1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

María José Barrera / activista por los derechos de las trabajadoras sexuales

“El asistencialismo son las migajas de los derechos que nos pertenecen”

Nuria Alabao 8/03/2021

<p>María José Barreda, en un acto en Sevilla el 3 de marzo de 2021.</p>

María José Barreda, en un acto en Sevilla el 3 de marzo de 2021.

José Luis Tirado

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

María José Barrera forma parte del Colectivo de Prostitutas de Sevilla –CPS–, trabajó de prostituta en clubs durante diez años y hoy se dedica al empleo doméstico de limpieza. “Cuando fui prostituta nunca me consideré trabajadora sexual y no sabía lo que eran derechos laborales, que de hecho solo he conocido desde hace unos seis años”, dice. Esto le llevó a juntarse con otras prostitutas y exprostitutas para tratar de mejorar esas condiciones. Hoy hacen tareas de asistencia y apoyo mutuo, incidencia política y formación entre otras actividades propias de un colectivo de base. Quiere dejar claro que cuando ejercía no se consideraba víctima de explotación, “donde he trabajado he llamado por teléfono, me han dado plaza y he ido. Así funcionan los clubs”.

¿Por qué os habéis organizado?

El CPS nace el 10 de diciembre de 2017, el Día de los Derechos Humanos, y la primera vez que salimos a la calle fue el 8-M, el primero grandioso que tuvimos. Nos organizamos porque íbamos a ser perseguidas por un plan local del Ayuntamiento de Sevilla –en manos del PSOE– que es referente del movimiento abolicionista. Primero persiguieron a las compañeras de la calle y luego querían ir a por los pisos, pero eso no lo pueden hacer porque necesitan una ley estatal. La Ley de Libertad Sexual que quieren aprobar parece que va a servir para eso.

¿Cómo es vuestro trabajo en el colectivo?

Nuestro trabajo es sindicalista, anarquista y político, porque todo va de la mano. Nos tenemos que empoderar sindicalmente, pero una mujer feminista que no sea puta, que sea trabajadora del hogar o lo que sea, también, porque no estamos suficientemente sindicalizadas y así nos va. Tenemos que estar en los espacios donde se negocian nuestras condiciones laborales. Nos tenemos que formar para todo. Nosotras las estamos formando para negociar con los dueños de los club o con los dueños de un piso.

¿Cuáles son las dificultades específicas de organizarse en este sector?

El estigma. La vergüenza que nos ocasionan los demás por el hecho de ser putas. Eso hace que muchas mujeres no quieran poner el cuerpo en esta lucha. El abolicionismo también ha sido un problema dentro del movimiento feminista, porque la violencia que estamos recibiendo hace que muchas trabajadoras sexuales no se quieran acercar y a las compañeras feministas proderechos también se les quitan las ganas porque las machacan. Yo creo que si el movimiento feminista fuese de otra manera con el tema de la prostitución, más mujeres de todo tipo se acercarían a los espacios feministas, pero lo que se ve desde fuera es un alto grado de violencia que produce miedo o que te quita las ganas de participar.

¿Cómo va a afectar la nueva ley de Libertad Sexual al ejercicio del trabajo sexual o a los derechos de las trabajadoras sexuales?

La ley supuestamente gira en torno al consentimiento, pero no el de todas las mujeres. En esta ley, a las trabajadoras sexuales no se nos reconoce capacidad para consentir. Hasta ahora estaba penalizado el proxenetismo no coactivo, es decir, cuando te fuerzan a trabajar, pero ahora quieren penalizar a toda persona que reciba dinero de la prostitución. Entonces, los hijos mayores de 18 años podrían pasar a ser proxenetas, así como todos los que reciban dinero: desde el arrendatario que te alquila el piso, hasta la que te esté cuidando al niño, cualquiera. Para ellas todo es explotación sexual y no puede haber consentimiento aunque tú digas que ejerces voluntariamente. 

Si el movimiento feminista fuese de otra manera con el tema de la prostitución, más mujeres de todo tipo se acercarían a los espacios feministas

Y luego nos preocupa mucho la penalización de la tercería locativa: castigar que se nos alquilen habitaciones o viviendas donde se ejerce la prostitución. Y no solo afectaría a los clubs o a las casas de citas, o a aquellos lugares donde hay explotación, sino que también afectaría a las compañeras que ahora mismo tienen 60 o 70 años, que tenemos compañeras así con esta edad que son dueñas de casas o que dan servicios porque no pueden hacer otra cosa. No tienen derecho a pensión ni a nada. ¿Qué pueden hacer para sobrevivir? Acaban trabajando en cosas derivadas. Lo que hemos visto en Argentina con una formulación parecida de la ley es que ha acabado gente en la cárcel y muchas son mujeres, como estas mayores, un 40% según los datos disponibles.

Desde el Ministerio de Igualdad dicen que esta norma solo va a afectar a terceros, no a las mujeres que ejercen.

Es muy difícil aportar argumentos o debatir con un movimiento abolicionista para el que toda prostitución es violación. Ahí no hay mucho margen para pedir comprensión con las condiciones de vida de nuestras compañeras. Pero las consecuencias que están teniendo leyes parecidas para otras compañeras en otros países son devastadoras. En Argentina han conseguido cerrar muchas güisquerías, clubs… Nuestras compañeras ahora están en las calles trabajando de forma clandestina. Cuando no quieres que te vean, que te reconozcan, tú te ocultas. Y si vas a ser perseguida por trabajar para terceros lo único que puedes hacer es ocultarte más y eso te hace más vulnerable a la violencia por ejemplo o negocias los servicios con menor capacidad.

Es increíble que digamos que se van a cerrar todos los clubs. ¿Y qué alternativa le dan a todas las compañeras que están ahí? Porque hablan de dar alternativas pero nuestra experiencia no es esa. Yo tengo compañeras prostitutas migrantes que conozco de cuando yo ejercía y que todavía trabajan en eso desde hace veintitantos años. Aquí, en Andalucía, el PSOE dijo que les iba a dar la tarjeta sanitaria. Si estas compañeras la hubiesen tenido para que les sirviese como prueba de arraigo para poder tramitar el permiso de residencia, hubiesen podido buscar otros trabajos. Es gente que igual quiere trabajar en otra cosa pero no tiene papeles. Pero es que aquí, en la comunidad más abolicionista de España, no se le ha dado alternativa ninguna ni de papeles ni de trabajo.

Aquí, en la comunidad más abolicionista de España, no se le ha dado alternativa ninguna ni de papeles ni de trabajo

Así que esta ley de libertad sexual que están vendiendo como la panacea, que va a terminar con la prostitución para terceros es una vergüenza porque otra vez más a nuestras compañeras las dejan sin nada. No hay alternativas para ellas ni habitacional ni laboral ni de ayudas, porque no las hemos visto ni en tiempos de pandemia. Ni en la pandemia ni en confinamiento hemos tenido nosotras derecho ni siquiera a pan, porque por no tener empadronamiento en muchos territorios no da atención ni recursos básicos.

¿No están llegando las ayudas específicas que se anunciaron para prostitutas?

No están llegando, lo decimos nosotras y lo dicen Médicos del Mundo y otras entidades. Era la primera vez que nosotras pedíamos recursos básicos para comer, que es muy fuerte. En nuestro caso, tan solo dos compañeras han conseguido el ingreso mínimo vital de 80 euros que lo han pedido, y eso es porque son españolas y porque ya estaban cobrando la ayuda por hijo a cargo que se convertía automáticamente en un ingreso mínimo vital. Si no, no llegan.

La situación que habéis vivido con la pandemia, ¿crees que hubiera sido otra si hubierais tenido derechos reconocidos como trabajadoras? 

Por supuesto, no se nos hubieran vulnerado los derechos humanos por el hecho de ser putas o por el hecho de seguir queriendo ser puta. Se nos vulnera el derecho a tener información de cómo cambiar tu situación de irregularidad dentro de los clubs; se nos vulneran en el momento en que somos perseguidas a través de las ordenanzas municipales. La gente puede andar por la calle, pueden pararse en la vía pública. Nosotras, si nos paramos en la vía pública, podemos ser multadas. Y luego se nos niegan derechos como los derechos laborales, que al final lo engloba todo. porque el asistencialismo son las migajas de los derechos que nos pertenecen.

¿Cuáles son vuestras principales reivindicaciones?

Nuestro objetivo último es el de conseguir derechos laborales. Luego durante este recorrido primero hay que conseguir la descriminalización que no se nos multe o se nos castigue. Nosotras pedimos por ejemplo protección real para las compañeras víctimas de trata y de explotación para que tengan la fuerza para poder denunciar; que se le de permiso de residencia en el momento en el que se hace la denuncia no únicamente después de que haya una sentencia. También están obligadas a denunciar para conseguir protección y muchas no denuncian porque no pueden demostrar ni siquiera que son víctimas.

¿Cómo afecta la Ley de Extranjería al trabajo sexual?

La Ley de Extranjería es lo peor para esta actividad. De hecho, cuando hay una redada dicen: “Hemos rescatado a sesenta mujeres”. No, os habéis llevado a sesenta mujeres irregulares a la comisaría. Esas mujeres, por estar en situación irregular, las vais a llevar a los CIES y les vais a poner una orden de expulsión, pero no vais a salvar a ninguna. La Ley de Extranjería sirve para que haya más mujeres vulnerables. Los dueños de los clubs también te amenazan o te pueden imponer condiciones. Cuando nuestra situación se vuelve cada vez más peligrosa para trabajar, acabamos acudiendo a terceros.

Los colectivos de trabajadoras sexuales tenemos una tarea pendiente que es acercarnos a más compañeras no politizadas para saber qué quieren

¿Cuál es la manera entonces para que las trabajadoras sexuales tengan la mayor autonomía posible?

Como exprostituta a mí me gustaría que todas tengan la máxima capacidad de decisión sobre su trabajo: que ellas alquilen habitaciones si quieren, trabajen para terceros, o en la calle. Los mayores problemas se dan trabajando para terceros, pero creo que eso lo tiene que decidir cada una. Para nosotras la mejor manera es el reconocimiento de derechos laborales en cualquier espacio. Aunque creo que los colectivos de trabajadoras sexuales tenemos una tarea pendiente que es acercarnos a más compañeras no politizadas para saber qué quieren. Nosotras estamos trabajando para poder entrar en los clubs como el resto de organizaciones de asistencia. Hasta que yo no entre ahí y hable con esas compañeras y le ponga ojo sindicalista, ojo puta, y ojo derechos sociales, yo no me voy a posicionar sobre qué podemos hacer con el trabajo para terceros. Lo ideal es que todas se organicen de la manera que decidan, pero eso ahora mismo es muy difícil con el panorama que tenemos.

¿Cómo afecta el marco de la trata a la hora de reivindicar derechos para el trabajo sexual?

Todo se confunde a propósito con la trata. Además parece que solo haya trata en la prostitución y se nos olvida que hay en otros sectores como el campo. Mucho de lo que sucede se vende como trata cuando, realmente, a nuestras compañeras se las llevan fundamentalmente por estar en situación irregular y luego vuelven a los clubs al día siguiente, los clubs no se cierran. Si hubiese tanta trata como dicen los resultados que da la policía de cuántas mujeres protege al año serían otros y los clubs estarían cerrados ya. No hay números reales, solo porcentajes manipulados para que la gente crea que todo es trata, pero la sociedad no lo cree. Por ejemplo, los vecinos de La Carlota, un pueblo de aquí de Córdoba, que tienen dos clubs en su pueblo, ¿se van a creer que las compañeras ahí son víctimas de trata y esos clubs no los cierran? Además conocen a las trabajadoras, van a la peluquería, al supermercado, y en muchos sitios las ves tomando el café con las vecinas.

Autora >

Nuria Alabao

Es periodista y doctora en Antropología. Es miembro de la Fundación de los Comunes.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí