1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

FÚTBOL Y DERECHOS

“No queremos gritar gol junto a un torturador”

Hinchas del Peñarol se movilizan para que el club retire el carné de socios vitalicios a los exmilitares Jose Gavazzo y Manuel Cordero, condenados por crímenes de lesa humanidad cometidos durante la dictadura uruguaya

Ricardo Uribarri 16/05/2021

<p>Pintada contra José Nino Gavazzo y Manuel Cordero.</p>

Pintada contra José Nino Gavazzo y Manuel Cordero.

Gol contra la impunidad

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Compartir la condición de afiliado a un equipo de fútbol con personas que están condenadas por crímenes de lesa humanidad es algo inaceptable para un grupo de seguidores, socios y asambleístas del Club Atlético Peñarol que, bajo el nombre de Hinchas con memoria, han impulsado junto con el movimiento ‘Gol contra la impunidad’, una iniciativa para que la histórica institución uruguaya retire la condición de socios vitalicios a los exmilitares José Nino Gavazzo y Manuel Cordero, condenados a nivel nacional e internacional por homicidios, tortura y privación ilegítima de libertad durante la dictadura que sufrió el país charrúa entre 1973 y 1985. Una solicitud presentada hace varias semanas y que, de momento, no ha tenido respuesta por parte de la entidad deportiva de Montevideo.

El Plan Cóndor fue una campaña de represión política instaurada a partir de 1975 por los regímenes dictatoriales del Cono Sur de América. Esta operación promovió el asesinato y la desaparición de miles de opositores. Entre los países participantes estaba Uruguay, donde desarrollaron su carrera militar el teniente coronel José Nino Gavazzo y el coronel Manuel Cordero. El primero fue uno de los responsables desde 1976 del Servicio de Información y Defensa, organismo que en aquellos años se caracterizó por la represión a gran escala de los opositores políticos. En 2009 fue condenado a 25 años de cárcel por 28 delitos de homicidio especialmente agravado, incluyendo el secuestro y ejecución del maestro Julio Castro y la tortura y desaparición del militante estudiantil Roberto Gomensoro, una pena judicial a la que se sumaron otras que llegaron posteriormente. Por su parte, Cordero se integró en la Oficina Coordinadora de Operaciones Antisubversivas, llevando a cabo interrogatorios y torturas en el centro clandestino Automóviles Orletti, de Buenos Aires. Huyó a Brasil en 2004 y cinco años más tarde fue extraditado a Argentina, donde en 2016 fue juzgado y sentenciado a 25 años de cárcel por privación ilegítima de la libertad de 11 desaparecidos.

Cuando se enteraron de que los dos torturadores seguían siendo socios vitalicios de Peñarol, un grupo de aficionados aurinegros (como se denomina a los adeptos del equipo) decidieron movilizarse e iniciar una campaña de recogida de firmas, de la mano de la iniciativa ‘Gol contra la impunidad’, para presentarlas a los dirigentes del club con la solicitud de que a Gavazzo y Cordero se les retire esa condición. “Nos parecía indignante que uno de los clubes más importantes de América, que se dice de origen obrero y popular, tenga a estos represores como socios vitalicios. Es increíble que no se haya tomado alguna decisión al respecto hace tiempo. Pero, lamentablemente, en nuestra sociedad esto pasa en muchos ámbitos, porque los crímenes de la dictadura no recibieron el castigo que corresponden, y los represores siguen ocupando espacios de todo tipo. La mayoría siguen sueltos, pueden ser empresarios prósperos, abuelos en el parque jugando con sus nietos o profesionales…siguen ahí. Imaginemos que fueran los nazis luego de la guerra, pero sueltos, libres entre nosotros. Eso es el problema de no haber cerrado correctamente ese capítulo de nuestra historia, entonces nos queda la condena social, buscarlos, ubicarlos y expulsarlos a donde sea que vayan. Eso fue lo que pasó en este caso, estaban en el padrón de socios de un club y se había normalizado su existencia allí, hasta ahora”, explica el portavoz de estos seguidores, Ignacio Couto, a CTXT.

La petición, que se preparó con el asesoramiento de instituciones especializadas en la materia, ha recibido numerosas muestras de apoyo por parte de diversos colectivos y asociaciones, tanto del mundo del fútbol como de fuera de él. “Recibimos el asesoramiento del Observatorio Luz Ibarburu, que ha impulsado muchos juicios contra los militares de la dictadura. Tanto Gavazzo como Cordero se encuentran actualmente pagando condena por mucho menos de lo que hicieron, en condiciones de privilegio. Está todo documentado y hemos reclamado a las autoridades del club que se nos reciba para presentarles los fundamentos. Actualmente, contamos con el apoyo de más de 40 organizaciones sociales, las principales del país, los familiares de detenidos desaparecidos, la central de trabajadores, la federación de estudiantes y las cooperativas de vivienda. Hay personalidades de la cultura etc. Pero también es muy fuerte el apoyo desde dentro de las agrupaciones de Peñarol, los distintos grupos de la hinchada, los barrios y los socios, estamos en este momento superando el millar de firmas en pocos días. Todo esto se lo vamos a presentar al club si es que nos reciben”, cuenta Couto.

Desde que se presentó la solicitud han transcurrido varias semanas y, hasta ahora, Peñarol, cuyo presidente es el empresario Ignacio Ruglio, no ha dado ningún tipo de respuesta, una situación que a estos aficionados les “defrauda bastante. Esta directiva actual ha llegado con el lema de reivindicar la obra social, el origen obrero y popular del club. Y, sin embargo, pasan los días y sentimos un silencio inquietante”. En caso de que la directiva no dé ningún paso, a los seguidores les queda la vía de buscar una resolución de la Asamblea de Socios, que debe celebrarse a lo largo de este año, siempre y cuando ese asunto se incluya en el orden del día. Con una mayoría simple se podría conseguir la expulsión del club de Cordero y Gavazzo.

Cordero además es el responsable de la desaparición de Alberto Mechoso, abuelo de un futbolista que actualmente milita en la primera plantilla de Peñarol, Ezequiel Mechoso

Cordero además es el responsable de la desaparición de Alberto Mechoso, abuelo de un futbolista que actualmente milita en la primera plantilla de Peñarol, Ezequiel Mechoso. “No hemos hablado con el jugador, sabemos que su familia se ha comprometido con la causa, pero evaluamos que por el momento no íbamos a exponer a Ezequiel a que tenga que involucrarse públicamente hasta que el mismo no lo decida. Entendemos que es un jugador joven, que salió de un barrio humilde y justo ahora tiene toda una carrera por delante con grandes posibilidades y no es nuestra intención ponerlo en una encrucijada complicada. Ya lo contactaremos en su momento. Nosotros en cambio tenemos menos para perder, estamos en la tribuna, no tenemos que lidiar con compromisos y podemos decir cosas, podemos contar la historia del abuelo de Ezequiel, podemos señalar el absurdo que tenga que jugar con el secuestrador de su abuelo en el padrón. Ezequiel es jugador y tiene que hacer goles, y nosotros podemos decir que no queremos gritar un gol junto a un torturador”, afirma Couto.

No es la primera vez que en Uruguay se promueve una campaña para sacar a una persona relacionada con la dictadura de los ámbitos deportivos. En 2018, ‘Gol contra la impunidad’ ya logró que el jefe de seguridad de la selección de fútbol, Miguel Ángel Zuluaga, dejara su puesto tras comprobarse que durante los años de la represión alcanzó el rango de subcomisario de Inteligencia, actuando como interrogador en la Dirección Nacional de Información e Inteligencia, donde se cometieron secuestros, torturas y violaciones. Fue reconocido por muchos de los detenidos que pasaron por allí. “Los testimonios de las cosas en las que había participado ese represor eran terribles, muy oscuras, contrastaba con las imágenes de alegría y pasión deportiva que se vivían con la selección. Era demasiado, no se podía digerir la foto de ese comisario comiendo asados con Luis Suarez o Cavani, y a la vez leer los relatos de los presos políticos que habían sido vejados y torturados año tras año en los calabozos donde ejercía este criminal. La experiencia para expulsar a Zuluaga de la selección fue exitosa, marcó un rumbo y fue contagiando gente de muchos clubes, y no solo del fútbol”, señala el portavoz de Hinchas con memoria.

Esta iniciativa va a coincidir en el tiempo con una nueva celebración de la Marcha del silencio, que tiene lugar cada 20 de mayo en Montevideo y otros lugares de Uruguay para pedir que se esclarezcan las desapariciones y asesinatos impunes durante la dictadura. En relación a esto, el grupo de seguidores Bolso Antifacista, perteneciente al otro gran club de Montevideo, el Nacional, ha pedido también que los hinchas compartan su vivencia sobre lo que fue ser seguidor en tiempos de dictadura. Un camino que hace pocos meses siguieron los dos grandes del fútbol argentino. River Plate y Boca Juniors firmaron un comunicado conjunto el pasado mes de marzo donde se pedía a las víctimas de la dictadura militar que se pusieran en contacto con los clubes “con el objetivo de conocer sus historias de vida y reivindicar su condición societaria en el marco de una política de memoria, verdad y justicia”.

Estos ejemplos demuestran cómo el fútbol puede trascender más allá de lo deportivo y de cómo cada vez resulta más necesario que los clubes muestren una política clara sobre derechos humanos. Al respecto de esto, Couto añade que “queremos recorrer ese camino. En nuestro país, como en muchos otros, el fútbol es parte de la cultura popular, y atraviesa todos los ámbitos. Llega a todos los rincones y edades. La política no estuvo nunca separada del fútbol, para bien y para mal. Podemos decir que muchos socios de Peñarol, o de otros clubes, sostuvieron esa pasión deportiva incluso tras las rejas, en el exilio, esa pasión por el fútbol los acompañó tanto como la otra…la de luchar por un mundo mejor. Y las dictaduras sabían esto, y trataron de explotarlo bochornosamente, como en el Mundial de Argentina 78 o el Mundialito de Uruguay 80, muchas veces los espectáculos deportivos se transformaron en manifestaciones políticas, para un lado y para otro”.

Viendo el resultado positivo que tuvieron campañas como la de Zuluaga, y el apoyo y la repercusión que está teniendo la actual, los integrantes de Hinchas con memoria ya piensan en futuras acciones de reivindicación con el fin de hacer justicia. “Tenemos la intención de que los espacios sociales de los clubes se involucren en futuras iniciativas, no solo de expulsar represores de los clubes. Una vez que logremos sacar a los victimarios del padrón, estamos pensando en restituir simbólicamente la condición de socio a los desaparecidos vinculados al club, porque sería contradictorio tener en el mismo padrón a secuestradores y desaparecidos. Queremos homenajear a las víctimas y los familiares devolviéndole la calidad de socios, son gente que, si no hubiera desaparecido, seguro que estaría con nosotros en la tribuna. Estamos juntando información de esas historias, como también historias de hinchas que siguieron al club a pesar de la cárcel y el exilio. Mantuvieron esa pasión a pesar de la tragedia por la que fueron obligados a pasar”.

Autor >

Ricardo Uribarri

Periodista. Empezó a cubrir la información del Atleti hace más de 20 años y ha pasado por medios como Claro, Radio 16, Época, Vía Digital, Marca y Bez. Actualmente colabora con XL Semanal y se quita el mono de micrófono en Onda Madrid.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí