1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Cine

Cartas al padre: a propósito de la versión cinematográfica de ‘El olvido que seremos’

La cinta de Trueba, al privilegiar una determinada concepción de belleza expositiva y sentimentalidad, esquiva aspectos profundos del libro de Abad Faciolince y le hurta su voluntad esclarecedora del pasado propio y paterno

Jesús Cuéllar Menezo 5/06/2021

<p>Fotograma de El olvido que seremos.</p>

Fotograma de El olvido que seremos.

Caracol Televisión

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Si el pasado es “un país extranjero” en el que las cosas se hacen “de otra manera”, como decía L. P. Hartley al inicio de su novela El mensajero (1953), quizá lo sea todavía más cuando se trata del pasado en el que fuimos niños; cuando se vuelve la vista a la propia familia, a los progenitores. La búsqueda de las raíces, de la identidad se diría ahora, ha recurrido con frecuencia, y especialmente en la corriente de autoficción artística de los últimos años, a la indagación en el pasado familiar y, en concreto, a los referentes paternos y maternos. Quizá el padre, principal figura tradicional de autoridad, haya sido objeto de algunos de los más sonados homenajes o invectivas: desde las sentidas y elegíacas Coplas por la muerte de su padre de Jorge Manrique (siglo XVI), al dolido resentimiento de un hijo herido que constituye la clásica Carta al padre de Franz Kafka (1919).

La segunda mitad del siglo XX latinoamericano, pródiga en sangres, militancias truncadas y dictaduras de todo pelaje, ha dado lugar a diversas miradas retrospectivas en las que quienes fueron niños y niñas rodeados de convulsiones político-sociales dan cuenta de cómo sus padres y madres intentaron aislarlos de ese entorno agresivo o, en otros casos, cómo los hicieron partícipes o directamente víctimas de sus tomas de posición.

En 2006 el escritor colombiano Héctor Abad Faciolince publicó El olvido que seremos, una desgarradora carta de amor a su padre, el médico Héctor Abad Gómez, asesinado en 1987 por paramilitares después de una vida dedicada a defender el derecho a la salud y la dignidad de los más desfavorecidos en un país atravesado por las desigualdades y la violencia. En su libro, que se convirtió casi inmediatamente en un gran éxito de ventas en los países de habla hispana, Abad Faciolince retrataba a un hombre repleto de virtudes que trató de llevar vacunas y medidas de salubridad a los más pobres de sus conciudadanos en Medellín, enfrentándose tanto a la oposición institucional y violenta de los sectores conservadores y acomodados de Colombia (a los que tanto su familia como la de su esposa pertenecían), como a los abusos de la guerrilla. Sin embargo, aunque ese ambiente turbulento que en los años setenta y ochenta del siglo pasado acabó llevándose por delante al padre de Héctor Abad y a tantos otros políticos e intelectuales colombianos se colaba en la bulliciosa casa de los Abad Faciolince (en la que “vivían diez mujeres, un niño y un señor”), todo allí parecía tamizado, y protegido, por el amor de un padre hacia su familia, y muy especialmente hacia su único hijo varón.

La Colombia que describe Héctor Abad Faciolince en su libro, en la que las FARC se iban deslizando hacia el narcotráfico, la Iglesia, pletórica de beatería, pero escasa de compasión, abandonaba a los pobres, Pablo Escobar extendía su imperio, y el sistema político tradicional se centraba en mantener su poder a toda costa, fue también el escenario de la infancia de María José Pizarro, hija de Carlos Pizarro Leongómez, líder del M-19. Después de una buena parte de su vida entregada a la lucha armada, Pizarro fue asesinado en 1990 en Bogotá, al poco de haber firmado la desmovilización del M-19 y cuando concurría a las elecciones presidenciales en su país. María José Pizarro, exiliada durante bastantes años, protagoniza el documental Pizarro (2016), dirigido por Simón Hernández.

Al igual que Héctor Abad Faciolince, María José Pizarro busca respuestas en el recuerdo de su infancia. Pero su experiencia en nada se pareció a la de Abad, ya que su niñez no fue la Arcadia protegida, llena de cariño e incluso de mimo del escritor, sino un periodo nómada, casi siempre lejos de sus padres, que parece que antepusieron la militancia y la guerrilla a la vida familiar. De manera que el testimonio de Pizarro, aun desde la admiración al padre, plantea más preguntas que certezas: ¿por qué volvió a la lucha armada después de la amnistía de 1982? ¿Por qué creó una familia para luego no atenderla? 

La primera adaptación cinematográfica del libro autobiográfico de Héctor Abad Faciolince la realizó en 2015, en formato documental, la hija del escritor, Daniela Abad

También con formato documental, otros hijos han indagado en el pasado de sus progenitores, empeñados en enfrentarse de diversas maneras al sistema imperante en Colombia. Doble Yo, de Felipe Rugeles (2019) se centra en una figura señera de la antropología, la arqueología y el indigenismo colombianos: Gregorio Hernández de Alba (1904-1973), y lo hace a partir del material gráfico y epistolar encontrado por su hijo Carlos. Hernández de Alba, que en los años cuarenta del siglo XX dirigió, a instancias del gobierno de Colombia, expediciones “civilizadoras” de índole patriótica en zonas indígenas de su país como Tierradentro, fue evolucionando hacia una defensa de esos colectivos marginados, lo que acabaría enfrentándolo a los terratenientes y a la Iglesia colombianos, y finalmente condenándolo al ostracismo y a una campaña de amenazas que incluyó un atentado con bomba en su casa de Popayán (departamento del Cauca). Por su parte, Las razones del lobo de Marta Hincapié Uribe (2019), vuelve, utilizando también el formato documental, a la privilegiada infancia de la directora y articula su discurso en torno al contraste entre la vida en un exclusivo club de golf de Medellín, al que ella y su familia pertenecían, y el mundo exterior que le llegaba a través de su madre, oveja negra dentro de su familia por su militancia izquierdista. Como Héctor Abad o como Carlos Hernández de Alba, Hincapié Uribe se debate entre el amor a su madre y la incomprensión, y a veces el rechazo juvenil, que le producen muchas de sus actitudes, absolutamente enfrentadas al entorno social circundante, y que restaban atención al entorno familiar.

La directora Laura Mora, cuyo padre, también profesor universitario como Héctor Abad Gómez, fue asesinado en 2002, optó por hablar de su experiencia a través de una obra de ficción, la película Matar a Jesús (2017). Con formato de thriller, actores no profesionales de Medellín y una cámara nerviosa pero muy eficaz para captar la desazón de la protagonista, Mora, que ya había sido codirectora de El patrón del mal (la magnífica serie realizada en Colombia en 2012 sobre el ascenso y caída de Pablo Escobar), narra la peripecia de una joven que, tras el asesinato de su padre, decide buscar al sicario que lo ha llevado a cabo. Y el encuentro depara todo tipo de sorpresas, a la joven y al asesino. Como los otros cineastas o escritores mencionados, Mora pretende homenajear a su padre y, además, destacarlo entre la multitud de asesinados en Colombia que no son grandes figuras, pero también trata de “humanizar” al sicario. “Si yo humanizo a ese chico y me pongo en su lugar es por la educación que recibí, de una profunda humanidad, mi padre fue incluso muy arriesgado en eso”, afirmó la directora cuando se estrenó la película. Esa humanidad, ese humanismo, son una constante en las obras mencionadas y también en la versión cinematográfica de El olvido que seremos que acaba de presentar Fernando Trueba.

El olvido que seremos en el cine

La primera adaptación cinematográfica que tuvo el libro autobiográfico de Héctor Abad Faciolince la realizó en 2015, en formato documental, la hija del escritor, Daniela Abad (junto con Miguel Salazar), y llevaba el título de Carta a una sombra, tomado de una cita del propio libro: “Casi todo lo que he escrito”, confesaba Héctor Abad, también coguionista del documental, “lo he escrito para alguien que no puede leerme, y este mismo libro no es otra cosa que la carta a una sombra”. En ese documental se veía a Héctor Abad en Colombia, conversando con sus hermanas y su madre, y rememorando la infancia común y los días terribles del asesinato del padre y la muerte de una de las hermanas. En sólo 73 minutos, Carta a una sombra captaba de forma concisa y emotiva las razones que habían llevado a Héctor Abad a escribir su libro y también servía para que su nieta ahondara en la dolorosa historia familiar que su padre le había transmitido.

El olvido que seremos, dirigida por Fernando Trueba, con guión de su hermano David Trueba, transita un terreno distinto. La película comienza en un cuidado blanco y negro, cuando el joven Héctor Abad estudia en Italia en los primeros años ochenta y le piden que regrese a Colombia para el homenaje que se prepara a su padre con motivo de su jubilación. Durante ese acto, en el que Héctor Abad Gómez (un magnífico Javier Cámara) pronuncia su discurso de despedida de la docencia, se inicia, con un flashback, el tramo en color de la película, el que cubre toda la infancia del protagonista (interpretado de niño por Nicolás Reyes Cano) y el que constituye el grueso del filme y de su mensaje. Héctor Abad Faciolince, que no quiso participar en el guión de la película de Trueba, pero que se ha declarado muy satisfecho con el resultado, ha manifestado: “La película le da a mi libro algo que le faltaba: menos muerte y más vida”. Trueba ha optado, sin duda, por privilegiar ese enfoque casi festivo, de celebración de la vida por encima de todo, muy presente en otras de sus películas como Belle époque (1992) o La niña de tus ojos (1998). Por supuesto, ese canto a la vida, al amor familiar en general y al amor paterno-filial en particular no dejaba de estar presente en el libro, pero las aristas de crítica, de reflexión, de cuestionamiento del propio relato, que salpicaban el texto de Abad Faciolince evitaban que cayera en la autocomplacencia y, si se quiere, en la sensiblería. Algo que no siempre logra Fernando Trueba, que capta con buen ritmo y empatía la vida de los Abad, erigiendo la casa familiar como un templo de bondad, casi sin paliativos, en medio de la barbarie (con magníficos planos secuencia interiores). Y aunque en el último tramo del filme, cuando se vuelve al blanco y negro para narrar los últimos años de Héctor Abad Gómez, los de su acrecentada militancia política después de la prematura muerte de una de sus hijas, se apuntan algunas disensiones propias de la juventud entre padre e hijo, fisuras en la indestructible relación paterno-filial, el tono hagiográfico sigue impregnando el relato y Trueba se empeña en dirigir nuestras emociones mediante un uso abusivo de la música en los momentos trágicos (como en el asesinato del padre). En el filtro que Trueba aplica se quedan las gotas de amargura que en el libro de Abad Faciolince se amalgamaban con el incuestionable cariño hacia su padre y el homenaje que suponían sus memorias. “Debía separarme de él”, decía Abad Faciolince, “así fuera matándolo... Un papá tan perfecto puede llegar a ser insoportable... por un confuso y demencial proceso mental, quieres que ese dios ideal ya no esté allí”. Con un enfoque más propio del Capra de ¡Qué bello es vivir! que de la acidez de su adorado Billy Wilder, Fernando Trueba ha eliminado prácticamente las ambigüedades y las zonas oscuras de su retrato.

En la novela La distancia que nos separa (1995), el escritor peruano Renato Cisneros, más cerca de Kafka que de Jorge Manrique, se embarcaba en la búsqueda de la verdad sobre su propio padre, el general Luis Federico Cisneros, “villano uniformado” y amigo de dictadores. Pese al contraste entre las respectivas figuras paternas, su empresa mostraba puntos de contacto con la de Héctor Abad y los otros artistas mencionados: “Así como un padre nunca está preparado para enterrar a un hijo, un hijo nunca está preparado para enterrar a un padre. Para la mayoría de huérfanos no es fácil desenterrar ni rebuscar”. La cinta de Trueba, al privilegiar una determinada concepción de belleza expositiva y sentimentalidad, ha esquivado aspectos profundos del libro de Héctor Abad Faciolince y acaba hurtándole su voluntad esclarecedora del pasado propio y paterno.

Autor >

Jesús Cuéllar Menezo

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí