1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Reparación

Desafíos tras la aprobación del Cupo Laboral Travesti Trans en Argentina

Ahora que el cupo es ley, estamos llamadas a idear nuevas batallas, a repensar estrategias, a reconstruir trincheras y recuperar las calles, lo cotidiano, los encuentros y los diálogos

Marce Butiérrez 27/06/2021

<p>Carroza en favor de la ley tras en el Orgullo de Buenos Aires.</p>

Carroza en favor de la ley tras en el Orgullo de Buenos Aires.

FALGBT

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

La tarde del 24 de junio, el Senado de Argentina ha convertido en ley el Cupo Laboral Travesti Trans “Lohana Berkins y Diana Sacayan”, que establece que el 1% de los puestos laborales del Estado nacional deberán ser ocupados por personas trans. Fueron 55 votos afirmativos, 1 voto negativo y 6 abstenciones. Esta legislación es el resultado de más de una docena de proyectos que fueron presentados por diversos partidos políticos y espacios militantes. Tras un año de trabajo en comisiones y de labor legislativa, y después del decreto 721/2020 de septiembre del año pasado elaborado por el Poder Ejecutivo, el proyecto llegó el 11 de julio a la Cámara de Diputados, donde consiguió 207 votos a favor que le dieron luz verde para avanzar a Senadores. A las 18.34 de 24 de julio, hora de la votación, los alrededores del Congreso desbordaron de festejos, abrazos, llanto y alegría. 

¿Qué dice la ley de Cupo Laboral Travesti Trans?

La ley de promoción del acceso al empleo formal para personas travestis, transexuales y transgénero “Diana Sacayan-Lohana Berkins” determina las siguientes acciones y compromisos por parte de Estado:

1- Se establece como población objeto de  la ley a todas las personas travestis, transexual, transgénero o que no se reconozcan en el género que se les fue asignado al nacer.

2- Se establece que los organismos de los tres poderes del Estado nacional, entes autárquicos y empresas del Estado deben cumplir con una proporción no inferior al 1% de la totalidad de su personal con personas trans, sin que esto implique el cese de las relaciones laborales ya existentes.

3- La terminalidad educativa no deberá representar un obstáculo para la contratación de personas trans en tanto estas se comprometan a completar los estudios o acceder a la capacitación pertinente durante el desempeño de su empleo. Se deberán arbitrar los medios para que les aspirantes accedan a la capacitación que el empleo requiera.

4- No se deben tener en consideración los antecedentes contravencionales [faltas], así como tampoco deberán considerarse los antecedentes penales que no representen un obstáculo para el desempeño laboral.

5- Se deberá dar cumplimento al cupo en todos los organismos obligados y considerando una distribución geográfica federal de los puestos laborales.

6- Se deben arbitrar acciones de concientización para una efectiva integración de las personas trans en los organismos estatales.

7- Se dará prioridad de contratación a aquellas empresas del ámbito privado que den cumplimiento al cupo laboral trans. Asimismo se dispondrá de un sistema de incentivos para que aquellas empresas privadas que contraten personas trans, tomando los aportes patronales a cuenta del pago de impuestos nacionales por un plazo de 12 a 24 meses.

8- El banco de la Nación deberá disponer de un sistema de créditos accesibles para emprendimientos individuales y asociativos de personas trans.

9- La creación de un registro único de aspirantes al cupo laboral trans, así como la confidencialidad de los datos volcados en este registro.

10- La promoción de la participación de personas trans en representación de organizaciones sindicales y de la sociedad civil en el monitoreo de la aplicación de la ley.

11- La creación de la Unidad de Coordinación que estará integrada por representantes del Ministerio de las Mujeres, Géneros y Diversidad, el Ministerio de Trabajo, Empleo y Seguridad Social, el Instituto Nacional contra la Discriminacion, la Xenofobia y el Racismo y el Ministerio de Educación.

12- La invitación a las provincias, Ciudad Autónoma de Buenos Aires y Universidades Nacionales a plegarse a las disposiciones de la ley de cupo laboral trans.

13- La ley deberá cumplirse de forma progresiva en un plazo no mayor a los dos años de su sanción. 

Estos puntos son el resultado de un consenso entre una pluralidad de proyectos presentados, pero también de la profunda reflexividad del movimiento trans respecto de los límites que han tenido los proyectos de cupo en las provincias e instituciones argentinas. Hay que recordar que existen provincias donde hace años se han sancionado leyes de este tipo que no han tenido mayores efectos, también universidades e instituciones del Estado donde los proyectos de cupo trans pocas veces han trascendido una mera fórmula discursiva que declara buenas intenciones. El movimiento trans ha aprendido a la mala que una golondrina no hace verano. Del mismo modo, estamos obligades a repensar la máxima peronista pronunciada por Eva: “Donde hay una necesidad, nace un derecho”, preguntándonos cuáles son las necesidades que nacen donde se ha ganado un derecho.

La ley aprobada representa una victoria. Es el piso sobre el que se deben construir nuevas conquistas y horizontes programáticos de nuestro movimiento. Del mismo modo que la Ley de Identidad de Género constituyó una conquista trascendental para las personas trans, esta ley inaugura una nueva forma de pensar los vínculos de las travestis y transexuales con el Estado a través del empleo formal bajo las precarias formas de contratación que este tiene en la actualidad. En este vínculo se ponen en discusión muchas cuestiones que deben mencionarse y observarse porque tensionan los horizontes que esperamos conquistar en un futuro próximo. 

Una cuestión que necesariamente se hace presente, tras la lectura de la flamante normativa, es la de volver a discutir quiénes son sujetos de las opresiones cisexistas. La redacción de esta ley habla de personas travestis, transexuales y transgénero, y evita mencionar de modo explícito a las identidades no binarias, transmasculinidades y otras categorias que emergen como necesarias en las formas de nominar las experiencias trans actuales y (quizás) futuras. En este sentido, la ley de cupo laboral trans le da un status legal y produce un recorte de las formas de nominar la propia experiencia que la Ley de Identidad de Género había cuidado no explicitar. Lohana Berkins reflexionó sobre esta cuestión al plantear las discusiones dentro del Frente por la Identidad de Género, y dijo lo siguiente:

“No había que definir las distintas identidades porque no había que imponer a las generaciones que vendrían si eran travestis o trans o lo que sea. Podía ocurrir que ellas quisieran corporizar otra identidad y nosotras no teníamos que decírselo. Cada una tenía el derecho a elegir qué ser y cómo llamarse. El travestismo, la transexualidad, la transgeneridad es entendida en una multiplicidad de formas y en una variedad de modos y de expresiones. Dar una definición cerrada se podía prestar a que muchas personas, compañeras y compañeros, quedaran por fuera de este beneficio de la ley. Ahí fue entonces cuando decidimos no poner ninguna categoría clasificatoria y la forma que encontramos de salir de esa discusión fue con el concepto de identidad de género”.

¿Qué representará a futuro que la ley actual avance en una definición cerrada de las identidades trans que difiere de los objetivos de la Ley de Identidad de Género? Resulta casi obvio que en el vínculo con el Estado, cuya ferviente vocación histórica ha sido el registro de las poblaciones, se haya tenido que pautar un restringido modo de nominar las identidades. La potencia de la noción de identidad de género es su caudal ingobernable, que en la ley de Cupo se acota a los efectos de poder ordenar, clasificar y registrar a los sujetos que serán pasibles de recibir el derecho a las políticas afirmativas de inclusión laboral formal. A corto plazo, esto quizás no represente un inconveniente, pero a largo plazo nos espera el desafío de darle en la práctica una justa dimensión a esta cuestión a fin de que la vocación de registro y gobierno del Estado no termine por despotenciar lo que aquella noción de identidad de género significaba para nuestras libertades y deseos. Sobre todo porque lo restringido de la formulación de la ley amenaza a generar quiebres, diferenciaciones y jerarquías dentro del propio colectivo trans.

Aunque las leyes de cupo se presentan como políticas afirmativas, que ofrecen un porcentaje mínimo de contratación de sectores históricamente vulnerados, muchas veces, en la práctica, estos pisos terminan por ser techos, algo que necesariamente debe revisarse en el terreno de la aplicación real teniendo en cuenta otras experiencias de cupo que lamentablemente no han arribado a los objetivos planteados. Los cupos para personas con discapacidad, por ejemplo, dispuestos por la Ley 22.431 sancionada en 1981 –hace 40 años–, no sólo no se cumplen de forma efectiva en todo el país, sino que muchas veces lo hacen sin una integración real. Es importante que la ley establezca la importancia de la sensibilización como parte de las acciones a desempeñar, porque muchas veces acceder a un empleo por cupo produce en el resto de la planta de trabajadores un sentimiento de rechazo, tutelaje, minusvalía y hasta desprecio. El sentido de este proyecto es procurar la integración de las personas trans al empleo formal y eso sólo será posible si esta “inclusión” se hace en un plano de igualdad real, sin presentar obstaculización o actitudes discriminatorias.

Esta ley inaugura una nueva forma de pensar los vínculos de las travestis y transexuales con el Estado a través del empleo formal bajo las precarias formas de contratación actuales

Un punto incluído en los proyectos y que provocó discusiones es la importancia de la participación de personas trans en las tareas de monitoreo de la ley. Si bien se establece que en este monitoreo podrán participar organismos sindicales y de la sociedad civil, sería importante que esta mesa de trabajo sea abierta a otras voces, por ejemplo a personas trans de los ámbitos universitarios y activistas independientes que no tengan vínculos con organizaciones partidarias o vinculadas al Estado, y puedan oficiar de veedores de los modos en que se producen las contrataciones, los criterios utilizados para establecer prioridades entre los aspirantes y demás aspectos que puedan enturbiar los criterios de selección. Es importante pensar que “el Estado” no es una esfera escindida de la sociedad civil y que está permanentemente tensionado e impregnado de disputas y fuerzas que se cruzan con los intereses del mercado, los partidos políticos, las instituciones religiosas, etcétera. Es necesario que esta participación trans esté explicitada en la reglamentación de la ley, porque, si bien con este gobierno contamos con un Ministerio de Mujeres, Géneros y Diversidad que tiene dentro de su nómina a compañeras y compañeros trans, es probable que futuros escenarios prescindan de conformaciones tan diversas, dejando la aplicación de la ley en un órgano interministerial que desconozca la demanda de la comunidad. La confianza en el Estado y las políticas públicas está volviéndose cada vez más común dentro de los feminismos, pero debemos recordar que nuestras trincheras históricas han estado en las calles y no dentro de las elegantes oficinas del poder gubernamental.

Aunque esta ley representa un avance en términos de acceso al empleo, no deja de ser importante discutir al menos algunas cuestiones que se hicieron presentes en los discursos pronunciados tanto en el trabajo en comisiones como dentro de los recintos legislativos. Se ha hablado muchas veces de que esta ley viene a “reparar” y pagar una deuda con las travestis. Se han mencionado los antecedentes de los códigos de faltas y contravenciones que criminalizaron nuestras identidades. Se ha dicho que se trata de una ley que otorga derechos a un colectivo olvidado por la democracia. Pero lo cierto es que, tal su formulación actual, esta ley es significativa para una parte de la población trans con potencial laboral activo y no para todas nuestras compañeras y compañeros. Para aquellas travestis que han trabajado en la calle en condiciones de clandestinidad y condena moral, que han sufrido la persecución policial, que han vivido en carne propia la desidia del sistema médico que las arrojó sistemáticamente a las terapias hormonales y cirugías caseras, para esas travestis esta ley es más una victoria simbólica que una conquista real. ¿Es posible pensar en exigirles a compañeras que sufren severas condiciones de salud y padecen en su cuerpo los vestigios de la violencia que se integren al empleo formal? ¿No es acaso necesario avanzar en verdaderos proyectos de reparación patrimonial a las olvidadas de la democracia? Existen proyectos en este sentido, que han buscado llegar al ámbito legislativo sin éxito y que deben ser realmente discutidos si diputadxs y senadorxs pretenden honrar lo dicho en la labor parlamentaria.

Existe una última cuestión a abordar que en esta ley no está contemplada en absoluto, pero que merece ser puesta en discusión a futuro. ¿Es posible hablar de inclusión laboral trans sin un marco legal que regule el trabajo sexual? Las políticas de promoción e inclusión laboral trans buscan ofrecer opciones a la comunidad de travestis, transexuales y transgenero que ha sido históricamente asociada al comercio sexual, pero al mismo tiempo es necesario resolver el estatus legal de quienes lo eligen como una alternativa laboral más e igualmente válida para la resolución material de la vida. Es plenamente comprensible que esta ley, que lleva el nombre de dos importantes traviarcas abolicionistas, evite estas discusiones, sobre todo teniendo en cuenta que su objetivo es promover el empleo formal, pero no por eso deja de ser urgente que se discutan nuevos cánones legales para el comercio sexual. Si alguna vez han dialogado con compañeras trans trabajadoras sexuales, es probable que hayan oído frases como esta: “Si yo puedo trabajar por mi cuenta y ganar en una noche o en un fin de semana lo suficiente para sostener mi estilo de vida, ¿para qué voy a trabajar ocho horas diarias limpiando los pisos de una oficina del Estado? ¿Acaso un empleo formal me va a dar lo suficiente para sostenerme?”. Esta racionalidad “económica” es incuestionable, pero además encierra un posicionamiento político frente a los límites que el empleo dentro del capitalismo ofrece. No tenemos que dejar de pensar que el empleo formal siempre es un vínculo de subsunción. Ser trabajadores dentro del capitalismo no nos hace libres, sino que nos sujeta a las lógicas de la eficiencia, la rentabilidad y la moral institucionalizada. Es imposible negar que para muchas travestis esta ley representa la esperanza de salir de la calle y proyectarse en otro modelo de ciudadanía, pero sigue desconociéndose que existen formas de gestión de lo material, del deseo y la resolución simbólica de la vida que escapan a las formas establecidas como “trabajo” dentro de esta sociedad moderna, colonial y capitalista.

Las preguntas, los problemas y los desafíos han sido presentados. Estas reflexiones no pretenden impugnar en lo absoluto la resonante victoria que haber conseguido esta ley representa, pero sí poner sobre la mesa de trabajo los interrogantes que muches por discreción y estrategia callamos. Ahora que el cupo es ley, estamos llamades a idear nuevas batallas, a repensar estrategias, a reconstruir trincheras y recuperar las calles, lo cotidiano, los encuentros y los diálogos. Hemos avanzado mucho en las últimas décadas abrazades de los feminismos, de las lesbianas, los gays, bisexuales, maricas e intersexuales. Hemos sostenido una misma bandera en alto con todas las tensiones de los vientos y huracanes. Ahora que nos parece que todo está más calmo, es cuando más debemos volver sobre el valor crítico de nuestras diferencias y reforzar las naves para las tormentas por venir.

————

Marce Butiérrez es antropóloga. Investigadora en la Facultad de Humanidades de la Universidad Nacional de Salta (Argentina). Feminista queer y activista travesti, forma parte de la Red Universitaria por el Derecho al Aborto (RUDA) y de la Colectiva de Disidencias Sexogeneropolíticas de la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto Legal, Seguro y Gratuito. 

La tarde del 24 de junio, el Senado de Argentina ha convertido en ley el Cupo Laboral Travesti Trans “Lohana Berkins y Diana Sacayan”, que establece que el 1% de los puestos laborales del Estado nacional deberán ser ocupados por personas trans. Fueron 55 votos afirmativos, 1 voto negativo y 6 abstenciones. Esta...

El artículo solo se encuentra publicado para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Marce Butiérrez

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí