1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Símbolos

Un abrazo y a tu puta casa

La foto icónica del abrazo es una mentira inmensa. El protagonista, senegalés, recibe su abrazo, su foto, y es inmediatamente devuelto a Marruecos

Joaquín Urías 21/05/2021

<p>Imagen de un vídeo del abrazo entre la cooperante Luna y el migrante senegalés.</p>

Imagen de un vídeo del abrazo entre la cooperante Luna y el migrante senegalés.

El País / Youtube

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Al día siguiente de que miles de personas cruzaran a nado por la frontera del Tarajal, en Ceuta, una amiga periodista me envió una foto. Era del momento –destinado a ser icónico– en el que una trabajadora social de Cruz Roja abrazaba a un muchacho senegalés que no dejaba de llorar.

Esa misma tarde, cuando diversas imágenes de ese instante ya se estaban viralizando, me comentó que la chica se llamaba Luna y que iba a entrevistarla. Entonces se lo dije: “Esa muchacha se va a hacer famosa. Van a amarla y a machacarla en las redes. Se convertirá en un símbolo y la insultarán. Lo mejor que podría hacer es esconderse y no aparecer”. No soy pitoniso ni tengo ninguna capacidad especial de prever el futuro, pero era algo obvio para cualquiera que conozca mínimamente nuestras redes sociales.

En efecto, dos días después esa imagen era La Imagen de esta crisis. Contribuyó a ganar el relato de la tragedia humanitaria frente a quienes querían presentarlo como una invasión que amenazaba la soberanía española.

En estas situaciones, los primeros dos días de información fijan los términos de lo que ahora se llama el relato público. Se construye con aportaciones muy diversas: periodistas que buscan la noticia en directo a determinadas horas, creadores de opinión insistiendo en poner el foco en las víctimas de la crisis, editorialistas conservadores que se niegan a hacerle el juego a la ultraderecha,… Pero sin duda, las imágenes juegan un papel fundamental. Igual que en 2015 la imagen del niño Aylan en una playa turca ayudó a crear una opinión sensible al drama de la inmigración, en este caso han sido determinantes las fotografías de guardias civiles alzando a bebés en el agua, soldados cargando a adolescentes delgadísimos y la foto en cuestión, del senegalés desconsolado en el hombro de la cooperante.

La reacción de la ultraderecha mediática era de esperar. Al ver qué perdían lo que en principio se había presentado como una ocasión extraordinaria de vender su discurso xenófobo y militarista, y ganar votos e influencia se volvieron inmediatamente contra la cooperante. No iban a hacerlo contra el Ejército o la Guardia Civil.

Encabezó esa ofensiva machista y deleznable una tertuliana de extrema derecha a la que no citaremos por su nombre. Empezó con un tuit provocador en el que señalaba que se trataba de un ilegal y que abrazaba a la cooperante para aprovechar “la turgencia de sus senos”. Ante la repercusión de su boutade se creció. Lo siguiente fue hurgar en la vida de la chica y atacarla utilizando todo lo que pudiera aludir a su sexualidad. La apodó “la pechona” y reveló capturas de sus redes sociales: en algunas aparecía la cooperante bañándose en topless. En otras, aparecía en actitud cariñosa con un muchacho negro. Las capturas las presentó sacadas de contexto y acompañadas de alguna antigua broma en la que la muchacha, aún adolescente, había ironizado con los mitos sexuales sobre los chicos de color. Como colofón, publicó una foto pornográfica, falsamente sacada de una red social para buscar pareja, en la que aparecía una chica blanca, de espaldas, manteniendo relaciones sexuales con un negro. Con todo eso construyó una imagen sexualizada y moralista en la que presentaba a la cooperante como una libertina amante de los negros. Y, por supuesto, todo esto, lo adobó con comentarios extraordinariamente soeces. Consiguió el apoyo de muchos de sus seguidores fascistas que inmediatamente comenzaron a hablar de la trabajadora de Cruz Roja juzgándola y llamándola golfa, puta, fea y otros insultos parecidos.

Para cuando la insultada cerró el acceso a sus redes, tanto Twitter como Instagram, como otras plataformas estaban llenas de comentarios denigrantes sobre ella de los que la pobre no se va a poder librar en muchos años.

La finalidad de este ataque inmundo ha sido minar la credibilidad de la imagen icónica de la perspectiva progresista de esta crisis. Mientras más se difunden hashtags de apoyo a Luna que la ponen de ejemplo de lo mejor de España, más la machacan. Frente a los mensajes de ministras progresistas orgullosas de ese abrazo, la muy católica y reprimida extrema derecha española se agarra a su burda visión de las voluntarias como ninfómanas corruptas que ayudan a los inmigrantes para acostarse con ellos.

La joven cooperante es, sin duda, víctima de una batalla permanente por la significación simbólica de los acontecimientos de trascendencia política. Y en ese sentido, la pelea a favor o en contra de Luna tiene menos que ver con lo que realmente sucede en la frontera que con dos bandos políticos, que se miran el ombligo dando la espalda a la realidad.

Por desgracia, en mi vida he asistido personalmente a muchas llegadas de refugiados. A menudo en autobús, pero otras veces andando y, en muchos casos, por el mar. Cuando una persona exhausta y atemorizada, que lleva meses huyendo de la miseria o la guerra, acaba de jugarse la vida y llega a trompicones a su destino se abraza a lo primero que ve. Cualquiera que haya pasado una noche siquiera asistiendo a las llegadas de barcas cargadas de personas a las playas de Lesbos lo sabe. El protagonista de esos abrazos nunca es el voluntario (o militar, policía o trabajador internacional) que está en la orilla. El protagonista del abrazo es siempre la persona inmigrante. Es él o ella quien se ha jugado la vida; quien se sobrepone a una situación de vulnerabilidad extrema y culmina su camino. Su tragedia es emocionante y conmueve los sentimientos de humanidad que llevamos dentro. La cooperante sólo está ahí y se deja abrazar.

Miramos mal la foto del abrazo. Lo que nos emociona no puede ser la ternura del recibimiento de los españoles caritativos, sino la desesperación de quien acaba de jugarse la vida y necesita consuelo.

Y ese consuelo no se le da. La foto icónica del abrazo es una mentira inmensa. El protagonista, senegalés, recibe su abrazo, su foto, y es inmediatamente devuelto a Marruecos. Su odisea no le ha servido para nada. La imagen de los “buenos españoles progresistas” que reciben cariñosamente a los inmigrantes apenas es basura.

La mayor parte de los políticos, periodistas y opinadores orgullosos de esa foto están de acuerdo, al mismo tiempo, con que a ese muchacho lloroso que lleva miles de kilómetros, vejaciones y maltratos se lo devuelva a la fuerza al país del que acaba de escapar y donde volverá a ser maltratado. Muchos de nuestros referentes mediáticos progresistas carecen de la humanidad más básica. Quieren su foto para presumir de la superioridad moral de la izquierda. Pero al negro que lo echen. Como diría esa tertuliana de extrema derecha, a su puta casa.

No conozco a Luna. No me tiene que caer ni bien ni mal, porque no simboliza nada.

Me parte el corazón ese chico senegalés sin nombre, que recorre un continente andando. Que, desesperado, renuncia a su dignidad en cada frontera. Que se tira al mar sin saber nadar y al que la policía española acaba de devolver a hostias a Marruecos.

Vaya mierda de abrazo le hemos dado.

Al día siguiente de que miles de personas cruzaran a nado por la frontera del Tarajal, en Ceuta, una amiga periodista me envió una foto. Era del momento –destinado a ser icónico– en el que una trabajadora social de Cruz Roja abrazaba a un muchacho senegalés que no dejaba de llorar.

Esa misma tarde, cuando...

El artículo solo se encuentra publicado para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Joaquín Urías

Es profesor de Derecho Constitucional. Exletrado del Tribunal Constitucional.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

2 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Aramis

    Sorprende muy mucho este alto grado de sensibilidad humanitaria manifestado por un constitucionalista académico y exletrado del Tribunal Constitucional tan experimentado en rechazar miles y miles de recursos de amparo de tantísimos justiciables que afirman machacados sus derechos fundamentales. Teniendo en cuenta esta contradicción, ciertamente sospechosa, el artículo profesa una pasión moral contra el graderío del espectáculo, Pan y Circo, que ha montado la preformance de Mohamed VI. Pero si no respetamos los derechos fundamentales de los blancos nacionales, cómo reclamar que se respeten los de los negros extranjeros. Sin lógica solo queda la hipocresía. El senegalés sigue sin nombre, porque su anonimato es su principal seña de identidad, precisamente como lo exige la tradición del monumento al soldado desconocido. Nuestros mártires más preciados son todos anónimos como los que se estrellan todos los días contra los altos muros del Tribunal Constitucional y los tribunales de justicia. Somos muchos negros blancos los que acompañamos al senegalés en su camino errante en este mundo de injusticias hipócritas y cualquier abrazo de las muchas Lunas que todavía quedan son alimento del alma. Es muy importante que Luna tenga nombre porque senegaleses somos todos. Y, sí, a mi; Luna me cae bien... ¡Muy bien!

    Hace 4 meses 30 días

  2. itsasotsoa

    Gracias por el artículo. Vaya mierda de abrazo, vaya mierda de gobierno, vaya mierda de proyecto europeo.

    Hace 4 meses 30 días

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí