1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

LA VITA NUOVA

La afterderecha. El caso Cat

Hay serios indicios de que habrá Govern trumpista. El mayor: JxC se juega 200 altos cargos. El procesismo no es independentismo, como el constitucionalismo no es ‘libertá’

Guillem Martínez Barcelona , 10/04/2021

<p>Una imagen de la declaración política del Consell per la república catalana.</p>

Una imagen de la declaración política del Consell per la república catalana.

Consell per la república catalana

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

LOS SIN NOMBRE. Hay un nuevo tipo de ultraderecha en Esp. Es neoliberal, vive con plenitud y con normalidad un capitalismo de Estado, en el que participa para crear beneficios que no vuelven a la sociedad. Interpreta y presenta el fin del Bienestar como una fuente de riqueza. Carece, por tanto, de discurso social. Su autoformulación es confusa. Es decir, no utilizan su discurso para definirse, sino para evitar hacerlo. En todo caso se definen como orden, en medio del caos que crean, precisamente, al definirse. Son partidos de declaraciones confusas, que intoxican con sentimentalismos la información y la política. Son radicalmente demócratas. Creen en el voto. Su voto es, aparentemente, por la democracia y la nación, y propugnan que el resto de votos son contra la democracia y la nación, por lo extranjero, que acabará penetrando la sociedad si nadie lo remedia. Lo extranjero es lo musulmán, pero también opciones ideológicas presentadas como algo anti-nacional. También son extranjeras e invasivas lenguas, y pretendidos caracteres peninsulares que, por debilidad racial y maldad innata, no comprenden la democracia. La ley queda sujeta a su interpretación de lo democrático y nacional. Cuando acceden a una institución, la copan de ese sentido. Cuando no acceden a ella, la impugnan. Les cuesta abandonar las instituciones. En ese trance compran instituciones, o crean instituciones nuevas y no sometidas a control. Poseen grupos mediáticos que explican todo ello como normalidad, si no como lucha épica por la democracia y la nación. Hay miembros de las FF. AA. o/y de las FF.SS. que comparten esta cosmovisión. Esa cosmovisión dota de autonomía salvaje a las FF.SS. que, en ocasiones, no defienden tanto la ley como esa interpretación de la democracia y la nación. Las FF.SS. –policía, GC, Mossos– premian o castigan manifestaciones ciudadanas, según se acerquen o alejen a esa idea de democracia y de nación. Esa idea de democracia y etc. es la Democracia, con mayúsculas, algo más importante que la separación de poderes, de manera que, en unas zonas del Estado, desaparece el legislativo frente al ejecutivo, mientras que, en otras, el judicial se superpone al ejecutivo cuando no es de su cuerda. Acogen en su seno o proximidad a militantes fascistas clásicos, a los que no se refieren como fascistas, sino como patriotas/es. En ese sentido, Vox no es el eje y epicentro de este fenómeno. Tal vez Vox, pese a su aparatosidad antigua –quizás por ella– es, en este momento, lo más inoperante de todo este conjunto. Estas nuevas extremas derechas en ocasiones integran en sus políticas, incluso, a partidos de izquierda. En general, estos partidos ultraderechistas suponen el inmovilismo, la polarización, la crispación, la brecha económica sin fondo. Pero, paradójicamente, se presentan como el dinamismo, la electricidad, el cambio en un mundo sin cambios, en una Europa con las políticas deslocalizadas, neoliberales y centralizadas, en crisis democrática, social y económica, y en la que las izquierdas, salvo cuando mienten, no pueden defender la posibilidad de su rol histórico: la corrección económica, la igualdad, la libertad, los cambios estructurales. La pasividad, la inoperancia, la ausencia de función de las izquierdas es, tal vez, el motor de estas nuevas ultraderechas radicales, nacionalistas, autoritarias, con serios problemas con la democracia liberal y que, pese a todo ello, no son el fascismo de los años 30. No matan. Reducen la esperanza de vida en determinados barrios. No son fascismos porque, formalmente, se alejan de aquel modelo. Y porque nuestra familia, vecinos y amigos, que les votan, no son fascistas. Nadie, muy pocos, lo son, cuando tienen la opción de informarse. Estas extrema-derechas, fundamentadas en un sistema informativo patológico, carecen, en algunos casos, de percepción como extrema-derechas en la sociedad. Carecen, incluso, de nombre. Para ahorrar tiempo les llamamos trumpismo, un nombre que en breve les quedará lejano.

LOS EXTREMEÑOS SE TOCAN. El carácter puntero de ese trumpismo es perceptible, por todo lo alto,  en CAT y MAD, dos CC.AA. con políticas calcadas en esta pandemia, lo que presupone más calcos. Una cosmovisión. Una percepción de la época. La época / el calco en el primer año de pandemia: a) aprobación de sendos protocolos –cercanos en su lógica a los años 30 y 40; con todas las letras– que excluían de la Sanidad a grupos de ciudadanos, b) abandono de las residencias a su suerte durante un tiempo mayor o menor, c) creación de hospitales afuncionales, vía empresas constructoras amigas, d) externalización de funciones públicas en Ferrovial, ese Alto Cuerpo del Estado, d) convenios por encima de mercado con la privada, e) aumento de gasto sanitario, pero para pagar servicios sobrepagados a la privada, f) emisión de estadísticas poco fiables, g) enfrentamiento continuado y ritualizado con el Estado –el Estado, en toda la UE, no lo hizo bien; pero el enfrentamiento aludido no fue por ello, sino pese a ello–, y h) primacía del discurso nacionalista e ideológico, antiizquierdista –esa cosa que ya no existe en su desmesura– sobre lo sanitario. Es importante saber que esta gestión trumpista de lo común –o mejor, de lo ex-común– no ha sufrido castigo electoral en CAT. Un indicio de que puede no sufrirlo en MAD. La agitación en torno a la idea de democracia y nación es tan fuerte que se come con patatas a la realidad, que ya no importa. Lo que indica la fortaleza de todo ese monte de espuma que ocupa y oculta la total ausencia de políticas. Debe de ser, en verdad, fabuloso e hipnótico.

El carácter puntero de ese trumpismo es perceptible, por todo lo alto,  en CAT y MAD, dos CC.AA. con políticas calcadas en esta pandemia, lo que presupone más calcos

AGUA QUE NO HAS DE BEBER, DESCRÍBELA. Describir CAT y MAD es describir, en su distancia, lo mismo. Una misma lógica de la democracia. Postfacismo, trumpismo, al que se accede por diferentes vías, incluso opuestas. Eso es lo que pasa con las épocas, esas cosas que, como el agua, son difíciles de detener cuando empujan en una dirección. Lo único que se me ocurre es describir esos dos trumpismos, no a partir de lo que formulan –confusión, plurisignificación, épica, democracia, nación–, sino a partir de lo que callan, de lo que dibuja su ruido constante. En un siguiente artículo les hablaré del minuto y resultado en MAD. Hoy toca Cat, y una descripción de los últimos movimientos en la plaza. La época. El agua.

CAT CAN’T COUNT. Tras las elecciones, CAT ha finalizado un ciclo –propagandístico– e inicia otro. Resumen del ciclo anterior. Un proceso simbólico, de elaboración de espuma, sólo se ha traducido en una realidad tangible: presos y exiliados, el único capital del procesismo que es, a su vez, un gran capital para el otro trumpismo, el esp, que les condenó, pudiendo hacer otra cosa más ajustada a derecho. Ese único-capital-tangible es lo que el procesismo tiene en sus manos. Poco, nada, si bien suficiente para un monte de espuma. Sin esa represión, emitida por el Deep-State y el trumpismo esp, el procesismo sólo sería una broma. Lo sería ahora si Moncloa ejerciera el indulto, y si el PSOE modulara la mayoría que tiene en el Congreso para modificar el Código Penal. En esa paralización del PSOE interviene la irrelevancia de las izquierdas en esta época, supongo. Su gabilondismo, su estar de perfil, su no meterse en política, salvo para implementar lo que le llega de Europa. Solventado el tema penal, el procesismo podría replantearse sus liderazgos –el de ERC, patológico, vertical, con análisis erróneos comentados en privado, pero jamás en público–, su agenda, su progresivo postfacismo. Y si eso no está sucediendo, es que está sucediendo lo contrario.

LO CONTRARIO. JXC, un partido cada vez más tabulado en la nueva extrema derecha europea, está ejerciendo, ante la ausencia de cambios y vigor resolutivo en Cat y en Esp, el liderazgo. En efecto, no ganó las elecciones. Pero eso se solventa vía la creación de una nueva institución, en la que el marco de JxC es el imperante. El Consell de la República, sito en Waterloo, es, así, un “reajuste electoral”, un concepto aberrante, postdemocrático, pero ya normalizado, formulado por Mas en la Cat de 2015. Este reajuste electoral 2.0, vía una nueva institución, responde a una idea de democracia, nación y pueblo excluyentes, amparada antes en identidad que en derechos, y que parte de la idea de que no todos los votos son democracia, nación y pueblo. El fascismo eliminaba votantes. El postfascismo elimina solo sus votos. Desde hace tres semanas, el Consell de la República –agrupa a 94.100 ciudadanos; menos que Kiribati, donde sea que esté Kiribati– se ha puesto las pilas. No ceja de enviar mails a sus abonados y ha elaborado una suerte de DNI Cat que se podrá utilizar –para nada; carece de funciones; da más derechos la tarjeta del Metro, que sólo da uno–, previo pago de 12 pepinos. El Consell, un ente simbólico para la eliminación de opciones no votables, no esconde su inoperancia no simbólica. ERC, por otra parte, ha asumido el Consell como forma de desbloquear las negociaciones pro-Govern con JxC, creando, en ese trance, una nueva institución. Ya llevamos dos, yupi. Se trataría de un “alto mando” dentro del Consell. Algo que ya se creó en 2017, un ente de genios no electos y sin control alguno. Con resultados deslumbrantes. Para las madres de sus miembros, supongo.

INDICIOS DE LA NADA. Se ha producido, por otra parte, una polémica que indica la dirección que tomará el nuevo ciclo propagandístico cat, más allá de la creación de nuevas instituciones para una parte de la sociedad. No se lo creerán, pero girará hacia la propaganda. Todo empezó cuando Jaume Alonso Cuevillas, de JxC y miembro de la nueva Mesa, abrió la boca de la cara. Antes de presentarles su boca, les presentaré a Jaume Alonso Cuevillas. Anteriormente conocido como Jaime Alonso Cuevillas, era partícipe de otro nacionalismo. El esp, subsector, banderita en el reloj, ahora mutada en lacito amarillo en el ojal. Profe de derecho, fue invitado a participar en el Consell de Govern en 2017, cuando aquello ya era el XXXX de la Bernarda. Allí cayó de la mula y abrazó la nueva causa. Asesoró legalmente al Govern y, pese a ello, llegó a defender a algunos de sus miembros al principio del pifostio judicial, con una entrega recompensada con cargo electo, el premio en culturas que han perdido la puerta giratoria. Sobre su boca: contrariamente a lo defendido por su partido, se inclinó por desautorizar desobediencias simbólicas, inservibles, si bien penalizables por la Justicia Deep-State, tan creativa. Es decir, dio la razón a Torrent, anterior presi del Parlament, que evitó esos procesismos en la anterior legislatura. Pues bien, tras sus meditaciones, Cuevillas fue invitado por JxC a abandonar la Mesa. Cosa que hizo, junto al Bonus-Track de una feroz autocrítica antidesviacionista en tuiter. Todo muy Pol-Pot. JxC comunicaba  con ello al mundo una apuesta decidida por el simbolismo confuso 2015-17. Pero, en ese trance, perdía un miembro de la Mesa. Lo que daba una baza a ERC para negociar un Govern con JxC desde una postura reforzada. Al poco, ese reforzamiento se fue al garete. CUP anunció que votaría por JxC para el nuevo cargo vacante en la Mesa. Wala. ERC tampoco perdió ocasión de perder una ocasión y abrazó el simbolismo con la fuerza de un Rimbaud joven e inmortal. Lo que viene es simbolismo, por tanto. Sustentado, como siempre, en medios de comunicación. ¿O es acaso desobediencia?

El Consell, un ente simbólico para la eliminación de opciones no votables, no esconde su inoperancia no simbólica. ERC ha asumido el Consell como forma de desbloquear las negociaciones pro-Govern con JxC, creando una nueva institución

LA DESOBEDIENCIA EXPLICADA A LOS NIÑOS. Respecto de 2015-17, sabemos un huevo de desobediencia. Sabemos, por ejemplo, que entonces no se produjo. No hubo desbordamiento social, sino obediencia ciudadana a un Govern opaco, y cierta desobediencia gubernamental, muy matizada, calculada y alejada de la cosa rebelión y sedición. Sabemos, también, que la desobediencia es una opción democrática razonable, cuando la emite la sociedad. Cuando la desobediencia es gubernamental, es otra cosa. Es una zona del Estado en conflicto con otra zona del Estado. Es el Estado cuestionando la legalidad, más allá de la legalidad que se anuncia querer suprimir. Es el Estado sin control. Cuesta ver ese matiz en democracias chungas, como la esp y la cat, donde la legalidad ha sido menos importante que su interpretación. Cuesta verlo menos cuando eso sucede en USA, por ejemplo. O en otra zona de este mismo Estado, denominada Ejército. La sociedad tiene todo el derecho, pudiendo realizar desobediencias efectivas –como impagos– a optar por la opción simbólica que le propone verticalmente su Govern. Siempre y cuando no llame a esas misas desobediencia, sino servidumbre voluntaria, la más rigurosa de las servidumbres. Lo que defiende JxC, y a lo que se acoplan CUP y ERC, es ese simbolismo. Pero deslocalizado, en esta emisión, en una empresa privada en Waterloo. Es decir, sin contrapartidas legales para sus élites. Lo que puede favorecer simbolismos más ricos. O, simplemente, los mismos de siempre, sin ninguna política pública, y en otro cicloZzzzz.

MINUTO Y RESULTADO. Algo que nunca fue independentismo, sino una progresiva reformulación, excluyente, de una cultura nacional, se va a repetir, intensificar y prolongar en el tiempo. No mucho tiempo, diría. Las energías sin movimiento implosionan. Pero un año o un día es mucho para el postfacismo en un gobierno. Más, en pandemia. Hay serios indicios, en ese sentido, de que habrá Govern trumpista. El mayor: JxC se juega 200 altos cargos. El procesismo no es independentismo, como el constitucionalismo no es libertá. Sorprende que ERC y CUP no se planteen lo vivido, y lo por vivir, en esos términos. Sorprende que algunas izquierdas coincidan con el trumpismo en su idea de democracia y nación. Algo de difícil explicación, y que lastra el futuro del independentismo de izquierdas, si es que logra sobrevivir a su dilatada fusión con una de las peores derechas del Estado. El independentismo, al contrario que el procesismo, no suponía brecha social. Era una izquierda más, cuando era de izquierdas. Y un objeto supremacista más, cuando era de derechas. Supongo, pensándolo, que esa diferencia actual entre izquierdas procesistas y el resto de izquierdas cat, así a lo bruto, es el fósil de algo antiguo. De antiguas impaciencias y sensibilidades, hoy desordenadas: el apego o el rechazo a ese cacharro de cuando mariacastaña, denominado dictadura del proletariado. Como hace décadas, al menos, unas izquierdas se entregan alegres a un presente poco edificante, a la espera de un futuro esplendoroso, algún día a alguna hora. Vamos, que va para largo. Vete a saber.

LOS PARECIDOS RAZONABLES. Quizás esa es la gran diferencia entre Cat y MAD. La participación activa –no pasiva, como todo en las izquierdas del siglo XXI– en un proyecto cotidiano postfascista. Por eso mismo sorprende que en Cat, las izquierdas, procesistas o no, no se planteen algo normal y predecible en una sociedad, una política y un periodismo democráticos. La negociación para un Govern de izquierdas con un único objetivo: frenar, vía políticas materiales, no simbólicas, algo que ya tiene descripción, que ha modulado la pandemia, que está modulando pobreza social y políticas sentimentales y de odio, que puede volver a ganar en MAD, y que no ganó en las elecciones Cat del 14F. El postfacismo, a falta de otro nombre. La ausencia hoy de esa inquietud en las izquierdas Cat será recordada quizás con guasa. O, tal vez, con otro estado de ánimo.

LOS SIN NOMBRE. Hay un nuevo tipo de ultraderecha en Esp. Es neoliberal, vive con plenitud y con normalidad un capitalismo de Estado, en el que participa para crear beneficios que no vuelven a la sociedad. Interpreta y presenta el fin del Bienestar como una fuente de riqueza. Carece,...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Guillem Martínez

Es autor de 'CT o la cultura de la Transición. Crítica a 35 años de cultura española' (Debolsillo), de '57 días en Piolín' de la colección Contextos (CTXT/Lengua de Trapo) y de 'Caja de brujas', de la misma colección. Su último libro es 'Los Domingos', una selección de sus artículos dominicales (Anagrama).

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí