1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Política monetaria

La arriesgada apuesta de Nayib Bukele por el bitcoin

El presidente de El Salvador impulsa un plan para introducir la criptomoneda en la economía de un país en el que cuatro de cada 10 personas son pobres. En el camino, se juega su propia credibilidad

Nelson Rauda Zablah (Nuso) 5/07/2021

<p>Negocio en El Salvador con un cartel que dice 'Aceptamos bitcoin'.</p>

Negocio en El Salvador con un cartel que dice 'Aceptamos bitcoin'.

CNN latinoamerica

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Óscar Romero atiende una tienda en Meanguera, un municipio rural a 200 kilómetros de San Salvador. Vende verduras, hortalizas, productos empacados como galletas, frituras y cervezas. Óscar no es un economista ni un político ni un inversor de riesgo pero sabe que hace unas semanas se ha aprobado en la capital de su país una ley que le obligará, dentro de poco, a aceptar una cosa llamada Bitcoin como pago por sus productos. Y sobre eso dice dos cosas: que es “una moneda que sube y baja”  y que no cree que vaya a funcionar.

No le falta razón. Bitcoin es una moneda digital –o sea no se emiten billetes ni monedas–, privada y descentralizada. Es decir, que ningún organismo de gobierno supervisa la posibilidad de falsificación. Para darle seguridad, se codifica en un circuito de computadoras (de ahí que sea una “criptomoneda”) aunque eso no resuelve lo que Óscar acertadamente describe como el “sube y baja”, que técnicamente se llama volatilidad. En abril de 2021, el bitcoin alcanzó su máximo histórico de 64.895 dólares. Cuando empecé a escribir esta nota, estaba a 35.767 y cuando la terminé, tres días después, estaba a 32.629.

Entre otras razones, por eso es que pequeños comerciantes como Óscar Romero y premios Nobel de Economía, como Paul Krugman o Robert Schiller, son escépticos sobre la utilidad real de las criptomonedas como el bitcoin.

La adopción de la criptomoneda Bitcoin como moneda de curso legal en El Salvador está poniendo a prueba la lealtad y la confianza de los salvadoreños hacia Nayib Bukele. Dos años después de haber empezado su mandato, el presidente Bukele mantiene una aprobación cercana a 90%  en diversas encuestas. Sin embargo, su última ocurrencia, que está atrayendo la atención mundial, no ha sido acogida por los salvadoreños con tanta confianza. Y eso, en sí, es un hecho político.

A partir de septiembre, todo agente económico deberá aceptar bitcoin como forma de pago. Los impuestos también se podrán pagar en bitcoin

Usualmente, y desde hace algunos años, como funciona en El Salvador es que Bukele dice que se haga la luz y la luz se hace, entre un coro de aplausos. El presidente da entrevistas en exclusiva a youtubers y publica videos de su caravana de camionetas en Tik Tok. Llegó al poder tras capitalizar el resentimiento con una clase política corrupta, encabezada por los partidos de la Guerra Fría. En 2018, miles de salvadoreños hicieron fila para firmar por la inscripción de su partido y consiguió 200.000 en un fin de semana. Arrasó con su victoria en primera vuelta en 2019 y la refrendó obteniendo el control de las dos mayorías legislativas en 2021.

Desde entonces, parece inmune al desgaste, raro para un político latinoamericano. Ganó la presidencia con un partido de esa “clase política corrupta” –no se le permitió inscribirse con su partido– y, aunque admitió que esa alianza le podía costar caro, en realidad no le costó nada. Invadió el Congreso militarmente antes de ganar las elecciones, lo que le granjeó decenas de condenas internacionales, pero el 80% de los salvadoreños lo apoyó. Luego vino la crisis del covid-19, que afectó a todo el mundo. El gobierno salvadoreño escondió los datos de fallecidos en la pandemia y acumuló una docena de casos en investigación por corrupción por las compras de emergencia. Hasta la jefa de gabinete de Bukele, Carolina Recinos, terminó en una lista de funcionarios corruptos difundida por el gobierno de Estados Unidos. No pasó nada. Al contrario, Bukele obtuvo 61 de 84 escaños en la Asamblea Legislativa, en la elección de febrero.

Cuando esa enorme mayoría tomó posesión, en mayo pasado, lo primero que hizo fue remover al fiscal general que investigaba al gobierno y a la Sala de lo Constitucional que se había atrevido a contradecir algunas decisiones de Bukele. Aún así, para junio, 80% de los salvadoreños dijo que el presidente estaba haciendo las cosas bien.

Lo del bitcoin está siendo distinto. Un sondeo digital de la Cámara de Comercio señala que 93% de las personas consultadas no quiere recibir su salario en bitcoin y un 96% de pequeños empresarios consultados dijo que no está de acuerdo en que su uso sea obligatorio en el país. Aunque eso es exactamente lo que dice la ley. A partir de septiembre de este año, “todo agente económico” deberá aceptar bitcoin como forma de pago. “Si vas a un McDonalds, no podrán decir ‘no aceptamos bitcoin’. Tienen que aceptarlo por ley”, ha dicho Bukele. Los impuestos se podrán pagar en bitcoin así como “todas las obligaciones en dinero expresadas en dólares previas a la emisión de la ley”.

La ley plantea una vaga excepción para quienes no estarán obligados a comerciar con Bitcoin: “quienes por hecho notorio y de manera evidente no tengan acceso a las tecnologías que permitan ejecutar transacciones en bitcoin”. ¿Qué significa eso? Los diputados de Bukele no se preocuparon de especificarlo. En teoría, todo lo que se necesita para comprar y vender en bitcoin es un teléfono celular. En El Salvador hay más celulares que personas y el 94% de los hogares contaba con al menos uno para 2019. Pero eso no resuelve toda la ley.

Tras el mostrador de la tienda de Óscar Romero, una de sus hijas matiza la prevalencia de los celulares por dos razones: en las zonas rurales como esta, la señal de celular es intermitente. Sube y baja, como el precio del Bitcoin. La segunda es que, aunque haya muchos teléfonos, la mayoría de las personas lo recarga en promedio con 11 dólares al mes, según una encuesta nacional de 2019, lo que significa que no siempre tienen datos o Internet disponibles. El salario mínimo es de $300 y la canasta básica cuesta $400. Después de la pandemia, cuatro de cada 10 personas son pobres, algo que el Banco Mundial define como vivir con menos de 5,5 dólares al día.

Estas consideraciones, hechas durante una breve charla en una tienda, no alcanzaron a entrar en las discusiones legislativas. La ley se anunció el sábado 5 de junio y ya estaba aprobada en los primeros minutos del 9 de junio. El grupo de diputados que estudió la propuesta de Bukele en la Comisión Financiera tardó 85 minutos, menos de lo que dura un partido de fútbol, en darle el visto bueno. 

¿Por qué tanta prisa? No parece evidente, al menos en las declaraciones públicas. Bukele ha ofrecido la ley principalmente como una herramienta para atraer capital e inversionistas extranjeros. Ha dicho, además, que contribuirá a reducir las tarifas que cobran los intermediarios de las remesas: dinero enviado principalmente por salvadoreños desde Estados Unidos a sus parientes y que compone una quinta parte de la economía nacional. La gente que ha hecho fila en los cajeros de bitcoin que existen en el país se ha decepcionado al comprobar que no es cierto que no cobren comisión. Finalmente, Bukele ha dicho que contribuirá a introducir en el sistema bancario a buena parte de la población que no tiene cuenta de ahorro (77% del país hasta 2016).

Hay, sin embargo, otras razones menos evidentes pero implícitas con la medida. En primer lugar, devuelven los titulares positivos a un Bukele que, aunque fuerte internamente, ha visto cómo su imagen internacional se desplomaba, principalmente por sus despliegues autoritarios. El mandatario de 39 años ha hablado más de bitcoin en inglés que en español. La noche antes de anunciar la ley a través de un video presentado en Miami, brindó una conferencia de prensa en la que no dijo nada de la nueva moneda. En cambio, justificó su decisión de eliminar una comisión internacional contra la impunidad liderada por la Organización de Estados Americanos (OEA).

Otra posibilidad, según los expertos, es que Bukele quiera darse un mayor margen de maniobra en cuanto a política monetaria, en una economía dolarizada desde  2001. “El plan parece una desdolarización furtiva”, según David Gerard, un experto y autor de varios libros sobre criptomoneda, en Foreign Policy. “Bukele parece estar preparando al país para inyectar bitcoins a la economía, marcarlos como ‘dólares’ para solventar su déficit (fiscal) y tomar los dólares verdaderos para pagar deuda extranjera”, sostiene Gerard. El gobierno salvadoreño ciertamente tiene un problema de ingresos y la tasa de endeudamiento incrementó en el 2020, motivado en parte por los gastos extraordinarios para atender la pandemia de covid-19.

El Banco Mundial rechazó la solicitud de colaboración que el gobierno Bukele hizo para implementar el bitcoin, alegando razones de transparencia y preocupaciones ambientales

El Salvador será un laboratorio de bitcoin, según lo ha expresado Karim Bukele, hermano y uno de los principales asesores del presidente. Para la región y para el mundo, será un interesante experimento, a coste cero, ver cómo le va a un pequeño país centroamericano con la nueva moneda. Pero los especialistas financieros saben todos los riesgos que esto implica.

El Banco Mundial rechazó la solicitud de colaboración que el gobierno Bukele hizo para implementar el bitcoin, alegando razones de transparencia y preocupaciones ambientales. El Fondo Monetario Internacional citó “problemas financieros, macroeconómicos y legales” en el proceso de aprobación de la ley. El Instituto Centroamericano de Estudios Fiscales advirtió sobre “el riesgo de que El Salvador sea empleado como paraíso para lavar dinero mediante el uso malicioso del bitcoin, ante la incapacidad legal de las autoridades para ejercer control y sancionar”.

El mismo Bukele ha aceptado que tendrán que hacer una campaña publicitaria y educacional para hacer que su idea cuele. Pero aún con su impresionante aparato de propaganda, está tropezando con varios obstáculos. La Secretaría de Prensa de la Presidencia presentó fotos de un youtuber que dijo estar asombrado de poder pagar un aguacate con bitcoin, pero el youtuber se hizo más famoso por el video de un vendedor de pan que se quejó de que le estaba regateando. Un empresario anunció que había pagado en bitcoin el salario a sus empleados. La reacción lo obligó a poner una aclaración de que no se había realizado ningún descuento.

Usualmente, las críticas a Bukele señalan sus abusos autoritarios, la falta de respeto al Estado de Derecho y a la separación de poderes. Estos son conceptos vacíos de significado para la mayoría de salvadoreños que valoran más los programas de asistencia durante la pandemia, como múltiples entregas de canastas de víveres a domicilio y un bono de 300 dólares. Pero el bitcoin supone preguntas directas relacionadas al salario y la vida de las personas.

Por ahora, parece que los salvadoreños están dispuestos a perdonarle todo a Bukele y a apoyarlo. Excepto cuando la apuesta incluye su propio dinero.

--------------------

Este texto fue publicado inicialmente en Nueva Sociedad.

 

Óscar Romero atiende una tienda en Meanguera, un municipio rural a 200 kilómetros de San Salvador. Vende verduras, hortalizas, productos empacados como galletas, frituras y cervezas. Óscar no es un economista ni un político ni un inversor de riesgo pero sabe que hace unas semanas se ha aprobado en la capital de...

El artículo solo se encuentra publicado para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Nelson Rauda Zablah (Nuso)

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí