1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Visibilidad

‘Drag Race’ contra el patriarcado

A pesar de encarnar ciertas lógicas competitivas, este programa debe ser celebrado dentro de un contexto de auge de la extrema derecha: la representación del colectivo LGTBIQ+ es indispensable en circunstancias como las actuales

Carlos García de la Vega 29/06/2021

<p>Las concursantes de Drag Race España. </p>

Las concursantes de Drag Race España. 

Atresmedia

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Hace unas semanas, Isaías Fanlo escribía acerca de “La paradoja de la brillantina” y me quedé con ganas de complementar su estupendo artículo con alguna reflexión urgente sobre el cerco ideológico que se ciñe sobre nosotras, las personas LGTBIQ+. Durante este año y medio de neurosis colectiva, acentuada quizás por la pandemia, las feministas más retrógradas han salido de un armario reaccionario que no esperábamos y han colocado el foco de su odio en las personas trans, mediante un discurso de delirio persecutorio tan sorprendente como demagógico. El mensaje arteramente homófobo de Vox va calando en la sociedad y el consenso de aceptación social, que hasta hace nada era una conquista real y cierta, está dando lugar a un repunte escalofriante de las agresiones físicas y verbales contra personas del colectivo. En Hungría y Polonia, con la mirada pasmada y cómplice de la UE (cuando entrego este artículo varios países han firmado una carta para pedir la retirada de la ley húngara y en el marco de la Copa de Europa la sociedad civil, institucional y clubes de fútbol alemanes tuvieron una respuesta unánime y emocionante para reivindicar respeto al colectivo durante un partido de la selección de Hungría) los recortes de derechos de mujeres y personas LGTBIQ+ empiezan a resultar preocupantes. La sensación general es de involución y, sin embargo, el nivel de representación en medios de comunicación y ficción son cada vez más destacables. 

La retórica de la sencillez, del adanismo rural, de la vuelta a lo de toda la vida está calando en el discurso público. Como buena trampa, está repleta de azúcares libres y, por lo tanto, es tremendamente adictiva para las mentes fatigadas. Se le llena la sonrisa tétrica a Rocío Monasterio y demás morticias de su partido cuando hablan de lo progre, de la dictadura de lo queer, de los chiringuitos feministas. A Daniel Bernabé le han salido un montón de minions, curiosamente todos blancos cisheteros, que replican su mensaje falaz en contra de la diversidad porque a ellos, desde su privilegio estructural, solo les afecta la lucha de clases de salón y columnas –más bien pilastras– de pren.S.A.

El único identitarismo que deberían tener el feminismo y el colectivo LGTBIQ+ es el de enfrentarse a la estructura social, política y económica llamada patriarcado

Las elecciones autonómicas madrileñas han puesto de manifiesto que los mensajes simplistas, ramplones y dicotómicos triunfan. Seguramente el error de quienes creemos que solo desde la diversidad puede haber respeto total a los derechos humanos, que solo desde la no deshumanización de las personas de los márgenes se construyen sociedades más justas, es pensar que necesitamos rebajar un poco el discurso teórico. Hace tiempo que vengo temiendo (Constelación innuendo, junio de 2019) que la complejidad de nuestra retórica estaba convirtiendo en casi imposible la consolidación de aliados, porque por menos de nada se pisaba una mina discursiva que acababa provocando el rechazo de una persona de fuera del colectivo, seguramente bien intencionada. En ese mismo artículo dije que el lenguaje académico es inaplicable a la realidad. Por desgracia, no me equivocaba, y ya hemos llegado al punto en el que el corpus teórico de la postmodernidad, los estudios culturales y de género, que son capaces de acoger y dar marcos mentales a nuestras vidas, se han convertido en las nuevas brujas para la Inquisición del ruralismo, el extremo centro y la ultraderecha. Y como se basan en ejercicios intelectuales complejos y nada obvios, la gente que en principio no tenía nada que objetar con nuestras vidas y nuestros derechos humanos se está dejando llevar por la idea de que volver a lo sencillo es lo más razonable. Para qué complicarse. La pérdida de apoyo explícito e implícito de personas de fuera del colectivo que ya no se sienten interpeladas por nuestras luchas y la violencia dialéctica de los discursos públicos de todos los tipos de reaccionarios está dando lugar, como en una operación aritmética, a que repunten las agresiones físicas por todo el territorio nacional. 

Pero el problema no está solo fuera del colectivo; Miquel Missé defendía recientemente en su artículo “Crítica al identitarismo en las luchas LGTBI” que este movimiento, además del feminista, estaba adoleciendo de una rigidez inusitada hasta ahora y provocada por el identitarismo, que hacía difícil la colaboración por un fin común. Si por algo se ha distinguido históricamente este colectivo es por su heterogeneidad. Desde que se empezó a articular en las décadas de los sesenta y setenta del siglo pasado, la transversalidad y la interseccionalidad eran fundamentales para crear de cero un tipo de lucha que no se fijase solo en los problemas propios, sino que integrase y asimilase las problemáticas de vida de gente muy diferente. En realidad, el único identitarismo que deberían tener el feminismo y el colectivo LGTBIQ+ es el de enfrentarse a la estructura social, política y económica llamada patriarcado. Es algo que verdaderamente compartimos y lo que hace que nuestra lucha tenga que ser única y poliédrica al mismo tiempo. Ese es nuestro principal objetivo: saber gestionar la diferencia y encontrarse en lo común. Por eso, los feminismos y lo LGTBIQ+ deberían, ante los tiempos oscuros que se avecinan, volver a tenderse la mano. 

Cualquier disquisición ideológica que pase por no asegurar la existencia en los márgenes del patriarcado es reaccionaria y potencialmente peligrosa para todas nosotras. Y cuando se tiene la desfachatez –como ha tenido recientemente la UEFA– de decir que posicionarse por los derechos LGTBQI+ es posicionarse ideológicamente, lo que se está tratando de tansmitir es que las personas del colectivo quizá seamos menos merecedoras del mismo abanico de derechos humanos que las personas heterosexuales. Es muy fácil para Ana Iris Simón orientalizar la experiencia sencilla y pastoril de vivir en el medio rural y tener hijos. El problema es que, si esos hijos e hijas quieren ser hijes, experimentan disforia o quieren tener sexo y relaciones afectivas con personas de su mismo género, el pueblo es un verdadero infierno para vivir. El éxodo a las ciudades, como bien documentó Chauncey (1995), es la única salida para el correcto desarrollo personal, social, afectivo y sexual de las personas que no encajan en el marco estrecho del patriarcado. 

Fanlo decía en su artículo que la representación es vital para acompañar a los adolescentes en formación que empiezan a notar que no encajan en los rigores del esquema heterosexual y binario. Añado que también lo es para incorporar mundos desconocidos al imaginario de las personas que se encuentran perfectamente cómodas en ese marco mental, para ayudarlas a comprender que no todas las experiencias vitales pasan necesariamente por encajar en él. 

Representaciones queer en plataformas generalistas como la serie Special (Ryan O’Connell), I may destroy you (Michaela Coel), It’s a sin (Russel T Davies), Maricón Perdido (BobPop), la actuación altamente homoerótica de Lil Nas X, rapero negro abiertamente homosexual, en Saturday Night Live (NBC) en pleno prime time de Estados Unidos o, la misma noche al otro lado del Atlántico, la pluma y maquillaje derrochado por los ganadores –completamente ambiguos en su sexualidad– de Eurovisión, Måneskin, cada vez son más frecuentes. Aunque el discurso público y social está experimentando cierto retroceso, la ficción y el espectáculo ya no se cuestionan que la vida queer tiene que ser representada, y que, por lo general, da mejor en cámara. 

Explicaba Fanlo el título de su artículo, exponiendo la paradoja de la brillantina de que en Pose (Ryan Murphy) se idealizara y romantizara la vida precaria y miserable de los balls de la escena neoyorkina de finales de los ochenta y principios de los noventa El audiovisual ya ha idealizando bastante el mundo hetero como para que no nos toque ya a nosotras una representación un tanto fantasiosa sobre nuestro mundo, que retrate, a la par que la terrible crisis del SIDA, de la que no ahorra ni un espanto, historias de éxito y con finales más o menos felices. De hecho, RuPaul Charles, al que también citaba Fanlo, proviene de esa escena y ha conseguido transformarla en un producto lo suficientemente digerible como para que su programa Drag Race se haya convertido en un lenguaje común para gente queer de todo el mundo. Si las dragqueens concursantes en su programa se tienen que hipotecar para preparar los modelitos para el concurso, es un precio que supongo que tienen que pagar para lucir en el escenario global más importante y relevante del arte drag, y que si saben usar con sentido común les puede proporcionar trabajo para toda su vida. No dejan de ser como las actrices y actores de Hollywood, material de los sueños de otra gente, inmersos en una competencia feroz por destacar, cuya recompensa es conseguir para sí beneficios materiales incalculables. RuPaul no deja de ser un personaje polémico, con sonadas meteduras de pata respecto a las personas trans, (posición que por suerte ha reconducido últimamente hasta el punto de cambiar varias fórmulas históricas de su programa para resultar inclusivo), o por haberse metido en el negocio del fracking en terrenos de su propiedad. De hecho, aunque nos divierta y apasione, su programa es un artefacto evidente de un esquema mental neoliberal, individualista y tremendamente competitivo. Pero, con la receta de otros talent-shows con la misma ideología subyacente, cuela en casas de todo el mundo que las personas queer, trans y no binarias viven vidas perfectamente dignas y válidas y, casi siempre, la dragqueen que consigue ganar el programa lo hace porque, además de habilidades artísticas, en algún momento del rodaje ha sido capaz de demostrar cierto grado de fraternidad y empatía con sus compañeras, reforzando la importancia de la comunidad.

Pero, sin duda, con lo que hay que quedarse de Drag Race es con la maestría de RuPaul para colocar de manera gozosa y fácil mensajes de calado en favor de los derechos humanos del colectivo. Esa es el verdadero valor del programa y del que deberíamos aprender, para hacernos entender, pero también para recuperar parte del terreno perdido desde que la ultraderecha internacional hizo su aparición. Porque, aunque lo competitivo sea lo menos feminista y LGTBIQ+ que existe, es cierto que esta sociedad es una jungla patriarcal, y que siendo espectador del programa uno puede aprender estrategias no solo para sobrevivir y tener éxito, sino para que el propio relato sea escuchado y respetado. Porque es cierto que estamos en una Drag Race, pero contra el patriarcado.

Hace unas semanas, Isaías Fanlo escribía acerca de “La paradoja de la brillantina” y me quedé con ganas de complementar su estupendo artículo con alguna reflexión urgente...

El artículo solo se encuentra publicado para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Carlos García de la Vega

Carlos García de la Vega (Málaga, 1977) es gestor cultural y musicólogo. Desde siempre se ha dedicado a hacer posible que la música suceda y a repensar la forma de contar su historia. En CTXT también le interesan los temas LGTBI+ y de la gestión cultural de lo común.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí