1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Privilegios

Las vacunas de la selección nacional: igualdad y prioridad

Si la gobernanza ética del deporte está comprometida con la lucha contra el fraude y el dopaje, garantizar la inmunidad a este selecto grupo de de deportistas no parece muy diferente de otras formas de adulterar la competición

Alberto Carrio Sampedro 14/06/2021

<p><em>Selección de vacunas.</em></p>

Selección de vacunas.

J.R. Mora

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

El debate entre prioridad e igualdad de oportunidades es tan antiguo como el hambre. En tiempos de pandemia, la distribución equitativa de bienes escasos cobra especial relevancia al convertirse en un problema de vida o muerte. Primero fueron los respiradores y el acceso a las UCI. Después vino el debate sobre cómo priorizar la vacunación en atención a diversos factores como el riesgo de las personas vulnerables o la utilidad social de la medida. Y ahora, en medio de esta entente en equilibrio inestable, aparecen los chicos del fútbol abriéndose paso a patadas en medio de la plaza pública. 

No es un problema del fútbol, se apresurarán a corregirme, no sin falta de razón. Es cierto, no es fútbol, pero es el fútbol. No me detendré ahora en explicar la diferencia, que merece un análisis más detallado. De todos modos, a buena entendedora sobran las palabras. 

No se trata, además, de cualquier equipo de fútbol sino de la selección española, La Roja, que así, en singular, parece desatar pasiones casi tan desmedidas, pero en dirección inversa a la de su plural.  En cualquier caso, la vacunación prioritaria de este selecto grupo de deportistas solicitada por el ministro de Cultura y Deporte, José Manuel Rodríguez Uribes, y confirmada por la ministra de Sanidad, Carolina Darias, se justifica, al parecer, en la garantía de la igualdad competitiva y el buen lugar en el que debe quedar la representación nacional. ¡Hay que echarle pelotas!

No hay duda de que Rodríguez Uribes es perfectamente consciente, como buen filósofo del derecho, de los problemas éticos que suscita la prioridad concedida a este selecto grupo de futbolistas. En una discusión ética medianamente seria esto sería equivalente a penalti y expulsión, por decirlo en términos futbolísticos y no recurrir a argumentos filosóficamente más alambicados. Pero claro, jugamos en casa y tenemos el árbitro y la hinchada a nuestro favor. Son muchos los intereses en juego, desde la Corona a los patrocinadores, pasando por la hostelería. Sin olvidarnos, claro está, de la esperanza de recuperar la Plaza de Colón para celebraciones patrias sin fisuras partidistas, como ocurría antaño cuando la rojigualda servía para cubrir por igual todas las vergüenzas bajo aquel grito identitario que proclamaba el orgullo de ser español, español, español. 

El problema del nacionalismo en el deporte es una cuestión seria

Aunque solo sea por el placer de ver repetida la jugada argumentativa conviene analizar el privilegio futbolero con un poco más de detenimiento. De acuerdo con Rodríguez Uribes y Darias, la prioridad se justifica por razones excepcionales. Los integrantes de la selección española no son un grupo de riesgo ni les corresponde la vacunación por franja de edad.  En otras palabras, los chicos de la selección nacional son unos privilegiados. Pero esto ya lo sabíamos. La razón de otorgarles prioridad en la vacunación consiste ahora en garantizar que la continuidad en la competición dependa de ellos mismos y, de paso, en promover el buen nombre de España en el ámbito internacional. No es un mal argumento en términos prácticos porque apela al corazón antes que a la razón. Pero convendrán conmigo en que no deja de llamar la atención el cinismo y la oportunidad con los que se exhibe.

En primer lugar, resulta llamativo que se apele ahora a estos criterios y no se haya hecho antes. Hace menos de un mes, por ejemplo, cuando las jugadoras del F.C. Barcelona lograron clasificarse para disputar y ganar la final de la UEFA Champions League. Único equipo español en todas las categorías en conseguirlo. Cabe preguntarse si no interesaba entonces garantizar la igualdad competitiva o, quizá, si el problema está en que el fútbol femenino no nos representa. Es cierto que el FC Barcelona es un club y no un selecto grupo nacional de futbolistas. Pero entonces es necesario explicar el estrecho vínculo que se establece entre el nacionalismo patrio y el deporte en general, y el del jogo bonito en particular. No vaya a ser que aparezcan de nuevo acusaciones de intento de nacionalización por parte de la izquierda de entidades privadas, como la Real Federación Española de Fútbol.

El problema del nacionalismo en el deporte es una cuestión seria. Empieza uno con las banderas y acaba encontrándose con un jardín en medio del terreno de juego que dificulta notablemente el pase de la pelota y la justificación de la prioridad. Entre otras cosas porque se sustenta en un argumento de pendiente resbaladiza que puede extenderse fácilmente a otros sectores. Piénsese en lo que ocurre con muchas personas jóvenes que compiten en el ámbito internacional, pero en vez de hacerlo a patadas lo hacen con la cabeza, como sucede con las competiciones universitarias, por ejemplo. ¿Debemos colegir acaso que estas tampoco nos representan? O quizá ocurre que no estamos interesados en garantizar que puedan asistir y competir con las máximas garantías.

En realidad, nos encontramos ahora ante el uso interesado de una oportunidad competitiva que no es tal. El problema de la prioridad de la vacunación de los y las deportistas que participan en macroeventos deportivos, como el campeonato UEFA Euro 2020 o Tokio 2020, ambos pospuestos por la pandemia, viene de largo. A principios de este año, tanto Thomas Bach como Aleksander Ceferin, presidentes del COI y la UEFA, respectivamente, se apresuraron a garantizar la celebración de estos macroeventos. Pero ninguno de ellos quiso comprometerse públicamente sobre la vacunación prioritaria de atletas. Sabían perfectamente que era un asunto complicado que ponía en riesgo los compromisos éticos asumidos por las organizaciones deportivas y los pilares de la gobernanza ética del deporte, como recogen sus propios códigos. Por no mencionar las opiniones encontradas que se suscitaba entre los y las deportistas. Pero, sobre todo, eran conscientes de que no tenían ninguna competencia para imponer la vacunación obligatoria. A partir de entonces, se intentaron varias vías de presión a través de las federaciones estatales que, como es lógico, tampoco se atrevieron a levantar la voz cuando morían miles de personas cada día mientras las UCI de los hospitales vomitaban el hastío e impotencia del personal sanitario. Se optó así por recurrir a la pantomima del dos por uno. La feliz idea de financiar dos dosis de vacuna por cada una suministrada a deportistas, que ni siquiera resultaba creíble para el presidente Bach cuando hizo público el anuncio, sabedor de que el acuerdo al que había llegado el  COI con las autoridades rusas y chinas no incluía las vacunas aprobadas por la Agencia Europea  del Medicamento ni por la US Food and Drug Administration.

Entonces, como ahora, se sabía que la mejor estrategia consistía en esperar. La vacunación iría haciendo su efecto y llegaría el momento en que no sería tan arriesgado atreverse a romper la lanza del privilegio en favor del deporte. ¿Pero es esta realmente una decisión en favor del deporte? ¿Si es así, por qué no ocurre lo mismo en otros ámbitos deportivos y en particular en el deporte no profesional? Sucede, sin embargo, que son tantos y tan grandes los intereses en juego, tan importantes las cifras multimillonarias por derechos de retransmisión televisiva, de imagen y patrocinio que no se puede permitir que la celebración de estos eventos se vaya al traste de nuevo por los efectos de la pandemia. 

Nada hay de malo en ello. Pero conviene llamar a las cosas por su nombre. Al fin al cabo, si la gobernanza ética del deporte está comprometida con la lucha contra el fraude y el dopaje, garantizar la inmunidad a este selecto grupo de de deportistas no parece muy diferente de otras formas de adulterar la competición tratando de asegurar algún tipo de ventaja competitiva. Al fin y al cabo, bien sabemos que cuando la ética deportiva compite con el furor nacional el fair play sale a patadas del terreno de juego.

-------------------

Alberto Carrio Sampedro es doctor en derecho y profesor de Filosofía del derecho en la UPF.

 

 

Autor >

Alberto Carrio Sampedro

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí