1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Comando alitas (I)

A las bravas

Los ‘Soldados del amor’ de Marta Sánchez, un luto adelantado y la lista anual de “Cañas con encanto”

Marina Lobo 15/07/2021

<p>Patatas bravas.</p>

Patatas bravas.

Krista

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Eres más peligroso que un tiroteo en un ascensor.
Chiquito de la Calzada

Han pasado ya cinco días desde que el rey emérito cayó en coma. El país entero se despierta desde entonces cada mañana a las 8 a.m. con la canción Soldados del amor de Marta Sánchez. Ella misma contó en televisión hace tiempo, cuando todo era más normal (si es que alguna vez lo fue), cómo conoció a la familia real y cómo durmió en la cama que solía usar Juan Carlos I, en el avión que la llevó al Golfo Pérsico para interpretar esa misma canción ante las tropas españolas en 1991. También que no la volvieron a llamar para ningún otro acto por llevar un vestido muy corto, cosa que ella entendía y aceptaba, asumiendo que tal error protocolario era imperdonable, aunque ahora se haya convertido en el tema de los homenajes reales. Yo la verdad es que siempre he sido más de Chenoa, aunque no veo OT desde que lo presenta Arturo Valls.

Mientras acaba de retumbar la canción contra las paredes de gotelé, me encamino hacia la cocina para prepararme un café, cruzando los dedos mientras atravieso el pasillo para no encontrarme a ningun@ de mis compañer@s de piso antes de ingerir la primera dosis de energía gracias a la cual consigo ser medianamente soportable. Más aún siendo lunes. Mis peores presagios se cumplen: mi taza está sucia y tirada en la pila del fregadero junto a dos platos con manchas de tomate, una olla con macarrones pegados y un bol con restos de lo que alguna vez debió ser guacamole, aunque ahora es solo un unto color mierda. Parece que poner A.F (a.k.a Alba Fermonsel, es decir yo misma) en mis cosas no ha sido suficiente para que mis compis entendieran que quizás ese trozo de cerámica tenía dueña.

No les culpo, dado que mi generación hace tiempo que se acostumbró a no poseer nunca absolutamente nada, si acaso una taza robada del Starbucks. Me decido por la opción más rápida y que menos pereza me da y cojo otra taza un poco desconchada y con un dibujo desteñido de Baby Yoda. Sé que es de Sara y seguramente me regañe un poco, pero se le pasará enseguida. Cuando vine a ver el piso fue la que mejor me cayó, y eso que solo tenía un 7 sobre 10 en la app de HappyRoom, mientras que Pablo, Cristina y Jon tenían todos más de 8,5, lo que me pareció una media muy alta para un piso tan barato casi en el centro de Madrid. El tiempo te demuestra que no hay app tan efectiva para saber si alguien es buen compañero de piso como una foto del fregadero un lunes por la mañana y que a 700 euros la habitación, sin gastos pero con ventana (aunque las vistas sean a un patio de corrala), no tienes derecho a lavavajillas.

 –  Zorra, suelta mi taza.

La había escuchado arrastrar los pies por el viejo parqué. No sé cómo Sara puede estar tan segura de que esta es su taza, si ni siquiera tiene los ojos abiertos. Mirándola no sabría decir si está despierta o sonámbula. Lo único cierto es que una marca de sábana le atraviesa toda la cara en línea recta.

– Tía, la mía está sucia. Tomo el café en dos minutos y la limpio. 

Sara gira los ojos para comprobar lo que le acabo de decir. Mira el fregadero durante unos segundos y sin inmutarse da un largo bostezo que se prolonga mientras yo voy metiendo la cápsula en la cafetera. 

– Venga va, pero porque eres tú– me dice yendo como un autómata hacia el comedor, intuyo que a hacerme compañía mientras desayuno o a vigilar que cumpla mi promesa y le limpie la taza antes de irme.

Más por rutina que por interés cojo el mando para poner las noticias de fondo mientras me siento y sostengo el café con las dos manos. Desde hace una semana en la tele solo hablan del trágico e inesperado accidente de Juan Carlos. Menuda hostia se pegó escaleras abajo mientras imitaba a Chiquito de la Calzada. La ambulancia tardó apenas cinco minutos en llegar, pero por lo visto para entonces ya estaba como un vegetal. Ahora lo mantienen con vida mediante un respirador, y cinco médicos hacen guardia en su habitación medicalizada en el Palacio Real. Según ellos, aún hay esperanza porque cada día a las dos de la mañana le da un espasmo y, mientras da una patadita al aire con la pierna derecha, grita: ¡No puedor, no puedor! El vídeo ya lleva en el TikTok de Leonor ocho millones de reproducciones.

En la tele, todos los tertulianos van vestidos de negro, al igual que los ciudadanos y ciudadanas. Es lo que manda el luto nacional por adelantado decretado por nuestra presidenta, ya que el estado de Juan Carlos no mejora y se quiere evitar a toda costa que, en caso de morirse la próxima semana, el luto coincida con las fiestas de La Paloma y haya que suspenderlas. Son las favoritas de la presidenta y este año actúa Ella Baila Sola, que lo está petando desde que se unieron para hacer trap.

“Antes de que acabe la semana, celebraremos una vigilia por don Juan Carlos en la Plaza Mayor. No olviden que las flores tienen un descuento del 15% en El Corte Inglés”.

La presidenta es la única que puede ir vestida como quiera, hoy va de rojo. Lo que me recuerda que antes de ir a la oficina tengo que comprar tampones. Es lunes y el síndrome premenstrual ya está surtiendo efecto: me ha salido un grano gigante en medio de la frente. Antes de salir de casa, le echo un poco de corrector y ahora parece que tengo un bulto o un nido de arañas debajo de la piel, cosa que vi un día en un vídeo de Youtube.

 – ¿Se ve mucho? – me quedo quieta para que Sara me inspeccione antes de salir.

– A ver, si no te fijas mucho no– contesta.

– Vamos, que sí.

– Bueno hija, hay cosas peores.

La oficina me queda cerca de casa, eso es un punto a favor y en contra, porque los largos viajes en metro son prácticamente el único oasis de tranquilidad y ocio que nos queda hoy en día. Como si me hubiera teletransportado, cuando me quiero dar cuenta ya estoy a punto de atravesar las puertas de cristal de la oficina. Dentro huele a cerrado. Los fines de semana el edificio está vacío, solo quedan en él algunos guardas de seguridad que vigilan las 24 horas que nadie entre o salga de esta vasta estructura de cemento que aún parece estar a medio hacer. Y yo me pregunto quién querría desperdiciar su fin de semana en entrar al Ministerio de Cañas, Bravas y Olé, probablemente el más banal de los 39 ministerios inaugurados en esta legislatura y en el que, a pesar de su nombre, ni siquiera te puedes comer un pincho de tortilla decente en la cafetería.

Cuando llego a mi mesa, la señora agradable está esperándome para recibirme con una enorme sonrisa.

– Buenos días, ¿qué tal el finde?

Sopeso un momento la posibilidad de contarle que he estado conspirando con un grupo de millennials, en una cocina de tres metros y medio en Usera, sobre cómo derrocar a la monarquía ahora que Juan Carlos está en coma y Felipe VI ha dicho que quiere cogerse un año sabático para irse a estudiar chino. Admito que tengo cierta curiosidad por saber qué cara pondría la señora agradable, pero no quiero meterla en esto. La señora agradable es feliz, puntual. Tiene un corte de pelo corriente, un color de ojos corriente y un marido corriente. Una vez al mes se va de brunch con sus amigas, siempre al mismo sitio, porque ya las conocen y siempre les invitan a un café de más, lo que hacen que ellas vuelvan una y otra vez. Y, lo más importante, se sienta a mi lado y siempre trae galletas para dos.

– Normal– respondo, sorprendiéndome a mí misma de lo aburrido que ha sonado el que en realidad ha sido el fin de semana más loco de mi vida–. El sábado fui a cenar con unas amigas y el domingo me quedé en casa viendo Between Trees.

– ¿Cuál es esa?

– Una sobre un pueblo nórdico en el que empieza a haber asesinatos extraños.

– Ah, ya, esas son las mejores para ver en un finde.

– Total.

Las series nórdicas nunca defraudan. Todas son iguales y hay tantas que es prácticamente imposible coincidir. Satisfecha con el cierre de la conversación, dejo mis cosas y me siento en mi mesa. El post-it amarillo me mira desde la esquina del ordenador y me recuerda la cita de hoy: “22:00 en W”. Si quiero que me dé tiempo a pasar por casa para arreglarme, tengo que empezar ya a currar. Pero, antes siquiera de que me dé tiempo a que el ordenador me diga qué playlist va con mi estado de ánimo de hoy, el ministro entra hecho una fiera.

 – ¡¡¡PUTOS Ecologistas!!! ¡¡Ahora las bravas contaminan, tócate los cojones!! Ya no se puede hacer nada, macho. 

Cuatro kilos a la semana calculo que ha debido engordar de media Toni Cantó desde que dirige este ministerio. A los seis meses de inaugurar el edificio, se acometió una obra urgente de un millón de euros solo para cambiar todas las puertas de madera blanca por automáticas de cristal, porque, según él, las puertas tradicionales eran muy estrechas y solo cabía bien si pasaba de lado, y además se fatigaba al abrirlas. 

Chocando a su paso contra todas las mesas de la sala, el ministro, agotado, se para en seco en el centro, fuera de sí, se lleva la mano a la boca y cierra los dientes alrededor del dedo índice. En cuanto aparta la mano, la sangre empieza a salir del dedo, primero tímidamente y después a borbotones.

– ¡Mira lo que me obligan a hacer los veganos! – Exclama posando la mirada en la mesa de su secretario–. ¡¡La única carne que me dejan comer!!

Suponíamos que el ayuno intermitente le iba a sentar mal, pero nadie se imaginaba que hasta el punto de comerse su propio dedo. En el Ministerio de Cañas, Bravas y Olé nos dedicamos a salvaguardar el honor de poder irnos a tomar unas cervezas y unas tapas cuando acabamos de trabajar. Vamos, que nos dedicamos a beber y comer gratis, porque los bares nos invitan a todo con tal de que les metamos en la lista anual de “Cañas con encanto”. Una vez el dueño de un bar en la calle Ponzano le puso un altar al ministro en la entrada y, cada vez que este iba allí de visita, el dueño pagaba una ronda de chupitos a todo el bar.

El resto del tiempo, la función principal de Toni Cantó es enfadarse con los animalistas, los abstemios y con Alberto Garzón, ministro vitalicio de Consumo y Gas Natural. Garzón lo sabe y de vez en cuando recomienda cosas al azar para fastidiar a Cantó. La semana pasada, por ejemplo, dijo que la mejor cerveza para la salud era la Cruzcampo. Casi al minuto del anuncio, Toni Cantó tuiteó: “Para los que quieren decirme cómo tengo que vivir mi vida”, acompañándolo de una foto en la que se está bebiendo dos botellines de cerveza tostada a la vez. 

Ahora, mientras abre Twitter y llena de sangre la pantalla de su móvil, se dirige muy enfadado a la mesa de su secretario. 

– Fran, ponme con la presidenta que este se va a cagar. 

Fran, apresurado, marca rápido y le pasa el teléfono. Cantó lo coje mientras camina con nerviosismo de un lado para otro. Cuando respira parece un carlino viejo. Cuando descuelgan al otro lado, su voz se vuelve mucho más acolchada, casi musical:

– Isabel, siento molestarte, pero ya habrás visto que el soplapollas de Garzón está intentando romper España otra vez.

 

Eres más peligroso que un tiroteo en un ascensor.
Chiquito de la Calzada

Han pasado ya cinco días desde que el rey emérito cayó en coma. El país entero se despierta desde entonces cada mañana a...

El artículo solo se encuentra publicado para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autora >

Marina Lobo

Periodista, aunque en mi casa siempre me han dicho que soy un poco payasina. Soy de León, escucho trap y dicen que soy guapa para no ser votante de Ciudadanos.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí