1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Derechos humanos

Crecen las voces del fútbol contra los abusos laborales en Catar

Varias selecciones protestan ante el elevado número de trabajadores fallecidos desde que al país le fue concedido el Mundial de 2022

Ricardo Uribarri 10/04/2021

<p>La selección de fútbol masculino de Alemania protesta por los abusos laborales de Catar.</p>

La selección de fútbol masculino de Alemania protesta por los abusos laborales de Catar.

Twitter

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

La polémica ha acompañado al Mundial de fútbol de 2022 desde que la FIFA concedió su organización a Catar hace ya más de 10 años. Por las numerosas sospechas de corrupción habidas durante el proceso para elegir la sede, por ser un país donde no se respetan diversos derechos humanos, por las fechas en las que tendrá que jugar –entre noviembre y diciembre, a causa de la imposibilidad de hacerlo en verano por las altas temperaturas, lo que obligará a detener los campeonatos nacionales en todo el mundo– y también por el coste en vidas humanas que está habiendo durante la construcción de las infraestructuras necesarias para el evento, debido a las precarias condiciones laborales que sufren los trabajadores. Una situación denunciada por diversas selecciones nacionales en el reciente parón de compromisos internacionales y que hace que haya países donde incluso se debate sobre un posible boicot al campeonato.

“Derechos humanos. Dentro y fuera del campo”, se podía leer en una camiseta que vistieron los jugadores de Noruega antes de un partido jugado hace unos días. Los de Alemania también optaron por lucir una con cada letra de las palabras ‘Human Rights’ (derechos humanos) mientras que en otro encuentro mostraron una pancarta en la que se leía ‘Wir für 30’, en un gesto que remitía a los 30 artículos de la Carta de los Derechos Humanos donde se hace mención a que la esclavitud está prohibida. Por su parte, las selecciones de Países Bajos, Dinamarca y Bélgica eligieron el mismo lema: “El fútbol apoya el cambio”. Todo esto después de que el periódico inglés The Guardian publicara que más de 6.500 trabajadores migrantes han muerto en Catar desde que se supo que el país celebrará el Mundial, muchos de ellos relacionados con las obras del torneo. Unos datos obtenidos de las embajadas y organismos de los países de los que eran nativos esas personas: India, Bangladesh, Nepal, Pakistán y Sri Lanka. La cifra podría ser aún mayor, ya que otros países como Filipinas o Kenia no facilitan información. Hay que tener en cuenta que el 90% de los empleados contratados en las obras son de fuera del país.

El periódico The Guardian publicó que más de 6.500 trabajadores migrantes han muerto en Catar desde que se supo que el país celebrará el Mundial, muchos de ellos relacionados con las obras del torneo

Los abusos y la explotación que sufren muchos empleados contratados para las obras del Mundial, que no sólo abarcan la construcción de los estadios, sino también infraestructuras de carreteras, de transporte público y de hostelería, están siendo objeto de queja desde hace tiempo por parte de organizaciones como Amnistía Internacional. Su responsable en Deporte y Derechos Humanos en España, Carlos de las Heras, explica a CTXT que “los principales problemas que sufren los trabajadores en Catar están relacionados con el sistema de Kafala, que es el marco que regula las condiciones laborales de los empleadores con los millones de trabajadores migrantes que están presentes en Catar y en otros países del Golfo Pérsico. Básicamente es un sistema de patrocinio según el cual los trabajadores quedan vinculados con sus empleadores, en unas condiciones bastante preocupantes para los primeros, ya que tienen dificultades para rescindir contratos e incluso para poder salir del país al necesitar el permiso de sus empleadores. Además, tienen que sufrir jornadas laborales de hasta 16 horas diarias, con temperaturas muy elevadas, retraso en los salarios de hasta siete meses y unas condiciones de alojamiento precarias, ya que en muchos casos viven hacinados en barracones”.

En Amnistía Internacional reconocen que no tienen una constancia concreta de las personas relacionadas con las obras del Mundial que han podido morir, aunque ven posible que la información de The Guardian se ajuste a la realidad. “Las propias autoridades de Catar –señala De las Heras– dan credibilidad a esa cifra, aunque señalan que muchos de los fallecidos no tenían relación con el evento y que en un importante porcentaje se han debido a insuficiencias cardíacas o respiratorias. Lo que no sabemos, porque los gobernantes del país no lo dicen, es que ha causado esos problemas de salud, que en un gran número de casos provienen de las durísimas condiciones laborales que tienen que soportar”. El hecho de que en la mayoría de los decesos de los trabajadores no se realicen autopsias y se cataloguen como muertes naturales “provoca que haya poca claridad respecto a estos fallecimientos en el ámbito de la organización de un Mundial”.

Fruto de la presión internacional, las autoridades de Catar han establecido un salario mínimo de 274 dólares y han anunciado medidas encaminadas a flexibilizar el sistema Kafala, como el permitir la libertad de circulación de los trabajadores y facilitar la movilidad laboral. “Sin embargo –señala De las Heras– hay algunos casos en los que ha habido personas que no han podido regresar aún a su país por tener una vinculación laboral con su empleador”. Esos avances están además en peligro después de que el Consejo de la Shura, un organismo consultivo del Gobierno, haya pedido que se revoquen. “Nos han llegado noticias de que, efectivamente, Catar podría despojar a los trabajadores migrantes de derechos prácticamente recién adquiridos, como la eliminación de poder cambiar de trabajo durante su contrato, la limitación del número de veces que podría cambiar de ocupación durante su estancia en Catar, y el porcentaje de personas de una empresa que podría cambiarse a otra. Algunas de estas cuestiones están actualmente en juego. También está en discusión el porcentaje de trabajadores que necesitarían permiso de salida para poder abandonar Catar. Actualmente está en un 5% y podría quedar en un 10%. Todos estos hechos hacen que haya que seguir muy vigilantes de los que ocurre en el país”.

Amnistía espera que esas mejoras previstas “se lleven a cabo y que no haya retrocesos, como nos estamos temiendo que podría haber. Lo que le pedimos a Catar es que pase de las palabras a los hechos y que aplique todas esas reformas, que lo haga de la mejor forma posible y que, además, introduzca otras cuestiones que ahora mismo son deficientes. Entre ellas estarían reforzar los mecanismos para las inspecciones laborales, con el objetivo de detectar y detener estos abusos, facilitar el acceso de los trabajadores a la justicia y la posibilidad de crear sindicatos. Solo así se puede avanzar un poco en cuanto a lograr el objetivo final, que es poner fin a esta cultura de la impunidad que hasta ahora están teniendo los empleadores en el país”.

Más allá de los problemas que existen en Catar, hay que preguntarse por el papel que está desempeñando en este proceso la FIFA, que es el dueño del torneo y quién debería velar para que no se produzcan situaciones no deseadas. “El papel del organismo futbolístico es crucial y la realidad es que no ha alzado suficientemente la voz en relación a la difícil situación de estas personas trabajadoras. Es verdad que ha dado algunos pasos para asumir la responsabilidad que tiene, como el establecimiento en 2017 de una política de derechos humanos, y la puesta en marcha en 2019 de una estrategia conjunta en materia de sostenibilidad. Pero como decía antes, lo importante es pasar de los papeles a la acción. Y como parte del deber que tiene en materia de derechos humanos, debe utilizar esa influencia con las autoridades de Catar para presionar en favor de una reforma significativa del régimen laboral en este país. La FIFA no puede mirar hacia otro lado sobre lo que está sucediendo. Se debe regir por los principios de Naciones Unidas sobre derechos humanos, que señalan que las empresas son responsables de sus actividades también en el extranjero. Y como organizadora del Mundial, también es responsable de la situación en Catar”, explica Carlos.

A las denuncias de organizaciones como Amnistía Internacional y a las informaciones periodísticas se han sumado las protestas llevadas a cabo por varias selecciones durante los recientes partidos de clasificación para el Mundial. Además de los lemas en las camisetas y las pancartas, también ha habido declaraciones que iban en el mismo sentido. Así, la federación de fútbol de Dinamarca emitió un comunicado en el que decía que “la presión sobre Catar debería aumentar desde muchos lados". El director del organismo, Jakob Jensen, manifestó que "la decisión de celebrar el Mundial en Catar es errónea y controvertida ya que el país enfrenta grandes desafíos en términos de derechos humanos para los trabajadores migrantes”. La de Bélgica publicó el siguiente mensaje en su página web: “Hacemos un llamamiento a los organismos internacionales y federaciones de fútbol para que se pongan de pie y exijan una acción más firme para mejorar las condiciones laborales y los derechos humanos en Catar. El fútbol tiene el poder de crear un cambio positivo, usemos ese poder ahora”.

Por su parte, el seleccionador de Noruega, Stale Solbakken, dijo que “los veinte meses que quedan para el torneo son una oportunidad única para que la FIFA coloque a las autoridades cataríes bajo una enorme presión. Si la FIFA plantea unas exigencias muy duras y dice que solo habrá Mundial si se cumplen, será un jaque mate para Catar”. Otro de los que dejó clara su postura fue el jugador del Real Madrid e internacional alemán, Toni Kroos, que manifestó que “los trabajadores migrantes están sometidos a jornadas sin descanso bajo temperaturas tórridas de 50 grados, sufren una alimentación insuficiente y sin agua potable. En esas condiciones, no hay ninguna garantía de seguridad para quienes trabajan para el torneo ni tampoco atención médica. Ese es un tema, pero hay más sobre lo que puedes comentar. Por ejemplo, allí se castiga la homosexualidad. La decisión de celebrar el Mundial ahí no fue buena”.

En Dinamarca, una encuesta realizada por la empresa Megafon reveló que el 44% de los consultados cree que su país no debería acudir a disputar el campeonato

De las Heras considera que “la implicación de los deportistas es fundamental, porque pueden actuar como grandes portavoces para denunciar estos abusos. Amnistía ha pedido a través de sus oficinas a 27 federaciones nacionales que, como parte que son de la FIFA, eleven la voz sobre este problema y presionen a Catar para llevar a cabo estas mejoras. En España nos hemos dirigido por carta a la Federación Española para que den ese paso, pero hasta ahora no hemos tenido respuesta. Nos hubiera gustado una señal, un gesto, un guiño, hacia las personas migrantes en Catar, pero desafortunadamente no se ha producido”.

En algunos países incluso se ha empezado a debatir la idea de si las selecciones deberían llevar a cabo un boicot al Mundial. En Dinamarca, por ejemplo, una encuesta realizada por la empresa Megafon reveló que el 44% de los consultados cree que su país no debería acudir a disputar el campeonato. Equipos noruegos como el Rosenborg o el Tromso, presionados por sus aficionados, también han pedido a su federación que apoye un boicot al evento, una decisión que se debatirá en una asamblea extraordinaria en junio. El portavoz de la ONG afirma que “Amnistía Internacional, no solo en este tema, sino en cualquier otra posibilidad, nunca va a promover el boicot de ningún evento, ya sea deportivo, comercial o de lo que fuera. Cada país es libre de promover o debatir si puede ser interesante un boicot o no, pero para nosotros, lo que es importante es que, si este Mundial se celebra en Catar, sea un marco para criticar la situación de sus trabajadores. Pedimos que se utilice el propio torneo para denunciar las cuestiones relativas a los derechos humanos en estos países”.

De toda la problemática que rodea al campeonato, quizá debería extraerse la conclusión de que para próximas adjudicaciones de importantes eventos deportivos deberían tenerse en cuenta aspectos como los que se están denunciando ahora. Carlos de las Heras coincide con esa apreciación. “Una de las lecciones que deberíamos sacar de la situación de Catar es que, además de abordar lo que pasa actualmente en el país, debemos aprender de cara al futuro. De hecho, para la concesión de próximos Mundiales, como por ejemplo el de 2026, la FIFA ha introducido en sus criterios algunos relacionados con los derechos humanos, algo que no se hizo en Catar”. Por algo será.

Autor >

Ricardo Uribarri

Periodista. Empezó a cubrir la información del Atleti hace más de 20 años y ha pasado por medios como Claro, Radio 16, Época, Vía Digital, Marca y Bez. Actualmente colabora con XL Semanal y se quita el mono de micrófono en Onda Madrid.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí