1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Colonialismo

Israel elige la violencia

Desde la represión en Sheikh Jarrah hasta el bombardeo de Gaza, el gobierno de Netanyahu ha optado por escalar su brutalidad hacia los palestinos

Haggai Matar (+972 Magazine) 13/05/2021

<p>Edificios destrozados tras los bombardeos de estas últimas horas en Gaza.</p>

Edificios destrozados tras los bombardeos de estas últimas horas en Gaza.

RTVE

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

[Este texto se publicó el pasado 10 de mayo en la revista independiente +972 Magazine, dirigida por un grupo de periodistas israelíes y palestinos. Ese día acababan de comenzar los bombarderos israelíes sobre la franja de Gaza, unos de los lugares con mayor densidad de población del planeta. El Ministerio de Salud gazatí ha informado este jueves 13 de mayo de la muerte de 83 personas, incluidos 17 niños. Además, según la delegación de la Oficina de Naciones Unidas para la Coordinación de Asuntos Humanitarios en los Territorios Palestinos Ocupados, tres palestinos han fallecido en Cisjordania a manos de las fuerzas israelíes. Los cohetes lanzados por Hamas han causado la muerte a cinco civiles israelíes y un ciudadano indio].

La escalada de violencia en Israel y Palestina durante los últimos días es sobre todo el resultado de una serie de decisiones que ha adoptado el Gobierno israelí. Aunque este tipo de violencia dista mucho de ser algo sin precedentes en nuestra región, y es intrínseca a las políticas represoras de Israel desde hace décadas, estas decisiones están en el fondo al servicio del primer ministro, Benjamin Netanyahu, que lucha desesperadamente por salvar su carrera política y no pasar un eventual tiempo entre rejas.

Las decisiones peligrosas comenzaron en realidad al principio del mes sagrado para los musulmanes, el Ramadán, cuando las autoridades israelíes tomaron la inexplicable decisión de ubicar puestos de control temporales a la entrada de la Puerta de Damasco en la Ciudad Vieja de Jerusalén. Posteriormente, atacaron a los palestinos que se reunían allí para disfrutar con amigos y familia de romper el ayuno diario. Hicieron falta más de dos semanas de violencia policial y una respuesta contundente por parte de los manifestantes palestinos para que la policía diera marcha atrás.

Las decisiones del ejecutivo israelí están en el fondo al servicio del primer ministro que lucha desesperadamente por salvar su carrera política y no pasar un tiempo entre rejas

Mientras tanto, cuando se reanudaron las manifestaciones semanales y las vigilias diarias en el barrio de Jerusalén Este, conocido como Sheij Jarrah, en las que se protestaba por la expulsión forzosa de familias palestinas, se pudo ver cómo la policía empleó por igual la fuerza bruta contra los manifestantes y contra los residentes. Como informó Oren Ziv en +972 Magazine, la policía no ha cesado de incrementar los niveles de violencia en un barrio que ha pasado a ser en la actualidad un importante símbolo de la expropiación palestina.

En Sheij Jarrah, Israel está intentando devolver a manos judías tierras que afirma que pertenecían a judíos antes de 1948. Para lograrlo, está expulsando a familias palestinas que poseían terrenos antes de 1948, en lo que después se convirtió en Israel, sin permitirles que recuperen la tierra que perdieron durante la Nakba. Resulta difícil encontrar una forma más evidente de discriminación racista.

En los últimos años, el lanzamiento de piedras y las confrontaciones en torno a la mezquita de Al-Aqsa se han convertido en habituales durante el Ramadán. A menudo terminan poco después de iniciarse, porque la policía decide dejar que los manifestantes se cansen. En esta ocasión, la policía decidió optar por la violencia excesiva y solo en los últimos días ha causado heridas a más de 300 palestinos en la Explanada de las Mezquitas. Esto incluye a una serie de periodistas, entre los cuales está Faiz Abu Rmeleh (un miembro del colectivo Activestills y compañero de +972 Magazine) que no solo recibió los disparos de las llamadas balas foam, sino que también fue golpeado por la policía.

Pero la violencia policial no termina ahí; las fuerzas armadas entraron en la mezquita de Al-Aqsa y lanzaron granadas aturdidoras contra los palestinos que estaban en su interior. El simbolismo de ver a policías armados pisoteando las alfombras de oración y atacando a los fieles en uno de los lugares más sagrados del Islam, y hacerlo durante su mes más sagrado, quedó a la vista de todos y no pudo haberse producido sin que alguien tomara la decisión deliberada de llevar a cabo unos actos tan extremos.

Cuando los ciudadanos palestinos de Israel organizaron autobuses para ir a rezar y proteger Al-Aqsa, las autoridades respondieron cerrando las carreteras 1 y 443. Con ese gesto impidieron que miles de musulmanes en ayuno pudieran viajar a Jerusalén para ejercer su derecho de culto y además, de manera simultánea, lanzaron granadas aturdidoras contra los que seguían marchando a pesar de las órdenes policiales. La policía explicó su decisión diciendo que querían evitar que 20 potenciales “instigadores” alcanzaran la capital. Pero hasta los principales periodistas israelíes, que por lo general no tienen problema en regurgitar el discurso oficial del Gobierno, ponen en duda la veracidad de esa afirmación.

Por si eso no fuera suficiente, el mes pasado, algunos extremistas de ultraderecha pertenecientes a la organización racista Lehava se presentaron en Sheij Jarrah, en la Puerta de Damasco y en el centro de Jerusalén. Contaron con el apoyo del kahanista MK Itamar Ben-Gvir y del teniente alcalde Aryeh King, que la semana pasada en Sheij Jarrah deseó la muerte en público a un destacado activista palestino.

Dos semanas después de que comenzaran los acontecimientos en Sheij Jarrah y en la Puerta de Damasco, el presidente Mahmud Abás anunció la cancelación de las elecciones palestinas. La razón oficial fue la decisión de Israel de impedir que participaran los palestinos de Jerusalén, en clara contravención de los Acuerdos de Oslo. Sin embargo, la decisión se diseñó para beneficiar sin duda los intereses de Abás y, como han defendido muchos activistas políticos palestinos, sería posible, e incluso necesario, celebrar las elecciones a pesar de la exclusión de Jerusalén.

Las fuerzas armadas israelíes entraron en la mezquita de Al-Aqsa, uno de los lugares más sagrados del islam, y lanzaron granadas aturdidoras contra los palestinos que estaban en su interior

Aunque esto es un asunto interno de Palestina, Israel podría haber anunciado que actuaría de conformidad con las obligaciones contraídas en virtud del marco de Oslo, que respetaría los principios democráticos y que permitirá votar a los palestinos de Jerusalén. Pero decidió no hacerlo y, en vísperas del anuncio de Abás, la policía arrestó a los palestinos de la ciudad que expresaron verbalmente su apoyo a que se celebraran elecciones y que intentaron organizarse para lograrlo. Esto, asimismo, es una escalada de la que Israel es responsable.

El lunes 10 de mayo, durante la célebre “Marcha de la bandera” de Israel, que tuvo lugar el Día de Jerusalén, algunos militantes de Hamas dispararon cohetes contra Jerusalén. Israel decidió responder a los cohetes con un ataque sobre Gaza que mató, según parece, al menos a 20 personas, entre ellas nueve niños. El Gobierno anunció que la operación militar duraría “días y no horas”. Netanyahu añadió que “exigiría un alto precio” a Gaza. Esto, también, fue una decisión deliberada.

Muy poco y muy tarde

Lógicamente, lo que estamos observando no es únicamente el resultado de una conducta unilateral por parte de Israel. Los misiles que Hamás ha lanzado (y que cayeron sobre Jerusalén, la zona occidental de Néguev y en las ciudades en torno a Gaza) constituyen un crimen de guerra. Por otra parte, el mes pasado se publicaron vídeos en TikTok en los que se veía a palestinos acosando y atacando a judíos ultraortodoxos. Algunos militantes también han llevado a cabo ataques con armas de fuego contra civiles y soldados israelíes en Cisjordania, que hace poco acabaron con la vida del joven de 19 años Yehuda Guetta. En fechas recientes, se han lanzado globos incendiarios contra Israel desde Palestina que han provocado incendios en campos de cultivo de la zona sur.

Sin embargo, también es evidente que nada de esto puede compararse con el enorme poder y brutalidad que despliega la mayor potencia militar de la región, como una y otra vez lo demuestra el balance total de muertos. Casi al mismo tiempo, soldados israelíes asesinaron a Fahima al-Hroub cerca del cruce de Gush Etzion en Cisjordania, porque existe una cultura criminal que permite a los soldados y policías israelíes asesinar a palestinos con enfermedades mentales sin sufrir ninguna consecuencia.

Además, en los días previos al ataque sobre Gaza, Israel (y más concretamente el Shin Bet, el Servicio de Inteligencia y Seguridad general interior de Israel) comenzó a asustarse por lo que estaba desatándose y trató de frenar la escalada: Netanyahu le pidió a Ben Gvir que retirara la “oficina” temporal que había levantado en Sheij Jarrah y que abandonara el barrio; la audiencia de la Corte Suprema sobre la expulsión de las familias se pospuso tras la petición que realizó el fiscal general; la Explanada de las Mezquitas permaneció cerrada para los judíos el Día de Jerusalén; y, a última hora, el Gobierno retiró sus planes de permitir que la infame Marcha de la Bandera pasara por la Puerta de Damasco y entrara en el barrio musulmán. Todas estas medidas se presentaron como pasos para reducir la tensión.

Pero era muy poco y llegaba demasiado tarde. La decisión que tomó el gobierno el lunes 10 de mayo de bombardear Gaza desvirtuó por completo cualquier intento que afirmaba estar realizando para acabar con la violencia en Jerusalén.

Aunque, naturalmente, estos son solo los acontecimientos que hemos visto desarrollarse en las últimas semanas. La realidad de un bloqueo a Gaza que dura ya 14 años, de un régimen militar que se basa en sistemas jurídicos diferentes para los judíos y para los palestinos, de la expropiación y de la ingeniería demográfica en Jerusalén, de la sistemática discriminación contra los ciudadanos palestinos de Israel y del exilio forzoso de los refugiados palestinos son la raíz de todo lo que estamos viendo en la actualidad. Puede que los esfuerzos que Netanyahu lleva años realizando por “gestionar el conflicto” hayan borrado estas injusticias de la conciencia pública israelí, pero siguen constituyendo la realidad diaria para millones de palestinos, y son también el alimento del que se nutre directamente todo lo que está sucediendo ahora.

Una lucha por la vida misma

Las reacciones de Israel ante el lanzamiento de cohetes de Hamás no se hicieron esperar. Los principales medios de comunicación y políticos israelíes (incluidos los que aspiran a sustituir a Netanyahu) reiteraron la sabida cantinela oficial del partido. “Israel tiene que actuar con determinación y firmeza para restablecer la disuasión”, declaró Yair Lapid, que hace poco fue designado para intentar formar gobierno, y que recibió el apoyo del partido laborista, de Meretz y de una gran parte de la Lista Conjunta. El antiguo likudista Gideon Sa’ar y el antiguo miembro de Yamina, Naftali Bennett (quien podría ser perfectamente el próximo primer ministro de Israel) se unieron a Lapid en su llamamiento a favor de realizar ataques más severos contra Gaza, sin reflexionar de ningún modo sobre los actos de Israel que nos han conducido hasta este punto.

Por otra parte, el partido islamista de la Lista Árabe Unida, que afirmó que apoyaría a Lapid y a Bennett en la formación de un gobierno, suspendió las negociaciones de coalición después de la escalada en Israel. Ni la Lista Árabe Unida ni la Lista Conjunta podrían apoyar la formación de un gobierno que tenga políticos que piden una intensificación de los ataques sobre Gaza.

En noviembre de 2019, cuando se planteó por primera vez la idea de formar una alianza de centroderecha con la Lista Conjunta, Netanyahu utilizó a Gaza como la razón última por la que sería imposible formar un gobierno de ese tipo. Ahora, justo días antes de que Lapid y Bennett fueran a anunciar la formación de un nuevo gobierno que desbancaba a Netanyahu, los acontecimientos de Gaza juegan a favor del actual primer ministro.

¿Planeó y orquestó Netanyahu esta escalada? Naturalmente, no hay forma de demostrar una cosa así. ¿Están sus huellas repartidas por todos los desencadenantes? Como primer ministro responsable de las distintas acciones que llevaron a cabo las autoridades bajo su mando, la respuesta es sin ninguna duda afirmativa. ¿Todo lo que ha sucedido en el último mes, cuyo resultado han sido unos niveles de violencia no vistos desde hacía años, le ha ayudado en sus intentos por evitar ser derrocado? Sí, definitivamente.

La escalada de violencia es un recordatorio de que no podemos abandonar la lucha contra la ocupación y el apartheid, y de que sustituir a Netanyahu por otro miembro de las derechas no solucionará los problemas de base que condicionan todos y cada uno de los aspectos de nuestras vidas en esta tierra. Esta es una trampa horrible en la que encontrarse, aunque es la trampa de la realidad colonial de Israel. No existe ninguna otra solución que luchar por la igualdad y la libertad de todos los habitantes de esta tierra. Se trata nada más y nada menos que de una lucha por la vida misma.

–––––––––––

Este artículo se publicó originalmente en inglés en +972 Magazine.

Haggai Matar es un galardonado periodista y activista político israelí, que además trabaja como director ejecutivo de “972 – Advancement of Citizen Journalism”, la asociación sin ánimo de lucro que publica +972 Magazine.

Traducción de Álvaro San José.

Autor >

Haggai Matar (+972 Magazine)

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí