1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

PASEOS

Horas inútiles junto al Sena (1)

Hablamos de las recalcitrantes identificaciones del yo y sus neurosis. De la posibilidad de un yo sin narrativa personal, es decir, de un yo en bragas –o en calzones— y con tendencias copulativas ‘de otro orden’

Alba E. Nivas 23/04/2021

<p>Vista del Pont des Arts.</p>

Vista del Pont des Arts.

© A. E. N.

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Hace un día cristalino. La luz centellea, embriagadora, sobre las aguas perezosas del Sena. Aquí y allá, las gaviotas se entretienen en sus empecinados vuelos aleatorios. Sin oponer resistencia, los patos se dejan transcurrir bajo los puentes del Sena ignorando el desfile de medallones conmemoratorios y broncíneos rostros gesticulantes. Ante la inminente colisión con algún tronco perdido de la última crecida, a lo sumo se dignan a alzar el vuelo.

Desde hace un año, las aves han recuperado la posesión del río. Ni rastro de los bateaux-mouches cargados de turistas y guías con megáfono. El incesante tráfico de péniches y embarcaciones deportivas parece haber pasado a la historia. De vez en cuando, como una herrumbrosa reliquia, alguna gabarra surca las aguas exhibiendo un cargamento de áridos en el puente. En la apacible monotonía provinciana sólo irrumpen, periódicamente, las potentes lanchas neumáticas de la policía fluvial estilo Corrupción en Miami. Tiesos como crestas de gallos, los gendarmes vigilan con cara de circunstancias a las hordas de chavales que, con las máscaras bajo la nariz o en el bolsillo, se reúnen para conversar o bailar en los muelles antes del toque de queda.

Los muelles están casi vacíos este lunes a primera hora de la tarde: parejas de jubilados, estudiantes y momentáneos corredores fugitivos del teletrabajo. Espero a mi amiga Christine sentada en la hierba, mientras observo el avance de la reconstrucción de Nôtre-Dame. Las nuevas vigas de madera parecen gigantescas tiritas temporales en la solemnidad pétrea del templo que, de un tiempo a esta parte, pasa casi desapercibida. Con los cafés y las tiendas de souvenirs cerradas a cal y canto, la Île de la Cité está desierta, insólitamente resignada a los quehaceres administrativos en el interior de sus monumentales edificios.

Es una delicia que no haya turistas. Lo es, al menos, para quienes no vivimos del turismo. No me imagino cómo puedan sentir este tiempo vacante, subvencionados por el fondo de solidaridad, el paro técnico y otros dispositivos financieros, los cientos de miles de personas que dependen de esa población flotante. Es un descanso haber dejado de ver todos aquellos proyectiles luminosos y sus evanescentes líneas aéreas. La desventaja es que, obviamente, también he dejado de tener visitas de familiares y amigos.

Sigilosa, silenciosamente, la pandemia ha solidificado la distancia entre nuestros cuerpos. Dispersos en un lava de incertidumbre, nos vemos exiliados al inexorable continente eléctrico y al acatamiento de lo sucedáneo: imágenes planas, granulosos fondos, conversaciones sincopadas, simultáneos desconciertos. Algo es algo, ciertamente, pero tan inevitablemente unilateral y austero... un brillante suelo frío del que fácilmente se resbala hacia la nada. En la neblina mental se perfila el temor a que pueda ser duradero, todos esos cuerpos familiares y queridos condenados a vagar espectralmente en la retina, víctimas y víctimarios de este peculiar incesto intraespecie al que parece habernos abocado la tecnología.

Por momentos el hartazgo de la virtualidad me hace desear temerariamente un apagón mundial. Me viene a la cabeza la reciente lectura de Silencio de Don Delillo, que narra el inicio de un blackout general en 2022 y sus efectos psicológicos en varios amigos reunidos para ver la final de la Superbowl en una casa neoyorkina. “¿Acaso el tiempo ha dado un salto adelante, o bien se ha desmoronado? ¿Y acaso la gente de las calles se va a convertir en hordas salvajes, asilvestradas, que entrarán a la fuerza en todas partes, por todo el planeta, rechazando el pasado, completamente desligados de todos los hábitos y patrones?” “¿Somos un experimento que se está viniendo abajo, un plan puesto en marcha por fuerzas que no habíamos calculado?”, se interroga Delillo. “Estábamos encaminados a esto. Ya desprovistos de asombro, de curiosidad. La orientación completamente mermada. Demasiado de todo y procedente de un código de fuente demasiado restringido”, responde uno de sus personajes.

Veo acercarse a Christine sonriendo bajo la mascarilla, envuelta por el aura entrañable de la amistad, intensificada si cabe por la reciente noticia del cáncer que padece. En su mirada, porosa como nunca, se percibe una mezcla de fragilidad y lucidez extrema, solitaria. Mientras echamos a andar en dirección al Louvre me habla de su próxima operación, en la que le extirparán el útero, los ovarios y algunos ganglios para evitar que el cáncer se reproduzca. Lo describe con meticulosidad y distancia científicas. Sólo le tiembla la voz cuando, con la vista perdida en el horizonte, me confiesa su dificultad para asumir que no podrá ser madre, algo que deseara vivamente desde siempre. Todavía no consigue asimilarlo. Guardo silencio. En ese momento me siento como en la cima de una montaña, pero a ras del suelo. Trato de ponerme en su situación y regresar a mi yo anterior a la maternidad descendiendo los peldaños de una ambivalencia que imposibilita cualquier conclusión. En ese momento me viene a la mente una visita a su casa cuando mi hijo era un bebé recién nacido. Recuerdo cómo le contaba, desesperada, la implosión de mi identidad tras el nacimiento, la sensación de claustrofobia que me embargaba a menudo tras aquella especie de aterrizaje forzoso en la vida orgánica del cuerpo, siempre pringosa de leche, mocos, pis y mierda, y atontada por el agotamiento. Trataba de ponerle palabras a la escisión entre la conciencia de unos deseos constantemente postergados y la impensable ternura del apego mamífero, a la sensación de no estar a la altura, ni de mí misma, ni de lo que la vida me exigía en aquel momento, que era, básicamente, todo. Y, en medio de aquel quejumbroso laberinto emocional, los ojos del bebé como túneles directos a un júbilo cósmico que parecía observar con sorna mis tribulaciones.

La maternidad viene a ser como el servicio militar femenino

Soy incapaz de decirle que la maternidad es una especie de sacerdocio humanista edulcorado por el patriarcado para la perpetuación de la especie. Que, para entendernos mejor –laicité oblige–, la maternidad viene a ser como el servicio militar femenino. Y que, en el plano íntimo, es un taller de amor incondicional, contención y renuncia por el que no todas las mujeres han de pasar, menos aún en una época tan necesitada de la labilidad del genio femenino. El carácter de Christine, equilibrado y paciente, no necesita pasar por semejante papel de lija. Pienso en su trabajo con niños autistas en el hospital; la visualizo en su casa, trabajando en su ordenado y apacible despacho de psicoterapeuta lacaniana con la imponente biblioteca que nutre sus investigaciones sobre teatro y psicoanálisis, localizo los dos tomos con las obras de Antonin Artaud que no le pido prestados por falta de tiempo para leer. Decididamente, no lo necesita, concluyo para mis adentros, pero no digo nada.

Caminamos lentamente, absortas en la conversación; de vez en cuando nos detenemos para observar las algas que han crecido desde el primer confinamiento. Nos solazamos con la calma y la especial luminosidad de la tarde. Acaso por el tiempo sin vernos a cuenta de las restricciones de la pandemia o por el tono confesional de la conversación, el encuentro reviste una intensidad particular. Por primera vez me habla en detalle de la terapia que sigue desde hace años. Me cuenta que, tras varios años de seguir pistas erradas analizando los capítulos más sonados de su biografía, y en concreto sus relaciones sentimentales, en los últimos días parece acercarse a un punto crítico o a una revelación que presiente crucial para el desenlace terapéutico. Le pregunto a bocajarro si encuentra un nexo entre eso que dice que vislumbra y el cáncer que padece. Se detiene. Oui, dice mirándome fijamente.

Comienza entonces a evocar un episodio de su primera infancia, un accidente conocido y en apariencia banal, si no fuera por cierta impronta de indefensión en la memoria profunda de la que sólo recientemente comienza a ser consciente. Después me cuenta otro episodio similar, también sobrevenido durante la infancia, en circunstancias diferentes pero igualmente fortuitas e inevitables, con el mismo resultado traumático, relacionado con la sensación de impotencia, soledad y vulnerabilidad extremas. Raro por lo indetectable pese a los controles rutinarios de prevención, el tipo de cáncer que padece recrea la misma gama de emociones, y lo más importante, enfatiza, la misma reacción corporal. Lo que le permite hilar todos esos episodios radica en una idéntica memoria física que tiende a repetirse con el tiempo. Ahora es capaz de reconocerla.

Seguimos conversando sobre los límites del lenguaje en los procesos terapéuticos. Yo le hablo del acceso directo a la memoria inconsciente mediante técnicas corporales que cortocircuitan los procesos mentales habituales. Le cuento algunos casos conocidos en mis estancias en Los Alpes; cuerpos que despiertan, existencias que se recrean a partir de un discernimiento mayor, de una nueva sabiduría. Christine me escucha sin la distancia cartesiana de otras ocasiones. Rápidamente, la conversación despega y alcanza una insoportable ligereza, sobre todo por mi parte. Christine es más razonable, yo tiendo a las aporías. Hablamos de las recalcitrantes identificaciones del yo y sus neurosis. De la posibilidad de un yo sin narrativa personal, es decir, de un yo en bragas –o en calzones– y con tendencias copulativas de otro orden.

Estamos a la altura de Chatêlet. Sin darnos cuenta, caminamos cada vez más despacio. Por momentos tengo la impresión de que la enfermedad ha salido del cuerpo de Christine y marcha a nuestro lado como un centinela que escuchara atentamente la conversación, observando cómo nos adentramos en un territorio vedado, como si hubiera alcanzado su propósito. “Quizá sea prematuro”, dice Christine deteniéndose de nuevo, “pero vislumbro que, a través de este obstáculo tan absoluto, empieza otro camino. Confío en que sabré encontrarlo. Mi terapeuta dice que el cáncer moviliza todos los recursos. Ojalá tenga razón”.

El paseo fluvial se adentra en un largo túnel hasta el Jardin des Tuileries. Seguimos andando por el viejo muelle de adoquines y nos detenemos cerca del Pont des Arts. La tarde es tan espléndida que tomamos algunas fotos de recuerdo. Christine tiene que marcharse a una cita médica para su baja laboral. Nos despedimos sin abrazo. Siento una repentina mezcla de aprensión y añoranza retrospectiva. En los tiempos que corren los reencuentros con amigos son escasos, casi clandestinos. Mientras veo difuminarse en el muelle su grácil silueta parisina, recuerdo la última vez que fuimos juntas al teatro, hace ya más de un año, poco antes del confinamiento. La pieza era Madre, de Angélica Lidell. Lo encuentro significativo.

Un año entero sin teatro, conciertos, cine. Un año de ocio suprimido. París lleva más de trescientos sesenta y cinco días girando exclusivamente en torno al negocio. Les enfants de la patrie han de dedicarse únicamente a dormir, trabajar y comprar. “Abstenerse –perdónenme la expresión– de todas las cosas inútiles”, dijo admonitoriamente le Président en una de sus teatrales alocuciones. Desde entonces hemos perdido la cuenta de los desconfinamientos, reconfinamientos y kafkianos formularios derogatorios, por no hablar del permanente toque de queda y de la sombra de la deuda. Como en los demás países, todas las esperanzas en las campañas de vacunación masiva. Tratar el síntoma, eludir la enfermedad. Una vez más.

Ya no somos aquellos turistas que se dejaban guiar hacia el futuro, mansamente arrullados por el sonido de los motores

Contemplo el río y el Pont des Arts. Me da una pereza monumental regresar a mis quehaceres. Trato de hacer abstracción de la angustia suspendida sobre la ciudad como un paraguas negro. En su último libro, Bruno Latour relaciona esta angustia colectiva con lo que denomina “problemas de engendramiento en cascada” (1). Latour estima que la duda sobre la continuidad de las generaciones, o sobre las condiciones de habitabilidad terrestre tout court, recorre todo el espectro de las posiciones políticas. De movimientos mayoritariamente juveniles como Extintion-Rebellion, a las teorías sobre el colapso –collapsologie– que ocupan un lugar cada vez más notorio en el debate público, o, en el polo puesto, las reacciones xénofobas, contra el aborto o contra el movimiento LGBT, unas y otras pueden considerarse síntomas de una misma inquietud, expresiones del mismo miedo.

Ya no somos aquellos turistas que se dejaban guiar hacia el futuro, mansamente arrullados por el sonido de los motores. El tiempo ha dejado de ser lineal y predecible. Con pandemia y sin pandemia, estamos instalados en una incertidumbre radical y caótica. Y sin embargo, en ese momento, apoyada contra el muro, con los rayos del sol acariciándome el rostro, todo me parece una deslumbrante respuesta, una orgía silenciosa. “L’extase universelle des choses ne s'exprime par aucun bruit ; les eaux elles-mêmes sont comme endormis”. (2)

Respiro el aire fresco y azul del río; los pulmones se expanden abriendo el espacio a mi alrededor. Pienso en Christine y en Antonio Machado. En los caminos que se crean.

Autora >

Alba E. Nivas

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí