1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

reportaje

Encontrar refugio en la España vaciada

Valcarca es el nuevo hogar de una familia siria. Tanto su historia como la del pueblo de 200 habitantes reflejan un abandono institucional

Andrés Santafé 27/05/2021

<p>Barfin y Mohammed en un parque cercano al colegio de Valcarca (Huesca).</p>

Barfin y Mohammed en un parque cercano al colegio de Valcarca (Huesca).

A.S.

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

En un pueblo de doscientos habitantes es muy sencillo saber de la gente. Por eso en Valcarca (Huesca), como todo el mundo se conoce, todo el mundo se saluda. Como en muchas otras de la España vaciada, en esta población altoaragonesa las llegadas de nuevos pobladores se reciben con los brazos abiertos. En noviembre, acogieron a Amina (40), Ali (46) y sus ocho hijos, procedentes de Siria. Desde entonces y gracias a ellos, las calles están más llenas, los columpios más ocupados y la escuela ha podido mantenerse abierta. 

La calle Mayor da acceso al centro neurálgico de Valcarca: la Plaza de España, que alberga la escuela, la iglesia –con su imponente nido de cigüeñas– y el único bar. En esta rúa vive la familia de Amina y Ali, en la típica vivienda de pueblo, con sus varios pisos y su hogaril en el salón. 

Una de las hijas, Lara, a sus 17 años, traduce a su padre las palabras que le cuesta entender. De fondo, el sonido de la tele con el típico western que emiten siempre a la hora de la siesta en Aragón TV. Parece que se han adaptado bien.

La familia de Amina y Ali son una parte muy pequeñita de ese gran contingente de personas que se han visto obligadas a vivir lejos de sus hogares debido a guerras, violencia y graves violaciones de sus derechos fundamentales: 79,5 millones, el 1% de la población mundial y el número más alto jamás registrado por ACNUR. El primer país emisor de refugiados, más de seis millones y medio –la mayoría en los países del entorno– es precisamente Siria, donde la guerra se alarga ya más de nueve años.

El colegio de Valcarca con todo su alumnado. 

Al enterarse de que su destino era una pequeña localidad, un sitio que les daba la oportunidad de conocer más profundamente la cultura española, se alegraron, recuerdan. Después de haber pasado por capitales como Almería y Huesca, querían vivir la realidad de un pueblo. “Nos pareció muy bonito trasladarnos aquí”, explica Ali que, aún así, lamenta la escasez de alternativas de ocio infantil. “En las ciudades hay más actividades, aquí van a la pista de fútbol o al local social, pero en clase son cinco hermanos solo con otra compañera”.

La escuela de Valcarca no hubiera continuado funcionando sin la llegada de esta familia. “Por eso nos eligieron para esta casa”, explica Lara, que cuenta que el Ayuntamiento les comunicó que, de no ser por ellos, se hubiera visto obligado a prescindir de este servicio fundamental. 

Las campañas de desinformación y odio de la extrema derecha a las personas refugiadas y la tradición mayoritariamente conservadora de los entornos rurales podría llevar a imaginar prejuicios por parte de los vecinos. En los casi cinco meses que llevan viviendo en Valcarca no han tenido, sin embargo, ningún problema. “Nadie nos molesta y no molestamos a nadie”, cuenta Lara.

Como a tantas otras familias, acceder a una vivienda se había convertido en el gran problema de Amina y Ali. Durante su año en Huesca, la imposibilidad de conseguir un alojamiento capaz de albergar a todos a un precio asumible les obligó a buscar otras alternativas. “Era imposible, todas eran pequeñas, de dos o tres habitaciones como máximo”, cuenta el progenitor. En Valcarca, el Ayuntamiento de Binaced –municipio al que pertenece– les ofreció una casa que se adecuaba a sus necesidades. Además, el consistorio incorporó a Ali como parte del equipo de mantenimiento municipal. Ahora trabaja como jardinero, y reconoce la labor de apoyo que ha hecho el pueblo: “Sin su ayuda hubiera sido mucho más difícil”.

A Lara le alegra poder estudiar en el Instituto Sierra de San Quílez, de Binéfar, la población cercana más importante. La dura trayectoria de la familia, obligada a pasar por países como Grecia, Alemania o Bélgica, ha complicado la escolarización de los niños. A esto se le suman dificultades como no tener un ordenador o internet en casa. Intentan remediarlo acudiendo a la biblioteca, pero esta solo abre dos tardes a la semana. Lara, va dos cursos por detrás de lo que le correspondería, mira su su futuro con incertidumbre, pero también con ilusión. Quiere continuar sus estudios y convertirse en técnica en farmacia. 

Unos municipios encantados con sus nuevos vecinos

Que la familia de Ali y Amina haya encontrado una cierta estabilidad ha sido también muy importante para Valcarca. “Es un pueblo acogedor que, en los últimos años, ha recibido a gente de fuera”, explica María Pilar Cardona, concejala en el Ayuntamiento de Binaced, que estaba convencida de que no habría problemas. Lamenta, sin embargo, que la pandemia haya impedido la celebración de fiestas o más reuniones, que, dice, son “una buena manera de relacionarse en estos pueblos y una ocasión para integrarse”. 

La necesidad de Valcarca resultaba imperiosa: “En el Ayuntamiento queríamos intentar, por todos los medios, mantener el colegio abierto. Por eso decidimos adquirir una vivienda que reuniera todas las condiciones de habitabilidad”, relata Cardona, que también señala que se encargaron de que los nuevos vecinos tuvieran servicios de la asistencia social de la Comarca del Cinca Medio, Cáritas y Cruz Roja”.

Aun con todos estos esfuerzos, reconoce que frenar la despoblación es una asignatura pendiente que comparten numerosas provincias: “Es complicado, aunque esta es una zona privilegiada por la cercanía a municipios grandes con todos los servicios, y también por la oferta de trabajo que hay”. Esta región altoaragonesa cercana a la Franja ha sido uno de los lugares menos afectados por la crisis económica. Cuenta con una sólida infraestructura de industria cárnica, con dos de los mataderos más importantes de Europa en Binéfar, a solo seis kilómetros. Pero esto no es suficiente, y Cardona pone el foco en la necesidad de ofrecer mayores servicios y aumentar la oferta de vivienda.

La alegría también la comparten quienes llevan en Valcarca toda una vida. Cerca de la pista de fútbol, allí donde se coloca la orquesta durante las fiestas patronales, pasean Jesús y Concepción, una pareja cerca de cumplir noventa primaveras. Lo hacen acompañados de su veterana perreta Zara, de 19 años. “Igual es hasta más mayor que tú”, bromea Jesús.

El Centro de Servicios Municipales y la Iglesia de Valcarca. En la esquina derecha, Concepción y Jesús pasean.

La iniciativa les parece estupenda. “Han venido y han llenado la escuela”, dice Concepción. “Estaba a punto de cerrar. Los dos últimos años solo tenía dos alumnos, y ahora solamente quedaba una”, añade Jesús. Lo que más les gusta es ver jugar a los niños en la pista a la hora del recreo: “Le da vida al pueblo, y eso es lo principal”.  

Una escuela salvada

Al lado de la iglesia, se sitúa el acceso al edificio del Centro Rural Agrupado El Trébol en Valcarca. En esta escuela de dos aulas –una de las cuales está completamente vacía– enseña Silvia, la profesora de los seis alumnos. Después de dos largos meses con una sola estudiante, pensaba que iban a tener que cerrar: “Dependíamos de que llegara una familia”.

Ahora, los niños ríen y revolotean por la clase mientras apuran los últimos minutos antes de las vacaciones de Semana Santa. Silvia aprecia el esfuerzo que están haciendo los hijos de Amina y Ali para ponerse al día y superar las lagunas de una escolarización discontinua debido al cambio constante de países. “Les encanta el cole. Hoy estábamos recuperando clases por las que perdimos durante Filomena y tan contentos”, cuenta.

Aunque en el pueblo hay cuatro niños más en edad escolar, algunos padres deciden llevarlos al colegio en las poblaciones cercanas en las que trabajan. “Es el problema que tiene Valcarca”, señala. Si la escuela se hubiera cerrado, habría sido más difícil atraer a nuevos vecinos porque “las familias buscan comodidad”. 

“Una vez cerrada y con la cercanía de Binaced hubiese sido muy difícil reabrirla en el futuro y ya se sabe que cuantos más servicios podamos ofrecer, más sencillo será que vengan nuevas familias”, coincide Cardona.

Si en algo se parecen la situación de los refugiados con la de la mayoría de pueblos de la España Vaciada es en su abandono por parte de las instituciones. En el primer caso, las ONGs se ven cada vez más desbordadas sin que haya alternativas sencillas. En 2020, tal y como se recoge en el informe anual de la Comisión Española de Ayuda al Refugiado (CEAR), la Oficina de Asilo y Refugio del Ministerio del Interior solo aprobó 5.758 solicitudes de asilo, el 5% de las presentadas, un porcentaje muy lejos de la también insuficiente media europea (33%). En el segundo, la falta de servicios y de posibilidades de empleo empuja a la juventud a marcharse en la mayoría de los casos. La esperanza llega de la mano de iniciativas ciudadanas como la Revuelta de la España Vaciada que, a dos años de su nacimiento, ha puesto ya sobre la mesa la posibilidad de constituirse como partido político. Ocurra o no, estas dos realidades coinciden en reunir a muchas personas cuyas voces se escuchan menos que las que proceden de despachos o capitales.

En un pueblo de doscientos habitantes es muy sencillo saber de la gente. Por eso en Valcarca (Huesca), como todo el mundo se conoce, todo el mundo se saluda. Como en muchas otras de la España vaciada, en esta población altoaragonesa las llegadas de nuevos pobladores se reciben con los brazos abiertos. En...

El artículo solo se encuentra publicado para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Andrés Santafé

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí