1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

LA VITA NUOVA

Cambios

Tras el traspaso de Susana Díaz a la otra vida –el Senado–, el PSOE acomete un reajuste territorial. La cosa territorial explica, por ejemplo, lo inexplicable. La defenestración de Ábalos

Guillem Martínez 14/07/2021

<p>Foto de familia del nuevo Ejecutivo en la escalinata del Palacio de La Moncloa.</p>

Foto de familia del nuevo Ejecutivo en la escalinata del Palacio de La Moncloa.

Fernando.Calvo / Pool Moncloa

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

1- El Tribunal Constitucional, respondiendo al recurso de Vox, ese partido del amor y de los derechos, le da la razón a Vox. Por lo del estado de alarma. El TC ha estado, como en los toros, dividido en el momento de entrar a matar. El empate técnico se ha roto, finalmente, con el voto del Súpercicuta TC. La sentencia del TC cuestiona varios artículos del decreto del estado de alarma. Alarmando. Es decir, especificando que la próxima vez que haya pandemia –habrá una próxima vez; por ejemplo, ahora mismo–, el Gobierno debería optar por el estado de excepción que, como su nombre indica, es una suspensión más rigurosa de derechos. Es invitar a la poli y al ejército a sumarse a la fiesta, como de hecho se sumó, pero esta vez con papeles. La sentencia del TC es otro choque Ejecutivo-Justicia/Deep State/extrema-derecha. El Deep State, por otra parte, está salido. En este momento está juzgando por segunda ocasión, y por el mismo caso, a un grupo de abogados de ETA. Se dice rápido. Por lo demás, este articulete va de cambios en el Gobierno, de cambios en otros puntos insospechados, y de choques con el Deep State, ese rayo que no cesa. El artículo es, por lo demás, una superproducción, al punto que empieza con Pi i Margall. Lo he fichado ante el desinterés de Florentino, que opinaba que Pi i Margall era el mayor timo del Real Madrid, y no la recalificación del estadio del Real Madrid. El artículo empieza propiamente en el punto 2, con Pi i Margall, como una moto, en el Congreso.

Los valencianos son los nuevos cats. Son unos nuevos cats cruyffistas, que suben-banda-dan-espectáculo, que decía el Dalai Johan

2- Pi i Margall iba como una moto por el Congreso, en plena crisis gubernamental, cuando se encontró de morros con Nicolás Estébanez, diputado, militar, federal, republicano y anarquista. Lo miró como si nunca le hubiera visto y, tras un silencio, le soltó un: “Estébanez, ¿qué haría si le nombrara ministro de la Guerra?” Estébanez se cuadró y dijo: “Presidente: ¡Nada!”. “Queda nombrado ministro de la Guerra”, contestó Pi i Margall. No se pierdan las memorias de Estébanez. Están muriéndose de risa en IberLibro.com. Datos y un castellano ágil y efectivo, que tan solo puede ser mejorado, en todo caso, por Toni Cantó, ese genio de la lingüística. Nuestro Chomsky. Tras un accidente en la ducha.

3- De esta bella parábola, hermanos, colegimos, en todo caso, que uno accede a ministro por diversos motivos. Entre los que está el todo, pero también la nada.

4- Vamos sabiendo más de los cambios en el Gobierno. Los sabremos todo al dedillo, al final y cuando ya importe un pito. Como decíamos ayer, en todo caso, la cosa remodelación apunta a: a) agilizar las maniobras que van de coger los fondos europeos a dárselos a sus legítimos propietarios. Se abre, en fin, un periodo que, si hubiera NO-DO, se llamaría El Calviñato; b) una ITV al PSOE, con fines electorales, que se come el grueso de ministros y de ivanesredondos;  c) cambiar el ritmo a la cosa Cat –no se pierdan el punto 6 y aledaños–. Y también, en Exteriores, donde se trata de d) un Desastre de Annual, en el que a la ministra del ramo, y según reza un cuplé de aquella época alusivo a aquel desastre, “la suerte hirió con zarpa de fiera”.

5- Tras el traspaso de Susana Díaz a la otra vida –el Senado–, el PSOE acomete un reajuste territorial. La cosa territorial explica, por ejemplo, lo inexplicable. La defenestración de Ábalos. Ha desaparecido como un ninja, zas, para el relajo del grupo hegemónico en el PS del País Valencià. Ábalos es, de hecho, la némesis, el Duende Verde, de SpiderXimo. Su expulsión a las tinieblas exteriores es un triunfo, o un favor, o un alivio, para el denominado Clan de Gandía. Metafóricamente, de ese municipio ha salido, incluso, una ministra estelar. O que, al menos, sustituye a un astronauta. Por la vía de la hermenéutica territorial del PSOE –difícil de entender; incluso para el PSOE; Remember the Alamo/Murcia–, se puede entender también el ascenso de la ministra de Admón. Territorial, de Castilla-La Mancha, ese biotopo en el que el PSOE nativo suele ver gigantes que amenazan la unidad de Esp, antes que molinos. Si tomamos el PS de Ximo Puig como referente federal, el PSOE de Castilla-La Mancha está, en fin, más próximo a San Isidoro. La trayectoria de la ministra, en todo caso, impide valorar su grado de gigantismo o de molinismo. Es decir, los fantasmas personales que pueden enturbiar las órdenes que reciba. Puede que las órdenes que reciba sean, incluso, tranquilizar al consumidor de gigantismo.

6- Los valencianos son los nuevos cats. Son unos nuevos cats cruyffistas, que suben-banda-dan-espectáculo, que decía el Dalai Johan. Los anteriores cats, los cats de toda la vida, subsector procesista, son tratados en este gobierno, a su vez, como menores. Se les proponen actividades extraescolares, que pueden repercutir en su aprendizaje. En todo ello, y si es así, hay cierta genialidad de planteamiento. La de teletransportar a Iceta/PSC a Cultura. Es decir, a Deportes.

7- A falta de otro, el gran proyecto cat del futuro inminente puede ser la candidatura a unos JJ.OO. de invierno. Una candidatura a unos JJ.OO. a pelo, sin grandes opciones ni trabajo, suele ser un procesismo. Es decir, un sustituto apresurado de la cohesión social y la ausencia de políticas –recuerden el relaxing PP MAD–. Con el cambio climático acelerado, pueden ser, además, los últimos JJ.OO. de invierno por debajo de los 8.000 metros, lo que sería un aliciente turístico. Pues bien, para ello, y si JxC y ERC se ponen al fin de acuerdo en ello –como siempre, están de acuerdo, pero también, y a la vez, todo lo contrario–, el procesismo tendrá que hablar con un ministro del PSC. Continuamente. Sin simbolismos ni grandes declaraciones para la parroquia. Y hablar, además, de cosas de señores/as mayores. O, al menos, de ese tipo de adultos que organizan JJ.OO. Se inauguraría una fase de diálogo con un elemento no problemático –unos JJ.OO.–, y que puede satisfacer a todo el mundo. Pasta para la hostelería, la posibilidad de reedificar el Pirineo justo encima del Pirineo, y la oportunidad de poner pancartas y banderitas en el trampolín de salto. Todos contentos. Solo una madre, o un bote de Fairy, da tanto por tan poco.

8- El otro acceso PSC al Gobierno es más expectante. No pretende incidencia del PSC sobre Cat, sino sobre su contrario epistemológico, BCN. El tema de la regulación del alquiler sobrepasa Cat, obviamente, pero es en Cat donde está más organizado. Y donde está más reprimido –con tecnología, por cierto, local; no se pierdan el punto 11–. Y el PSC detenta, desde el lunes, el ministerio del ramo. Aportar una solución, simularla, o prolongar la situación –las tres posturas de la política-sutra; con Ábalos, recordemos, se ensayaron dos oralmente y, la tercera, efectivamente–, puede, si se tiene arte, tener repercusiones en el Àrea Metropolitana de BCN. Y en el gran objetivo del PSC: recuperar la alcaldía de BCN. Veremos. La movida de Miquel Iceta y Raquel Sánchez es rica en inteligencia política, ese subtipo de inteligencia.

9- Por lo demás hay cambios inusitados –y, a falta de medios– invisibles en Cat. Visualizables en la cosa Tribunal de Cuentas. Sinopsis: la Gene ha hecho un fondo –arbitrario, abusivo– para pagar la multa –arbitraria, abusiva– del T de C a 34 políticos procesistas. Extended version: se trata de un fondo de 10 millones de euros, que serían la garantía para que un banco otorgara un préstamo a los 34 políticos, por la cuantía de los 5,4 millones del multón. La ANC –que está en modo antipolítica, como una parte notoria del procesismo– hasta ahora iba pagando esas cosas. Pero está seca, y tampoco quiere pagar nada a politicastros del sistema que bla-bla-bla. Lo que es otra novedad. La solución del fondo, no obstante, depende de dos factores. A) Que el T de C acepte esa forma de pago. Puede rechazarla. ¿Por qué? Básicamente, porque puede rechazarla. Y B) se precisa un banco que acepte el pago de los 5,4 millones al T de C, en un crédito a pagar por los afectados. Y aún no lo hay. Inter–nos: será difícil que los afectados paguen sus recibos a ese banco. Pero para eso está el fondo, para garantizar el cobro ante –más que– posibles impagos. Un banco, al fin y al cabo, está para eso. Para todo aquello que conocemos por el nombre artístico de colaboración-público-privada. El problema es que ese buen rollo bancos-políticos ha desaparecido en Cat. No tanto por un enfrentamiento de la Gene contra el imperialismo yanki y sus gusanos de Miami –que como que no–, sino porque, en la anterior crisis, en Cat, en el tándem bancario-político, ambos grupos decidieron salvarse por su cuenta. La pregunta es: ¿todo esto es legal? La respuesta: es exótico. Explica una sociedad poco democrática –dos, con el T de C–. Pero puede ser legal. El PSC lo da como legal. Con eso hace tres cosas. Cosa 1) elimina dificultades a la solución de un conflicto, que crea el Deep State. Cosa 2) orienta al procecismo hacia su camino natural. Hacia un banco. Cosa 3) anuncia, en clave no muy sofisticada, que no habrá problemas en las alturas, que es el punto en el que se firman los acuerdos. Volvemos, lentamente, y por la vía del patrimonio, tan cat, a la situación anterior al procés. Si el gran éxito del pre-procés, el pujolismo, fue que Pujol no fuera juzgado, el del procesismo puede ser no pagar 5,4 millones de euros. Pas mal. Ese entendimiento JxC-ERC-PSC habla de futuros entendimientos. Presagia una nueva-vieja etapa.

10- Aun viendo la ausencia de ética, e incluso de justicia, del T de C, no puedo dejar de ver algo muy parecido en la solución cat, que invita a suponer que se acabe pagando esa injusticia con otra: el uso del dinero público para fines privados. Hay otras soluciones. Que no se usen explican la deriva del procesismo terminal. Una sería el reparto democrático de la multa. La multa, de hecho, es mancomunada y colectiva. Los 34 tienen que pagar. Si uno no paga, se embarga a todos. Pero la multa también es variable. El pollo que tiene que pagar más son 3.633.253, 85 euros. Y el que menos, 1.058,79 euros. Si mutualizan, como buenos cenetistas, su deuda, tocarían a 158.823,5 euros –para muchos de ellos, el sueldo de un año durante sus años en la pomada–. Eso es lo que haría un grupo de compañeros, supongo. De lo que se deduce que no lo son. Lo que es otro dato sobre el procés terminal. Puigdemont que, por cierto, está en el ranking de la multa colectiva en el número 8, con 1.981.474,47 pepinos, se ha abierto también a negociar esa deuda. Lo que es otro indicio de futuro como una casa. Zumalacárregui o Jefferson Travis nunca lo harían. Bueno, Zumalacárregui, sí.

11- La dimensión ética de que el Estado –la Gene– pague una multa particular al Estado –el T de C– se ve cuando se observan otros abusos. La Gene es la única comunidad autónoma en la que se aplica la Ley Mordaza en desahucios. En el caso del Sindicat de Llogaters, eso ha supuesto, en un solo desahucio, 79 multas y un monto de 50.000 euros. Es decir, una cantidad proporcional, en ese colectivo, superior a los 5, 4 millones en el otro. Es posible que la cosa se negocie. Se ignora el estado y la situación de otros individuos y entidades multados en desahucios. Lo que es seguro es que la Gene, la ONU, o IKEA no les hará un fondo.

12- Las alturas son un país mundial en el que no se paga. Se cobra, por lo general.

1- El Tribunal Constitucional, respondiendo al recurso de Vox, ese partido del amor y de los derechos, le da la razón a Vox. Por lo del estado de alarma. El TC ha estado, como en los toros, dividido en el momento de entrar a matar. El empate técnico se ha roto, finalmente, con el voto del...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Guillem Martínez

Es autor de 'CT o la cultura de la Transición. Crítica a 35 años de cultura española' (Debolsillo), de '57 días en Piolín' de la colección Contextos (CTXT/Lengua de Trapo) y de 'Caja de brujas', de la misma colección. Su último libro es 'Los Domingos', una selección de sus artículos dominicales (Anagrama).

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí