1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Golpe a golpe

Homofobia, capitalismo y extrema derecha: ¿punitivismo o movilización?

Si tocan a una, nos movilizamos miles. No se trata solo un lema para una pancarta. Cada vez aparece más como una vía necesaria y urgente para dar una respuesta contundente frente a las acciones de una extrema derecha envalentonada

Josefina L. Martínez 22/09/2021

<p>Concentración contra las agresiones homófobas en la Puerta del Sol de Madrid el día 11 de septiembre.</p>

Concentración contra las agresiones homófobas en la Puerta del Sol de Madrid el día 11 de septiembre.

E.S.G.

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Arrancamos el verano con la noticia del asesinato de Samuel y lo cerramos con la movilización homófoba y racista de un grupo de fachas en Chueca. Días antes, la extrema derecha –Vox– instrumentalizaba el caso Malasaña contra el movimiento LGTBI. “La homofobia está en la cabeza de la izquierda”, provocaba Isabel Díaz Ayuso, casi sobrepasando a Abascal por la derecha, desde la Asamblea de Madrid. Y no se quedaba sola, los infaltables muchachos rojipardos salieron al ruedo con argumentos similares.

Detrás de tanto humo, la realidad es que las agresiones por orientación sexual o contra el colectivo LGTBI han aumentado hasta un 43% solo en el primer semestre del año. Un fenómeno que no es ajeno a países como Francia, Hungría, Brasil o Argentina –sin mencionar los casi 70 países donde pertenecer al colectivo LGTBI puede ser castigado penalmente. La pregunta que surge entonces es por qué persisten estos niveles de LGTBIfobia incluso en lugares que han estado a la vanguardia en la aprobación de leyes como el matrimonio igualitario o de implementar regulaciones contra los delitos de odio. Expresiones recurrentes de violencia hacia la comunidad LGTBI que rompen aquella ilusión (neoliberal) de una escalera ascendente hacia la igualdad bajo el paraguas de las democracias liberales. Muestran, en cambio, que se trata de un fenómeno profundo, estructural, inscrito en dinámicas propias de un sistema capitalista heteropatriarcal que normativiza los cuerpos y los deseos.

La cuestión no escapa al fenómeno emergente de la extrema derecha en gran parte del globo, que acompaña el regreso de discursos reaccionarios, racistas, antigénero, identitarios y esencialistas acerca de la sexualidad y la familia. Narrativas acerca de lo que son las mujeres y los hombres que penalizan a todes aquelles que cruzan o dinamitan las fronteras establecidas. Una deriva en la cual la extrema derecha lleva el timón de mando, pero donde no faltan complicidades por parte de cierto feminismo conservador y una izquierda estalinista nostálgica de las jerarquías del pasado.

Tal como venimos debatiendo hace tiempo también en el movimiento feminista, el punitivismo solo consigue fortalecer los aparatos represivos del Estado capitalista

Frente a estos fenómenos aberrantes, ¿qué hacer? Muchas voces han apuntado ya que la manifestación neonazi de Madrid fue autorizada por la misma delegación de Gobierno que prohibió manifestaciones del movimiento de mujeres o de la izquierda. Comparto la indignación –en mi caso, el pasado 8M fui rodeada junto a otra compañera por una veintena de policías con el objetivo de intimidarnos e identificarnos como supuestas organizadoras de una “marcha ilegal”. Sin embargo, esto no debería hacernos caer en la trampa de llamar a que sea este mismo Estado, su justicia y su policía, los que pongan freno a las acciones de la extrema derecha.

Desde la izquierda institucional y algunos sectores del movimiento LGTBI se prioriza la vía punitivista, proponiendo la tipificación de nuevos “crímenes de odio” en el Código Penal. Pero, tal como venimos debatiendo hace tiempo también en el movimiento feminista, el punitivismo solo consigue fortalecer los aparatos represivos del Estado capitalista. Mecanismos que, más rápido de lo que suele creerse, se descargan sobre los sectores oprimides, migrantes, pobres y jóvenes. Romper con la lógica punitivista implica también salir de una dinámica victimizante que anula la capacidad de transformación colectiva, que limita las posibilidades de resistencia al terreno individual o que delega en el Estado capitalista cualquier posible solución. Como señala acertadamente la filósofa Wendy Brown, la fijación de las identidades en el agravio individual tiene como contracara la entronización del poder de un Estado todopoderoso para paliar las afrentas.

“Si tocan a una, nos movilizamos miles”

En su libro Racismo, clase y el paria racializado (Katakrak, 2021), Satnam Virdee recupera las experiencias de los grupos antirracistas y la izquierda británica que se enfrentaron en las calles a las incursiones de los grupos de la extrema derecha a fines de los años 70 del siglo XX. El Frente Nacional tenía como referente a John Enoch Powell, el político conservador que se hizo conocido por su discurso Rivers of Blood (Ríos de sangre) donde llamaba a una cruzada contra la inmigración. La extrema derecha combinaba la intervención electoral con acciones “ultras” que incluían “intentos de marcar y reclamar territorio que consideraban que se había cedido a minorías racializadas, recurriendo para ello a grafitis estratégicamente situados, a la violencia arbitraria y, cada vez con más frecuencia, a organizar marchas a zonas con diversidad étnica”. En el verano de 1976 varios jóvenes de origen asiático fueron apuñalados por grupos de jóvenes blancos. En este contexto, sectores de la izquierda anticapitalista y grupos antirracistas comenzaron a organizar la respuesta. Desde grandes eventos culturales como Rock Against Racism ligado al movimiento punk y al reggae hasta acciones callejeras, contramanifestaciones y bloqueos a las marchas de la derecha. Cuando el 13 de agosto de 1977, 800 miembros del Frente Nacional intentaron marchar por el barrio de Lewisham, en Londres, se encontraron con una contramanifestación de 5.000 personas que se lo impidió. Como suele ocurrir, la policía estaba allí para garantizar la marcha neonazi y hubo represión. Sin embargo “a pesar de que un tercio de la policía londinense estaba de servicio ese día y de que se usaron por primera vez escudos antidisturbios en territorio británico no colonial, no consiguieron hacer posible la marcha del Frente Nacional por Lewisham”.

Cuando el 13 de agosto de 1977, 800 miembros del Frente Nacional intentaron marchar por el barrio de Lewisham, en Londres, se encontraron con una contramanifestación de 5.000 personas que se lo impidió

Si tocan a una, nos movilizamos miles. No se trata solo un lema para una pancarta. Cada vez aparece más como una vía necesaria y urgente para dar una respuesta contundente frente a las acciones de una extrema derecha envalentonada. Claro que la acción directa de este tipo contra grupos fachos no soluciona el problema de fondo, pero puede permitir ganar autoconfianza, desmoralizar a los contrarios, empezar a oponer una fuerza mejor organizada. Más que exigir al Estado que penalice, podríamos unir voces para exigir a los sindicatos que se movilicen junto a los movimientos sociales, contra la homofobia y el racismo, mediante acciones masivas y contundentes que opongan a las fuerzas reaccionarias de la extrema derecha toda la fuerza de una clase trabajadora diversa.

La sexualización de la política y la extrema derecha

El sociólogo francés Éric Fassin introdujo el concepto de democracia sexual para referirse al proceso que llevó de la politización del sexo a la ubicación de las cuestiones sexuales en un lugar central en el debate público en las últimas décadas. Ante la progresiva desnaturalización del género, las instituciones religiosas y conservadoras reaccionan con virulencia, ya que se pone en cuestión uno de sus fundamentos. Sin embargo, estas democracias liberales sexualizadas se tocan mucho con el imperialismo sexual y con el racismo sexual, utilizando la idea de la igualdad de las mujeres para justificar ocupaciones militares y políticas restrictivas de la migración. Al decir de Fassin: “La democracia sexual se ha convertido en el arma occidental predilecta para involucrarse en el choque de civilizaciones”.

En este marco, no sorprende que las corrientes de la extrema derecha sexualicen también las políticas de odio y el resentimiento. La cruzada “antigénero” para salvaguardar la familia tradicional define enemigos claros: las personas migrantes, el movimiento feminista y todos aquellos cuya expresión de una sexualidad disidente amenaza la posibilidad de recuperar el viejo orden. En la extrema derecha esto se expresa de variadas formas, desde la homofobia abierta a la cruzada contra el derecho al aborto.

La homofobia, el racismo y la violencia machista forman parte del ADN de un sistema que recrea desigualdades y entabla verdaderas guerras de clase para garantizar la explotación diaria de millones de seres humanos. La extrema derecha pone sobre la mesa estas contradicciones de forma brutal, pero su presencia en el escenario político no debería hacernos perder de vista al resto de los actores sociales y políticos que son parte de este mismo entramado, ya sea en su versión de derechas clásicas o liberalismos progresistas.

El neoliberalismo progresista promete garantizar las libertades sexuales a golpe de código penal, mientras mantiene acuerdos de Estado con instituciones reaccionarias como la Iglesia Católica, una verdadera fábrica de homofobia y misoginia. La separación de la Iglesia y el Estado, así como la implementación de una educación sexual integral en todos los niveles educativos son medidas elementales para combatir la homofobia y el machismo, que no están dispuestos a asumir.

El individualismo neoliberal colonizó el terreno de la lucha por la liberación sexual. Se produjo así un desplazamiento, desde aquella idea disruptiva de que todo lo personal es político a la conformista ilusión de que lo político se podía dirimir solo en el terreno personal –individual, corporal, emocional–. Si tocan a una, nos movilizamos miles significa romper con esa lógica y asumir que necesitamos una estrategia para unir la lucha contra todas las opresiones si queremos superar las miserias de este sistema capitalista y patriarcal. Romper con todo separatismo esencialista entre los movimientos, para buscar espacios de autoorganización que permitan expresar la diversidad, con el objetivo de garantizar una unidad cada vez más fuerte. Solo así podremos oponer golpe a golpe y entrar en combate.

Arrancamos el verano con la noticia del asesinato de Samuel y lo cerramos con la movilización homófoba y racista de un grupo de fachas en Chueca. Días antes, la extrema derecha –Vox– instrumentalizaba el caso Malasaña contra el movimiento LGTBI. “La homofobia está en la cabeza de la izquierda”, provocaba Isabel...

El artículo solo se encuentra publicado para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autora >

Josefina L. Martínez

Periodista. Autora de 'No somos esclavas' (2021)

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí