1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Rodrigo Cuevas / Músico y agitador folclórico

“Hay una disidencia sexual mucho más potente en Miguel de Molina que en unas cuantas divas del pop juntas”

Carlos H. de Frutos 29/04/2021

<p>Rodrigo Cueva, en una imagen promocional.</p>

Rodrigo Cueva, en una imagen promocional.

Cedida por el entrevistado

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Rodrigo Cuevas (Oviedo, 1985) vive en Vegarrionda, una pequeña aldea de apenas 15 habitantes del municipio asturiano de Piloña. La decisión de alejarse de la ciudad la tomó hace casi 15 años, cuando tras terminar sus estudios en la Escuela Superior de Música de Cataluña encontró en el campo la autenticidad que ha nutrido una propuesta musical única. “Todo lo que me interesa artísticamente está en el pueblo: la música tradicional, el baile, las historias… Está todo aquí”.

Con la libertad creativa que le dispensa la autoetiqueta de agitador folclórico, este ovetense de 36 años ha construido durante casi una década una identidad artística a través de la que ha logrado llevar el folclore asturiano a un registro sonoro intransitado de la mano del productor Raül Refree (Rosalía, El Niño de Elche, Silvia Pérez Cruz, etc.), junto al que firma su último trabajo Manual de Cortejo.

De recorrer con su espectáculo de cabaret unipersonal los bares y tabernas de su tierra, a llenar el pasado mes de marzo dos noches seguidas el Palau de la Música Catalana. La de Cuevas es una carrera de fondo en la que se permite el lujo de disfrutar del trayecto. Una apuesta alternativa por la música de raíz con un directo inclasificable que reivindica la “celebración de los derechos innegociables: querernos, ser poéticos y vivir en un mundo bello y justo para todos”. 

¿Cómo se percibe y se vive la pandemia desde una aldea de 15 habitantes?

Quizá en el pueblo todo es más liviano, más fácil. Pero se nota, sobre todo en las interacciones sociales. En los pueblos las relaciones son muy estrechas y a mí es lo que me da la vida aquí. Ahora son un poco más frías, más distantes, no puedes hacer todo lo que quisieras con los vecinos. Yo estaría todo el día metido en sus casas, aprendiendo un montón de cosas, y ahora como mucho nos tomamos un café a distancia en la puerta. Yo viajo mucho y no quiero exponer a la gente.

¿Qué le aporta el mundo rural?

Aquí noto más autenticidad que en las ciudades, en las que hay una eterna búsqueda de ella, pero donde no la hay por ningún lado. En la ciudad es todo como muy de postín, mientras que en el pueblo creo que las relaciones humanas son mucho más reales, más intergeneracionales, y todo eso a mí me alimenta mucho.

Es un gran defensor del papel de lo rural en la lucha contra el cambio climático. ¿Cree que es un actor de preservación del medioambiente a veces poco valorado o tenido en cuenta?

Sí. Yo creo que, aunque el movimiento de activismo ecologista sea eminentemente urbano, realmente los grandes ecologistas son la gente del campo, incluso aunque muchas veces renieguen del ecologismo. Aquí no puedes hablar de ecologismo porque sienta fatal, pero los grandes ecologistas para mí son los ganaderos. Ellos son los que llevan gestionando estos bosques desde tiempos inmemoriales, y así están de guapos.

Creo que hay muy poco reconocimiento de la labor que se hace desde la ganadería y la agricultura en el mantenimiento no solo del campo y del paisaje, sino también de la biodiversidad. 

¿Cree que esta tendencia de vuelta a lo rural en tiempos de covid se consolidará una vez pasado lo peor de la pandemia? 

Yo creo que sí. De hecho, ya hay mucha gente que se está quedando aquí a vivir.  Es cierto también que la visión que se tiene de lo rural desde lo urbano muchas veces es muy idealizada, como si esto fuera un parque temático o un polideportivo gigante donde puedes hacer fiestas y actividades al aire libre y no hay que respetar nada.

Cada vez se está notando más ese choque que muchas veces se da con la gente que viene de la ciudad, y habrá que poner un poco de empeño en eso. Es una cuestión de códigos no compartidos y de choque cultural. Por supuesto que hay que animar mucho a la gente a que venga al campo, pero también a que se integren, a que busquen cómo vivir en el campo y no que lo modifiquen, porque lo guay es lo que tenemos.

¿Cómo llega al mundo del folclore? ¿Qué es lo que le atrapa?

Lo primero que descubrí fue a Mercedes Peón y a Coetus. Fue una época en la que además recuerdo que acudí a un congreso de etnomusicología en Palma de Mallorca. Ahí escuché cantar tonada mallorquina y me flipó. No sabía que teníamos una forma tan primitiva de cantar, tan auténtica, tan preciosista. Me enamoré, y dije: yo quiero estudiar esto.

Siempre comenta no sentirte cómodo con la etiqueta de transgresor, ni con la de renovador del género del folclore. Sin embargo, ha optado por adoptar el término de agitador folclórico.

Es una etiqueta fácil y sencilla, que me permite explicar lo que hago y no limitarme mucho. Efectivamente, la palabra renovación es algo que se utiliza mucho y no me gusta. Algo se renueva cuando está viejo y roto, y para nada es el caso.

A mí siempre me fascinó la gente graciosa, me enamoro de la gente graciosa, me quedo embobado. Yo siempre quise ser así y nunca lo conseguí

El camino natural del folklore es ese hacer las canciones que te transmitieron oralmente y hacerlas con lo que se tiene a mano. Antes eran panderos de pieles de cabra y madera, cucharas, morteros, parrañuelas, latas de pimientos, parches de piel, lo que había… Si ahora tengo muchas más cosas (sintes, pedales de voz, etc.), pues lo normal es que los utilice.

Hablemos de su nuevo show, Trópico de Covadonga, que procede del disco Manual de Cortejo que publicó el año pasado, y que está empezando a retomar poco a poco tras el parón por la pandemia. ¿A qué responde esta decisión de presentar el directo como una propuesta diferente al disco, ya incluso desde el propio título?

La idea procede de que antes solía preparar primero el directo y luego coger las partes que más me interesaban musicalmente y llevarlas al disco. Entonces me costaba mucho reflejar en el directo todo lo que yo quería transmitir. Porque no solo es música, hay muchos detalles, muchas historias, mucha performance, y no sabía cómo hacer para llevar eso al disco. En este trabajo sin embargo sí que lo conseguí, pero igualmente creo que el directo tiene una entidad propia, hay mucho más, y por eso le pongo otro título.

¿Qué importancia tienen aspectos como lo performativo y el humor en tu obra y en concreto en este show?

Es un poco como cuando vas a un concurso de talentos y sacas todo lo que tienes. Siempre me ha gustado utilizar lo físico, el cuerpo, bailar. De hecho, hice muchos años de danza contemporánea. Me gusta que no haya solo música si no también algo de teatro.

En cuanto al humor, me parece básico en la vida. A mí siempre me fascinó la gente graciosa, me enamoro de la gente graciosa, me quedo embobado. Yo siempre quise ser así y nunca lo conseguí. Con el tiempo me di cuenta de que encima del escenario sí era capaz de serlo y ya me enganché. Creo que sin el humor no hubiera llegado tanto mi mensaje, ni la música que hago, por eso intento mantenerlo, aunque me sale solo.

Me gusta la naturalidad, incluir todos los fallos que ocurren y convertirlo en algo favorable. Yo eso lo agradezco mucho cuando voy a un espectáculo. Es más bonito que no todo sea perfecto, reírse de uno mismo y asumir los errores. Creo que nos hace falta.

Cedida por el entrevistado.

En Manual de Cortejo vemos una cierta evolución hacia una vertiente más reflexiva e introspectiva, quizá algo alejada del tono festivo y cabaretero de anteriores trabajos. ¿Por qué este giro?

A veces el humor tiene ese doble filo. Puede ayudar a transmitir más, a llegar a más gente, pero el mensaje puede quedar un poco diluido: se corre el riesgo de parecer superficial. En este directo no reniego del humor, pero sí quería dar un golpe sobre la mesa y transmitir que hay mucho más. Que hay seriedad en todo lo que trato, aunque sea con humor, que yo todo esto me lo creo en serio. 

El músico y productor Raül Refree firma con usted este Manual de Cortejo. ¿Qué tiene de especial la forma de trabajar de Raül para terminar involucrándose en los proyectos hasta el punto de que los artistas sintáis la necesidad de ponerle en primer plano? 

Raül es muy comprometido con el trabajo que está haciendo a nivel artístico, le gusta involucrarse mucho desde el principio. En mi caso, lo que hicimos fue desnudar las canciones. Dejamos solamente las voces y las percusiones y empezamos desde cero la producción, lo cual siempre es mucho mejor. Creo que puede que sea eso lo que le pase con todo el mundo. Si tienes el tiempo y las ganas de comprometerte con un proyecto al final es difícil que no pase eso.

Refree es alguien que está acostumbrado a trabajar con estilos muy distintos, muchos de ellos vinculados a la música tradicional y de raíz, pero se trataba de su primera incursión en el folclore asturiano. ¿Cómo afrontasteis este proceso creativo?

Decidimos hacernos un viaje por aquí, por mi tierra, grabando a señoras que tocasen y cantasen. Ahí nos dimos cuenta de que debíamos partir de lo que realmente es la música tradicional asturiana: la voz y la percusión. Aquí prácticamente la armonía no aparece hasta el siglo XX. Había muy pocos instrumentos armónicos, y esa vía nos facilitó mucho las cosas a nivel conceptual para, a partir de ahí, trabajar en el estudio, en Barcelona.

¿Es el folclore asturiano más flexible o tolerante con estas agitaciones que otros géneros como, por ejemplo, el flamenco, donde la reacción ante propuestas como la del El Niño de Elche o Rosalía ha sido en ocasiones muy vehemente?

En el folclore asturiano también pasa. Por ejemplo, con la tonada, que es un canto folclórico de alto nivel, difícil de cantar. Todavía hay mucho conservadurismo que dice lo que es tonada y lo que no, y mucha gente que se ofende porque cantes una tonada de otra forma.

Todavía hay mucho conservadurismo que dice lo que es tonada y lo que no, y mucha gente que se ofende porque cantes una tonada de otra forma

A mí me ha pasado, pero bueno… pues es que me da igual. No creo en los exámenes ni en los concursos de cazatalentos como para que alguien pueda decirme si lo que hago es una cosa u otra. No es lo que pretendo. Simplemente canto canciones que me gustan y punto, y las hago como me gustan. No me interesan esas clasificaciones.

En Manuel de Cortejo dedica uno de los temas a recordar la figura de Rambal. ¿Quién fue Rambal?

Rambal fue un personaje de Cimadevilla. Un barrio de Xixón marinero, de pescaderas y de cigarreras, muy pobre, muy rojo y muy organizado socialmente. Nació en el año 29 y se crió en ese ambiente siendo, como dice la Tarabica, una de esas pescaderas, maricón de nacimiento.

Era abiertamente maricón, él se definía así en una época muy difícil, en pleno franquismo. Le gustaba mucho cantar, travestirse, disfrazarse, hacer sus shows en todos los bares que había por Cimadevilla. Y todo el mundo le quería.

Lo asesinaron en el año 76, en su propia casa. Hubo un entierro masivo, una auténtica manifestación. La gente quedó muy dolida, nadie se lo esperaba. Nunca se supo realmente quién asesinó a Rambal, no hubo un juicio justo, nunca se cerró el caso, está abierto. Por hacerle un poco de justicia poética, ya que no hubo una justicia real, escribí esta canción.

¿De qué manera el activismo social y la defensa de los derechos LGTBI impregnan su obra?

Es algo me gusta que esté en mi obra. Me gusta demostrar que en el mundo antiguo había maricones, que no es como nos lo pintan. A veces pensamos que la gente de antes vivía en burbujas y no se enteraba de nada, o por lo menos yo pensaba eso, hasta que empecé a tratar con gente mayor y pensé: qué tonto soy, qué manera de juzgar a la gente.

La gente mayor migró, volvió, está de vuelta de mil historias y pasó muchas más cosas que nosotros. Por eso me gusta también reflejar esas realidades, que los subterfugios y las periferias existieron siempre. 

A la hora de encontrar referencias LGTBI en la música solemos pensar en música pop, fundamentalmente. ¿Es en otros géneros, y en particular en la música de raíz, algo menos frecuente o simplemente más invisibilizado?

En el mundo del folclore también hay muchos referentes LGTBI. Pero claro, la cultura del pop está muy ligada al mundo LGTBI. Yo como nunca fui muy popero, pues no me llegaron tanto, la verdad. Pero sí me llegaron otros referentes de la copla o del cuplé, incluso.

Todas esas disidencias sexuales las encuentro más en ese mundo. Las veo más reales, más disidentes de verdad. No como en el pop, en el que es todo como más light, más superficial y happines. Creo que, en el mundo de la copla, un personaje como Miguel de Molina es una figura mucho más potente que unas cuantas divas del pop juntas.

Autor >

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí