1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Sociedad del espectáculo

Posverdad carnavalesca en tiempo de pandemia

A propósito del cinismo que inunda la política española

José Antonio Pérez Tapias 31/03/2021

<p>La intriga. James Ensor (1890).</p>

La intriga. James Ensor (1890).

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Diríase, al contrario de lo que pudo esperarse, que la pandemia que sufrimos, a medida que pasa el tiempo, no nos hace socialmente más serios, sino más cínicos –es un paso más allá de la frivolidad–. Es triste conclusión provisional, y no sé si la realidad brindará argumentos para que sea revisable. No es bueno dejarse seducir por lo engañoso. Más bien hay que aplicar el foco iluminador de la “luz del desengaño”, como decía Baltasar Gracián entre sus ricas advertencias para sobrevivir de alguna forma heroica en un mundo con mucho de “inmundo”. Pues aunque éste es un gran teatro, respecto a cuya trama Calderón se quedó corto, no vale conformarse con el dicho cartesiano mundus est fabula, dado que la ficción imperante en la realidad, y que tanto empujaba al autor de sus Meditaciones metafísicas a buscar un  retiro donde dedicarse a salir de sus dudas, es a día de hoy una ficción de pesadilla. Sería asunto shakespeariano de un cuentista de mal gusto, si no fuera porque al ruido que acompaña a su relato se suma que a nuestro alrededor nos ronda una tragedia de la que muchos, millones de humanos, no se libran. Lo frívolo es redundar en el mal gusto, incluso hablando de “nuevas normalidades”, riéndose de los dramas ajenos y ofendiendo a quienes la tragedia no deja resquicio para escapar de ella. Son de tal catadura moral muchos de los comportamientos que encontramos en la realidad de nuestra vida política, en la cual lo carnavalesco y la posverdad se alían en una política con mucho de agravio permanente.

No es nuevo que en medio de epidemias se abra camino el carnaval. Después de todo, y lo estamos viendo en nuestras calles, el espíritu transgresor no se detiene ante el orden que en aras de la salud se reclama. Recordemos que hasta en el ritmo tan pautado de un sanatorio como aquel cuya vida disecciona milimétricamente Thomas Mann en La montaña mágica se abría camino el juego carnavalesco que convocaba a una noche de Walpurgis. Y no hace falta más que ir a crónicas de siglos que nos quedaron atrás para comprobar que carnavales y epidemias buscaron cómo aminorar sus posibles antagonismos. El caso es que hoy, cuando muchas de nuestra ciudades suspenden las procesiones de Semana Santa por temor a que se disparen los contagios de nuevo –incluida Sevilla, de la que hay quienes dicen que no tenía carnaval por contar con una Semana de Pasión que suple con creces los festejos carnavalescos cambiando máscaras por antifaces en su espectacularización barroca–, resulta que un nuevo carnaval a gran escala se despliega ante nuestros ojos en este abrumado tiempo de pandemia.

Lo paradójico en este tiempo de desmesura en todos los terrenos es un juego carnavalesco a gran escala impulsado con descarada pretensión transgresora por quienes a la vez se presentan como defensores del orden. Se produce así una transgresión a la inversa cuya más clara muestra la han ofrecido el expresidente Aznar y sus conmilitones cuando han comparecido como testigos en proceso judicial relativo a los “papeles de Bárcenas”, el antiguo tesorero del PP, en los cuales aparecían nombrados los susodichos como receptores de sobresueldos fraudulentos a cargo de la caja B para la financiación irregular del partido que dirigían –hecho de verdad ya probada en sede judicial–. Con ejercicios inusitados de cinismo sin par, en sus declaraciones como testigos, al parecer sin miedo a mentir aun en su condición de tales, pero ciertamente con voluntad de reírse de la ciudadanía y de ridiculizar al mismo tribunal que les juzgaba, dichos declarantes se han presentado con mascarillas anti-covid a modo de verdaderas máscaras, dado que respondían ante el juez de forma telemática, mas estando solos en sus domicilios. Reduciendo con tal gesto el juicio a parodia ante toda la sociedad española, de nuevo lo carnavalesco se impuso en la escala agigantada por los medios de comunicación y las redes sociales, llevado al extremo de sobreponerse a la realidad hasta deformarla sobremanera: los que siempre han tratado de manipular el poder judicial desde otros poderes del Estado ahora se mofaban de ese poder y, a través de tan desvergonzada actuación, de toda la sociedad española. Para rematar la jugada, hallándonos en la era de la llamada posverdad, todo era cuestión de esgrimir abiertamente tesis negacionistas respecto a ellos mismos, respecto a sus actos y su identidad, con la inocultable intención de generar “hechos alternativos” de cuya percha colgar a la vez su falsa “verdad alternativa”. No les faltan aliados mediáticos para ello. Por lo demás, saturados del espectáculo macro al que ha sido llevada la vida política, diríase que tanto llueve sobre mojado que la dignidad de la ciudadanía, empapada de humillaciones, no se da por aludida –¿o es que está perdida?–.

No es de extrañar que entre tanta simulación y malos simulacros esté bajo mínimos la capacidad de sorpresa

No es de extrañar que entre tanta simulación y malos simulacros esté bajo mínimos la capacidad de sorpresa. Cuando una presidenta de comunidad autónoma, y hoy de nuevo candidata para repetir en el cargo al frente de Madrid, lleva meses y meses enmascarándose tras la pandemia para defender medidas de despiadado darwinismo social, presentando como verdad lo que es el descalabro sanitario de la comunidad madrileña, ¿qué puede pensarse de un baile de máscaras en el que de suyo no hay propiamente engaño porque todo es puro y duro alarde de cinismo? Aumenta la gravedad de lo que acontece por cuanto tantas y tantos entran en el juego a sabiendas de qué se trata; y no es ya cuestión de que estén confundidos, atrapados en esa suerte de “falsa consciencia” a la que un Marx aún benévolo atribuía una autocomprensión distorsionada en virtud de la cual –decía– “no lo saben, pero lo hacen” –incluso perjudicándose a sí mismo, como podía ser el caso de trabajadores alienados bajo el peso del sistema–, sino que se produce un entramado de relatos en el que todos los que se adhieren al mismo se suman a un engaño que trasciende la hipocresía –“aun sabiéndolo, lo hacen”, como fue señalado perspicazmente hace tiempo por Peter Sloterdijk en su Crítica de la razón cínica–.

Que ese carnaval se extienda a base de máscaras portadas por caraduras es, desgraciadamente, fenómeno de este tiempo, como lo confirma desde el papelón de un rey emérito en su descarado papel de rey ladrón hasta los diputados y diputadas que en fechas recientes se han dedicado, sin mayores consecuencias que las expresamente buscadas, al transfuguismo. Y no hay realidad a la que cabalmente se vuelva, porque aguantando con la careta, todo es incorporarse a una realidad que se ve reconfigurada. El carnaval, pues, lo abarca todo, generando realidades sumamente envolventes en la “sociedad del espectáculo”, aun a pesar de que a veces hay quien en algún momento se libra de la espiral saliendo por la tangente –¡cuántos han respirado tranquilos en el PSOE al no salir adelante la moción de censura en Castilla y León en la que los socialistas, en su truncado juego de dominó, se planteaban ganar con más tránsfugas de Ciudadanos!–.

A estas alturas no hace falta demorarse mucho en lo que se fragua tras las bambalinas de Waterloo, entre otras cosas porque es tan irrisorio como lamentable que el candidato de ERC a la presidencia de la Generalitat catalana tenga que hacer declaración pública de que no va aceptar tutela alguna de un Puigdemont en penoso papel de “perro del hortelano”, que ni come ni deja comer. Sobra, pues, rematar con alusiones a la comedia de enredos de Lope con tal título –aunque con final feliz que ni por asomo se barrunta ahora para Cataluña–.  Por el contrario, cabe subrayar que en el enredado mundo del siglo XVII, lo carnavalesco era vía de escape en un mundo en crisis; y ahora, en cambio, en medio de nuestras crisis, la desmesura carnavalesca es inmersión en el nihilismo de nuestra cultura cínica. En ella ocurrirá, con todo, lo que nuestro Gracián vaticinaba para una política y sus protagonistas en tanto siembran su propio descrédito: “Vulgar agravio es de la política el confundirla con la astucia”. Tanto listillo habría de saber que el disimular y el fingir, a la postre, llevan siempre “a perecer en el engaño”, según concluía el jesuita aragonés. Esperemos, neutralizando la posverdad, que alguna verdad se salve y no perezcamos todos.

Diríase, al contrario de lo que pudo esperarse, que la pandemia que sufrimos, a medida que pasa el tiempo, no nos hace socialmente más serios, sino más cínicos –es un paso más allá de la frivolidad–. Es triste conclusión provisional, y no sé si la realidad brindará argumentos para que sea revisable. No es bueno...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

José Antonio Pérez Tapias

Es catedrático y decano en la Facultad de Filosofía de la Universidad de Granada. Es autor de 'Invitación al federalismo. España y las razones para un Estado plurinacional'(Madrid, Trotta, 2013).

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

1 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí