1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Machismo

Las deportistas se rebelan contra su sexualización

Jugadoras de la selección noruega de balonmano playa y gimnastas alemanas protestan contra los atuendos que ponen el foco en sus cuerpos. Reclaman que la ropa de competición no la impongan los hombres que dirigen las federaciones

Ricardo Uribarri 30/07/2021

<p>Foto de las selecciones noruegas de balonmano.</p>

Foto de las selecciones noruegas de balonmano.

Federación Noruega de Balonmano

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Si ustedes ven un partido de balonmano playa masculino y uno femenino, hay una diferencia que rápidamente les llamará la atención: la indumentaria. Mientras ellos llevan camiseta larga de tirantes y pantalón por encima de la rodilla, ellas llevan un top ceñido y una braguita, lo que deja buena parte de su cuerpo a la vista. ¿El motivo de ese contraste? Una imposición de la Federación Internacional que pone el foco en la anatomía de la mujer, haciendo que muchas jugadoras se sientan incómodas a la hora de practicar su deporte. En el reciente Europeo de Bulgaria, ya ha habido una selección que se ha rebelado contra esta circunstancia a pesar de la amenaza de sanción.

Tanto el reglamento de la Federación Europea de Balonmano (EHF) como el de la Federación Internacional (IHF) señalan sobre la equipación en la modalidad de playa que “las atletas femeninas deben usar braguitas de bikini que tengan un ajuste perfecto y corte en un ángulo hacia la parte superior de la pierna. El ancho lateral debe ser de un máximo de 10 centímetros”. Una de las selecciones que más se ha opuesto a esta norma es la de Noruega, cuyas integrantes llegaron a la cita continental con la idea de jugar desde el primer partido con malla hasta los muslos. Pero la posibilidad de que fueran descalificadas hizo que retrasaran esa opción hasta el último partido, en el que se jugaron la medalla de bronce con España (que ganó nuestro equipo nacional por 2-0). Esa decisión les ha costado una multa de 1.500 euros “por vestir ropa inadecuada”, lo que ha provocado numerosas quejas en diferentes ámbitos. Hasta la propia cantante Pink ha declarado que la EHF “debería ser multada por sexismo” y se ha ofrecido a pagar esa cantidad, algo que finalmente hará la Federación Noruega de Balonmano.

En España no existe este problema desde 2014, cuando en el torneo de Suances 21 de los 22 equipos participantes fueron sancionados por incumplir la normativa de la ropa, que estaba vigente de 2010 pero que hasta entonces no se hacía cumplir de manera estricta. Las protestas que hubo tras aquel episodio provocaron que la entonces directora general de Deportes, Ana Muñoz, tomara cartas en el asunto y tras reunirse con el presidente de la Federación Española de Balonmano, Francisco Blázquez, se decidiera dejar sin efecto esa medida y dar libertad a las jugadoras para elegir entre distintas indumentarias. “Determinadas normas, por obligatorias que sean, no pueden ser aceptadas acríticamente. Es una norma discriminatoria”, dijo entonces Muñoz. Pero eso sólo afecta a las competiciones a nivel nacional, no así en las internacionales, que siguen rigiéndose por el reglamento de la IHF.

En España no existe este problema desde 2014, cuando tras una serie de protestas, la Federación de Balonmano dio libertad a las jugadoras para elegir entre varias indumentarias

Una de las jugadoras españolas que disputó ese encuentro por el tercer puesto en el Europeo ante las noruegas es Judith Gómez, del BM Getasur, que señala a CTXT que “me parece muy correcto que se luche por esto, porque nosotras tenemos que jugar cómodas y no nos pueden obligar a llevar una indumentaria con la cual no nos sintamos a gusto jugando. Desde mi punto de vista es un buen momento para protestar, ya que está de plena actualidad la lucha por la igualdad de la mujer. Yo estoy a favor de que se intente cambiar ese punto de la normativa porque igual que en España se logró cambiar, hay que intentar hacerlo también a nivel internacional. Se ha hablado que para el espectáculo a nivel televisivo o de visión en la grada es necesario que todos vayan iguales, pero no creo que sea un motivo por el cual una jugadora no pueda jugar con una camiseta de tirantes y una malla o un pantalón. Creo que el balonmano playa va a seguir siendo igual de espectacular se juegue como se juegue”.

Testigo de primera mano de la postura que tomaron las noruegas en el partido que las enfrentó, a Judith esa decisión de sus rivales le pareció “fenomenal. Si ellas querían luchar por ello, era el momento para hacerlo. Es una pena que por esta circunstancia las hayan sancionado, pero era necesario y seguramente en próximas competiciones se siga haciendo si no hay otra decisión. Eso no quiere decir que todas piensen igual en este tema. De hecho, en la selección española lo hablamos y la mayoría se siente cómoda con esta indumentaria, pero eso no quiere decir que haya otros equipos u otras jugadoras que no lo estén, con lo cual, nosotras, o yo, personalmente, apoyaré este cambio. Lo lógico es que haya unas opciones para elegir”.

Una de las cosas que más molesta a las deportistas es el distinto trato con los hombres, el que parezca que con ellas se busque algo más aparte de la pura y simple competición, en lo que puede ser un claro ejemplo de cosificación de la mujer. “Es una diferencia injusta, y por eso al igual que luché por el cambio en España, lucharé porque se modifique también en competiciones internacionales”, asevera Judith.

La jugadora española lamenta que, por culpa de esta circunstancia, haya quedado en un segundo plano el éxito que supone haber logrado una medalla en un evento tan importante como el Europeo. “Es verdad que aspirábamos a ganar el torneo, pero el tercer puesto nos ha dejado con buen sabor de boca y muy contentas. Hay que tener en cuenta que ha cambiado el cuerpo técnico y es una selección nueva. Estaba el objetivo de clasificarnos para el Mundial y lo hemos conseguido. Yo apuesto por este equipo y creo que podemos hacer un muy buen papel en él”.

La decisión que tomaron las noruegas de jugar con pantalón el último partido ha tenido el apoyo de otros combinados nacionales, como el de Suecia, Dinamarca y Francia. La seleccionadora gala, Valerie Nicolás, dijo que “si nada ha cambiado antes del próximo campeonato, yo misma presionaré para que las jugadoras vistan como quieran. Y aceptaremos las consecuencias que ello acarree. Hemos perdido jugadoras por culpa de la vestimenta. Las jugadoras me dicen que no se sienten a gusto, que se sienten desnudas y observadas. Este es un deporte con mucho movimiento y el bikini entorpece. También supone un problema en relación con la menstruación, por no hablar de la religión”.

Ante la ola de protestas que está causando este asunto, el presidente de la EHF, Michael Wiederer, ha tenido que salir al paso emitiendo una nota en la que señala que “somos muy conscientes de la atención que ha recibido el tema en los últimos días, y si bien los cambios no pueden ocurrir de la noche a la mañana, estamos totalmente comprometidos con que algo bueno salga de esta situación”, a la vez que ha anunciado que el importe de la multa será donada a una fundación que apoya la igualdad de mujeres y niñas en el deporte. En agosto se reunirá la comisión de balonmano playa, y en ella se debe tratar la propuesta que en abril presentó la Federación Noruega de Balonmano ante la asamblea de la EHF para eliminar esta normativa. Una vez que se estudie, se debe trasladar a la IHF para que sea ella la que tome una decisión final. Son muchas las deportistas que consideran que la presencia mayoritaria de hombres al frente de los organismos internacionales tiene relación con esta problemática, y se quejan de que sean ellos los que sigan diciéndoles a las mujeres lo que deben ponerse.

Lo ocurrido en el Campeonato de Europa de balonmano playa no es el único problema relacionado con la indumentaria de las deportistas que hemos vivido en los últimos días. El equipo alemán de gimnasia ha competido en los Juegos Olímpicos de Tokio con un atuendo que les cubría desde el cuello hasta los pies, alejado del tradicional maillot en el que las piernas están al descubierto. Con ello han querido denunciar la “sexualización” de este deporte, algo que ya hicieron en el pasado Europeo disputado en abril. La gimnasta Elisabeth Seitz explicó que “se trata de que nos sintamos cómodas. Queríamos mostrar que cada mujer y todo el mundo debería poder decidir lo que ponerse”. La Federación Internacional de Gimnasia no lo ha sancionado, porque estas indumentarias están permitidas para las gimnastas que tengan objeciones religiosas. 

Otro caso revelador ha sido el de la atleta paralímpica inglesa Olivia Breen. Durante el reciente campeonato británico recibió una amonestación de los jueces por llevar una braga deportiva “demasiado corta e inapropiada”. Breen, que usaba ropa oficial de una casa deportiva, se mostró indignada de que “en 2021 un funcionario adoptara este enfoque durante una competición” y se preguntó en sus redes sociales “si un competidor masculino sería criticado de la misma manera”. Otra vez la indumentaria femenina en el centro del debate.

Viendo todas estas situaciones, la mejor conclusión la encontramos en las declaraciones del ministro de Cultura y Deportes de Noruega, Abid Raja: “Se necesita un cambio de actitud en el machista y conservador mundo del deporte internacional”.

Si ustedes ven un partido de balonmano playa masculino y uno femenino, hay una diferencia que rápidamente les llamará la atención: la indumentaria. Mientras ellos llevan camiseta larga de tirantes y pantalón por encima de la rodilla, ellas llevan un top ceñido y una braguita, lo que deja buena parte de su cuerpo...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Ricardo Uribarri

Periodista. Empezó a cubrir la información del Atleti hace más de 20 años y ha pasado por medios como Claro, Radio 16, Época, Vía Digital, Marca y Bez. Actualmente colabora con XL Semanal y se quita el mono de micrófono en Onda Madrid.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí