie Universität Berlin. Director del proyecto Epidemia Ultra. Co-Host del podcast El Fin de la Era Merkel y productor del podcast narrativo Merkel. La canciller de las crisis.

– ¡Dios mío! ¡Qué escándalo!

La canciller Angela Merkel se dirige hacia su izquierda. Decide interrumpir su discurso para intentar acallar las quejas de las y los diputados que levantan el tono. Son los escaños del partido socialdemócrata (SPD), la izquierda (Linke) y los verdes...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí