1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

sistema educativo

El eterno pulso contra las humanidades

El dilema entre educar con el objetivo de incrementar el PIB o de fortalecer la democracia

Ane Amondarain 19/03/2021

<p>Aula. </p>

Aula. 

Srgpicker

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

“Estamos en medio de una crisis de proporciones gigantescas y de enorme gravedad a nivel mundial. No, no me refiero a la crisis económica global que comenzó a principios de 2008 [y que nunca se fue]. No, en realidad me refiero a una crisis que pasa prácticamente inadvertida, como un cáncer. Me refiero a una crisis que, con el tiempo, puede llegar a ser mucho más perjudicial para el futuro de la democracia: la crisis mundial en materia de educación”. 

Para la Premio Príncipe de Asturias de 2012, Martha Nussbaum hay dos tipos de educación: la que está al servicio de la renta y la que está al servicio de la democracia

Así comienza Martha Nussbaum Sin fines de lucro. Por qué la democracia necesita de las humanidades (Katz, 2012). Un manifiesto en defensa de unos estudios que están siendo abandonados –en todos los niveles de la escolaridad y en todos los países del mundo–, en beneficio de aprendizajes vinculados a habilidades técnicas que incrementan el Producto Interior Bruto del país. Para la Premio Príncipe de Asturias 2012 hay dos tipos de educación: la que está al servicio de la renta y la que está al servicio de la democracia. Veamos en qué punto están la educación y las Humanidades en España.

Me quiere o no me quiere el mercado

5 de febrero de 2020. “Limitar la oferta de titulaciones, y de plazas en las mismas, en aquellas enseñanzas que registren una baja inserción laboral o baja calidad de la inserción”, sugiere Crue Universidades Españolas a las facultades después de un chorreo de datos en el informe presentado hace poco más de un año (Crue Universidades Españolas es el principal interlocutor de las universidades con el gobierno central y desempeña un papel clave en todos los desarrollos normativos que afectan a la educación superior de nuestro país). Del coqueteo con la oferta y la demanda de plazas, al me quiere o no me quiere el mercado.

Uno de los ámbitos de estudios que peor parado sale es el de las Humanidades, con un 51,5% de tasa de afiliación a la Seguridad Social, frente al 84,6% y 80,2% en el ámbito de la Informática e Ingeniería, respectivamente. En la OCDE y la UE, las diferencias entre campos presentan además de una mayor empleabilidad global, una menor dispersión por ramas, pero los campos situados por encima de la media son los mismos que en España: TIC (Tecnologías de la Información y Comunicación), Salud e Ingenierías. 

La historia del desprestigio de las Humanidades tiene que ver con un sistema económico que necesita gente cualificada para “evolucionar técnica y científicamente”

El grado en Humanidades, como cualquiera de las disciplinas estudiadas de manera individual, hace varias décadas que viene siendo denostado. Gurutze Ezkurdia, Profesora Titular de Teoría e Historia de la Educación en la UPV/EHU, explica que las Humanidades se han ido desprestigiando a partir de la mitad del siglo XIX, sobre todo, en el sentido de que no tienen cabida en el mercado laboral porque la oferta de trabajo está claramente dirigida a “profesiones técnicas y científicas”. La historia del desprestigio de las Humanidades, según Ezkurdia, tiene que ver con un sistema económico que, desde que se constituyen los Estados nación y se desarrolla la industrialización, necesita gente cualificada para “evolucionar técnica y científicamente”.

A veces te quieren, pero no en todos lados

El letrasado parece ser el eterno perdedor. ¿Limitación de oferta de grados a la vista? Nekane Balluerka, vocal de Crue y quien fuera rectora de la Universidad del País Vasco (2017-2020), declara que este informe habla de las universidades en su conjunto y que “nada tiene que ver con la mercantilización de los estudios”. Está a favor de que las universidades públicas ofrezcan la posibilidad de escoger todas aquellas disciplinas que demande el estudiantado. “Otra cosa es que dentro de una misma comunidad autónoma haya cuatro universidades y en las cuatro se ofrezcan las mismas titulaciones”, confiesa Balluerka. A veces te quieren, pero no en todos lados. 

Carlos Manuel Valdés, primer vicedecano de la Facultad de Humanidades, Comunicación y Documentación de la Universidad Carlos III de Madrid (UC3M), apunta que esta sería la única interpretación “positiva” que podría hacerse, aunque no se haga alusión a ella en el informe. A pesar de la lectura de Balluerka, el primer vicedecano reflexiona sobre los criterios que regulan la oferta de estudios universitarios. Recuerda que aunque haya órdenes ministeriales y las propuestas de apertura y cierre de grados tengan que pasar por el filtro de las comunidades autónomas, “el primer paso se da dentro de las universidades”. Valdés deja claro que el principal enemigo de estos discursos que establecen diferencias entre lo que es rentable y lo que no es “el propio mensaje de la rentabilidad” porque, llevados al extremo estos criterios, solo hay una conclusión: “¡Cerrar la universidad española!”. 

Objetivo: Salvar a las Humanidades. Camino a la interdisciplinariedad

22 de octubre de 2020. Crue Universidades Españolas acaba el año con otra presentación. Esta vez no se trata de un informe, sino de una hoja de ruta plagada de reflexiones y propuestas para encarar el futuro de la universidad. El encuentro se da a través de las pantallas y lleva por nombre Universidad 2030 ¿Qué sociedad queremos dentro de 10 años? Se quiere una sociedad interdisciplinar: una de las misiones que presenta es, al menos, la de flexibilizar los grados. “Desde que se puso en marcha el Plan Bolonia tenemos que formar al alumnado en conocimientos y competencias de carácter multidisciplinar”, explica la vocal de Crue Nekane Balluerka. El debate es nuevo, pero no tanto. “Estaba gestándose a nivel de investigación porque está claro que para responder a los grandes retos de la sociedad actual –cambio climático, energía, sostenibilidad…– no se puede hacer desde una sola disciplina”, reconoce Balluerka.

En la presentación se mencionan poco las Humanidades. Y lo cierto es que la interdisciplinariedad se presenta como un camino para salvar a las Humanidades, pese a la contradicción con el “limitar la oferta de titulaciones, y de plazas en las mismas, en aquellas enseñanzas que registren una baja inserción laboral”. La interdisciplinariedad ya salva a las Humanidades en el extranjero a nivel universitario. Ejemplo de ello es el University College de Londres, que cuenta con un departamento, Arts and Sciences (Artes y Ciencias), donde se imparte en tres años un grado mayor y otro menor en el que se mezclan conocimientos humanísticos con científico-técnicos. Tim Jordan, director del grado, además del cambio climático y la inevitable alusión a la crisis sanitaria global, reivindica la necesidad de la interdisciplinariedad para tratar otras cuestiones sociales como “el bienestar o el racismo estructural”. 

Interdisciplinariedad en España: La Facultad de Cultura como horizonte utópico

El intento de aunar interdisciplinariedad y enseñanzas humanísticas en España lo encontramos en la  Universidad Carlos III de Madrid, donde se obliga a todos los estudiantes de grado a matricularse en seiscréditos de Cursos de Humanidades. Mario Yanes, estudiante de Política y Sociología de la UC3M, reconoce que a menudo estas asignaturas son “un paseo para alumnos y profesores”. Además, “muchas de estas asignaturas, antes de la pandemia, ya se impartían de manera semi presencial”, comenta Yanes, que valora este aspecto de manera negativa. A Inés Huergo, estudiante de Derecho en la misma universidad, tampoco le resulta suficiente este acercamiento. 

Además de sus grados, ambos estudiantes cursan una formación complementaria en Humanidades; “el equivalente al ‘minor’ que ofrecen muchas universidades anglosajonas”. La diferencia estriba en que el grado ‘menor’ normalmente es inherente al grado, no un extra y aquí supone un extra de dinero y de tiempo. “El tiempo se gestiona mejor que el dinero”, señala Mario Yanes. La formación complementaria supone 770,04 euros más de desembolso a lo largo de la carrera universitaria. Inés Huergo denuncia que este extra no se cubra con ninguna beca. 

Para Jesús de la Villa no es una cuestión de introducir los contenidos humanísticos en todas las carreras, es asegurar que todo el mundo tenga unos “conocimientos básicos”

La interdisciplinariedad española queda lejos de la anglosajona o de la que reivindica el primer vicedecano de la UC3M: “En un horizonte de maravillosa utopía, plantearía un año entero de inmersión humanística para cualquier estudiante. Sería una ganancia para la sociedad”. Carlos Manuel Valdés pide lo que en su día propuso Ortega y Gasset: una Facultad de Cultura por la que todo universitario tendría que pasar. ¿Interdisciplinariedad con calzador? Para Jesús de la Villa no es tanto una cuestión de introducir los contenidos humanísticos en todas las carreras obligatoriamente –se convertirían en asignaturas marías–, como asegurar que “a lo largo del sistema educativo previo” todo el mundo tenga unos “conocimientos básicos”. 

Balluerka advierte de que la misión de Crue de flexibilizar los grados está en una fase incipiente. Todavía no se ha llegado al debate de la obligatoriedad de las Humanidades. Con el tiempo, “tendríamos que permitir realizar créditos de otras titulaciones y, a partir de ahí, ir diseñar itinerarios más abiertos”, explica. En su opinión eso no debería alargar en exceso los grados porque eso sí encarecería la matrícula, que tendría que ser “a precio público y con tasas asequibles”. 

Sobre la imposibilidad de empezar la casa por el tejado: la ESO y el Bachillerato

A pesar del consenso en Crue de flexibilizar los grados y de la necesidad de enfrentarse a los retos sociales de otra manera, instaurar la interdisciplinariedad en la universidad española y que las Humanidades tomen un papel relevante en este proyecto es complejo, futurista, casi utópico, Balluerka señala que si este proyecto se quiere llevar a cabo, se requiere del paraguas de las agencias de acreditación pero, sobre todo, del Ministerio de Universidades y de Educación y Formación Profesional. “Habría que modificar la legislación actual a nivel universitario y preuniversitario, donde te llevan a itinerarios cerrados. Tiene que ir coordinado”, advierte la vocal de Crue. En definitiva: no se puede empezar la casa por el tejado, pero empezar por el principio no es tarea fácil. Que se lo digan a la Sociedad Española de Estudios Clásicos (SEEC).

23 de diciembre de 2020. El Senado aprueba las normas educativas reformuladas por la Ley Orgánica de Modificación de la LOE, conocida como la LOMLOE. Los enfrentamientos a cuenta de la supresión del castellano como ‘lengua vehicular’ eclipsan otros debates menos partidistas. El texto legal de la LOMLOE es hoy un esqueleto básico: no se citan las asignaturas obligatorias de un solo itinerario de Bachillerato, tampoco de las optativas en la ESO o Bachillerato. Por no citar, no se cita por primera vez desde la Ley de Moyano de 1857 ni la asignatura de Latín ni la de Griego. Eso sí, queda escrito que Cultura Clásica es una asignatura optativa de obligada oferta en el primer ciclo de la ESO (1º, 2º o 3º curso). 

La Sociedad Española de Estudios Clásicos solicitaba que, al menos, una materia de contenido clásico fuera obligatoria en la ESO. Ni caso. Ese paraguas del que hablaba Nekane Balluerka parece estar bien cerrado. Solo hay una conclusión para la Sociedad Española de Estudios Clásicos: las materias clásicas y humanísticas en la enseñanza obligatoria y en Bachillerato están “abocadas a la desaparición en un brevísimo plazo”. Jesús de la Villa advierte de que sería lamentable que, por cuestiones de clase, muchos estudiantes no pudieran acceder a estos conocimientos que no facilita la educación pública. El Gobierno defendía que este esqueleto servía para que, con el paso del tiempo, siguiera siendo aceptado por el Congreso; que no se le diera por muerto. La paradoja del vivo esqueleto.

SEEC defendió su postura con palabras y números. Los catedráticos de Secundaria de Griego Jesús Torres y Manuel Cirera realizaron estadísticas sobre el estado de la enseñanza de materias clásicas en España con datos correspondientes al curso 2019-2020. Datos que no recogen informes gubernamentales.  Como que de todos los estudiantes que cursaron latín en 4º de la ESO, el 64 % continúa en el Bachillerato de Humanidades y Ciencias Sociales, lo que demuestra la importancia del mantenimiento de este tipo de materias para la pervivencia de las mismas en Bachillerato. Otro dato importantes es que asignaturas humanísticas como Griego son suprimidas en el segundo curso de Bachillerato en un 32,7% de las ocasiones. 

La historia de Leire Irusta es representativa de la educación preuniversitaria. Su final, al menos, fue feliz. En la actualidad estudia Lenguas Modernas. Pero para preparar la selectividad que le daba acceso a dicho grado tuvo que cambiarse de centro educativo porque en el suyo no se formó grupo de Bachillerato de Humanidades. Olabide Ikastola (Vitoria), donde Leire Irusta había pasado toda su etapa escolar, le avisó de la situación tan solo dos semanas antes de que se cerraran los periodos de inscripción en otros centros. Tuvo que buscar a la carrera otro instituto en el que estudiar. En el suyo trataron de convencerla para que se quedara. Total, “no pasaba nada”. 

Reportaje de una muerte anunciada

Las palabras de Martha Nussbaum resuenan con intensidad: “Hay una crisis silenciosa debido a que las naciones, sedientas de ingresos, deciden desechar otras aptitudes. En la medida en que se recorta el presupuesto asignado a las disciplinas humanísticas, se produce una grave erosión de las cualidades esenciales para la vida misma de la democracia”. El debate de la educación y del desprestigio de las Letras y las Humanidades lleva años entre nosotros. “Siglos”. El eterno pulso desgasta. Son muchos ya los letrasados, ¿También perdedores? Nussbaum diría que perder pierde la sociedad, es decir, todas y cada de una de nosotras. 

Déjenme decir algo: Solo ha habido un único deseo latente a lo largo de todo este escrito y ese ha sido que éste no sea el reportaje que dice ser, el de la muerte anunciada de las Humanidades. 

Autora >

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí