1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

religión 2.0

El ocio del pueblo

El evangelismo pentecostal está de moda. Entre sus devotos, dos figuras antagónicas como Justin Bieber y el clan Montaner. Son la muestra del nuevo acercamiento a la religión: con menos sermones y más música, con menos dogmas y más Snapchat

Galia Moldavsky (Revista Anfibia) 14/06/2021

Fundie Biela

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

El vídeo empieza con plano secuencia. La pantalla muestra a Ricardo Montaner, que mira hacia arriba, donde está la cámara. 

Canta: 

Hey, estés donde estés

necesito que vengas ahora

que mi mundo está al revés

 

Hey, eso ya lo sé

que sólo te busco y te llamo

cuando no me dan los pies

La canción podría estar dedicada a un amigo, un amante, una pareja. Pero no. Está dedicada a Dios. Se llama Amén y ya tiene más de 134 millones de reproducciones en YouTube.

El vídeo ahora enfoca a la hija de Ricardo, Evaluna Montaner. Sigue el plano secuencia y filma a Mau y Ricky Montaner, sus otros dos hijos, y a Camilo, cantante y pareja de Evaluna.

El estribillo dice:

Que nadie me cuida

como tú me cuidas

que nadie me ama

como tú me amas

que nadie se mueve

sin que tú estés viendo

que nadie se salva

si no está en tu reino

 

Amén, Amén

aquieta mi inquietud, te pido

Amén, Amén

y quítame el dolor

La familia Montaner es muy creyente. A Ricardo se lo ha visto en varios actos evangélicos, como en los del pastor argentino Dante Gebel. Se acercó a la religión después de conocer a un niño que estaba en terapia intensiva a punto de ser desconectado. Rezó un padre nuestro, que era la única oración cristiana que conocía. Esa noche, el niño bostezó y una semana después estaba de vuelta en su casa. Un “milagro”, en sus palabras. Esta es una de las características de la rama pentecostal del evangelismo: la presencia de Dios en la tierra. Te puede curar, te puede hacer crecer económicamente y te puede cambiar tu suerte. “El Espíritu Santo, lejos de ser una metáfora como solemos considerar desde una lógica secularizada, es una entidad con agencia en sus propios términos: se manifiesta en el cuerpo como una presencia, hace a las personas hablar en lenguas, tener profecías, cura enfermedades, mejora las relaciones intrafamiliares y también favorece el éxito personal en exámenes, negocios y la vida cotidiana”, escribieron Nicolás Viotti y Pablo Semán en esta nota anfibia.

Marlene Rodríguez es productora musical, así conoció hace 35 años a su pareja, Ricardo Montaner. Fue la directora del clip “Amén”. “Este vídeo como todos los que hago estuvo puesto desde el día 1 en las manos de Dios”, les escribió a 905 mil seguidores de @marlensaome, su cuenta de IG.

El caso Montaner es una muestra del nuevo acercamiento a la religión para las nuevas generaciones. Específicamente, al evangelismo pentecostal. Un acercamiento cool. Se presenta como alternativa a las viejas instituciones: a la Iglesia conservadora, a los cánticos anticuados, al plan familiar y aburrido. Incluye a famosos hollywoodenses, stories de instagram, parejas jóvenes, consejos para la vida cotidiana, un vínculo más personal con lo espiritual y –en apariencia– dogmas menos estrictos.

Mau y Ricky, los hijos más grandes de Ricardo y Marlene Montaner, conforman una de las bandas de reggaeton en pleno ascenso en América Latina. Si bien las letras de sus canciones tienen un contenido más sexualizado y menos religioso, también han declarado en entrevistas su devoción por Dios.

Se marcan y desmarcan. Es decir, manejan un lenguaje de acuerdo a la audiencia a la que se dirigen. “La desmarcación es que vos mantenés un cierto registro cuando le hablás al público masivo con valores genéricos más universalizables. Mientras que cuando le hablás a un público de la Iglesia aparecen las referencias bíblicas o la estética acorde al espacio”, explica Joaquin Algranti, sociólogo y autor del libro La industria del creer: Sociología de las mercancías religiosas

***

La hija menor de la familia Montaner, Evaluna (23), eligió llegar virgen al matrimonio. A principios del 2020 se casó con el músico Camilo Etcheverry (26) en una boda oficiada por el pastor evangélico pentecostal Rich Wilkerson Jr., de la iglesia VOUS de Miami. La canción que sacaron Camilo y Evaluna después de su casamiento se llama “Por primera vez” y tiene 139 millones de reproducciones en Spotify y 313 millones en YouTube. Es una de las parejas más populares entre adolescentes: su canal de YouTube tiene más de dos millones y medio de seguidores. Durante sus primeros años lo llenaron de contenido con recomendaciones para otras parejas. ¿El primer tip? Tener a Dios en el centro de la relación.

Camilo es uno de los cantantes más exitosos de América Latina. Tiene casi 19 millones de seguidores en Instagram, 25 millones de oyentes mensuales en Spotify y este año ganó un Grammy Latino a “Mejor canción Pop” por su tema “Tutu”. En la entrega de premios y frente a miles de personas que seguían por live stream la transmisión desde el inmenso American Airlines Arena de Miami, Camilo se acercó al micrófono: 

– Wow, gloria a Dios padre, gracias, wow. Qué fuerte esto. Dios me reconoce en público porque yo lo busco en lo privado y en lo secreto. Ese es el único secreto que hay.

***

El caso Bieber es otra muestra.

Domingo 15 de noviembre de 2020. Primera actuación en vivo de Justin Bieber en el año del coronavirus, en un anfiteatro vacío. Está solo en el escenario. Tiene un look rapero: pantalones de jean anchos, musculosa morley blanca al cuerpo, camisa cuadriculada abierta y gorra de lana naranja. La cámara apunta a su alianza de matrimonio. Suena el teclado, se prenden tres cruces hechas de luces led.

Canta:

 

Escucho muchas cosas sobre los pecadores

No creas que seré un santo

Pero puedo bajar al río

Porque la forma en que el cielo se abre cuando nos tocamos

Sí, me está haciendo decir

 

Que la forma en que me abrazas, me abrazas, me abrazas, me abrazas, me abrazas

Se siente tan sagrada, sagrada, sagrada, sagrada, sagrada

 

En Dios

Corriendo al altar como un atleta

No puedo esperar un segundo más

Porque la forma en que me abrazas, me abrazas, me abrazas, me abrazas, me abrazas

Se siente tan sagrada

Justin tenía 12 años cuando salió segundo en un concurso local de canto en Stratford, Canadá –donde se crió– y su madre empezó a subir vídeos de él cantando a YouTube en el sillón de su casa, en bares, en las escaleras de un edificio. Temas de Alicia Keys, Ne-Yo, Chris Brown. El manager estadounidense Scooter Braun lo descubrió y lo invitó a Estados Unidos. Junto al artista Usher, lo ficharon a sus 14 años. Meses después editó su primer disco: My World. El resto es historia conocida: estrellato pop, giras por el mundo, apariciones en programas de televisión, premios, un romance con mucha exposición con la artista teen Selena Gómez, posters y merchandising por doquier.

Pero todo ascenso tiene una caída. La de Justin Bieber fue a partir del 2014, a los 19 años. Lo detuvieron por manejar borracho, lo vieron agarrándose a las piñas en la calle, unos vecinos lo denunciaron porque les tiraba huevos, insultó a fans en medio de sus shows, tuvo que cancelar giras…y la lista sigue. Justin Bieber contó que su equipo de seguridad tenía que tomarle el pulso todas las noches porque vivía al borde de la muerte: batallaba con el consumo de alcohol y de drogas.

En medio de una depresión galopante, Justin se acercó a la religión. Acercarse es un decir, porque su madre, Pattie, siempre fue una cristiana devota.

En el 2017, suspendió una gira que lo habría llevado por seis continentes. “I canceled my tour because of Christ”, lo citó el sitio  TMZ en la nota que contó que Bieber había podido cambiar su vida gracias al pastor Carl Lentz, de la Iglesia Hillsong, una Iglesia Cristiana pentecostal que pertenecía a la Alianza Evangélica Mundial. 

Desde ese momento, Justin se retiró de la escena pública para dedicarse a su recuperación. Anunció el comienzo de su abstinencia sexual y se lo vio asistiendo a misas de la iglesia Hillsong. El uso de sus redes sociales también cambió: se llenaron de fotos con Carl Lentz, y de frases como “Yo sigo a Jesús” o “Dios nunca cambia”. En 2018, anunció que estaba en pareja con la modelo Hailey Baldwin. Tres meses después llegaron los anillos. ¿Por qué tan rápido? Entre otros motivos, por el sexo: habían decidido no tener relaciones antes del matrimonio.

Bellos, jóvenes y casados, rápidamente se transformaron en una pareja IT. Es la mujer que hizo volver a Justin del derrape. Es el retorno del niño prodigio. El amor romántico, el amor para siempre, el final feliz. “Tener ese lazo de fe y espiritualidad es muy importante para nosotros. Seguir a Jesús juntos es todo”, dijo Hailey Baldwin (ahora Bieber).

*** 

En este giro cumple un rol clave otro actor: las nuevas Iglesias y sus pastores.

Si una hace el esfuerzo de graficar en su cabeza la idea que tiene de una Iglesia seguramente aparezcan largos sermones tediosos, un promedio de edad por encima de los 50 años, colores pasteles, canciones clásicas. Pero Hillsong no es nada de eso: luego de que Bieber se sumara, la institución pegó un salto de fama en el mundo. Empezaron a asistir famosos como Selena Gómez, las hermanas Kardashian y Bono. Se creó un sector VIP y empezó a haber un código de vestimenta; un Lollapalooza de la religión. Se convirtió en un espacio de socialización en sí mismo con filas de gente esperando afuera para asistir.

La música es otra pieza clave de su atractivo. Hay una banda en vivo, shows de luces, pantallas con las letras de las canciones. La actriz Vanessa Hudgens lo llegó a comparar con ir a un recital de Arcade Fire. 

La iglesia Hillsong nació en Australia en 1983. Hoy tiene congregaciones en 6 continentes y una asistencia de 150 mil personas por semana. Desde 2018 no pertenecen más a las Asambleas de Dios, la congregación de iglesias pentecostales más grande del mundo. En su justificación plantearon que se consideran una rama más “contemporánea” o “carismática” que “pentecostal clásica”.

Carl Lentz, el histórico pastor de Hillsong, tampoco responde al imaginario. Es jóven, está tatuado, está trabado. Usa chupin, tiene el pelo rapado a los costados y lleva anteojos hipster. Sube posteos a Instagram con Justin Bieber tomando shots, fue entrevistado por Oprah Winfrey. Sus sermones están mezclados con humor y anécdotas. Se ve como alguien cercano, como el amigo que te hace pasar en la fila del boliche.

Otra iglesia que forma parte de esta nueva corriente es VOUS. Ahí, los pastores son Rick Wilkerson Jr y Dawnchere Wilkerson, su pareja. Fundaron la iglesia a finales de 2015 en Miami. Él saltó a la fama en 2014 después de oficiar el matrimonio de Kim Kardashian y Kanye West en Italia. El 8 de febrero de 2020 casó a Evaluna Montaner y Camilo. Viene de una familia de pastores evangélicos: abuelo, padre y primo.

En sus misas convoca a sus seguidores a subir vídeos a Snapchat e Instagram. No se reúnen en templos: lo hacen en auditorios, teatros o incluso bares de las grandes ciudades de Estados Unidos. Hace sermones inspirados en canciones como “Drunk in Love” de Beyoncé o “Style” de Taylor Swift. Y evita usar la palabra religión. Usa la palabra relación. En sus pies de foto, pone: “¿Qué fue lo mejor que le escuchaste decir a un predicador? Compartilo en los comentarios”.

Estas iglesias se presentan como el vehículo de tu vínculo personal e individual con Dios, con la Biblia como máxima autoridad por encima de cualquier persona que pueda llegar a proclamar que tiene la palabra divina. Fomentan que generes tu vínculo con el Espíritu Santo por fuera de los dogmas duros del pasado, de las reglas y de las limitaciones que hicieron que muchos jóvenes se alejaran de las iglesias en un primer momento. Menos juicio, menos culpa, menos bajada de línea constante. No tenés que hacer algo para que Dios te quiera. Dios ya te quiere.

“Uno puede habitar más el núcleo duro o la periferia. Las organizaciones que son fuertemente proselitistas y salen a evangelizar manejan todo el tiempo el registro de ablandar las reglas para llegar a las personas. Y eso no es algo estrictamente del mundo evangélico. Hay organizaciones judías como Jabad Lubavitch que también lo hacen”, agrega el sociólogo Joaquín Algranti.

Es un acercamiento a la religión instagram-friendly. Ir a misa dejó de ser el plan al que te obligaban tus padres o al que asistían las personas que no tienen mejores cosas para hacer. Ahora podés conectarte con Dios y estar a la moda, salir la noche anterior e ir medio fisura, formar parte de una tendencia, encontrarte un famoso, subir una story. Tu pastor es un influencer, te lo cruzas en un bar o en un partido de básquet y te da consejos sobre tu vida cotidiana. Algranti lo explica: “Logran juntar dos cosas que antes estaban separadas: la idea de religión y de ocio, de entretenimiento, de tiempo libre. La idea de que esos dos aspectos puedan formar parte de un tipo de propuesta. Menos ritualista. Este es un registro que te dice que podes tener vida religiosa y también consumir productos culturales que te hablan en clave de entretenimiento”. 

*** 

Hace algunos años, Justin Bieber invitó a uno de sus fans, que era gay, a una misa en Hillsong, argumentando que las puertas estaban abiertas. Sin embargo, en 2015, la sede de Nueva York destituyó al director del coro de su cargo por ser homosexual. Brian Houston, el líder de Hillsong Australia, dijo que las disidencias eran bienvenidas en la iglesia pero que no apoyaban ese estilo de vida. Y que por eso no podían tener roles de liderazgo. En 2018, Carl Lentz dijo que “el sexo prematrimonial no es ni remotamente una opción”. Y que a la homosexualidad y al aborto los trataban como a cualquier otro pecado. 

Muchas mega iglesias evitan responder preguntas sobre estos temas acentuando el discurso desmarcado. La ambigüedad forma parte de su estrategia de comunicación. Por eso se creó la página https://www.churchclarity.org/, donde recopilan las declaraciones públicas e institucionales de iglesias alrededor del mundo para que sepas claramente cuáles son sus políticas y principios.

El evangelismo pentecostal está en pleno ascenso. En Brasil se convirtió en la primera minoría religiosa. En Argentina, son un 15%. En América Latina, entre 1910 y 2014, los católicos pasaron de 94% a 69% de la población y los evangélicos, de 1% a 19%, según Nuso

Las maneras de crecer y los motivos son muchos: porque sus iglesias se reproducen a una gran velocidad, por su vínculo con las creencias populares, por su presencia en los medios de comunicación y ahora, a través de influencers. Pero aunque en estos casos la fachada sea moderna, ligera y a medida, en cuanto se hace zoom aparecen los mismos principios que han generado polémica en el pasado. La homosexualidad es un pecado, aunque te dejen ir a misa. El sexo prematrimonial es incorrecto, aunque Dios te perdone. Las puertas están abiertas, pero no apoyamos tu estilo de vida ni queremos que seas un líder dentro de nuestro espacio. En noviembre del 2020, Carl Lentz fue despedido de Hillsong después de unas filtraciones que demostraban que le había sido infiel a su esposa.

Vivimos en una época de armo-mis-creencias según lo que me resulte cómodo o afín. Apoyo lo que me parece bueno y rechazo lo que me parece malo. Bienvenido sea todo lo que nos haga tener una vida más llevadera. Pero ojo con creer que algunas instituciones desaparecieron. Tienen otras formas y se modernizan, pero siguen formando parte de nuestra vida. Y siguen creyendo en lo mismo. 

Ahora sí, elegí tu influencer. Y bienvenido a la era de la espiritualidad.

------

Este texto se publicó inicialmente en Revista Anfibia.

Autora >

Galia Moldavsky (Revista Anfibia)

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí