1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Diversión con banderas

1995

La facilidad con la que la campaña, o la realidad, cambia de narrativa, explica, a su vez, una democracia colapsada, sin mucho que ofrecer en la política

Guillem Martínez 28/04/2021

<p>Isabel Díaz Ayuso en un mitin en Las Rozas el 15 de abril.</p>

Isabel Díaz Ayuso en un mitin en Las Rozas el 15 de abril.

Populares de Madrid / Flickr

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

1- La primera vez que viví en Mad fue entre siglos. Era una ciudad que conocía, si bien las ciudades, como las personas, sólo se conocen en verdad cuando se yace en ellas. Momento el que sabes, por ejemplo, si roncan.

2- Mad dormía, por cierto, como los angelitos. De las pocas capitales europeas en las que, cuando hablabas a alguien, ese alguien te devolvía la palabra. Lo que alude a un cuerpo a cuerpo constante, las más de las veces divertido. También habla de cierto genio del lenguaje ambiental. Y de un estado de ánimo colectivo vitalista, ruidoso, más cercano al del simpatizante del Atlético que al del jugador de polo. La gente se preocupaba poco por su aspecto. Lo que es indicio de sensibilidad solucionada, de libertad personal. Un día escuché hablar a un pollo sobre alguien que gastaba unas gafas muy meditadas. Con estas palabras: “Lleva gafas de cat”. Me pareció la monda. Un decálogo. Me sorprendía la ausencia absoluta de protocolo formal en lo cotidiano. Incluso en las instituciones, que eran puro pitote. La búsqueda del calor del grupo, en el trabajo y en el ocio, era una constante. La contrapartida era cierta ausencia del cultivo de la intimidad, que al parecer nadie echaba de menos. O vete a saber. Nada cambia tanto como la idea de intimidad, que lo hace cada 200 kms. El fin de la jornada laboral era una fiesta, el café, terrible; el verano derrotaba a las personas, pero no el invierno, que tan solo era un contratiempo. En los momentos más fríos del invierno, cuando yo estaba a punto de volverme majara, se producía un fenómeno único. Mirabas al cielo y veías, dibujándose en el azul de otro planeta, aves acuáticas en formación, volviendo, imparables, sencillas, comprometidas con todas sus fuerzas con su felicidad. Y eso me recordaba a Mad. Un buen sitio en el que empezar de cero. Como hacen las aves cada año. Y, en general, todo el mundo.

3- El retrato de Mad del punto 2 no difiere mucho de la literatura vertida al respecto. Galdós, Valle. Y, en más detalle y orden y sorpresa, Mesonero –un pelma, salvo en su activismo democrático y radical; y salvo un libro, magnífico, sus memorias; si en vez de estar escritas en castellano lo estuvieran en siamés, serían obligatorias en Siam–. En sus Memorias de un sesentón retrata ese estado de ánimo aludido, a lo largo del XIX. Es un Mad simpático, chulo, orgulloso, rebelde, comprometido con la libertad y, por todo ello, problemático, enfrentado con el poder a través de motines sangrientos –en los que Mad aportaba la sangre–, y de la construcción –se dice rápido– de un par de parlamentos, edificados por sus ciudadanos, con sus manitas, en sendos subidones contra el Estado. El punto 2 es el 3, que universaliza la percepción del 2. Lo que nos lleva al 4 y a lo novedoso: un Mad que ronca.

Entonces el destinatario de su furia no era el social-comunismo, como ahora, sino lo vasco y lo cat

4- Sobre aquel paisaje humano sucedía una rareza hasta cierto punto histórica. El Ayuntamiento, la Autonomía y el Gobierno Central eran del PP. Ese hecho se mezclaba con la alegría mad habitual. Es decir, no era la alegría mad habitual. De hecho, era su contrario. La crispación era absoluta. Diría que más que ahora, aunque cueste creerlo. La chusma –la consecuencia natural de la polarización; hoy existe en más sitios que en Mad– estaba muy eufórica. Si bien entonces el destinatario de su furia no era el social-comunismo, como ahora, sino lo vasco y lo cat. En dosis nunca vistas. Exemplum: en un par de ocasiones, al recibir una llamada telefónica en un taxi, tuve que bajarme echando milks, ante los decibelios del taxista tras escuchar fonemas en cat. Lo que habla de la intensidad de la propaganda vertida. Inaudita, ruidosa y que paralizaba regiones absolutas de la realidad. Como la política y el periodismo, objetos perdidos en las ecuaciones sofistas que proponía verticalmente el Gobierno y, con él, la Autonomía, el Ayuntamiento. La metáfora de la fortaleza de toda esa propaganda se producía cuando había atentado en cualquier punto del Estado. En ese momento, la información dejaba de existir y, en su lugar, se emitían e imprimían ceremonias extrañas de unidad, incívicas, excluyentes, vía el abrazo teatral con la CE78, debidamente interpretada en un punto alejado de lo constitucional. Quien no participaba de esas propuestas gubernamentales de unidad, tenía serios problemas para existir en la política o el periodismo. Era, en vocabulario periodístico-gubernamental, un violento. Alguien alejado de los demócratas y, por todo ello, también del trade-mark constitucionalismo, la única forma de democracia posible y, por el mismo precio, una forma de relacionar y solucionar mitos preconstitucionales de la derecha esp en democracia. Como el ultra-nacionalismo. La radicalidad de la propaganda intensificada en atentado simplemente permitía ver, disecadas, la política y el periodismo en un día cualquiera. Siendo eso impresionante, no fue lo que más me impresionó, pues eso lo podías observar en cualquier sitio.

5- Me impresionó, en verdad, un tipo de personas que me encontraba a través de mi trabajo, y que eran cuadros del PP. No eran militantes. O no aún. Mayores que yo, eran los chicos y chicas sexis, los profesionales, los que llevaban las máquinas de aquellos ineptos electos a cambio de un volquete de pasta. Eran chicas y chicos listos, capaces de lo estadísticamente más improbable en aquella época: hablar de la época con palabras diferentes a las propuestas por el periodismo y la política. Por ejemplo, uno muy divertido, me explicó el diario para el que yo trabajaba con estas palabras, que dibujaban finamente una sociedad en la que el periodismo deja de ser un arma de destrucción masiva: “Creí que mi diario me mantendría joven, pero he envejecido con él”. No solo eran personas interesantes, sino que eran buenas fuentes, que discernían, también, entre la propaganda y la política real y efectiva:  neoliberalismo absoluto y nuevas formas de enriquecimiento, como la privatización/la stock option, la empresa regulada, la obra pública –Mad entonces construía metro y estructuras en modo post-Hiroshima–, la liberación del suelo y sus primas, la recalificación y Don sistema radial. Era el abandono de toda planificación social y territorial. Era la extracción, el saqueo, intensificados tras la propaganda. El abandono de la sociedad. Su ruina más absoluta, camuflada tras el ruido de la polarización, la cruzada nacionalista y la alegría mad. Que, la pobre, nada tenía que ver con todo eso. Lo impresionante de aquella generación, natural born PSOE, es que no solo no estaba donde debía, por cultura y talante, sino que estaban en el sitio contrario. El PP. Lo que indicaba que el PSOE mad no sólo había desaparecido, sino que había sido –la palabra es esa– substituido. Aquellos profesionales PP, que tan solo eran los supervivientes de un naufragio, eran el indicio de, precisamente, un naufragio. El naufragio sucedió, por poner una fecha a algo que dura más de una década, en 1995.

6- En 1995 sucedió algo importante en las chorrocientas elecciones autonómicas de aquel año. El PP ganó, por todo lo alto, en el País Valencià, en Murcia, en Mad. Feudos del PSOE. Y ganó con sencillez, apelando a la corrupción, a la alegría y a la moderación. Un partido, tras la unificación de Aznar, intrínsecamente ultra-nacionalista y ultra-derechista, no enseñó eso, sino su contrario: minifaldas. Nadie pierde unas elecciones por ello. Por lo que la derrota del PSOE debe de ser otra y más larga. Tiene que ver, supongo, con lo que Cambio 16 denominó, chorrocientos años antes, desencanto, y que en 1995 y aún hoy carece de nombre, si bien consiste en la ausencia de políticas progresistas efectivas en la democracia como defensa del Estado, y no de la sociedad. El PSOE en el poder fue el emisor de la gran medida socialdemócrata de calado, la universalización de la Seguridad Social, pero también emitió con rapidez su recorte. Y la desindustrialización –hablamos poco de ella–, el uso del neoliberalismo, del contacto con la obra pública y la empresa regulada, y sus accesos al enriquecimiento. Y, otra vez, el abandono social que eso supone. El PSOE, en València, Murcia, Mad, fue sustituido, sencillamente, por políticos mejores en la disciplina que el PSOE se había especializado en cultivar. E, importante, no solo eran mejores, sino que sufrían menos erosión ante la deshonestidad y la corrupción probadas. Sólo el PS del País Valencià ha levantado cabeza. De la mano de un cambio de puntos de vista, motivados por la aceptación del pluripartidismo, por lecturas de la época, y por la emisión de políticas efectivas –el federalismo, sincero; la lectura territorial, su planificación–. En el Estado, desde 1996 –un año después de 1995–, el PSOE sólo ha ganado en unas generales en dos momentos. ZP y Sánchez. Y los dos –Atocha, Gürtel– por causas ajenas a él. Por el cuento yiddish de la cabra –ya saben: si vives hacinado con tu familia numerosa en una casa miserable, mete además una cabra; cuando la saques de casa, te sentirás aliviado–. Por la periódica necesidad de alivio ante los excesos de, por otra parte, una opción neoliberal radical, nada amable, gore, como el PP.

7- Mad es importante. En el siglo XVII, el único momento en el que la frase Esp-se-resquebraja fue cierta –Portugal y Cat se piran, Aragón lo intenta y en Andalucía hay un proyecto para hacerlo–, la monarquía se limita a evitar un levantamiento por hambre en Mad, incautando alimentos en su perímetro. Los Austrias, con ello, sólo perdieron Portugal. En el XIX ninguna revolución triunfa si no lo hace en Mad, lo que forma el carácter de BCN, esa ciudad –y club–, habituada a no ganar. En el XX, la Guerra Civil sólo acaba cuando cae Mad. En 1995 ,el PP gana Mad y se inicia un modelo de polarización y/o neoliberalismo radical. Si en 2021 vuelve a ganar el PP, Mad será la cuna y la palanca del modelo del próximo gobierno central. Una opción más desbocada de neoliberalismo, en tanto, con este nuevo modelo trumpista, el PP soluciona su único, y periódico, problema electoral. La mentira. La expulsión de la cabra durante una o dos legislaturas.

Si en 2021 vuelve a ganar el PP, Mad será la cuna y la palanca del modelo del próximo gobierno central

8- El viernes pasado, Pablo Iglesias envió a tomar por saco la campaña electoral. Es decir, rompió las gramáticas electorales utilizadas hasta ese momento. La suya fue una decisión no planificada –guiada, por tanto, por un piloto automático con juego de piernas; loable–. Si eso hubiera sido hier ou demain –que diría Marianne Faithfull–, no solo no hubiera pasado nada, sino que a Iglesias le hubieran dado, mediáticamente, hasta en el paladar. Lo hizo en el momento justo. El momento justo para visualizar una extrema derecha con todas las letras. Y que, con nuevas viejas músicas, no va más allá del PP de sus glory days post-1995. La chica Vox que la lió, por ejemplo, se negó a condenar una amenaza terrorista difícil de instrumentalizar para su causa y lógica, como Aznar en 2004/Atocha. La propuesta inicial de la campaña del PP –comunismo o libertad– se ha volatilizado. Y ha nacido otra –hilvanada por PSOE: fascismo o democracia–. La facilidad con la que la campaña, o la realidad, cambia de narrativa, explica, a su vez, una democracia colapsada, sin mucho que ofrecer en la política. Los asesores centrados en el lenguaje, en la gestión de la narrativa, hablan de eso, como los asesores centrados en la gestión del tiempo y del silencio hablaban, cuando existían, de la posibilidad de cambios y de su planificación.

9- Y, en efecto, lo que puede venir en Mad –lo que ya ha llegado, lo que gobierna la CA desde 1995– es lo suficientemente inquietante como para frenarlo a la desesperada y mediante el voto à gogó. No creo que sea fascismo, sino una extrema derecha feroz, reactualizada con lo que le llega de las dos Américas. Hasta cierto punto da igual llamarlo fascismo o postfacismo. Si muerde, da igual si son galgos, podencos, o ladillas. Y muerde. Llamarlo postfacismo o trumpismo es más cruel, pues significa establecer más fracasos. Como el de ver que lo que está por venir ya vino y ya está. Y que vino y está sin control alguno de los medios, como desde 1995. Y permite discernir entre postfacismo –las herramientas de PP, Vox y C’s– y neoliberalismo –la cultura de todos esos, pero también la del PSOE–. El PSOE que no emitió ningún cambio en 1995, que prefirió ser sustituido a hacerlo, no tiene por qué hacerlo tampoco ahora. Para las elecciones cat, Moncloa no emitió cambios –pongamos, los indultos– que hubieran podido modificar percepciones y resultados. Para las elecciones mad no ha emitido cambios que orienten hacia la posibilidad de que la política existe. Como, pongamos, la regulación de alquileres, prometida en su día. Se puede frenar la extrema derecha en uno de sus momentos cabra. Unos años. Hay la posibilidad de que eso sea posible el 4-M, de alguna forma, y si participa masivamente un electorado que abandonó la disciplina, por ausencia de cambios, precisamente. Para lo otro, para invertir el neoliberalismo, ese itinerario que solo y únicamente conduce al postfascismo, sería necesaria una correlación de fuerzas diferente, a la izquierda del PSOE. Histórica. Un cambio absoluto en la correlación de fuerzas, lo único real incluso en la política neoliberal, tan gaseosa y mítica.

Autor >

Guillem Martínez

Es autor de 'CT o la cultura de la Transición. Crítica a 35 años de cultura española' (Debolsillo), de '57 días en Piolín' de la colección Contextos (CTXT/Lengua de Trapo) y de 'Caja de brujas', de la misma colección.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí