1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Comunidad

Las enfermedades visibles

Qué gran paso sería implicarnos en la responsabilidad de la salud mental y social, individual y colectiva, desde nuestras conductas habituales hacia los otros. Reconocer el peso de la subtrama en el argumento

Leonor Sánchez Martín 20/06/2021

<p>Escena de The Night of.</p>

Escena de The Night of.

HBO

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Contiene spoilers.

----------

Suelo llegar tarde a muchas cosas: libros, músicas, vivencias. Si lo confieso aquí, es porque tanto a la serie como a los libros a los que voy a hacer referencia en este texto he llegado tarde. Del resto mejor ni hablo. Aunque esta incapacidad mía para la actualidad rima bien con el lema de CTXT.

Empezaré por el detonante de la reflexión. Por lo que he leído aquí y allá, no soy la única que fue casi incapaz de concentrarse para leer durante el confinamiento. Abocada, pues, a mi romance con el sofá y la tele, he visto tantas series que me cuesta recordar títulos y tramas. Sin embargo, algunas me han dejado un poso extraño, a ver si me sale definirlo: una especie de intensidad densa en mi cabeza, una emoción sin masticar que se ha quedado en algún buche neuronal para que la digiera poco a poco. Supongo que si esto sucede, es porque atacan temas que debería hacerme mirar. Y allá voy: a escribir sobre ello, a ver si así los revelo y reivindico de paso esa otra historia de la humanidad, ficción o no, de la que apenas nos damos cuenta, pero que da soporte a todo lo visible: la subtrama. 

La serie en cuestión es The Night of (Steven Zaillian, HBO), que es de 2016, pero que yo vi en 2020, al principio de la cuarentena, cuando los aplausos eran de noche y aún manteníamos el alma en el vilo del invierno y de la inverosímil amenaza de estar en una pandemia. The Night of es un híbrido de serie policiaca, de abogados, drama carcelario y otras hierbas. Además de la lógica curiosidad por el argumento –saber qué pasó la famosa noche a la que hace referencia el título, quién mató a Andrea; o mejor dicho, saber si condenarán a Naz, el protagonista, por un crimen que, por obra y gracia de un buen manejo de la focalización, los espectadores sabemos que no cometió aunque él mismo lo dude–, lo que me impactó de verdad, el motivo de estas líneas, fue el personaje de John Stone, el abogado representado por un excelente John Turturro. Argumento versus subtrama.

John Stone es un abogado que sobrevive dejándose caer por las comisarías de Nueva York, de madrugada, para ofrecer sus servicios a seres trasnochados e indefensos, cazados en sus actividades marginales. Todo el mundo lo conoce, y lo trata con afecto y distante compasión. Todo el mundo conoce sus pies y le pregunta por ellos. Stone padece un grave eczema que le obliga a llevar los pies al aire siempre. Su sueño: poder ponerse unos zapatos. Los picores le martirizan, y para aliviarse se rasca con un grimoso palito de madera en cualquier punto y momento –el metro, la sala de espera del juzgado–, ante la mirada horrorizada de la gente, cuya reacción suele ser alejarse de él todo lo que puede. 

Stone lucha con mil remedios contra lo que cree el origen de su enfermedad, en vano. Al final no queda más reducto que el lazareto. Lo toleran, no sin asco, los pobres

Stone es activo y sabe buscarse la vida. Es un abogado eficaz. Hay varias escenas dedicadas a que no nos quepa la menor duda: llega a las mismas conclusiones que sus compañeros sanos y morigerados, se les adelanta en la investigación; es práctico y conoce bien el género humano y el funcionamiento de la justicia. Solo necesita una oportunidad para demostrarlo. Sin embargo, todos dudan de su capacidad. ¿Podrás hacerlo?, ¿no será demasiado para ti?, le pregunta su exmujer, con la que tiene buena relación, cuando consigue hacerse con el caso de asesinato que motiva la serie. Otras personas le preguntan lo mismo; una pregunta retórica que supone la afirmación de su desconfianza. Algunos se burlan de él con crueldad, incluso en su presencia: para menospreciarlo como abogado humillan a la persona. Y todo por su aspecto.

Pero nosotros, los espectadores, sabemos que no tienen razón. Sabemos que es bueno, que sabe lo que hace. Desde el sofá, a una aséptica distancia de la piel de Stone, de su desaliñada apariencia, no comprendemos que lo rechacen por algo así, que no vean su pavorosa humanidad, la bondad que lo diferencia de los otros, su solvencia profesional. Y su resistencia, la necesaria fortaleza que debe tener para soportar la marginación, la soledad, y seguir adelante exhibiendo una alegría residual que una vez pudo ser entusiasmo. Nosotros sabemos lo que vale. Y él, me gusta suponer, en el fondo también. 

No nos cuentan cuándo, ni por qué, empezó su enfermedad. Una enfermedad que espanta a los demás, les hace sentir asco y miedo. Por más que él se empeñe en tranquilizarlos y repita cien veces que no es contagioso. A su piel descamada hay que sumarle el descuido de su indumentaria, que presupone una suciedad que no es cierta. Quizá la enfermedad eclosionó con su separación, cuando su mujer se marchó del piso amplio y digno por el que lo vemos deambular, y se llevó a su hijo, al que adora, y que, en plena adolescencia, ahora lo rechaza también. No sabemos cómo era antes, cuándo empezó a caer. Quizá el silencio de los guionistas sobre esto, como el agujero del donut, no sea sino un subrayado, en realidad. Una ausencia que estructura todo el resto, el punto de fuga que dirige la reflexión al tema central. 

 

Luego, como en tantas de esas enfermedades visibles, caería en la pescadilla que se muerde la cola, el clásico bucle fatal para el amor propio: el aspecto es tan malo que arreglarse no lo mejora; y no arreglarse hace que sea aún peor, lo que produce todavía menos ganas de esforzarse… y así sucesivamente. Stone lucha con mil remedios contra lo que cree el origen de su enfermedad, en vano. Al final no queda más reducto que el lazareto. Lo toleran, no sin asco, los pobres, los que viven en los márgenes, gente cuya piel no es blanca, ni inmaculada. Borrachos, drogadictos, prostitutas, chaperos. Casi todos de minorías étnicas, muchos de ellos afroamericanos. Gente del lumpen y obreros honrados, pero pobres. Todos leprosos, por usar las palabras de Stone. 

Poco a poco intuimos que su enfermedad no es el eczema, que este es solo el síntoma del verdadero mal. Síntoma, herramienta y protección. Nuestra sospecha se hace certeza cuando, después de los mil tratamientos que ensaya, uno de ellos (el brebaje imbebible que le receta un chino bastante sospechoso) hace efecto. La piel mejora hasta el punto de que cumple su sueño: se compra unos zapatos que luce orgulloso ante su hijo y en el juzgado. Él no parece darse cuenta de que la mejoría coincide con la adopción del gato de la víctima, el único ser vivo que no le huye, al contrario: se tumba a sus pies y se restriega contra ellos sin temor a contagiarse. El único ser vivo que recibe con alegría el saludo “¡Ya estoy en casa!”. Tampoco parece achacar su mejoría a que la inexperta abogada hindú, cuya jefa arrebata el caso a Stone, le contrata de nuevo para que la ayude, y que gracias a su esfuerzo todo se les está poniendo de cara. Afecto, valoración, inclusión en un grupo, buenos resultados… y un brebaje imbebible. 

Las enfermedades visibles, como cualquier otra enfermedad, suelen mostrar más de un síntoma. En Stone se manifiesta también como alergia al gato. “¿Quién quiere a un gato feo?”, pregunta el abogado. Ni siquiera su hijo adolescente, que lo rechaza cuando se lo ofrece. El único ser que le demuestra afecto, y le tiene alergia: ya es mala suerte. La piel se llena de aún más ronchas, los bronquios reaccionan y aparece el asma. El gato es proyección y es indicio. No es un gato feo. Es él mismo y es todos sus temores. Con guantes de goma y mascarilla, el valiente Stone trata de nadar y guardar la ropa, de protegerse de su alergia: una protección que se antoja precaria frente a las heridas consustanciales al verbo amar.

La piel se forma en el embrión humano al mismo tiempo y a partir de las mismas células (ectodermo) que el sistema nervioso. Esto, según dicen, relaciona las afecciones cutáneas con factores como el estrés, la ansiedad, etcétera. Es decir, eczema, psoriasis y otros males de la piel podrían ser el síntoma visible de afecciones psicológicas relacionadas con las emociones y el pensamiento, funciones superiores del sistema nervioso central. Funciones difíciles de cuantificar, pero que no son explicaciones mágicas, como parece pensar Sergio del Molino, en su libro La piel (Alfaguara, 2020), al que habría llegado a tiempo si lo hubiera leído cuando vi la serie, y no hace unos días. En La piel cuenta su experiencia, y la de diversos personajes que padecieron psoriasis, como él: Stalin, Updike, Nabokov… Se refiere como monstruos a estos pacientes; monstruos buenos en algunos casos, como el de John Stone, que encaja con una regla que Del Molino describe: si en una ficción aparece un personaje con pinta de monstruo, su carácter será bondadoso. 

La piel, como The Night of, es un híbrido, un texto entre el ensayo, la autoficción y el libro de aforismos, que me ha obligado también a hacerme muchas preguntas. Comparte otra subtrama con la serie: el racismo. Y también hay en él un agujero de donut, aunque no tengo claro si es punto de fuga o punto ciego. Puede que sea por mi gusto por la psico-ciencia ficción, pero sufrir una enfermedad autoinmune –la psoriasis lo es– me parece una metáfora que no llamaría tanto la atención ni vestida de lagarterana; algo que nos arroja al corazón de la subtrama. Y me extraña mucho que Del Molino no estudie esta posibilidad, aunque sea con guantes y mascarilla. Me extraña sin crueldad, desde otro pabellón del mismo lazareto, como paciente de otra de esas enfermedades visibles, crónicas, multifactoriales –con afección autoinmune, la tiroiditis de Hashimoto, incluida– y que suma a sus diversos efectos perniciosos el rechazo social: la obesidad. Y para cerrar el círculo, como John Stone, con alergia a los gatos. Perdónenme el impudor de la confesión. He pillado la idea de comprarme unos guantes de goma, pues de mascarillas andamos todos servidos. Y si caigo en la tentación de la autocompasión, pienso en Kate Winslet: a ella encima la acusan de gorda sin serlo.

(Aquí me permito una breve digresión para llevarme un poco la contraria y hacer mención a una serie de actualidad, Mare of Easttown, gracias a la cual, y a la falsa enfermedad visible de la extraordinaria Winslet, algunas voces mainstream de diferentes medios han dado visibilidad a la subtrama por encima del argumento: se han dado cuenta de que resolver el crimen no es lo más importante de la narración. Lo que me hace concebir alguna ingenua esperanza con respecto al advenimiento de la era de Acuario, el despertar de la conciencia y todo eso).

Así pues, habría otro factor común a estos males que queda fuera del control y de la voluntad del paciente: la necesidad de sentirnos aceptados por los demás, de formar parte de algo más grande junto a nuestros pares, del reconocimiento y la aceptación por parte de estos. Entonces la humanidad básica en nuestro trato con los demás podría ser un vector de promoción de la salud tan necesario como una vacuna, como el metotrexato, como la ciclosporina, el Eutirox, la dieta y el ejercicio. Puede que muchos de estos males, enfermedades o no, visibles o invisibles, no terminen de curarse sin esto, por más guantes de goma o brebajes imbebibles, o fármacos de vademécum que se tomen.

Durante la pandemia se concibió la esperanza de que, cuando saliéramos, seríamos mejores personas. Por fin, como digo, la era de Acuario. En efecto, parece que la reivindicación de la necesidad de abrazar la diversidad se ha intensificado, el tiempo dirá si solo por demagogia. Espero que me perdonen la ingenua boutade de sugerir que es posible que aún se intensificará más si la humanidad, la práctica del respeto y la tolerancia, se promoviera como un factor de salud. Esa salud que ha pasado, merced a la covid-19, a ser lo que más valoramos, junto a ir de cañas. 

De esto quería hablar, supongo: de que debajo de un relato obvio, suele haber invisibles líneas maestras que nos unen más que nos separan. De que formamos parte de un mismo tejido, que nuestras acciones repercuten en los otros. No soy del todo pesimista: a fin de cuentas la mayoría hemos entendido la necesidad de vacunarnos, pese al miedo a Bill Gates y al 5G, por responsabilidad social. Permítanme que sueñe con unos zapatos: qué gran paso sería implicarnos en la responsabilidad de la salud mental y social, individual y colectiva, desde nuestras conductas habituales hacia los otros. Reconocer el peso de la subtrama en el argumento. Claro que eso implicaría mirarse en el espejo, bucear en nuestros miedos, en por qué sentimos rechazo ante lo diferente, en qué beneficio íntimo obtenemos con el desprecio al otro, tan al alcance de cualquiera, por ejemplo, con esas palabras dañinas y anónimas en una red social. 

No quisiera despedirme sin hacer mención a otro personaje de ficción, que apostaría –más allá de por lo obvio del nombre– ha servido de inspiración a los creadores de John Stone: William Stoner, el protagonista de una novela (Stoner, de John Williams, 1965) a la que también llegué tarde y que también me obligó a hacerme muchas preguntas sobre el papel de cada uno en la vida y cómo posicionarse frente a las agresiones de los demás, que no incluiré aquí para no abusar de su paciencia.

–––––––––––– 

Referencias:

The night of  (Steven Zaillian, HBO, 2016)

La piel (Sergio del Molino, Alfaguara, 2020)

Mare of Easttown (Brad Ingelsby, HBO, 2021)

Stoner (John Williams, 1965); traducción de Antonio Diéz (Baile del sol, 2015).

Contiene spoilers.

----------

Suelo llegar tarde a muchas cosas: libros, músicas, vivencias. Si lo confieso aquí, es porque tanto a la serie como a los libros a los que voy a hacer referencia en este texto he llegado tarde. Del resto mejor ni hablo. Aunque esta incapacidad mía para la...

El artículo solo se encuentra publicado para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Leonor Sánchez Martín

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí