1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

La vita nuova

La piedra

En pocas horas Aragonès será presi de la Gene. Y, tal vez, sólo de ella. No hay acuerdos para más, ni –salvo nueva intervención gore del Estado– los habrá

Guillem Martínez 20/05/2021

<p>Pere Aragonès, durante su intervención como candidato a la presidencia de la Generalitat.</p>

Pere Aragonès, durante su intervención como candidato a la presidencia de la Generalitat.

Parlament de Catalunya

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

1- En algunas zonas de África y Asia hay chamanes que extraen la enfermedad de sus pacientes en la forma de una piedra. Meten la mano en el vientre de una persona, que se retuerce de dolor, sacan de ahí una piedra, y la persona se va tan campante, curada, con la piedra en la mano. Ver esas extracciones resulta violento y conmovedor. Es una ceremonia tan magnética para todo el mundo que, solo si no eres parte de ese mundo, si perteneces a otra cultura, puedes ver nítidamente un hecho insólito: el chamán, antes de todas esas coreografías milagrosas, recoge una piedra del suelo. Zas.

2- Nadie ve esa piedra, porque nadie ve las piedras de su propia cultura. El ser humano no es, por tanto, el único animal que tropieza dos veces en la misma piedra, sino el único cuya vida consiste en ir directamente, de morros, al trote, cantando himnos incluso, hacia una piedra. Una cultura es, básicamente, darse reiteradamente contra una piedra, sin ver esa piedra. Una cultura es una nariz rota, sin posibilidad alguna de ver o de describir la piedra con la que se choca reiteradamente como un poseso.

3- Hay govern en Cat. Es una piedra. Lo que no es una novedad. Un gobierno siempre es un hecho cultural. Es y hace todo lo que quiere con un único límite. Su cultura. En algunos lugares del mundo, eso coincide, más o menos, con la ley, o con una idea del decoro democrático. Por aquí abajo no suele ser así. Siendo espectacular, no es una originalidad. Bueno, al tajo.

4- Apurando el límite de las elecciones automáticas, JxC, ERC y CUP han pactado un govern sumamente parecido al anterior. Es decir, con la misma cultura, lógica y límites. Es decir, con el mismo itinerario, posibilidades y operatividad. Pero ninguna piedra es igual a otra, como sabía Montaigne, que se pasó su Viaje a Italia describiendo las piedras renales que iba expulsando. “Hoy he sacado una como un piñón”, escribía el pollo, fascinado. Las piedras, aun siendo un residuo, una expulsión, fascinan.

Nunca hay la suficiente verticalidad para realizar pactos operativos. Desde 2015, en Cat no se ha llevado a cabo nada de lo pactado por todo lo alto

5- El pacto JxC-ERC se realizó à la catalane. Es decir, aparentemente con dos líderes a pelo, uno por bando, pactando todo durante el finde. Desde el pujolismo, en Cat se pacta así. Incluso con el Estado, ese sujeto que se presenta a negociar también con un líder, pero con chorrocientos abogados del Estado tras el tabique. Lo que es un indicativo de que este sistema de pactar, espectacular, y que dota de glamur a los líderes, suele conducir al ridículo –la peor forma del desastre– en Cat. Desde 2012, e intensificado desde 2015, esa es la forma de pactar los pactos internos también. El sistema habla de una cultura muy vertical –los partidos cat, como los esp, son extraordinariamente verticales–. Pero también de inoperatividad. Por mucha verticalidad que haya, nunca hay la suficiente para realizar pactos operativos y sostenibles en el tiempo. Desde 2015, de hecho, en Cat no se ha llevado a cabo nada de lo pactado por todo lo alto. Esas cosas dependen no tanto del pacto, como del acuerdo. Un acuerdo –si tienen novio/a lo sabrán– suele ser lo contrario de un pacto. La impresión –contrastable, o no, en breve– es que en este pacto, nuevamente, no ha habido acuerdos. Los puntos del 6 al 11 son indicios de ello.

6- El pacto ha resultado asimétrico. Y las construcciones asimétricas tienen difícil agarre a los cimientos. Más cuando no hay cimientos. JxC, el tercer partido en las últimas elecciones, gana las elecciones. Se lleva las carteras sexis, determinantes y de peso. Economia i Hisenda –con la gestión, ojo, cuidadín, de los New Generation; los que lleguen, a través de reuniones, se supone, líder cat-líder esp, y chorrocientos abogados del Estado tomando canapés en la habitación de al lado; serán gestionados, a su vez, no a través de la cultura de la cohesión social y territorial cat, sino de la del chollo; la que hay–; Salut, una bicoca, en tanto JxC ya sabe que, en plena pandemia, se puede engrasar la privada, externalizar el colapso en Ferrovial, incluso sin resultados positivos, facilitar negocios a patriotas o falsificar estadísticas, y, pese a todo ello, no salir en globo–; Polítiques Digitals, Infraestructures i Agenda Urbana –a) Políticas Digitals se suele tirar por la vía propagandística, en modo grandes transformaciones que provocan la admiración del mundo; como en su día el gasógeno; b) Infraestructures: según los augurios de recuperación económica, la obra pública puede volver a ser un filón, esa cosa que suele repercutir en futuros juicios a gerentes de partido–; Recerca i Universitats, Justicia, y Drets Socials –se le ha cambiado el nombre a la Consellería de Benestar Social, en previsión, supongo, de cuando empiecen los juicios por la cosa residencias, que resultarán poco edificantes, se supone–. 

7- ERC ha cedido la capacidad de hacer presupuestos. Y de salir por la tele a acojonar a la parroquia, con cara grave y exigiendo sacrificios, prerrogativa de las consellerias más angulosas. Lo divertido es que también se ha cedido a JxC la cosa difusió. Es decir, la propaganda, el elemento –el único; no hay otro; no hay otro; no hay otro– con el que se va tirando desde 2012, año en el que se empezó a plantear el procés, justo después de realizar los mayores recortes –en bienestar, educación y sanidad– de todo el Estado. El procés, en su grado gubernamental, tal vez solo sea eso. Un salir corriendo del lugar del crimen. El otro vértice de la propaganda –la información-- se lo queda ERC. Lo que supone a) cierto desparpajo –los medios públicos, según reza el prospecto, no son de ningún partido; ay, que me meo; un segundo, que voy al WC; hola, ya he vuelto; no me saco de la cabeza la piedra-piñón de Montaigne–, y b) cierta inutilidad: al menos formalmente, ERC ya tenía eso o parte de eso, y la sensación atmosférica es que todo el pack era de JxC.

8- Más sobre la asimetría del edificio. ERC el ganador de las elecciones –rayos; otra vez; me voy al WC; ¿cómo sacó por ahí un piñón ese pollo?– se queda Presidència, Feminisme i Igualtat; Interior –en periodos de estabilidad, un chollo y una cruzada contra los accidentes de tráfico y el amor mundial; en periodos de yuyu, como el iniciado en 2011, un desgaste absoluto–; Educació, Cultura, Empresa i Treball –como al final de Metrópolis, el empresariado y el obrero se dan la mano en esa Consellería, que ilustra un mundo en el que las clases se han superado, pues todos somos ya alemanes–; y Acció Climàtica, Agricultura i Alimentació. La sensación es que el ganador de las elecciones se ha comportado como el perdedor. O que le urgía formar cualquier cosa con aspecto de govern –no se pierdan el punto 13–. En todo caso, hay indicios que apuntan a una mala negociación. Verbigracia: Presidència –algo importante en un sistema presidencialista, como el cat; hasta que empezaron a llegar presis que, epistemológicamente, no se encontraban el culo con ambas manos, pero que garantizaban un govern de coalición– asume la responsabilidad de implementar, o algo parecido, una Renda Universal –un imposible desde criterios culturales; JxC, que lleva además Economia, tiene discursos sobre eso parecidos a los de la paguita de Ayuso–. Lo que indica que el procés, una vez agotado el itinerario nacional, igual repite la misma pista americana con el itinerario social. Reclamar y asumir ese otro marrón que sería una Renda Universal ilustra un error reiterado de ERC. En 2015, ERC asumió el improbable de montar un referéndum. Acabó montando algo en las antípodas de la Comisión de Venecia, un conjunto vacío que adquirió sentido solo con la intervención violenta del Gobierno Rajoy y –todo apunta a ello– del Deep State. Sin esos porrazos y juicios, hoy nos estaríamos riendo y, lo que es mejor, desde un punto alejado del procés. Pues bien, ahora ERC ha asumido lo mismo, pero con una Renda Universal. Lo normal en políticos es rechazar imposibles, o bien encararlos. Salvo en ERC.

Lo normal en políticos es rechazar imposibles, o bien encararlos. Salvo en ERC

9- Otro indicio, muy importante, para valorar el presente y futuro del Govern, es la negativa de Elsa Artadi para encabezar el pack gubernamental JXC. Doctorada en Harvard –Princeton siempre les ganamos a Lacrosse–, entró en el Govern de Mas, de la mano del hasta entonces candidato al Nobel Mas-Colell. Participó en aquella juerga de venta de todo lo que se movía –es decir, personas; sus derechos– y de todo lo que no se moviera –es decir, bienes inmuebles; la Gene, como el Atlético de Madrid, hoy no tiene campo en propiedad–. Y aportó una solución a la crisis económica y social que asombró, nuevamente, al mundo: la Grossa, un sorteo de lotería anual –un momento, que ahora vuelvo; si antes admiraba a Montaigne, ahora ya es lo siguiente–. Directora de campaña en las elecciones de 2017 –JxC se presentaba asegurando esta vez que, si votabas a Puigde, volvería; esa campaña fue un decálogo ético, por tanto–, fue portavoz con TorraZzzz. Previamente, fue felicitada por el señor que gestionó el 155, por su colaboración con el Estado, más allá del deber en aquel trance. Esta política –a medio hacer, o a medio a deshacer– es, junto a Borràs, y también gracias a la selección negativa, el valor en alza de JxC. Piedras que nadie ve en la desmesura de su obra, y obra que en otras culturas hubiera supuesto la expulsión de estas dos personas de la política. En el caso de Artadi, es la persona que, implícitamente y hasta su renuncia, CUP había ubicado en Vicepresidència y Economia, con su pacto con ERC –brrrr; y otra; ningún piñón, por cierto–. Es la segunda gran líder JxC que pasa del Govern. La primera fue Borràs, otra profesional de la disciplina, que apostó por ser presi del Parlament. Ese pasar de todo implica que el Govern a) no es un figura estable, que b) no brindará lucimiento, que c) la cosa no tiene futuro. O que, importante y sin defecto de todo lo anterior, d): Jordi Sánchez, el líder que negoció el Govern con Aragonès, pactó pero no acordó con ERC, pero tampoco acordó con JxC. Un sector de JxC –Waterloo– tiene otra cosa en la cabeza. Y a corto o medio plazo, la hará. Puigdemont, en todo caso, y en lo que es muy raruno, ha guardado silencio / al pasar por el pactar. Su reino no es de este pacto.

10- Otros motivos de mosqueo son que algunos profesionales de la comunicación/tertulianos vinculados a ERC han mostrado sus críticas al pacto. Algo inusitado en una cultura vertical, en la que se remunera la inquebrantable adhesión. Cuando los orgánicos se chotean, es que hay algo en verdad más gracioso en el organismo. Y que puede afectar a la esperanza de vida del Govern. El sector ERC del Govern vivirá, todo apunta a ello, más estresado que la mujer de Rocky. En un par de años –es decir, mil años–, el Govern se someterá a la tradicional moción de confianza introducida por la CUP como condición en sus acuerdos. La anterior –2017– culminó con un giro propagandístico, que dio vida a un govern muerto, y que en octubre alcanzó su inmortalidad. Nada más. Esta propuesta de la CUP parece ser de las pocas que siguen vivas de su pacto con ERC, tras el aggiornamento del pacto de ERC con JxC. Y, por lo que veo y oigo, nadie monta pollo al respecto en el sector CUP.

11- Ha aparecido un estudio de Francesc Trillas, del PSC y del departamento de Economía Aplicada de la UAB, en el que se especifica el gasto superfluo de la Gene. Llenapistas: a) los altos cargos mejor pagados de por aquí abajo se llevan el 4’6% de Presupuesto –unos 1.466 millones de euros–, b) las entidades público-privadas –349– triplican en número a la segunda comunidad autónoma en la disciplina –Andalucía, otra Dinamarca del Sur, tiene sólo 102–. El informe hace sospechar una cultura de la recompensa y del pago a la fidelidad. Una cultura del clientelismo. Es decir, con mucha clientela a satisfacer. Quizás el pacto sólo contempla ese acuerdo. Apremiante.

12- Esto es lo que da de sí la cultura del pacto, que no del acuerdo, en Cat. Un partido que no sabe pactar, y otro que ni siquiera lo considera, en breve, por otra parte, estarán presentes en una mesa de diálogo en la Moncloa. Abogados del Estado. Montaigne. Piñones.

13- Se ha reeditado el pacto anterior. En esta ocasión, con mayor presencia física de CUP. En esta emisión me ha sorprendido que CUP utilizara el mismo léxico que JxC. Este pacto precario, sin acuerdo, explica la imposibilidad de la política en Cat, donde es imposible negociar con contrarios, en tanto existe un léxico –difundido en la política y en los medios– que impide negociar con inhumanos, o deshumanizados. El resultado, se quiera o no, tiene más parecidos con una lógica del Frente Nacional, que con una lógica tropical. La política cat no da para más, a partir de su gramática barroca e inmovilizante. Si hay algún cambio –y salvo catástrofe e implosión no prevista, debería ser algo muy gordo, que la política cat lo aguanta todo– es poco probable que venga de la política. Siendo difícil, es más probable que venga de la sociedad, de diagnósticos centrales, que omitan lo que separa a la sociedad, y que apuesten por lo que puede unirla –la corrupción, la mentira, la inoperancia; las piedras que, de repente y contra pronóstico, se perciban–.

14- En pocas horas Aragonès será presi de la Gene. Y, tal vez, sólo de ella. No hay acuerdos para más, ni –salvo nueva intervención gore del Estado– los habrá. Todo transcurrirá por léxico de unilateralidad, pero sin unilateralidad, por lo que oigo en los primeros compases de la sesión de investidura. Ceremonias magnéticas. Extracción de piedras. Curación. Nada.

15- Inmediatamente, esto se traducirá, según la tradición, en la incorporación de tertulianos y comentaristas, en los medios públicos, del nuevo grupo apoyante. CUP. Y de un nuevo y vertiginoso ciclo propagandístico y excluyente. Aguanten, que pasará. Si pueden, hagan chistes, que es lo mejor en medio de tanto profesional cabreado. Ya les iré explicando.

1- En algunas zonas de África y Asia hay chamanes que extraen la enfermedad de sus pacientes en la forma de una piedra. Meten la mano en el vientre de una persona, que se retuerce de dolor, sacan de ahí una piedra, y la persona se va tan campante, curada, con la piedra en la mano. Ver esas...

El artículo solo se encuentra publicado para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Guillem Martínez

Es autor de 'CT o la cultura de la Transición. Crítica a 35 años de cultura española' (Debolsillo), de '57 días en Piolín' de la colección Contextos (CTXT/Lengua de Trapo) y de 'Caja de brujas', de la misma colección. Su último libro es 'Los Domingos', una selección de sus artículos dominicales (Anagrama).

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí