1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

MEDITERRANEANDO. UN ROAD TRIP POR LOS PIGS (IV)

Agapa Me

El autor recorre Creta, isla que nadie ha conseguido gobernar por las buenas o por las malas. En ella rigen leyes no escritas. Los que vienen de fuera no lo entienden y acaban provocando desastres o haciendo el ridículo

Steven Forti 17/08/2021

<p>La ciudad de Chaniá desde la tumba de Venizelos. </p>

La ciudad de Chaniá desde la tumba de Venizelos. 

María Elizalde

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Estaba huyendo en la cima de una montaña bajo un sol de justicia. Me perseguía una cigarra gigantesca. Buscaba algo para esconderme, pero no había nada. Nada. Ni una cueva, ni un árbol. No se vislumbraba ni un matorral en el horizonte. Había solo cabras. Y piedras, que intentaba esquivar para no partirme un tobillo. De vez en cuando me daba la vuelta y ese insecto monstruoso, más grande que un helicóptero, seguía siempre ahí. Y se iba acercando. Las piernas empezaban a cederme y me faltaba el aliento. No podía más. De repente me topé con un barranco. Tuve que pararme. Una de dos: o me tiraba, 500 metros de salto hacia las profundidades del mar azul, o me convertía en pasto de ese monstruo. La cigarra me miraba con sus ojos alienígenas inyectados de sangre. Le di la espalda y me tiré rezando un Pater Nostrum. Fue en ese instante en que me desperté empapado de sudor.

El sonido de las cigarras era ensordecedor y el calor insoportable. Atenea estaba acariciándome dulcemente la cabeza que tenía apoyada en su regazo. “¿Dónde estamos?”, farfullé atontado. “En las afueras de Chaniá. Has dormido de un tirón desde que te desmayaste en el templo de Poseidón y ahora has tenido una pesadilla. Todo está bien, no te preocupes”. “¿Y qué hacemos en Creta?”, le pregunté. “Quería volver a ver el lugar dónde nació Zeus, mi padre. Está en el otro lado de la isla, en el monte Psiloritis. Pero tuve que llegar a un trato con KITT. Así que hicimos una parada aquí para que pudiera ver la tumba de Venizelos y la estatua de Spiros Kayales. Ya sabes su manía con los monumentos extraños. Ven, te los enseño”. “¿Hace realmente falta?”, le dije. “Sí, porque la vista es preciosa”.

La estatua de Spiros Kayales en las afueras de Chaniá. Foto: Steven Forti.

Entramos en el parque construido en memoria del más importante político de la Grecia contemporánea, Eleftherios Venizelos. Antes de convertirse, por primera vez, en primer ministro del gobierno heleno en 1910, había liderado la sublevación de Creta, la isla donde nació. La brisa del Egeo y la sombra de los pinos me espabilaron. La tumba de Venizelos era muy sencilla: una laja de piedra que mira al golfo de Chaniá. Al fondo se veía la península de Rodopou y el perfil de los Lefka Ori, las montañas blancas que dominan este lado de la isla. KITT estaba mirando asombrado la estatua de un hombre barbudo y armado que levanta una enorme bandera griega. “Es Spiros Kayales”, me explicó Atenea. “En 1897, cuando los cretenses se levantaron por última vez contra los otomanos para pedir la unificación con Grecia, Kayales recuperó la bandera abatida por las bombas lanzadas desde los barcos de las grandes potencias y se convirtió en una especie de mástil humano para sostenerla. Se dice que el almirante italiano Canevari paró el bombardeo y todos los marineros aplaudieron la hazaña heróica de Kayales”. “Esto tengo que contárselo a mis amigos independentistas catalanes”, dijo entusiasta KITT. “¡Apuesto a que van a hacer inmediatamente una estatua de Puigdemont que iza una estelada en la cima del Canigó!”. “Hombre, puedes decírselo también a tus amigos de Madrid”, le contesté. “No sé si es mejor un hombre que iza una bandera o uno que lleva una lata de petróleo como la de la plaza de Cascorro”, ironizó KITT. Incluso Atenea, que pasa olímpicamente de las rencillas políticas del siglo XXI, se rió gustosamente. “Por lo menos parece estar otra vez de buen humor”, me susurró al oído. “Después de descubrir lo del graffiti de Byron, se había quedado un poco deprimido. En todo el viaje en ferry desde el Pireo no me dijo ni mu. Se tragó una botella entera de ouzo cantando las canciones más tristes de Markos Vamvakaris, mientras tocaba un bouzouki imaginario. Los otros pasajeros se quedaron mirándolo con una mezcla de fascinación y desconcierto”, me contó.

Era aún pronto y decidimos bajar a Chaniá. La ciudad se estaba despertando perezosamente y no había casi nadie en el puerto de la que durante un tiempo se conoció como la Venecia del Este. Tomamos un freddo espresso sentados en un café al lado de la mezquita de los Jenízaros, mirando a la fortaleza de Firkas y al pequeño faro que cierra la muralla veneciana.

El puerto de Chaniá con la mezquita de los Jenízaros y la muralla veneciana. Foto: María Elizalde.

Luego nos pusimos otra vez en marcha. Seguimos el perímetro de la isla hacia el oeste, en busca de alguna calita aislada, pero todo el golfo de Chaniá está ya explotado por el turismo low cost. “Vamos al cementerio de guerra alemán”, dijo KITT. “Ahí no habrá nadie”. No se equivocaba.

El cementerio se erguía en una pequeña colina justo detrás del aeropuerto militar de Máleme. Lo construyeron en los años setenta un grupo de  excombatientes alemanes para dar sepultura a los más de 3.000 paracaidistas fallecidos en la batalla de Creta. Tras haber conquistado Yugoslavia y la Grecia continental, a mediados de mayo de 1941 Hitler quiso tomar la isla en la que los ingleses llevaban desde hacía un año organizando la CreForce, una fuerza de resistencia compuesta por 40.000 soldados transportados desde Oriente Medio. Los alemanes lanzaron millares de paracaidistas en la operación Mercurio. “Fue la primera vez en la historia en que se realizaba un ataque con paracaidistas sin intervención de tropa terrestre”, nos contó KITT que –no tengo dudas– acababa de leerlo en la Wikipedia. Los bombardeos sobre Chaniá, Rethymno e Iraklion fueron brutales. Tras una semana de durísimas batallas, los alemanes se hicieron con el aeropuerto de Máleme y los ingleses se refugiaron en las montañas del interior. Unos 11.000 consiguieron ser evacuados desde el pequeño puerto de Sfakiá, en la costa meridional, hasta Egipto.

Cementerio de guerra alemán cerca de Máleme. Al fondo, la península de Rodopou. Foto: Steven Forti.

“La propaganda nazi dijo que la operación fue un éxito. Mentira podrida. Los paracaidistas murieron como moscas en los primeros días”, nos contó KITT que había visitado el pequeño museo en la entrada del cementerio. “Descargaron su rabia contra la población cretense que había luchado con los ingleses. El general Kurt Student ordenó represalias desde el primer día. En los pueblos del interior los alemanes mataron a centenares de hombres, mujeres, viejos y niños. Y siguieron así hasta el final de la ocupación de la isla, cuando capitularon en mayo de 1945. Un año antes, además, deportaron a los judíos que vivían en Creta: el barco que los llevaba a los campos de concentración en Polonia fue hundido por un bombardeo aliado en medio del mar Egeo”. “La guerra es esto: muerte y sufrimiento”, comentó Atenea que de combates algo sabía siendo la diosa de la guerra. “Et le nationalisme, c’est la guerre”, añadió KITT citando a Mitterand.

Un amigo me había hablado de la bahía de Balos. “Es preciosa”, me dijo hace unos meses. “¿Por qué no vamos ahí?”, pregunté. Atenea se quedó mirando hacia las montañas blancas sin decir nada: quizás pensaba en el cachondo de su padre. KITT pisó el acelerador sin pensárselo dos veces. Al cabo de un rato, acabamos en una infinita procesión de coches de alquiler que se metían en la destartalada carretera pedregosa que cruza la deshabitada península de Gramvousa. Tras una media hora de caravana, aparcamos donde pudimos y bajamos por un sendero empinado. La vista era espectacular, pero el lugar rebosaba de turistas. “Parece la Barceloneta”, escupió malhumorado KITT. Tenía razón. “Probemos en Falasarna”, aconsejé. “Quizás ahí tengamos más suerte”.

La bahía de Balos en la península de Gramvousa. Foto: María Elizalde.

Falasarna era otra bahía de ensueño, pero nos encontramos con la misma situación. “Es mediados de agosto. ¿Qué os esperábais?”, dijo Atenea que volvía a la realidad tras unas horas de silencio. No lo olviden: Atenea siempre tiene razón. Que se lo pregunten a Odiseo. Seguimos pues por la vieja carretera de la costa hacia Sfinari, un pequeño pueblo que se yergue encima de otra bahía. Bajamos hacia el mar: no había nadie. Solo un par de tabernas. El sol estaba siendo engullido por las olas y debíamos recuperar fuerzas. Un hombre grandullón, con una barriga imponente, atizaba el fuego en una barbacoa casera, mientras cantaba con un vozarrón de barítono canciones melancólicas. “Kalispera, filé”, me soltó mirándome desde sus viejas gafas con una sonrisa de mercader libanés. Manolis, así se llamaba, nos sirvió enseguida una pata de pulpo y una barracuda pescados esa misma mañana por su primo. “Huélelo”, me dijo en griego. “Está fresquísimo”, añadió, por lo que entendí. Manolis no se equivocaba. Atenea pidió también una versión cretense de los dolmades. “En vez de utilizar las hojas de parra, hay quien pone el arroz y las especies en las flores de calabacín. Y las acompañan con un queso fresco muy suave. Están deliciosas”, nos explicó. KITT decidió bañarlo todo con un lefkó krasí, un vino blanco de la casa. En la taberna de Manolis se estaba divinamente. ¿Por qué irnos? Nos quedamos ahí un par de días. KITT se emborrachaba sin darnos la lata con monumentos raros y Atenea podía cuidarme mientras me contaba historias antiguas que me recordaban a las lecturas de Homero y Ovidio que había hecho en el instituto.  

Un pulpo secándose al sol en la taberna de Manolis en Sfinari. Foto: María Elizalde.

Al tercer día, como si fuese Odiseo retenido por Calipso en la isla de Ogigia, KITT se despertó ansioso. “¡Quiero ir a las montañas!”, nos dijo delante de un yogur griego enriquecido con fruta fresca y miel. Si KITT se volvía majara era un problema, así que esta vez no le dimos largas. Nos metimos por carreteras estrechas y zigzagueantes entre montañas y valles para llegar a la garganta de Topolia. “Creta está llena de gargantas que te dejan sin aliento. ¿Por qué has querido venir aquí?”, le preguntó Atenea. “Quiero ver la cueva de Agia Sofia”, contestó. Tras dos horas arriba y abajo en un lugar olvidado por todos los dioses del Olimpo, llegamos a una pequeña cueva con un ícono de Cristo traído desde Constantinopla por los cretenses que lucharon en la defensa de la ciudad frente a los otomanos a finales del siglo XV. Con tal de que se fuesen, Mehmed II les dejó llevarse lo que querían. “¿Hemos venido aquí por esto?”, le pregunté a KITT. “Sí,  pero lo que más me interesaba era ver si estaban los esqueletos sin cabeza del obispo Misail Psaromilingos y de su hermano. Resulta que en 1347 se ofrecieron para ser decapitados por sus hijos”. “¿Y eso?”, comenté desconcertado. “Con sus cabezas querían pedir una amnistía a los venecianos que administraban la isla”.

El cartel de la taberna Romantza en la carretera a la altura de la cueva de Agia Sofía cerca de Topolia. Foto: María Elizalde.

No había esqueletos en la cueva. KITT se quedó un poco tristón. “Deberías buscar algo más alegre que hacer de vez en cuando. No puedes estar siempre mirando cementerios, estatuas raras o esqueletos decapitados”, le dijo con tacto Atenea, mientras comíamos una cabra al horno con queso y limón en una taberna que se anunciaba desde la carretera con un cartel muy ochentero. KITT se ensimismó y empezó a mirar el móvil. “Ha caído Kabul”, nos dijo abatido. “Los talibanes ya controlan todo el país. El aeropuerto de la capital se está convirtiendo en un infierno”. Afganistán es un poco como Creta. Nadie consigue gobernarlo, por las buenas o por las malas. Sean muyahidines, talibanes, rebeldes cristianos o ganaderos de las montañas blancas. En esos dos trozos de tierra, siglo tras siglo, rigen sus leyes no escritas: los que vienen de fuera no lo entienden y acaban provocando desastres. “O haciendo el ridículo”, zanjó Atenea.

Decidimos dirigirnos entonces hacia la remota región de Sfakiá donde nadie, ni los venecianos, ni los turcos ni los nazis, consiguieron imponerse a la población local. “A ver si hay cigarras también ahí”, pensé mientras KITT ponía Agapa me, la versión griega, cantada por Giannis Poulopoulos, de Abrázame de Julio Iglesias. “Os dejo un poco de intimidad”, soltó el cabrón mientras Atenea me besaba suavemente la frente.

Estaba huyendo en la cima de una montaña bajo un sol de justicia. Me perseguía una cigarra gigantesca. Buscaba algo para esconderme, pero no había nada. Nada. Ni una cueva, ni un árbol. No se vislumbraba ni un matorral en el horizonte. Había solo cabras. Y piedras, que intentaba esquivar para no partirme un...

El artículo solo se encuentra publicado para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Steven Forti

Profesor asociado en Historia Contemporánea en la Universitat Autònoma de Barcelona e investigador del Instituto de Historia Contemporánea de la Universidade Nova de Lisboa.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí