1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

LUCHA POR LA LIBERACIÓN

Día de la Nakba. Hay que acabar con el apartheid de Israel

Los criminales de guerra israelíes tienen que sentarse ante la Corte Penal Internacional, e Israel tiene que pagar indemnizaciones por todos los muertos y por la destrucción que ha provocado con la vergonzosa complicidad de EE.UU. y Europa

Ronnie Kasrils (The palestine chronicle) 24/05/2021

<p>Devastación en Gaza tras los ataques israelíes de los últimos días.</p>

Devastación en Gaza tras los ataques israelíes de los últimos días.

DW (Youtube)

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Día de la Nakba: 73 años desde que se desencadenara la “catástrofe”, durante los cuales el Estado apartheid de Israel pensó que la memoria palestina se desvanecería, han sido testigos de la unidad y el valor de un pueblo indoblegable, que ha luchado sin descanso por su tierra y sus derechos, y que sigue resistiendo frente al último de los monstruos coloniales. 

Como sucede en todas las luchas anticoloniales, el precio a pagar resulta angustiosamente elevado. La cifra de muertos sigue aumentando cada hora que pasa en Gaza, en Cisjordania y en toda Palestina. La comunidad internacional no puede permanecer indiferente, aunque observar que no están solos en su lucha por la supervivencia ha resultado revitalizador para el atribulado pueblo Palestino.

La voz y la determinación de la humanidad deben alzarse con ira para llorar y para movilizarse, que es la mejor manera de respetar a los muertos, a los heridos y a las familias en duelo por los cadáveres de madres, padres, esposas, maridos, ancianos venerables y cuerpos mutilados de niños, algunos de ellos todavía bebés. En ocasiones, ha acabado con familias enteras. Es necesario difundir el conocimiento y la verdad para poder acabar con la falsa narrativa sionista de Israel, con la impunidad que brinda occidente a los crímenes atroces que comete y para superar la desinformación de los medios de comunicación dominantes. Nuestra determinación es crucial ahora que se está produciendo este violento ataque contra el pueblo de Palestina al que los belicistas israelíes, junto con un corrupto y desesperado Netanyahu, están amenazando con una guerra salvaje y una solución final. Este es más que nunca el momento de renovar nuestro compromiso. Debemos mostrar nuestra indignación por los crímenes de guerra que comete Israel, según la descripción del derecho internacional. El viernes pasado, habían sido asesinados unos 240 palestinos (de los cuales 39 eran mujeres, 66 niños y 17 ancianos). El derrumbamiento de edificios en Gaza (uno que albergaba las oficinas de Associated Press y otro de Al Jazeera), demuestra las intenciones de Israel de acabar con los medios de comunicación, además de con las vidas de los palestinos, y pone de manifiesto el miedo que tiene Israel a que la magnitud de los crímenes que está cometiendo salga al exterior. Para que luego digan que Israel es la única democracia de Oriente Próximo. Bobadas. 

Resulta imperativo que hagamos frente a la vergonzosa complicidad que ha pasado de Trump a Biden, y que no es más que el legado de los gobiernos de EE.UU. desde 1948

Los camaradas palestinos nos han pedido que acabemos con el apoyo criminal y la contemporización internacionales hacia Israel y que igualemos su coraje. Resulta imperativo que hagamos frente a la vergonzosa complicidad que ha pasado de Trump a Biden, y que no es más que el legado de los gobiernos de EE.UU. desde 1948. Qué macabro es este Joe Biden, que no duda en afirmar que los bombardeos de Israel sobre Gaza están justificados porque son en defensa propia. Qué insidiosa es la connivencia de la pérfida Reino Unido, la hipócrita Francia, la sinvergüenza Alemania, de los repugnantes regímenes de Austria, Brasil, Hungría, India, Lituania, Polonia, de los dominios blancos de Australia y Canadá y la traición de los cobardes estados árabes. 

​El deber sagrado de Sudáfrica es movilizarse a diario por el Día de la Nakba, alcanzar nuevas cotas con el movimiento BDS y acudir en defensa de nuestros hermanos, hermanas e hijos palestinos. Hay que pararles los pies a los mentirosos sionistas y hacerlo con la verdad. Hay que apoyar a las voces judías que buscan la justicia y la humanidad, y denunciar no solo el sionismo que equipara las críticas contra Israel con el antisemitismo, sino también esa depravada y errónea definición que hace la Alianza Internacional para el Recuerdo del Holocausto (IHRA, por sus siglas en inglés) del racismo de Israel, la complicidad entre las multitudes racistas y la policía y la historia de asentamientos coloniales que comparte occidente, que no han hecho más que propagar el veneno de la xenofobia y desatar unos pogromos que recuerdan mucho a las épocas zaristas y a la Noche de los Cristales de Alemania. Las analogías nazis ya se han utilizado en el pasado. Aharon Zisling, uno de los ministros de Ben Gurion, declaró en mayo de 1948, después de la masacre de Deir Yassin: “Ahora sí que nos hemos comportado como nazis y todo mi ser se estremece profundamente”. Einstein y Hannah Arendt nos advirtieron del auge de partidos fascistas en Israel el mismo año en que Menachem Begin visitó Estados Unidos para recaudar fondos. Ese mismo futuro primer ministro Begin​ que fue líder del grupo terrorista Irgún y precursor del Likud, y también de los carniceros Sharon y Netanyahu.

Cada vez que Gaza es destruida y que se aniquilan sus vidas, las acciones y las ventas de Israel suben por las nubes

Un desesperado Netanyahu, que ve cómo se le escapa su puesto de primer ministro y cómo se incrementa la posibilidad de una condena a prisión por corrupción, se aferra a la vía de escape que supone entablar una guerra contra la asediada Gaza. La industria armamentística de Israel se relame ante la posibilidad de lucir su nuevo equipamiento militar, que ahora ya ha probado en situación de guerra, frente a los asquerosos belicistas y traficantes de armas internacionales. Una vez más es buena época para hacer negocios. Cada vez que Gaza es destruida y que se aniquilan sus vidas, las acciones y las ventas de Israel suben por las nubes. 

Lo que no esperaba Netanyahu, ni el ejército criminal de Israel, es que la expulsión forzosa de hogares palestinos de Sheij Jarrah y de todo Jerusalén (para judaizar la Ciudad Sagrada) y el sacrílego ataque contra la mezquita de Al Aqsa, en el que dispararon y dieron palizas a los que estaban rezando, uniera como nunca antes a las personas de Gaza, de Cisjordania y a los palestinos residentes en Israel, y el enorme apoyo que han recibido de la diáspora. 

El presidente Biden, confundido y perplejo, ha dado carta blanca a Israel para defenderse de los misiles caseros que se han lanzado desde Gaza, y ha ignorado por completo la lluvia de muerte y destrucción que ha lanzado la Fuerza de Defensa de Israel sobre una ciudad asediada de 2 millones de personas. Los cobardes gobiernos y medios occidentales repiten el mensaje como loros, las antiguas potencias coloniales comparten la forma de pensar del imperialista Estados Unidos, y no se dan cuenta de que la represión engendra resistencia. Si los misiles vinieran desde Irán tendrían mecanismos de precisión y serían mucho más sofisticados, pero no hay ninguna posibilidad de introducirlos en una Gaza que está herméticamente sellada y que tiene al Egipto de Al Sisi vigilando la puerta trasera. Los misiles caseros, diseñados con tuberías de agua, reflejan la imaginación que tiene la resistencia, pero apenas pueden equipararse con la artillería más avanzada del mundo. La razón de la respuesta contra la ocupación y la agresión israelíes resulta evidente para todos excepto para el agresor y sus aliados: la justificada rabia de un pueblo que reacciona contra una brutal opresión racista, contra la colonial desposesión de tierras y derechos, contra la destrucción de hogares y pertenencias, contra el asesinato de hijos, contra el salvaje maltrato y contra la humillación; que duran ya siete décadas. Ese es precisamente el motivo de que los sudafricanos reaccionaran contra el sistema del apartheid. 

La causa de la respuesta es la impresionante resistencia de un pueblo que, contrariamente a lo que afirmó frente a sus seguidores el líder israelí Ben Gurion (un megarracista y colonizador semejante al poco añorado arquitecto del apartheid sudafricano, Hendrik Verwoerd) en 1948, cuando desató el terror y la limpieza étnica que se saldaron con la expulsión de 750.000 palestinos de sus hogares y de sus tierras: los descendientes de los que se disponen a huir olvidarán de dónde vienen. El pueblo palestino, incluidos los más jóvenes, que resiste con piedras, y algunos con cohetes, está ridiculizando las esperanzas sionistas. Los sueños y la fortaleza palestina son los que están ganando la guerra y están demostrando estar preparados para aceptar algunas bajas en la sangrienta batalla que están librando en su valiente camino hacia la libertad. Todos estamos al lado suyo: los cristianos, los judíos, los musulmanes, los hindúes, todos los grupos religiosos, todos los creyentes y los no creyentes y toda la humanidad justa.​

El arma del BDS

Es imperativo que nosotros, miembros de la comunidad internacional, redoblemos nuestros esfuerzos para ayudar al pueblo palestino por medio de acciones solidarias. El movimiento de Boicot, Desinversiones y Sanciones (BDS) sigue siendo el arma más temible que tenemos en nuestro arsenal. Sirvió para lograr la caída del apartheid en Sudáfrica y para apoyar el movimiento de resistencia de la población negra. Además, su alcance y eficacia están creciendo hasta el extremo de que Israel ha señalado al movimiento global no violento como una amenaza estratégica.

Israel, al igual que sucedió con el apartheid en Sudáfrica, debe pagar por sus crímenes, en particular a través de sanciones. Nosotros los sudafricanos debemos continuar instando a nuestro gobierno y a los estados africanos a romper todas las relaciones con el Estado apartheid de Israel. Debemos hacer un llamamiento para que África rechace los edulcorados sobornos que no son más que una estratagema. Tenemos que imponer sanciones plenas contra el Estado del apartheid y convertirnos en adalides de la causa palestina. Sudáfrica debería convocar un congreso internacional de solidaridad con Palestina para analizar la realización de un programa de acción de ámbito mundial. Un programa que llevarían a cabo los gobiernos, los sindicatos y la sociedad civil con el objetivo de aislar a Israel, de consolidar el movimiento BDS, de terminar con la ocupación, de levantar el sitio de Gaza, de desmantelar los asentamientos ilegales, de eliminar el muro del apartheid y las barreras de separación, de garantizar el derecho de regreso a todos los refugiados, de asegurar la libertad de acceso a Jerusalén Este y los derechos de los palestinos que residen allí y de declarar la igualdad de derechos para los palestinos, que hasta el momento son tratados como ciudadanos de segunda clase y están sujetos al clamor de las turbas racistas.

El mundo debe sentar a EE.UU. en el banquillo, acompañado de Israel, que es un Estado que defiende el apartheid

Los criminales de guerra israelíes tienen que sentarse ante la Corte Penal Internacional. Israel tiene que pagar indemnizaciones por todos los muertos y por la destrucción que ha provocado. Algunos se lo tomarán a risa por la impunidad de la que goza Israel. 

Lo que defiende el movimiento BDS es boicotear y desinvertir en los bancos israelíes y en los bancos y empresas internacionales que están implicados en el apartheid de Israel y en la colonización por asentamiento. La base de datos de la ONU, en la que figuran las empresas y bancos que son cómplices de la misión ilegal de asentamientos en el territorio ocupado de Palestina, aunque es incompleta, proporciona un buen punto de partida. Boicotear los productos estadounidenses y europeos, los bancos y las empresas, como por ejemplo el banco Chase Manhattan, Caterpillar Tractors, Estée Lauder, Barclays y Elbit Systems UK, presionará a esos gobiernos y empresas para que dejen de brindar apoyo estratégico a Israel. Lo mismo sucede con los 3.800 millones de dólares manchados de sangre que EE.UU. envía a Israel en forma de armamento militar y ayudas, y con su protección diplomática en forma de mutilación de las resoluciones de Naciones Unidas que, de aplicarse, podrían tambalear seriamente la intransigencia de Israel. Permitir que Israel siga arrasando vidas palestinas es un crimen contra la humanidad. El mundo debe sentar a EE.UU. en el banquillo, acompañado de Israel, que es un Estado que defiende el apartheid. Acusamos también al conjunto de países occidentales del mismo delito de complicidad.

Los sudafricanos, y la humanidad internacional, alzan su grito de guerra Mayihlome (“a las armas”) en solidaridad de la justa resistencia del pueblo palestino: crece nuestra rabia en aras de la batalla. No puede haber neutralidad en la lucha por la libertad y la justicia. Un pueblo unido jamás será vencido. Palestina será libre desde el río hasta el mar, para que todos los que viven allí puedan hacerlo en paz, igualdad y seguridad.

---------- 

Ronnie Kasrils es un antiguo ministro de la inteligencia sudafricana. Fue miembro del ejecutivo nacional del Congreso Nacional Africano (ANC) y miembro fundador de uMkhonto we Sizwe.

Este texto fue publicado originalmente en inglés en The Palestine Chronicle. 

Traducción de Álvaro San José.

Día de la Nakba: 73 años desde que se desencadenara la “catástrofe”, durante los cuales el Estado apartheid de Israel pensó que la memoria palestina se desvanecería, han sido testigos de la unidad y el valor de un pueblo indoblegable, que ha luchado sin descanso por su tierra y sus derechos, y que sigue...

El artículo solo se encuentra publicado para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Ronnie Kasrils (The palestine chronicle)

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí