1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

  290. Número 290 · Noviembre 2022

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

HISTORIAS DE UNA COMUNIDAD

La identidad armenia del país de los cedros

Miles de supervivientes del genocidio encontraron refugio en el Líbano y los que aún se resisten a abandonar el país que les acogió, se enfrentan a un futuro cada vez más difícil

Sara Mosleh Moreno / Joao Sousa (fotos) Beirut (Líbano) , 22/06/2021

<p>La abuela de Arpi Mangassarian, Nazeli (primera mujer sentada a la izquierda) y su hijo Noubar, el padre de Arpi (centro) en Alepo, 1923-1924.</p>

La abuela de Arpi Mangassarian, Nazeli (primera mujer sentada a la izquierda) y su hijo Noubar, el padre de Arpi (centro) en Alepo, 1923-1924.

Joao Sousa

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Con una población de 6,7 millones de habitantes, Líbano se ha convertido en el país con la mayor concentración per cápita de refugiados en el mundo. Ofrece cobijo a alrededor de millón y medio de ciudadanos de la vecina Siria, 200.000 palestinos exiliados de sus tierras, y más de 17.000 asilados iraquíes y de otros orígenes.

Sin embargo, décadas antes de que los desplazados palestinos, iraquíes o sirios se instalaran en este pequeño país, las fronteras del Líbano fueron lugar de acogida para otra comunidad perseguida y hostigada, superviviente del primer exterminio masivo del siglo XX.

Entre 1915 y 1939, decenas de miles de ciudadanos otomanos de etnia armenia provenientes de la región de Cilicia, los seis valiatos armenios y del Sanjak de Alejandreta inundaron el actual territorio del Líbano, huyendo de la aniquilación planificada del Gobierno otomano, que costó la vida a millón y medio de personas de esta minoría cristiana.

Algunos, gracias a la ayuda de las autoridades del Mandato francés, fueron embarcados hacia distintos puertos del Líbano, mientras que otros acabaron en el país mediterráneo tras sufrir las caravanas de la muerte y tener que recorrer cientos de kilómetros a pie desde Anatolia, atravesando los desiertos de Siria.

Los que consiguieron sobrevivir a las deportaciones instigadas por el gobierno de los Jóvenes Turcos se agruparon en diferentes ciudades del Líbano como Anjar, Zahlé (en el valle de la Bekaa), Trípoli o Biblos; otros muchos fueron asentados por las autoridades francesas en campos de refugiados como el de El-Buss y Rashidieh en Tiro o el de Bourj Hammoud, al noreste de Beirut.

Precisamente hasta Bourj Hammoud –una tierra agrícola y pantanosa en la ribera oriental del río Beirut– llegó desde la Armenia otomana el bisabuelo materno de Yervant Shallagian, cuando todavía era un niño.

“El abuelo de mi madre era huérfano y, tras el inicio del genocidio, con siete años, tuvo que huir de su hogar. Caminando, finalmente se encontró en el Líbano, pero ni siquiera sabía dónde estaba”, explica con voz tranquila este artista y guía cultural armenio-libanés.

Shallagian durante uno de los recorridos culturales que organiza semanalmente en el barrio armenio de Bourj Hammoud (Beirut). // J.S

Shallagian cuenta cómo lo primero que hicieron los armenios al llegar al Líbano fue buscar a otros compatriotas. “Se corrió la voz de que muchos se estaban instalando en Bourj Hammoud, así que aquí empezó a llegar población armenia desde Siria, Grecia o Chipre”.

A menudo traumatizados por haber sobrevivido a la muerte y con el temor de volver a ser perseguidos por las autoridades turcas, “[los armenios] tuvieron que enfrentarse a muchas dificultades derivadas de su persecución”, sostiene la arquitecta y urbanista Arpi Mangassarian, con una historia familiar marcada por la muerte y el destierro.

Nazeli, su abuela paterna, llegó a Alepo andando desde Mamsa, su pueblo natal en Armenia occidental (ahora conocido con el nombre de Alakuş, en la provincia turca de Mardin). Una ruta de tres meses y medio en la que se vio obligada a dejar a su madre en mitad del camino y enterrar a su hija de siete años, que murió por agotamiento. 

“Nazeli, continúa y no vuelvas atrás”, le rogó su madre. “Mi abuela le hizo caso y gracias a ella hoy estamos vivos. Si no hubiera escuchado a su madre, si no la hubiera obedecido, habrían muerto las dos”, dice Mangassarian emocionada.

Completamente desamparados, los recién llegados tuvieron que empezar de cero. Varias organizaciones internacionales, el Gobierno libanés y las autoridades francesas ayudaron a los supervivientes: les concedieron parcelas de terrenos agrícolas para construir improvisados refugios y financiaron alimentos, ropa y atención médica para los refugiados. En poco tiempo, la población armenia se expandió por todo el Líbano, especialmente en Bourj Hammoud, donde se estableció uno de los núcleos urbanos y comerciales armenios más importantes del país y de Oriente Medio.

De sobrevivir a prosperar

Como en los años veinte había pocas industrias en el Líbano, la única opción de los refugiados para salir adelante era trabajar de forma independiente. De este modo, los armenios se emplearon como artesanos, comerciantes y profesionales de todo tipo, ganando buena reputación y convirtiéndose, en pocos años, en una de las comunidades más prósperas del país.

Aunque a lo largo del tiempo los oficios artesanales y comerciales han ido sucumbiendo a los embates de la industria, en las animadas calles del enclave armenio de Bourj Hammoud aún quedan personas empeñadas en mantener viva la tradición de sus ancestros.

Es el caso de Avedis y Krikor Der Boghosian, dueños de Vintage 961, un taller y tienda de objetos vintage que conserva el toque personal de estos dos hermanos apasionados de la fotografía.

Avedis y Krikor Der Boghosian, propietarios de Vintage 961, trabajando en una de sus creaciones. // J.S.

“Todos nuestros productos son antiguos, aquí no tenemos nada nuevo”, declara Avedis. “El truco es que adquirimos objetos viejos que encontramos por la calle o compramos de otras personas y modificamos su finalidad”, añade mientras muestra lo que antes era un tocadiscos de vinilo y que los hermanos han convertido en un reloj de pared.

Hijos de un sastre, Krikor y Avedis recuerdan que cuando eran niños solían venir a este mismo taller “para experimentar” con sus “propias creaciones”. Con el tiempo, lo que comenzó como un pasatiempo se convirtió en algo más serio.

“Fabricamos tantas cosas que un día decidimos venderlas todas. Entonces vino un tipo que iba a abrir un club nocturno y compró todas las piezas por un buen precio. Eso nos hizo darnos cuenta de que podíamos convertir esta afición en nuestro negocio y así empezamos a crear más y más artilugios”, relata Avedis.

Según los socios y hermanos, su pasión por reinventar objetos está en su sangre. “Es algo genético”, aseguran. “Cuando los armenios llegaron aquí, en su mayoría eran gente pobre, que tenía que hacer todo por sí misma. Así que nosotros hemos heredado una especie de ‘hágalo usted mismo’”, dice Avedis con sorna.

A unas cuantas manzanas de distancia, en la calle Marash, Ashod Tazian, de 84 años, da los últimos retoques a una figura de madera mientras fuma narguile. “Todo lo que ves en el taller es mi trabajo”, presume Tazian, en referencia a las numerosas esculturas, botones y bisutería artesanal que ocupan su diminuto establecimiento.

En una mezcla de árabe y armenio, este escultor, fabricante de botones y músico de acordeón, recuerda cómo llegó al Líbano en 1946. “Tenía 10 años cuando mi familia y yo viajamos desde Iskanderun [en el Sanjak de Alejandreta] y nos instalamos en Anjar, donde fundamos un pueblo armenio”.

Gracias a su talento como escultor, Tazian alcanzó renombre en el Líbano y pudo llevar sus obras por todo el mundo. Si bien, hoy se queja de que apenas vende nada. “De tiempo en tiempo viene alguien a la tienda, ojea los productos y, a lo mejor, compra una o dos piezas, pero nada más”, corrobora Haroution, médico y amigo de Ashod Tazian, a quien acude a visitar cada día.

Este hombre corpulento lamenta que el mercado artesanal en Bourj Hammoud “esté agonizando”. “Hace diez o veinte años, si ibas por la calle Arax [una de las principales arterias comerciales del distrito] era imposible ver un negocio vacío. Ahora muchos de los talleres de artesanía están cerrando o sus propietarios falleciendo”, admite pesaroso.

Doble sentido de pertenencia

A diferencia de otras grandes comunidades de refugiados del Líbano, como los kurdos libaneses o palestinos, la integración de los armenios en la sociedad libanesa fue un éxito. En 1924 y luego en 1939, las autoridades francesas naturalizaron en masa a todos los armenios, con el objetivo de impulsar la población cristiana frente a las comunidades musulmanas.

“Cuando los armenios llegaron aquí no existía ningún Estado llamado Líbano. Todo formaba parte del Gran Líbano y era administrado por los franceses”, puntualiza Haroution. “Así que cuando el país alcanzó la independencia en 1943, nos convertimos en libaneses al mismo tiempo que el resto de musulmanes y cristianos”, agrega.

El reconocimiento de los armenios como ciudadanos de pleno derecho tuvo importantes consecuencias en la esfera política: fueron considerados otra comunidad distintiva dentro del sistema multiconfesional de gobierno que desde 1989 distribuye el poder entre cristianos y musulmanes, y proporcionalmente entre las 18 comunidades confesionales reconocidas de cada uno de los dos grupos.

Ciudadanos extienden la bandera armenia en las calles de Bourj Hammoud junto con banderas libanesas, durante la conmemoración del genocidio armenio el 24 de abril de 2020. // J.S.

Por ello, los armenio-libaneses tienen reservados seis de los 128 escaños del parlamento (cinco para los ortodoxos y uno para los católicos) y al menos un puesto ministerial. Además, los tres partidos políticos armenios históricos (Dashnak, Hunchak y Ramgavar) ocupan la mayoría de los escaños en el parlamento.

La división social y política a lo largo de líneas étnico-religiosas ha contribuido a producir una arraigada identidad armenia dentro del Líbano. En este proceso de armenización jugaron un papel importante la Iglesia y las escuelas armenias, donde se empezó a enseñar la lengua e historia vernácula a las nuevas generaciones.

“Nosotros en casa hablamos armenio occidental [el dialecto de gran parte de la diáspora] y en la escuela aprendíamos el armenio oriental [idioma oficial de Armenia]”, apunta Yervant. Además, también acudíamos a eventos de partidos políticos, participábamos en actividades como los scouts armenios, y celebrábamos fiestas y tradiciones armenias. Teníamos nuestra propia comunidad”, asegura.

“El idioma y la gente que veíamos por las calles formaban parte de una cultura totalmente diferente”, prosigue. “Por eso, cuando fui a la universidad y salí fuera de Bourj Hammoud experimenté un gran choque cultural y tuve que aprender a encajar”, señala.

Al igual que Yervant, el resto de armenio-libaneses se han ido incorporando a la vida local, evitando quedar aislados en un gueto. Esto ha hecho que los ciudadanos de ascendencia armenia desarrollen una identidad dual, en la que el vínculo con la madre patria histórica coexiste con un fuerte sentido de pertenencia al Líbano.

Fruto de este sentimiento de doble pertenencia, Arpi Mangassarian concibió en 2012 Badguèr, un espacio polivalente que busca salvaguardar el patrimonio cultural y gastronómico de este milenario pueblo, y convertirse en punto de encuentro entre personas de todas las partes del mundo.

Arpi Mangassarian, arquitecta y urbanista armenio-libanesa, posa frente a la fachada de Badguèr, el centro cultural que dirige. // J.S.

“Badguèr ha sido creado para revivir la historia de todos los armenios y preservar las tradiciones y costumbres que mi familia me transmitió durante sus vidas”, dice con entusiasmo Mangassarian, de 68 años.

Gracias al dinero que heredó de un tío en Australia, Mangassarian inició esta plataforma cultural en La Maison Rose, una antigua casa de dos plantas que, en su interior, alberga un restaurante y un espacio donde se exhibe artesanía armenia y se celebran festivales culturales. “Quería crear un lugar dedicado a apoyar a los artesanos y productores locales, transmitir sus conocimientos a las nuevas generaciones, y compartir con todo el mundo nuestras celebraciones”, cuenta la directora.

Arpi cree que la razón por la que los armenios han preservado su cultura, pese a sus aciagas circunstancias, es la conciencia. Cuando tienes una familia que es consciente de que su cultura es un activo sólido e intangible, cuando sabes que posees un tesoro, quieres mantener vivo ese patrimonio. Quieres encontrar la manera de compartirlo con todo el mundo”.

Una comunidad en declive

Aunque en su apogeo la minoría armenia pudo alcanzar los 300.000 miembros y su pujanza económica era notable, desde la independencia del Líbano en 1943 el desarrollo de esta comunidad se ha visto afectado. Primero, tras la Segunda Guerra Mundial por la campaña de repatriación de la URSS, que alentó a los armenios de la diáspora a establecerse en la Armenia Soviética y, luego, por la prolongada guerra civil libanesa (1975-1990) que provocó el declive de la comunidad en número y capacidad económica.

En la actualidad, se estima que la población de origen armenio oscila entre los 80.000 y los 150.000 habitantes. A este número habría que añadir los aproximadamente 20.000 sirio-armenios que se han refugiado en el país del cedro.

Pintada en una calle del municipio de Bourj Hammoud (Beirut). // J.S.

La última serie de reveses que ha sufrido la diáspora armenia en el Líbano llegó el pasado año en forma de un grave deterioro económico, social y sanitario que ha provocado, entre otras cosas, la depreciación de la moneda nacional en un 85%, el aumento de la pobreza y el colapso del frágil sistema sanitario libanés.

Esta triple crisis, unida a la mortífera explosión en el puerto de Beirut –que afectó principalmente a zonas de la capital habitadas por armenios– y la derrota de Armenia en la segunda guerra del Alto Karabaj, ha sumido en el luto a la comunidad armenia y ha vuelto a alimentar la migración.

“La actual crisis del Líbano ha supuesto un impacto psicológico para los armenios”, subraya Yervant. “Hay un sentimiento de desesperación e impotencia entre la población”, y añade que, aunque “algunos jóvenes se han trasladado a Armenia en los últimos meses, muchos han tenido que regresar”, ante la falta de oportunidades en el país del Cáucaso Sur.

No es el caso de Harout Tenbelian, que pese a las difíciles circunstancias del país mediterráneo y al estallido del conflicto en Nagorno-Karabaj, finalmente decidió permanecer en el Líbano.

“No pudimos dormir durante los 44 días que duró la guerra por Artsakh. Sentíamos como si la historia se estuviera repitiendo de nuevo”, dice Harout, en referencia a la implicación de Turquía en el conflicto. “Si no fuera por el negocio, hubiera ido a luchar en Artsakh”, confiesa.

Este joven de 28 años es el propietario de Tenbelian’s Spices & Co, uno de los comercios especializados en especias y frutas desecadas más concurridos de todo Beirut.

Mientras atiende a los clientes en el interior de su local en Bourj Hammoud, Harout relata cómo a pesar de que la crisis haya mermado el negocio, también ha traído nuevas oportunidades. “Antes solíamos importar muchos de los productos que vendemos en la tienda, pero debido a los controles de capital y al desplome de la libra libanesa empezamos a ser más creativos y a preparar todos nuestros productos aquí. Así estamos apoyando la producción local”, señala Harout, que estudió en Estados Unidos, pero decidió regresar para hacerse cargo de la empresa familiar.

“La crisis es muy dura, especialmente para los negocios locales. Muchos están cerrando, pero esto es solo una razón más para quedarme aquí, trabajar más en mi negocio y luchar por este lugar”, asevera.

Al igual que el resto de libaneses, los ciudadanos de origen armenio tienen un sentimiento de nostalgia y pertenencia al Líbano, país que consideran una segunda patria.

“El hogar no es sólo un edificio, no son solo paredes, el hogar es la gente que te rodea”, subraya Harout. “No podemos olvidar nuestra historia. Por eso los armenios debemos estar juntos. Debemos compartir nuestra experiencia para que nuestra cultura permanezca viva”, remacha.

Con una población de 6,7 millones de habitantes, Líbano se ha convertido en el país con la mayor concentración per cápita de refugiados en el mundo. Ofrece cobijo a alrededor de millón y medio de ciudadanos de la vecina Siria, 200.000 palestinos exiliados de sus tierras, y más de 17.000 asilados iraquíes...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autora >

Sara Mosleh Moreno /

Fotógrafo >

Joao Sousa (fotos)

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí