1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Christina Rosenvinge / actriz y cantautora y María Pérez Sanz / directora de ‘Karen’

“El cine comercial terminará en las plataformas digitales. Y la pandemia solo está acelerando el proceso”

Álex Blasco Gamero 7/07/2021

<p>María Pérez Sanz (izquierda) y Christina Rosenvinge (derecha).</p>

María Pérez Sanz (izquierda) y Christina Rosenvinge (derecha).

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Durante la primera mitad del siglo XX, la escritora danesa Karen Blixen (1885-1962), bajo el seudónimo de Isak Dinesen, se convirtió en un hito comercial con sus relatos autobiográficos de sus vivencias como propietaria de una plantación de café en Kenia, recogidos en Memorias de África (1937). Una serie de historias romantizadas del colonialismo europeo que la directora y guionista María Pérez Sanz (Cáceres, 1984) retoma con su largometraje, junto a la cantautora y actriz Christina Rosenvinge (Madrid, 1964), en Karen (2021). Una obra que reivindica el cine de autor, acercando al público una imagen menos idealizada y más humana de la escritora durante sus años en África que la vista en la adaptación de Sydney Pollack (1985).

La película se centra en la relación entre Karen Blixen y su sirviente Farah, que se recoge en el último libro de la escritora, Sombras en la hierba (1960). ¿Por qué elegir esta historia?

Christina Rosenvinge: Años después de arruinarse en África y tener que volver a Dinamarca, ella dijo que si había habido una figura realmente importante durante su estancia allí esa fue la de Farah. Él era mucho más que su criado. Habían creado una relación más allá de lo laboral, sin tener que ser amorosa o sexual.

María Pérez Sanz: Esta es una historia menos épica, con más conversaciones, pasajes domésticos y anécdotas personales. Es un poco la cara b de Memorias de África (1985). Es más, en algún momento la quisimos llamar Sombras en la hierba. Queríamos llevar el concepto de Sydney Pollack con aquella película a nuestro terreno con un mensaje más humano y cercano, y no tan comercial.

Una relación entre una colona aristócrata danesa y un sirviente somalí. ¿Han discutido mucho sobre la posible idealización de las colonias en la obra de Blixen? 

C.R.: Mucho. Hay que tener en cuenta que Memorias de África fue escrita con una clara intención comercial. Ella quería escribir un libro que la sacara de la ruina y la llevara muy lejos. Hizo lo que tenía que hacer: dignificar la historia, centrarse en ciertos detalles y omitir otros. Sin embargo, en sus cartas, donde ella tiene un pasaje en el que es muy crítica con el linchamiento de un trabajador negro de otra plantación, hace ver cómo su posición era mucho más crítica con el colonialismo británico que en los libros que conocemos. Que no quiere decir que no fuese racista, y sobre todo clasista, pero en comparación a sus coetáneos el pensamiento era mucho más avanzado.

Queríamos hacer una obra sin juicios, que se basase en observar la relación entre la aristócrata y el criado

M.P.S.: Leímos y debatimos mucho sobre textos poscoloniales, porque justo lo que no queríamos era idealizar esa situación. Queríamos hacer una obra sin juicios, que se basase en observar la relación entre la aristócrata y el criado. Para contar la historia de Karen y Farah esta era la única manera, porque no sabemos el punto de vista de él. No dejó nada escrito, por lo que no sabemos hasta qué punto ella fue importante en la vida de él o esto fue una idealización de ella.

C.R.: La novela ya empieza con la frase “Yo tenía una granja en África”, que se ha convertido en el principio de un mito que arrastró a una ola de románticos europeos a buscar el paraíso perdido. Esa frase ya de por sí no se puede decir inocentemente. Ella tenía una granja allí porque un africano no podía tenerla. Los legítimos dueños de esas tierras no podían reclamarlas ni podían comprarlas. Es cierto que dentro de sus terrenos implantó sus normas, que estaban muy por encima a nivel de trato humano de las del resto de colonos, construyendo escuelas, preocupándose de la salud de sus trabajadores y de la situación de sus familias. También es verdad que tenía cierto complejo de jefa de la tribu y de salvadora blanca, pero tenía un interés antropológico particular en entenderlos.

Otra parte importante de la obra es el hecho de dejar atrás la idea de la mujer como sujeto romántico. Sin rastro de un amante o marido la historia se centra en ella y en una relación de amistad.

M.P.S.: Para ella nunca fueron vitales las relaciones románticas o sexuales, ni estuvieron en el centro de su vida literaria. Eso fue algo que hizo Pollack en su película. Cogió fragmentos de sus obras para estirar la historia extramatrimonial con el hombre libre que no le hace caso.

Ella es una extranjera en un mundo que desconoce, por lo que en cierta manera necesita a Farah como canal de comunicación con el resto. Sin él nunca habría tenido capacidad de negociación o facilidades a la hora de repartir el sueldo entre los trabajadores. Estaba obligada a fiarse de su criterio, porque él conocía ese universo al que ella no tenía ningún acceso.

C.R.: En el caso de Farah, es verdad que ella lo cuenta desde un punto de vista en el que ve una unión mística por encima de todo y él acepta esa responsabilidad, pero manteniendo una distancia, y eso sí se puede ver en sus escritos.

En una carta que Blixen escribió a su hermano Tomás ya comentaba ese interés comercial en escribir en inglés. A esto se unió el uso del seudónimo masculino Isak Dinesen. Parece que tenía muy claro cómo funcionaba el mundo.

M.P.S.: El problema le vino cuando ya en su última etapa en Kenia se quedó sin dinero y entró en una espiral existencialista. Llegó a plantearse irse a París a estudiar cocina y terminó volviendo a Dinamarca a escribir. Su primer manuscrito fue rechazado y por eso cambió la estrategia. Empezó a escribir en inglés y a firmar como Isak Dinesen. Fue la artista total, con su disfraz, look y mitomanía. Creó muchas leyendas en torno a ella, se prodigó poco y esto creó un misterio en el público. Fue la primera marketing woman. Con Siete cuentos góticos, su primer libro, fue cuando comenzó a firmar como Isak Dinesen, pero en el momento en el que salió Memorias de África ya se sabía que era ella. La estrategia le sirvió para lanzarse al ruedo y ser admitida por el gran público. Incluso para llegar a ser número uno en Estados Unidos, donde se tenía, y aún se tiene, una idea más romantizada del colonialismo.

Empezó a escribir en inglés y a firmar como Isak Dinesen. Fue la artista total, con su disfraz, look y mitomanía

C.R.: Lo que no quiere decir que no escribiese antes. Publicó algún cuento en su juventud en una revista danesa, pero ella durante toda su vida se dedicó al cuento oral. No es que llegase a los 50 años, no supiese qué hacer con su vida y se pusiera a escribir, a pesar de que en una carta a su hermano dice algo así como “voy a empezar a hacer lo que hace todo el mundo cuando no sabe qué hacer, que es empezar a escribir un libro”. No es que fuera una crisis de los 50 sino que le venía de antes.

¿Sigue siendo tan importante el misticismo en el artista?

M.P.S.: Sigue existiendo esta mitomanía entorno a los artistas. Y en este momento hay tanto artista, o gente que se quiere dedicar a ello, que es necesario para marcar una diferencia. Siempre ha habido mucho de marketing en esto, y aunque hayan cambiado las fórmulas sigue existiendo.

Volviendo a la película, han dejado atrás esa mitomanía e idealización de la película Memorias de África para acercarse a una idea más humana y de cine de autor.

M.P.S.: Memorias de África fue un millón de veces más comercial que Karen. Lo tenía todo para serlo: una de las novelas más famosas del siglo XX, un reparto muy reconocido y una adaptación romántica de la historia. Nosotras teníamos una idea más arriesgada de lo que debía ser esta película bajo un formato de cine de autor mucho más pausado y reflexivo, muy lejos de tener como interés principal el éxito comercial.  

C.R.: En algún momento del rodaje recuerdo, bajo 45º C al sol de Extremadura, a alguien diciendo que el plano era demasiado largo y a María diciendo que no habíamos entendido nada, que esta era una película aburrida (risas).

Al final siempre es mucho más fácil poner en pie una película comercial de cuatro millones de euros que una película de autor con poco presupuesto. El cine de autor es una propuesta artística, no tan direccionada al entretenimiento puro, y hay gente que no llega a entenderlo.

M.P.S.: El cine de autor es el único interesante y el único que va a quedar para las salas. Todo el cine comercial terminará en las plataformas digitales con esos catálogos infinitos e imposibles. Y la pandemia solo está acelerando el proceso. La partida va a quedar más dividida, y bien está, porque van a quedar las películas que merece la pena ir a ver y desaparecerán los bodrios de los que están inundados los cines. Esto sería la visión optimista, la negativa sería que nos fuéramos todos a tomar por culo.

Presentada en el festival de Sevilla en noviembre, estrenada en salas en junio. ¿Ha tenido que ver la covid en que tardase tanto en llegar a los cines?

M.P.S.: La idea era retrasar el estreno tanto como pudiésemos. Hasta hace nada había muchas salas cerradas, muchísimas restricciones y muy distintas en las comunidades. En Cataluña, uno de los lugares donde es más fácil salir y que funcione, ha estado todo cerrado… Hemos aguantado hasta que todo estuviera mejor y que la gente tuviese ganas de ir al cine.

¿Se ha gestionado bien la cultura durante el año de pandemia?

M.P.S.: No, de hecho solo se ha hablado de la hostelería. Nadie habla de la cultura. Se han hecho discursos buenistas sobre lo bien que nos han venido durante los confinamientos la música, el cine, etc., pero más allá de eso poco se ha hecho. ¿Cuántas salas no han sobrevivido a la pandemia? Muchísimas se han ido y no van a volver. Ha habido algún caso esperanzador como el de los cines Zoco de Majadahonda, que son una especie de asociación, donde los vecinos hicieron barrio, junto a un casero a la altura que les bajó el alquiler y lo salvaron.

Hay que pensar si la cultura en algún momento ha tenido un trato positivo de las instituciones

C.R.: Hay que pensar si la cultura en algún momento ha tenido un trato positivo de las instituciones. Puede que haya situaciones puntuales en las que se ha puesto el foco, pero no sé si ha habido un interés real en visibilizar la importancia de la cultura. Los artistas son molestos por su concepción crítica del mundo por lo que, ante la imposibilidad de domesticar, han optado por ignorar. Da la sensación de que incluso el Ministerio de Cultura no tiene una importancia real, que es la última de las carteras y que cumple más con una idea estética que legislativa. Y por ello ahora nos encontramos con el problema de que todo el ecosistema de técnicos y artistas que mantenían salas, espectáculos o producciones ha sufrido una hecatombe que iremos viendo en los próximos años. Y que no sabemos hasta qué punto se va a poder reconstruir. 

Durante la primera mitad del siglo XX, la escritora danesa Karen Blixen (1885-1962), bajo el seudónimo de Isak Dinesen, se convirtió en un hito comercial con sus relatos autobiográficos de sus vivencias como propietaria de una plantación de café en Kenia, recogidos en Memorias de África (1937). Una serie...

El artículo solo se encuentra publicado para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Álex Blasco Gamero

De Leganés, pero no madrileño. Estudió periodismo y cª políticas –eso dicen dos papeles muy caros–. Actualmente es miembro de la redacción de CTXT.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí