1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Diario itinerante

La polémica tesis de la revolución molecular disipada

La nueva teoría de la conspiración ha conseguido muchos adeptos en la derecha latinoamericana, y española, desde Eduardo Bolsonaro hasta José María Aznar

Andy Robinson 1/06/2021

<p>Alexis López Tapia explica la 'revolución molecular disipada' en su canal de Youtube.</p>

Alexis López Tapia explica la 'revolución molecular disipada' en su canal de Youtube.

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

“Resistir revolución molecular disipada”, tuiteó Álvaro Uribe, al inicio de la extraordinaria –para él alarmante– oleada de protestas masivas en Colombia. Es una nueva teoría de la conspiración –con bastante bagaje intelectual– que ya ha conseguido muchos adeptos en la nueva derecha latinoamericana y española, desde Eduardo Bolsonaro hasta María Corina Machado, pasando por José María Aznar.

Para averiguar más, la semana pasada hablé por teléfono con el principal difusor de la teoría de la revolución molecular disipada (algunos prefieren decir difusa), el intelectual chileno ultraconservador Alexis López Tapia, que ha asesorado a políticos y militares ultraconservadores en Chile y Colombia, aplicando el concepto foucaultiano para denunciar supuestos elementos subversivos en el movimiento de protesta en Chile, en 2019, y ahora en Colombia. En estos momentos, López Tapia es el teórico en boga para el uribismo más atemorizado y ha sido contratado para dar clases a los militares colombianos. Tal vez, como me dijo la elocuente periodista colombiana María Jimena Duzán, el recurso a las teorías post leninistas de López Tapia es la “señal de que Uribe se ha quedado sin argumentos, que es un buey herido o, mejor dicho, un león herido, y que estamos ante un cambio de paradigma, no solo en Colombia, sino también en el resto de América Latina y tal vez en Estados Unidos”. Yo coincido con eso. Por eso, si no se actúa con astucia en las calles, la reacción del poder de la oligarquía latinoamericana, así como del poder imperial (los asesores de Biden siempre repiten que Colombia es el aliado más fiel de Washington y Biden ayudó a diseñar el Plan Colombia) puede ser muy dura.

Cuando estuve en Chile en octubre de 2019, en medio de una espectacular movilización masiva ciudadana, sentí que estaba presenciando, por primera vez en mi vida, una revolución

Puede resultar extraño ver en este blog una entrevista con un ideólogo de la derecha que ha sido calificado como neonazi, aunque él lo niegue. La justificación, creo, es que hay  que entender la estrategia del adversario. Es más, al igual que López Tapia, cuando estuve en Chile en octubre de 2019, en medio de una espectacular movilización masiva ciudadana, sentí que estaba presenciando, por primera vez en mi vida, una auténtica revolución. Así lo escribí en este libro, cuya edición actualizada está a punto de publicarse en inglés, cuando aún estaban frescas en mi memoria las imágenes de las protestas en Santiago. López Tapia lo confirma aquí, con la diferencia de que para él la revolución hay que detenerla en seco.

¿Qué es la revolución molecular disipada?

Es un término que procede de una obra del filósofo francés Félix Guattari, aunque para poder hacer un análisis de ese modelo hay que añadir a otros autores. Por ejemplo, a Michel Foucault y sus ideas sobre la microfísica del deseo. Se trata de una revolución nueva, basada en categorías diferentes de las de las revoluciones del siglo XX, que se fundamentaron en la conquista de los medios de producción, o sea, Marx clásico.

¿En qué se diferencian?

Según Foucault y los deconstruccionistas, la vieja estrategia revolucionaria ya no valía. Para que una persona fuese un revolucionario con conciencia de clase, hacía falta que estuviese alienada y que, con la ayuda del partido, tomase conciencia. Bajo la óptica posmarxista, el posmoderno abandona esto y se plantea, como vehículo revolucionario, los movimientos sociales frente al partido. No es una revolución de una organización vertical, como el partido comunista, vanguardia del proletariado, sino que son grupos radicales dispares los que pretenden ir deconstruyendo el orden mediante la violencia. No hay líderes visibles. Es una expresión de rabia contra el sistema opresor tal y como ellos lo ven; puede ser masiva, pero no es vertical, aunque dentro pueden existir grupos verticales, como las FARC de la disidencia o los sindicatos.

¿Cómo definiría la motivación de esos grupos?

No son objetivos y racionales; son subjetivos y emocionales. Cualquiera puede convertirse en la vanguardia ideológica que va radicalizando el lenguaje. Ya no se habla de clase social, sino de una categoría de ser marginal, anormal. No es peyorativa. El sujeto revolucionario ya es toda la gente que se siente marginada o anormal.

¿Pero definirlo así no es criminalizar a cientos de miles, a millones de personas, es decir la mayoría?

No estoy criminalizando las protesta en sí, pero estos grupos han aprovechado la cobertura de las protestas masivas y legítimas en Chile, en Paraguay y en Colombia. La mayor parte de la gente no está cometiendo actos de violencia. Pero cuando la protesta se vuelve tan masiva, logra dar cobertura a esos grupos. Yo no criminalizo las protestas, solo quiero explicar cómo actúan esos grupos radicales y violentos.

¿Por qué la disipación?

En términos de actuación, las acciones  son moleculares, individuales y son fluidas, dispersas y disipadas. El objeto es disipar el Estado con el fin de reemplazar el orden sistémico . Son grupos radicales los que ejecutan las acciones y luego se disipan y se dispersan.  Lo genial de la idea –no quiero elogiarla, pero es genial– es que no requiere que una persona adquiera la conciencia de clase revolucionaria. Ahora, con este modelo, basta con que tengas cualquier colectivo que pueda aprovechar los pliegues sistémicos. Por ejemplo, colectivos como los LGBT o indígenas están en la vanguardia, porque son conscientes del rol que representan.

¿Hay algún ejemplo de revolución molecular disipada que haya logrado su fin?

Algunos dicen que el movimiento del 68 en París. A mi juicio, eso es  anacrónico porque entonces ni Foucault ni Derrida ni Guattari habían elaborado el concepto. Para mí, el movimiento que ha tenido más resultados es el de Chile en los últimos dos años. Ya han logrado la constituyente con la mayoría hegemónica del ala izquierda radical en la Asamblea.

¿O sea que lo de Chile ha sido una revolución?

No fue una revolución, es una revolución. Recuerda que la revolución francesa empezó con una reforma constitucional.

¿Y en Colombia lo será?

Sí. Es muy parecido. Esto va para largo. Ya se habla de pedir un cambio constitucional.

Pero en Colombia hay elecciones presidenciales en 2022, ¿pueden ser una salida?

Pues no son una salida. Porque ni con Gustavo Petro de presidente se lograría detener ese proceso. Porque no es vertical, sino molecular. Y en Chile, después de las elecciones, tampoco se va a detener, gane quien gane.

¿Cuál es su ideología? ¿Es cierto que defiende la dictadura de Pinochet y que es usted neonazi?

Ideológicamente, correspondo a una forma de nacionalismo. Se me acusa de ser de ultraderecha, pero no es cierto, es un error garrafal. No soy ni ultraliberal ni ultraconservador. Soy nacionalista. Eso sí, mi familia proviene del nacionalsocialismo chileno. Si se conoce la historia de Chile, eso no es ser nazi.

¿Qué medidas ha recomendado al gobierno colombiano de Iván Duque y Álvaro Uribe y las fuerzas del orden?

No fui a Colombia para decirles a las fuerzas armadas o a la policía que tenían que reprimir. Lo que intenté decir es que no tienen la formación necesaria para hacer frente a ese tipo de modelo. Las democracias no están capacitadas para afrontar una cosa así, y tal y como hemos visto en Chile. Son imposibles de parar. Y eso va a ocurrir en otros países y en Europa también.

¿Defiende declarar el estado de excepción?

Hay que actuar rápido. Sebastián Piñera debió declarar un estado de excepción a principios de 2019 y suspender determinados derechos, de acuerdo con la Constitución. Con un estado de sitio y un toque de queda habría podido pararlo. Como no lo hizo, habrá un continuo desgaste sin que pueda pararlo. Si quieres detener esto y lograr que el conflicto no escale, hay que aplicar las medidas constitucionales ya. Lo antes posible. Eso es lo que hay que hacer en Colombia.

********

Las ideas de López Tapia resultan bastante radicales, delirantes tal vez, sobre todo si se tiene en cuenta que, tanto en Chile como Colombia, la derecha tiene delante un movimiento ciudadano de enorme envergadura, cuyas reivindicaciones son ampliamente compartidas por la población. Este es el marco del análisis en el que se mueve la derecha en el poder, enfrentada, por una parte, a la pandemia y, por otra, al recuerdo de los logros sociales obtenidos durante los gobiernos de izquierda. La oleada de estallidos sociales empieza a adquirir el carácter de una insurrección intercontinental, según explica Óscar Rivera Guardiola, filósofo colombiano del Birkbeck College en Londres, en las antípodas del espectro político de López Tapia, pero consciente también él de que estos son tiempos revolucionarios.

La brutal reacción del poder que se ha visto en Chile y Colombia puede resultar también intercontinental. Tal vez, continental. Hace ya más de dos años que los gobiernos de la derecha en América Latina (y en Madrid también) emplean un lenguaje conspirativo y extremista para denunciar las protestas y a la izquierda de la izquierda, y lo hacen identificando, de forma paranoica, a un “enemigo interno”, supuestamente asesorado desde Caracas y La Habana. Lenín Moreno, el expresidente de Ecuador, denunció que había agitadores con el propósito de desestabilizar la democracia ecuatoriana, tras la explosión de protestas en Quito, en 2019. Piñera declaró “una guerra contra un enemigo implacable”, durante las gigantescas protestas en Santiago el mismo año; la primera dama chilena, Cecila Morel,  advirtió sobre una “invasión extranjera alienígena” en las protestas. Luis Almagro, secretario general de la OCDE, denunció “un complot de las dictaduras cubana y boliviana para financiar, promover  y apoyar el conflicto” en Ecuador y Chile, en 2019. Karen Longaric, canciller del gobierno provisional en Bolivia tras el golpe de Estado contra Evo Morales, justificó el aplastamiento de las protestas de Senkata y Sacaba que acabó con el asesinato a tiros de más de 20 personas por la policía y el ejército, con el argumento de que “no podíamos ignorar la injerencia de Venezuela”.

Eduardo Bolsonaro, el hijo del presidente brasileño, denunció un complot de radicales de izquierda, y amenazó con activar un estado de excepción, aprovechando leyes de los años de la dictadura militar (1964-85) en Brasil, en caso de que hubiera protestas violentas. No habrá que perder de vista esta amenaza cuando las protestas lleguen a Brasil.

Líderes de la extrema derecha venezolana, como María Corina Machado –aliada de Vox en España–, también suscriben la teoría de la revolución molecular. Machado, en una conferencia en la que participaba con Aznar en Madrid, calificó las elecciones venezolanas de 2019 de “operación peligrosa (…) del terrorismo y del crimen organizado internacional en (…) alianza con el socialismo”, y advirtió de que esta ya amenaza la democracia en países como Argentina, Chile e incluso España. Ha llegado a identificar el Grupo de Puebla, un foro multilateral que integra a diferentes partidos progresistas en la región, entre ellos presidentes y expresidentes de Argentina, Uruguay y Brasil, como el artífice de la revolución molecular. También señaló que puede llegar a España de la mano de Podemos.

 

“Resistir revolución molecular disipada”, tuiteó Álvaro Uribe, al inicio de la extraordinaria –para él alarmante– oleada de protestas masivas en Colombia. Es una nueva teoría de la conspiración –con bastante bagaje intelectual– que ya ha conseguido muchos adeptos en la nueva derecha latinoamericana y española,...

El artículo solo se encuentra publicado para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Andy Robinson

Fue corresponsal de ‘La Vanguardia’ en Nueva York y hoy ejerce como enviado especial en América Latina para este periódico. Su último libro es ‘Oro, petróleo y aguacates: Las nuevas venas abiertas de América Latina’ (Arpa 2020)

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí